El cuento de la criada es una realidad #Birmania #Mujeres #Esclavas

Acabo de terminar de leer el informe ‘Danos un hijo y te dejaremos ir”: el tráfico de ‘novias’ de Kachin desde Birmania a China”, en el que se documenta cómo los traficantes venden a mujeres y niñas de los estados del norte de Birmania, Kachin y Shan para ser esclavas en China.

Algunas supervivientes de este comercio de esclavas del siglo XXI nos explican que personas de confianza, incluso miembros de su propia familia, les prometieron empleos en China, pero que en su lugar las vendieron por el equivalente a entre US$3.000 y US$13.000 a familias chinas. En China, por lo general, eran encerradas en una habitación donde las violaban una y otra vez  para que se quedasen embarazadas.

Heather Barr, codirectora en funciones del departamento de derechos de la mujer en Human Rights Watch y autora del informe nos cuenta que en “Birmania y las autoridades chinas hacen la vista gorda mientras que traficantes sin escrúpulos están vendiendo a mujeres y niñas Kachin destinadas al cautiverio y abusos indescriptibles”.

También nos cuenta en este informe que “La escasez de medios de vida y garantías para los derechos fundamentales han convertido a estas mujeres en una presa fácil para los traficantes, que tienen pocas razones para temer a las autoridades en ambos lados de la frontera”.

El informe está basado principalmente en entrevistas con 37 mujeres que pudieron salir  de esta trata, así como con 3 familias de víctimas, funcionarios del gobierno de Birmania y la policía, así como miembros de grupos locales, entre otros.

En el informe podemos leer el testimonio de Una mujer Kachin que había sido traficada a los 16 años por su cuñada y cuenta como la familia la llevó a una habitación. “En esa habitación la ataron de nuevo, cerraron la puerta, durante uno o dos meses. Cuando llegaba la hora de comer, le daban comida. Ella lloraba. Cada vez que el hombre chino le llevaba comida, la violaba”.

Las supervivientes que dan testimonio en este informe cuentan que   las familias chinas a menudo parecían más interesadas en tener un bebé que una “novia”. Una vez que las mujeres y las niñas traficadas daban a luz, a veces podían escapar de sus captores, pero generalmente a costa de dejar a su hijo atrás con pocas esperanzas de volver a ver al niño.

Una vez que pudieron volver a Birmania, estas mujeres dedican sus esfuerzos a luchar por superar el trauma y el estigma mientras intentan reconstruir sus vidas. Hay muy pocos servicios para estas mujeres y las pocas organizaciones que brindan asistencia desesperadamente necesaria no pueden atender todas sus necesidades.

La mayor parte de estas mujeres victimas de esclavitud, secuestro y trata se encontraban entre las más de 100.000 personas internamente desplazadas por los combates en Kachin y los estados norteños de Shan que afrontan situaciones desesperadas en los campamentos.

El gobierno de Birmania ha bloqueado en gran parte el acceso de la ayuda humanitaria a los campamentos, algunos de los cuales están bajo el control de la oposición, la Organización de Independencia Kachin. Las mujeres a menudo son las únicas que ganan el sustento, mientras los hombres luchan en el conflicto. Esto hace que las mujeres y las niñas sean vulnerables a los traficantes, quienes las venden a familias chinas que pasan apuros por encontrar novias para sus hijos debido al desequilibrio de género en China como consecuencia de la antigua “política de hijo único” en el país.

El porcentaje de mujeres en la población china ha disminuido constantemente desde 1987, y la brecha de género entre hombres y mujeres de entre 15 y 29 años está creciendo. Algunas familias deciden resolver la escasez de mujeres en edad de contraer matrimonio comprando mujeres o niñas traficadas. Es difícil estimar el número total de mujeres y niñas que son traficadas como novias a China, pero el gobierno de Birmania informó 226 casos en 2017. Expertos en el tema dijeron a Human Rights Watch que creen que el número real sea probablemente mucho mayor.

Como ven el cuento de la criada ya no es una ficción en nuestro planeta.

Fuente: Human Rights Watch (HRW)

Son la siete de la tarde. No llueve en Madrid y la temperatura exterior es de 17 grados . El cuento de la criada es una realidad

#VivasNosQueremos #ViolenciaDeGenero

Parece que fue ayer ¿verdad? Pues, ya ven, ha pasado un año. Si, hace 12 meses que estábamos hablando de lo mismo, de la violencia de género, y estamos, con algunas matizaciones, en la misma posición. Vamos a hacernos la foto de rigor, llenaremos nuestros espacios virtuales de lazos violetas, escribiremos algunos mensajes y algunos lemas, saldremos a la calle en algunas ciudades y volveremos a reclamar que las mujeres de este país, y de este mundo, no queremos seguir viviendo con esto encima, entre otras cosas, porque la violencia de género, si bien es lo peor que nos pasa, no es lo único.

Las Instituciones, los gobiernos, las administraciones que son los que deben organizar esta y otras muchas cosas, evidentemente no trabajan lo suficiente, así como suena, y los ciudadanos y las ciudadanas, seguimos pensando que eso de la violencia de género es algo que les pasa a otras. No en vano, el CIS nos dice que la preocupación de los hombres y las mujeres de este país sobre violencia machista ocupa el puesto décimo octavo, que desde luego no se corresponde con la realidad de la situación: 45 mujeres asesinadas, creo, porque ni siquiera nos ponemos de acuerdo en la cifra, más, las multitud de agredidas, más, las 170.000 denuncias que la mayoría nos prosperan, más el acoso sexual, más las agresiones sexuales con los condenados en la calle, más las sentencia cada vez más suaves contra los asesinos y agresores, más  un deterioro progresivo en las relaciones interpersonales de los más jóvenes, llenos de tintes violentos de los chicos hacia las chicas, en fin, una realidad que no queremos mirar de frente, unos porque dicen que trabajar en esto no da votos, así como suena,  y otros porque esconden la cabeza en la tierra como el avestruz, para no ver lo que les desagrada, y en el fondo les aterra pero no quieren enfrentar.

Dicen que una de las soluciones es la educación, y en eso creo que estamos de acuerdo, pero la educación me temo que empieza a ser como eso de la “diversidad”, un comodín que se usa una y otra vez en los discursos, cuando no se tienen nada que decir, cuando no se tiene nada que aportar, o cuando no interesa aportar nada para que todo siga igual. Ya saben, queda de cine decir que hay educar a la sociedad en igualdad y contra la violencia de género, pero esos mismos que lo dicen ahora, lo contaban ya hace 15 años, y no han movido un dedo para llenar de contenidos en igualdad los planes educativos de este país. Imagínense que lleváramos 15 años educando en igualdad, sobre igualdad, con perspectiva de género ¿saben? Ahora si se hubiera hecho eso que les llena la boca, y les queda tan mono en los discursos, no estaríamos en este escenario.

Además, la educación da frutos a largo plazo, y mientras hay que cambiar con urgencia los mecanismos de la justicia, de las relaciones en las empresas, empoderar a las mujeres en la sociedad dándole los derechos que le corresponden por ley, visibilizar a los agresores en vez de protegerlos, en definitiva, tomar medidas urgentes que no se están implementando.

Yo ya se lo que va a pasar en un par de semanas, y eso que no tengo bola de cristal, pero experiencia un rato. En unos días  ya habrá pasado la ola, y todos volverán a hablar de eso que les importa tanto: los independentistas, el poder judicial, las elecciones, el caso de corrupción de turno, etc, etc  – eso debe ser la emergencia social, y no una asesinada por semana, y yo no me he enterado- , y dejarán de poner el foco en la violencia de genero. Se caerán los lazos de las solapas, y algunos pensaran que ya han cumplido con el programa previsto, claro, ya han hecho los discursos, ya se han hecho la foto, ya han convocado a mujeres en sus sedes y empresas para contarles lo malísima que es la violencia de genero. Y hasta el año que viene por estas fechas.

No sé cómo pueden dormir algunos y algunas después de tanto postureo, con 1000 asesinadas por violencia machista, que es solo la punta del iceberg de este y otros problemas que tenemos las mujeres en esta sociedad machista impenitente. Y todo esto ha sucedido porque entre todos lo han permitido, con su inacción, con su omisión, con su conveniencia para no molestar demasiado a una sociedad patriarcal de la que, en el fondo, no quieren salir, porque les conviene. A nosotras, desde luego, no nos conviene nada, vamos a seguir luchando para cambiarla, no queda otra, nos va la vida en ello, ¿saben?  porque VIVAS NOS QUEREMOS.

Son las diez de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados. VIVAS NOS QUEREMOS

 

¿Porque vamos a tener que esperar 170 años para conseguir la #Igualdad?

5050

Saben una cosa

Según la Organización Internacional del Trabajo, si la participación de las mujeres en la economía fuera equiparable a la de los hombres, el PIB mundial aumentaría 26 por ciento en el 2025. Sin embargo, si seguimos a este ritmo, el Foro Económico Mundial asegura que tardaremos 170 años en alcanzar la plena igualdad entre ambos sexos.

Lo que me lleva a preguntarme, y a que se pregunten ustedes… porque vamos a tener que esperar tanto tiempo… 170 años… cuando el beneficio está a la vista.

Es tan estúpido todo esto. Es como tener dinero para compra una buena casa, y decir, no, prefiero seguir viviendo en esta vieja casa incomoda… Todo el mundo pensaría ante un hecho así, que o no se está bien de la cabeza, o que  esa persona tiene una vena masoca.

Pues bien con la igualdad de género sucede exactamente eso. Tenemos al alcance de nuestra mano, conseguir esa igualdad, las leyes están hechas, solo falta que la sociedad se dé cuenta, de  que esa desigualdad no nos conduce a  nada bueno, empezando por la violencia de género, que sacude día a día a las mujeres, u otros temas, que realmente deberían producirnos vergüenza, que sucedan en una sociedad avanzada en pleno siglo XXI, pero además teniendo a la vista esa mejora del 26 por ciento del PIB, no me cabe en la cabeza, como alguien o algunos puedan resistirse, de esa manera tan obcecada al progreso, si amigos y amigas porque la igualdad entre hombres y mujeres, es una cuestión de derechos humanos, pero también de progreso.

Aunque tal y como están las cosas, parece que los seres humanos de este planeta optamos por ir en carreta y a paso d’huomo que dicen los italianos, en vez de alcanzar la velocidad de la luz que nos daría la igualdad de genero. Ya ven, ya ven ustedes,  los humanos  parece que somos así.

Es la una y media de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 18 grados ¿Porque vamos a tener que esperar 170 años para conseguir la #Igualdad?

 

Oswaldo Payá

Un funeral recordará hoy en Madrid a los opositores cubanos Oswaldo Payá y Harold Cepero, que el domingo fallecieron en su país en un accidente de tráfico.

La ceremonia religiosa tendrá lugar a las 20.40 horas en la iglesia San Fermín de los Navarros. Oswaldo Payá era un histórico disidente cubano, líder del Movimiento Cristiano de Liberación y  ha fallecido tras sufrir un accidente de coche en la localidad de La Gavina, al este de la isla (esta de momento es la versión oficial)

Payá, de 60 años, viajaba en el automóvil junto al activista Harold Cepero, que también falleció, y otras dos personas: el español Ángel Carromero y el político sueco Jens Aron Modig, que resultaron heridos. Carromero es el vicesecretario general de Nuevas Generaciones del PP en Madrid y consejero técnico del Ayuntamiento de la capital.

La versión oficial del accidente facilitada desde Cuba es que el vehículo de Payá perdió el control e impactó contra un árbol. Sin embargo, las autoridades cubanas han abierto una investigación sobre el siniestro.

Payá fue el generador del Proyecto Varela, que impulsó desde el Movimiento Cristiano Liberación, del que fue cofundador en 1988 y con él, pretendía conseguir, aprovechando los resquicios de la legislación castrista, que se convocara un referéndum nacional para que en Cuba se permitiera la libertad de asociación y de expresión, para que hubiera elecciones libres y para que se amnistiara a los presos políticos. El Proyecto Varela obtuvo en 2002 más de 11.000 firmas que fueron presentadas ante la Asamblea Nacional del Poder Popular. Ni la Asamblea legislativa ni Fidel Castro se dieron por enterados. Tampoco cuando dos años más tarde presentaron otras 14.000 firmas.

Sin embargo como consecuencia de esta acción se produjo un aumento del acoso a los promotores de la iniciativa. La Primavera Negra de mayo de 2003 llevó a la cárcel a 75 disidentes, de ellos 40 pertenecientes al Movimiento Cristiano Liberación. Payá, además, fue objeto de detenciones arbitrarias, asaltos y numerosos actos de repudio organizados por el régimen frente a su casa. Sus hijos y su familia también fueron objeto del acoso del régimen de Fidel Castro, incluso en la propia escuela, pero a pesar de esa situación tan angustiosa que vivía su familia, tanto su esposa, Ofelia Acevedo, y sus tres hijos: Oswaldo José, Rosa María y Reynaldo Isaías jamás se separaron de él, ni de su causa.

Impresionante siempre su entereza y firmeza para seguir combatiendo por la dignidad de los cubanos, sin pensar nunca en abandonar su país. Cristiano de palabras, hechos y testimonio, con una fe aprendida desde joven en el seno de su familia, negándose a integrarse en las Juventudes Comunistas y tratando de asistir a misa cuando cumplía el servicio militar. Por ello fue represaliado y marcado por el régimen como un elemento “contrarrevolucionario”. A pesar de todo, nunca ceso su trabajo para lograr la vuelta de la democracia y la libertad a Cuba, participando desde su juventud en los movimientos juveniles de la parroquia del Barrio del Cerro en La Habana, donde vivió siempre,  pasando por numerosas iniciativas para abrir espacios de participación a sus compatriotas, hasta el proyecto Varela, que fue lo que le proyecto hacia la comunidad internacional, y del que se hicieron eco en muchos países democráticos, incluido el nuestro, con premios tan prestigiosos en la defensa de los derechos humanos como el el premio Sájarov del Parlamento Europeo a los Derechos Humanos y la Libertad de Pensamiento en reconocimiento a su trabajo a favor del tránsito a la democracia en el país caribeño.

En su larga trayectoria a Payá le fueron concedidas numerosas distinciones que no pudo recoger como doctorados honoris causa por la Universidad de Miami (2002) o Columbia (2006), así como el Premio Internacional de Derechos Humanos de la Fundación Hispano cubana (2001) o el W. Averell Harriman del Instituto Nacional para la Democracia y Asuntos Internacionales de Washington (2002). También en cinco ocasiones fue postulado para el Nobel de la Paz.

La muerte de un ser humano siempre es irremediable, pero en este caso, además hay que sumar que  tras la pérdida de la durísima vida de Oswaldo Paya, la oposición cubana se queda sin un líder fundamental para su organización interna, y que además, tenía importantes redes en el exterior. Las múltiples sospechas  que giran alrededor de su muerte,  es la mejor confirmación de la irregularidad del régimen castrista, una dictadura en medio del Océano Atlántico que todos conocemos, pero que muchos pretenden ignorar bien mirando para otro lado por conveniencias internacionales, o lo que es peor, la alientan y la protegen, porque, y esto es mucho  más grave, el modelo les gusta y lo desean.

Son las diez de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 25 grados. Lo de Descanse en Paz no lo escribo, porque donde van a estar sepultados los restos de Oswaldo Paya no hay ni un ápice de paz…

Prudencia

Dice Zapatero que respecto al tema del Sahara hay que ser prudente, y le ha pedido a los miembros de su partido que utilicen esa prudencia a la hora de explicar lo que está allí sucediendo. 

Vamos a ver si me aclaro, porque es muy temprano y tal vez esté algo confusa. Cuando unos salvajes entren en casa de mi vecino, le peguen una paliza, le amenacen, le vejen, machaquen a sus hijos, les quemen la casa, les quiten todo lo que tienen, los sometan a tortura y además bajo esos efectos les hagan firmar declaraciones falsas y pateen el cadáver de mi vecina y lo metan luego en un camión con rumbo desconocido, lo que tengo que hacer yo es nada más que ser prudente, muy prudente… ¿Eso es exactamente lo que dice Zapatero? 

Pues nada a partir de ahora, esa debe ser la tónica, que lo ha dicho Zapatero – lo dijo Blas punto redondo- 

Vivimos en un mundo rodeado de hipócritas y sinvergüenzas, y desde luego no puedo callarme, yo no. Y no voy a ser prudente, a mi ese tipo de prudencia me da asco, mucho asco. 

Son las siete y media de la mañana. No llueve en Aravaca y la temperatura exterior es de 3 grados. Espero que si a mi, a mi familia, a mis amigos, a mi pueblo, a mi ciudad, a mi país le sucede lo que está sucediendo en el Sahara, no seáis prudentes. No os lo perdonaría

¿Negociación?

Me encanta como negocian las autoridades marroquíes – no se porqué me recuerdan a la exmujer de mi marido- , vamos que te sientas en una mesa a llegar un acuerdo con ellos, y mientras te queman la casa.

Son las seis de la tarde. No llueve en Aravaca y la temperatura exterior es de 10 grados. Estoy esperando las condenas y las repulsas del gobierno español y de organismos internacionales ante tal salvajada.