Ellos llevan a l@s niñ@s al parque, nosotras nos ocupamos de todo lo demás : Maternidad y trayectoria profesional

El estudio “Maternidad y Trayectoria profesional” realizado por  del IESE Business School y Laboratorios Ordesa, con  8.474 encuestas a personas de entre 25 y 45 años y  de las que 7.804 son mujeres y 670 hombres detecta una vez más que las mujeres siguen liderando las labores del hogar aunque trabajen a jornada completa. Según este estudio nos seguimos ocupando mayoritariamente de  limpieza, comidas y cuidado de los hijos.

Con datos como estos:  el 96 % de las mujeres viste siempre o casi siempre a sus hijos, frente a un 67 % de los hombres en la misma situación laboral, y respecto a las comidas,  el 84 % de las mujeres  se ocupan de ellas frente al  54 % de los hombres.

En cuanto al cuidado de la casa y las labores del hogar el 92% de las mujeres a jornada completa lavan siempre la ropa, frente al 22% de los hombres; limpian, el 73 % de las mujeres, frente al 28% de hombres, y planchan, el 46 %, frente al 10 %.

Las mujeres en esta situación piensan que su pareja tiene una situación ventajosa en el hogar, concretamente piensan así 6 de cada 10, y también piensan que los hombres que dedican tiempo a la familia lo hacen a las actividades más divertidas que se pueden hacer con los hijos como jugar, salir al parque o leer, mientras a las mujeres le toca la parte más aburrida.

Este estudio también detecta que a mayor nivel educativa los hombres se implican mas en el cuidado del hogar y la familia , con lo que está claro que la educación es un tema que ayuda mucho a conseguir mayores niveles de igualdad entre hombres y mujeres.

En este estudio también se ve claramente que el número de hijos que tienen las parejas españolas está en la media de 1,32, el número de hijos esperados es de 1,69 y el número de hijos deseados es de 2,52.

Y en cuanto a la promoción en la empresa, otro de los temas sobre igualdad entre hombres y mujeres que toca este estudio, el 35 % de la mujeres cree que solo llegara a los niveles más altos de su empresa si renuncia a temas propios del ámbito familiar, como tener menos hijos, dedicar menos tiempo a los hijos, incluso el 28 % – dato alarmante – entienden que para llegar a la top de la empresa deberían renunciar a ser madres.

El estudio del IESE, que es bastante completo por cierto también hace hincapié en que en los procesos de selección para un puesto de trabajo a casi la mitad de las mujeres entrevistadas se le ha preguntado en algún momento si tienen o desean tener hijos o mas hijo en el caso de tenerlos y que el 46 por ciento de las mujeres admiten que han tenido que trabajar mucho más duro que los varones para demostrar su talento y su valía

En el tema de los horarios el 92 % de las mujeres cree están desajustados el calendario escolar y laboral y el 77,5 % que el tiempo para comer es demasiado extenso y tardío.

Además no creen que las políticas de conciliación de las empresas sean medidas suficientes para acabar con la desigualdad y el 91 por ciento muestran como principales barreras organizativas la falta de flexibilidad y el 85,6 % una cultura de empresa muy poco sensible con la maternidad y la paternidad.

Las mujeres que eligen una jornada parcial, un 76 % responde que es precisamente para hacer compatible trabajo y cuidado de hijos y solo el 14 % se acoge por no haber encontrado un trabajo a tiempo completo. En el caso de los hombres, las razones y los porcentajes son similares.

Como ven los datos no mienten, son alarmantes, preocupantes y no solo van contra las mujeres, van contra la sociedad en pleno que no es capaz de promover acciones claras y suficientes para que se pueda formar una familia y triunfar en la profesión. Con estos mimbres seguimos sin hacer el cesto, que digo el cesto, lo que estamos haciendo es un buen roto a las generaciones futuras. Piensen en esto esta semana

Son las dos de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 23 grados.

Anuncios

Donald Trump: El vómito #machismo

donald-trump

Saben una cosa?

A veces pienso que vivo en un carrusel sin sentido que da vueltas y vueltas, que nunca para y que me lleva a ninguna parte. Un tio vivo enloquecido que se mueve y se mueve, pero que nunca nos deja bajar, y lo que es peor de tanto giro sobre si mismo termina mareando, y en ocasiones produciendo nauseas y vomitos.

Y dirán ustedes porque estoy yo escribiendo esto… pues verán en estos días se han producido algunos hechos muy lamentables, bueno la verdad es que se producen muchos hechos lamentables relacionados con la igualdad, con la discriminación, con la violencia de genero, se producen a diario,  pero algunos chirrían de tal manera, que me hacen pensar que esta sociedad ni da la talla, ni se aproxima.

Supongo que han escuchado ustedes las grabaciones del candidato a la presidencia de los Estados Unidos, Donald Trump en las que afirma – y cito textual-  que besar a mujeres guapas es como un iman. Las beso. Ni siquiera espero. Y cuando eres una estrella te dejan hacerlo. Puedes hacer cualquier cosa. Lo que quieras. Agarrarlas por el coño. Lo que sea”

 Esto la verdad es que no es nuevo en el Señor Trump, ya que el candidato republicano tiene una larga trayectoria de comentarios  denigrantes hacia las mujeres, y lo mas sangrante de todo esto es que Trump nunca los ha negado y siempre los ha justificado diciendo que su intención era la entretener y divertir con alguna anécdota graciosa.

Estos comentarios y anécdotas graciosas, son tales como, los que podemos escuchar en otras grabaciones que han aparecido ahora, también,  del programa de radio de Howard Stern , que han sido re-emitidas por la CNN, hace unos días,  donde Donald Trump afirmaba que  “no tendría problema” en tener sexo con chicas de 24 años, que “no le importaba en lo más mínimo” si satisfacía a las mujeres con las que se acostaba, o que “es hora de retirarse” una vez que las mujeres llegan a la edad de 35 años

“¿Acaso no lo hemos hecho todos?” le dijo Trump a Stern “¿Es que somos bebés?”.

En otras grabaciones de programas de Howard Stern, Trump se deshacía en risotadas mientras le decía al locutor, por ejemplo,  que podría haber “clavado” a la princesa Diana, se preguntaba también si seguiría al lado de su mujer si quedara desfigurada en un accidente de coche “¿Qué aspecto tienen los pechos?”, se preguntó Trump y con cuánta frecuencia, en caso de que estuviera desfigurada, podría mantener relaciones sexuales con su esposa Melania.

O por ejemplo cuando Stern le pregunta si el tendría sexo con una mujer negra, a lo que el contesta entre carcajadas “Bueno, depende de cuál sea su definición de negra”

Y sigo mas,  en 2005 le preguntaron si alguna vez había tenido relaciones sexuales con las participantes del concurso Miss Universo, del cual era dueño y entonces el explicó que a veces se paseaba entre bambalinas cuando las concursantes estaban desnudas o vistiéndose, alegando que como dueño debía inspeccionar el genero.

Asi se sigue escribiendo la historia, ahora mismo existe la posibilidad de que un bravucón machista que podría ser el malo de los hombres que odiaban a las mujeres, llegue a la presidencia de los Estados Unidos.

Como comprenderán este carrusel que gira y gira, esta cinta sin fin en por la que corremos las mujeres en pos de la igualdad, esta semana ha sido tan vertiginosa, que se lo voy a confesar, me ha hecho vomitar… porque esto que les cuento no es una historia, no es una novela, no es fruto de la imaginación, esto está pasando, y lo peor es que algunos y algunas, le ríen la gracia y le justifican, como el alcalde de Nueva York el Señor Juliani, que un twit afirmaba, para poner la guinda en toda esta nausebunda historia,  que Los hombres a veces hablan asi…

Es domingo. Son las nueve de la noche. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 11 grados. Donald Trump. El Vómito