La Marcha de las Mujeres

trump-mujeres

 

Dice mi padre que a pesar de lo que parezca, en este mundo las mujeres siempre vamos un paso por delante… esto es muy discutible en algunos aspectos, pero si que es verdad que muchas de las grandes protestas por hechos injustos, a lo largo de la historia han sido protagonizadas por mujeres.

Hace unas semanas, a solo unos días de la toma de posesión de Donald Trump, como presidente de los Estados Unidos, tuvo lugar la Marcha de las mujeres, una manifestación que contó con una numerosisima asistencia y que desde luego va a pasar a la historia de los Estados Unidos, como una de las muestras más importante de protesta, en tiempo record, contra un presidente, que la verdad sea dicha, y a pesar de no haber pasado los 100 dias, si esos 100 dias con los que suelen contar todos los que llegan a un cargo, ha dado muestras durante toda su campaña  electoral y mucho antes de una profunda aversión a la diversidad y a los derechos de las mujeres, entre otras cosas.

Basto ver ya, en su toma de posesión como utilizo su peor estilo a la hora de invitar entre comillas a su mujer a intervenir en ese acto.

Esta claro que ese medio millón de mujeres que salió a la calle en Washington denota que durante el mandato de Donald Trump y a pesar de sus intenciones, las mujeres no van a callarse, y van a tener un papel muy activo, y además con un mensaje muy claro, tremendamente claro: El Presidente no es América. Nosotras somos América.

Parece que a nivel global corren malos tiempos. Ya les comentaba la semana pasada la despenalización en Rusia de las agresiones a mujeres por parte del parlamento, pero las mujeres estamos acostumbradas, desgraciadamente, a vivir en ecosistemas hostiles, y esto desde luego no va a hacer mella en nuestra intención de lograr un mundo donde la igualdad sea una realidad y donde la violencia contra la mujer, sea física, verbal o intencional, este erradicada.

La actitud de Trump contra la igualdad y las mujeres no va a ser consentida con silencio, y con un impás de espera hasta las siguientes elecciones. Un gobierno de hombres y para hombres como se perfila ya el gabinete y la política del Sr. Trump tiene muy poca cabida en el siglo XXI, porque las mujeres ya ni nos callamos, ni consentimos, ni permitimos, y cualquier formula para mejorar la economía o la política pasa por ser diversa, o no funciona. Somos la mitad de la población y, o se cuenta con nostras, o todo será un fracaso. Trump parece haber olvidado que detrás de cada voto no solo hay hombres, hay también mujeres, y las cosas no se hacen “ a mi manera” como la canción que bailo en la cena de gala de su toma de posesión. Las cosas se hacen a la manera de todos y todas,  y para todos y todas.

Es la una de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 14 grados. La Marcha de las Mujeres

 

Juguetes para niños… juguetes para niñas… #EstaPasando

juguetes-para-ninos-no-sexista-y-no-violentos

¿Siguen ustedes creyendo que hay juguetes para niños y juguetes para niñas?

Pues de alguna manera están en lo cierto, desgraciadamente, aunque tal vez no es el juguete en si, sino el uso y el destino que les damos a ellos. Hace unos dias fue día de reyes, y muchas casas se vieron inundadas de juguetes y de ilusión, tal vez sea uno de los mejores días del año, más por la ilusión que por los propios regalos.

Pero sepan que esos regalos que reciben los niños y las niñas no solo son objetos lúdicos sino que jugando con ellos van a ir conformando  parte de su educación.

Tal vez no haya en si juguetes sexistas como les decía antes, pero si hay un mensaje en el uso y el destinatario de cada uno de esos regalos y ese mensaje, que duda cabe sigue siendo tremendamente sexista.

Y somos nosotros los mayores, los adultos, los que enfocamos al niño o a la niña hacia esos juguetes, por eso estaría bien dejarles a ellos y a ellas decidir a que quieren jugar, como quieren jugar y con que quieren jugar, y enseñarles que las niñas no son mejores por llevar una diadema de princesa, estar siempre guapas, y llevar un muñeco en los brazos, y los niños no son mejores por dar patadas continuamente a un balón, o subir al sitio más alto, o tener más músculos que su compañero. Son niños y niñas, no están aun formados y determinados, y son más libres que nosotros, porque aun no han sufrido la marca indeleble y cruel que deja el estereotipo.

Escuchaba hace unos días en la radio la llamada de una madre a una psicóloga que le pedia ayuda preocupada porque su hijo de 8 años le gustaba jugar con muñecas… ¿Cómo puede una madre o un padre preocuparse por que a su hijo tenga el instinto de cuidar, que debería ser innato a todos los seres humanos?

Seamos serio, y ademas de pedir igualdad para todos y todas, empecemos por el principio, por lo mejor, por el juego y los juguetes, y que esa sea la ilusión de los días de reyes, que nuestros hijos y nuestras hijas empiecen por jugar en igualdad y con igualdad.

Son las once de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 8 grados. Juguetes para niños… juguetes para niñas… #EstaPasando

Justine Masika #EllasPueden

justine-masika-9320

Hace unos días escuchaba la conferencia de la congoleña Justine Masika , una mujer cuyo nombre seguramente no les suena de nada, pero que para que lo sepan, esta mujer es una activista por los derechos humanos de las mujeres del este de la República del Congo, un país donde la violencia armada lleva instalada más de 20 años y que desde 2007 está perseguida por documentar la violación como crimen de guerra, lo que le ha obligado en los últimos tiempos a vivir en Bruselas.

El movimiento que Masika dirige se llama Sinergia de las Mujeres por las victimas de Violencias Sexuales y agrupa a 35 asociaciones que se dedican a atender a mujeres victimas de violaciones y que mantiene un centro de acogida para estas mujeres agredidas.

La violencia sexual contra las mujeres, no solo en el Congo, es un arma habitual de guerra. Forma parte de la estrategia militar de un ataque con el que se busca destruir a las victimas y sus familias, humillar, desmoralizar y atemorizar en toda su amplitud a los habitantes del territorio conquistado. Estas violaciones, no solo se perpetran en mujeres, no … también hay niña, niños incluso hombres.

Justin Masika, es una de ellas, fue violada por el enemigo y cuando su marido supo lo que había sucedido, no solo no la ayudo, sino que la aparto y dijo que no quería saber nada de ella, pero esto no fue el detonante de su trabajo por las mujeres violadas, fue cuando una de sus vecinas, una mujer de 80 años fue violada brutalmente y entonces decidió que debía hacer algo por esas mujeres

La plataforma que dirige Masika ha trabajado ya con  más de 13.000 mujeres violadas, que van desde bebés de diez meses a mujeres de 80 años. Desde la asociación insisten en que hay trabajar en cuatro sectores importantes: La educación, el intento de superación de la concepción patriarcal, la implicación de la juventud en la construcción de la paz y la formación en liderazgo y empoderamiento de las mujeres. Y , además trabaja a diario con las victimas : mujeres que llegan infectadas con enfermedades de transmisión sexual,  mujeres a las que hay que  extraer metales y otros instrumentos introducidos sus cuerpos durante la violación, mujeres a las que hay que recuperar la autoestima, y también sus familias, a las que hay que enseñar a aceptar la agresión y evitar el rechazo

Masika, saben ustedes sueña  con poder contribuir a la movilización de las comunidades contra la violencia y conseguir que las autoridades congoleñas se centren en las causas y no las consecuencias de la violencia sexual, Masika es una mujer que con muy pocos medios ha logrado que todos y todas focalicemos la atención en la violación de mujeres en los conflictos armados, en la mujer como campo de batalla.

Como ven, a pesar del dolor y la adversidad Masika puede, y si ella puede, tu también puedes… Ya saben Ellas Pueden.

Son las ocho de la mañana. Llueve ligeramente en Pozuelo  y la temperatura exterior es de 8 grados. Justine Masika #EllasPueden

Machismo en la Universidad #EstaPasando

machismo_con_las_mujeres

Hace unos meses aparecía en el Campus de la Universidad de Santiago una pintada que decía así: Contra el Patriarcado, la respuesta feminista. Luciano fuera de la USC.

Luciano Mendez, el aludido en la pintada, es profesor de matemáticas de la Universidad de Santiago de Compostela y  tiene por costumbre en sus clases salpicar sus enseñanzas sobre matemáticas con comentarios machistas hacia una alumna, tales como: “silencio, me desconcentra el ruido de los bolígrafos y el escote de María”, o “ya te dije el primer día que me desconcentraba tu escote”, o “te empeñas en traer el escote hasta el ombligo”.

Este tipo de comentarios reiterativos dieron lugar a que María y otros estudiantes abanderan el aula, acusándolo de machista, a lo que el contesto: “Si fuera machista te pegaba una hostia”. Ustedes perdonen por el exabrupto pero así lo dijo Luciano.

La Universidad de Santiago de Compostela, atajo el asunto como suele hacerse en este país, y como gran medida decidió cambiar de grupo a la estudiante afectada y abrir una investigación, aún no resuelta.

En los días siguientes Luciano Méndez le pidió perdón a la alumna a través de un comunicado,  un perdón relativo porque en el mismo comunicado se reafirmaba en sus palabras (“va a seguir alterándome un escote excesivo”) y justificó su comportamiento y la amenaza de darle “una bofetada” como producto de la “tensión de la situación”, acusando a la estudiante de “insultarlo”, llamándolo “machista asqueroso”. En su comunicado afirmaba que “ciertos tipos de atuendo” son “absolutamente inapropiados para una clase” y negaba además que él fuera “sexista”.

Así ante tal situación el malestar iba “in crecendo” hasta que un día un grupo de nueve alumnas del Máster de Género, Igualdad y Educación decidieron llevar a cabo una acción de protesta en una de las clases impartidas por Méndez . Poco después del comienzo de la clase las estudiantes (ocho mujeres y un hombre) se quitaron sus camisetas y camisas, mostrando sus pechos, donde llevaban escritas diferentes frases en respuesta a las declaraciones realizadas por Luciano

Mendez entonces, abundo un poquito más, si cabe en el tema, quejándose de que las alumnas llevasen el pecho pintado porque no lucían tan bien sus “virtudes femeninas”, dijo también que iba a cerrar la persiana para “tener más intimidad, porque con el ambiente que hay igual va a más”,  y mirando al único hombre del grupo le dijo que “iba para mirar las tetas” de sus compañeras y, finalmente, los amenazó con “echarlos” con unas “patadas en el culo”.

En fin esto que sucedió en marzo, aun colea, ya que la Universidad de Santiago de Compostela ha decidido sancionar a Luciano y también a las 8 alumnas y al alumno que protagonizaron la protesta. De hecho hace unas semanas 100 estudiantes de esa universidad realizaron una protesta frente al Obradoiro por estar en desacuerdo con la medida de sancionar a los alumnos y alumnas.

No es el primer caso de estas características, que sucede en una Universidad Española, en el curso 2013-2014 el profesor de Didáctica y Profesión Docente de la Facultad de Magisterio, también de la USC Domingo Neira, explicaba en sus clases que “la homosexualidad es contagiosa” aunque “en otras ocasiones se debe a que en algunos ambientes también hay gente viciosa”.

O lo que ocurrió en una  de las clases de dermatología que se imparten en la academia privada CTO Medicina, ubicada en Barcelona donde un profesor, médico residente del Hospital Clínico de Barcelona preparó una explicación desagradable y denigrante para la mujer. El profesor comparó  dos tipos de glándulas, para lo que preparó un ‘power point’ con el que pretendía sostener su explicación. Para ello utilizó como ejemplo los “dos tipos de mujeres que van a las discotecas”, a las que calificó de “guarras” y “rancias”.

Como ven estos  hechos, que algunos califican de  “aislados” son más frecuentes de lo que creemos en las  instituciones universitarias, que amparan, mirando para otro lado, o con soluciones nada adecuadas,   la reproducción de los valores más reaccionarios del machismo.

Esto sucede en nuestro país, no en ningún sitio remoto del planeta,  no lo olviden, tan europeos, tan modernos, tan avanzados, tan respetuosos de la constitución sobre el papel y estamos permitiendo que a nuestros hijos y a nuestras hijas alguien con la autoridad de un profesor les diga esta lindezas. Denle una vuelta  porque es un tema para pensárselo.

Son las dos de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 28 grados #Machismo en la Universidad #EstaPasando

Señorita… #Sexismo #Mujeres

sexismo-620x350

Saben una cosa el hace unas semanas escuchaba a la escritora colombiana Carolina Sanin en un Facebook Live hablar de cómo en América Latina  se sigue manifestando el sexismo contra las mujeres.  Por ejemplo en el caso de  la mujer adulta se la suele llamar “niña” y cuando no se habla de “una niña”, se habla de “una vieja”.

Con estos apelativos se desconoce la autonomía de la mujer, por una parte, y, por otra, también  se la desexualiza. Algo similar ocurre cuando, para supuestamente destacar el valor de las mujeres, los hombres se limitan a mencionarlas en relación con ellos “nuestras madres y nuestras hijas”, nuestras, nuestras… como si perteneciesen  a alguien, y también al usar el diminutivo “señorita” para la mujer soltera, como si fuese de vital importancia saber si una mujer esta soltera o casada…

También frecuentemente a la mujer se le impone un modo o un tono, lo cual hace que sea fácil descalificarla cuando sobrepasa ese tono prescrito o modifica el modo que se le permite. Cuando la acción de una mujer se sale del espectro de gestos e intensidades que se esperan de ella, se la ridiculiza y se la insulta con frases como: es una “fiera”, esta hecha una “furia”,  esta tía es una “histérica”. Esta claro que una mujer cuando se sale de “lo que se espera de ella” entre comillas empieza a ser pasto de comentarios que desde luego no se harían con un hombre

Sin embargo la sociedad empatiza rápidamente con las mujeres cuando estas ocupan el lugar de víctimas como asesinadas, violadas o golpeadas. Y sin embargo le cuesta  considerar o admirar a la mujer en situación de poder o de superioridad.

Todo esto y mucho más contaba la escritora colombiana Carolina Sanin en su facebook la pasada semana, haciendo referencia a la situación de la mujer en hispanoamerica… la verdad es que yo después de leerlo me anime a escribirle y a decirle que eso que ella cree que le sucede a la mujer en América Latina, es lo mismo que pasa en Europa, y en España. Sin ir mas lejos he contado esta semana las veces que me han llamado señorita, por poner un ejemplo, y no crean que exagero, desde el pasado domingo a este, llevo ya 11 “señoritas” en mi haber. Os animo a que midáis en vuestras vidas esto que os he contado… Seguro que obtenéis resultados “sorprendentes”

Son las doce de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 25 grados. Señorita #Sexismo #Mujeres

PP. Se me olvida: buscar la palabra señorita en imágenes de google y ya veréis el resultado #Ufff

Algo va mal

La he pillado bailando en mitad de la cocina. Giraba y giraba como una pequeña peonza de colores embutida en un chándal “de faena”,  así lo llama ella.

Pero ¿Qué haces Yelena?

– Bailo

– ¿Te gusta bailar?

Me encanta. No hay nada que me guste más, bueno también me gusta hablar muchome ha contestado mientras seguía dando saltitos.

– ¿Vas a bailar los fines de semana?su cara se ha ensombrecido de pronto y entonces, se ha parado en seco.

No, no voy a bailar los fines de semana, solo bailo en su cocina. A mi marido no le gusta nada que baile, ni que hable con los vecinos.

He salido de casa, y mientras bajaba las escaleras aun podía escuchar la música. Su salón de baile es mi cocina. La vida es una puta mierda, y la verdad es que no sé si estoy perdiendo el tiempo clamando en el desierto. Algo va mal, algo va rematadamente mal y yo ya no sé cómo pararlo

Son las ocho y media de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 8 grados