Estudio Gender Monitor: Mejoramos … solo un poco y no en todos los ámbitos

Se ha publicado el informe ESADE GENDER MONITOR  de este año. Un barómetro sobre la igualdad en las mujeres directivas o que aspiran a serlo en el entorno laboral, realizado por la escuela de negocios ESADE,  y las conclusiones son para reflexionar un rato.

Por ejemplo nos encontramos con que  el 66% de las mujeres ya en la dirección opina que el apoyo de compañeros, jefes y otros profesionales de sus entorno han sido esenciales para llegar a esos puestos de responsabilidad, pero solo el 15% de ellas han tenido el tiempo necesario para hacer esas relaciones .

Este estudio se realiza cada año a más de 500 directivas en relación a las políticas de igualdad de sus compañías y a los principales retos pendientes, y uno de ellos que pone en claro este informe es por ejemplo,  el de la maternidad.

Fíjense. Dice este estudio que la maternidad supone un obstáculo para el 24,5% de las directivas con hijos, y este porcentaje se reduce a la mitad con las profesionales que no los tienen, y donde saltan todas las alarmas es en el colectivo de mujeres que tiene hijos pero no viven en pareja. Dudo mucho que estos porcentajes de preocupación sean los mismos en los hombres frente a la paternidad.

Estas mujeres del estudio ESADE GENDER MONITOR, también nos dicen que hoy por hoy  no existe paridad en los Comites de Direccion de sus compañías. Opina eso un 75%

Es verdad que crece, en relación al año pasado la implicación de la Alta Dirección, pero se echan de menos planes mejor orquestados, especialmente en relación a paquetes de medidas para la conciliación de la vida familiar y privada con la profesional. Si bien la conciliación sigue apareciendo en este estudio como la segunda barrera más habitual en las carreras de las mujeres, las compañías priorizan de momento la formación en conocimientos y habilidades,  y el reclutamiento y selección de talento femenino.

Este estudio también nos dice que las mujeres encuestadas consideran, en un 63%, que los hombres con responsabilidades que deciden conciliar encuentran las mismas o más dificultades que ellas. Esta es una información interesante, porque rompe con la idea tradicional de que la conciliación sea un asunto de mujeres. La conciliación de la vida privada y familiar y el cuidado de la vida apuntan, según los resultados de este informe, como una inquietud compartida entre mujeres y hombres que demandan soluciones creativas a las empresas.

Qué duda cabe que hay mucho por hacer, y desde luego este estudio nos muestra aun a las mujeres están fuera del poder y de la primera línea: los consejos de administración y los comités de dirección de las empresas. Las empresas siguen siendo un nicho de poder masculino, y mientras suceda esto no avanzamos, no digo las mujeres, me refiero al país, a todos y todas, porque no hay nada más frustrante que quedarte siempre a las puertas y no llegar nunca, a pesar de tener talento sobrado y reconocido, y las que se frustran, abandonan. No le pongan faldas y tacones a ese abandono, véanlo solo como pérdida de talento, porque cuando dentro de unos años no se produzcan los avances deseados en la economía, en la ciencia, en la cultura… deben preguntarse que paso con ese talento de las mujeres que tiramos a la basura … Piensen en ello esta semana

Son las dos de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 18 grados. Estudio Gender Monitor: Mejoramos … solo un poco y no en todos los ámbitos

Anuncios

#ConciliarEsUnDerecho

padre-e-hijo-PESCANDO-300x200

El 13 de Julio del año pasado José, un cocinero del Centro de Referencia Estatal de Atención al Daño Cerebral de Madrid pidió a la dirección del centro retrasar en una hora su entrada al puesto de trabajo ya que, con su horario no tenía posibilidad alguna de llevar a su pequeño a la guardería, un centro de la red pública de la Comunidad de Madrid.

José entraba a trabajar a la misma hora en la que abría la guardería, la escuela infantil: a las 8.00 de la mañana, con lo cual era materialmente imposible estar en los dos sitios a la vez.  La dirección de su empresa se negó a aceptar la modificación y José decidió llevar el asunto a los tribunales.

Esta semana  el juzgado Número 18 de lo Social de Madrid, acaba de dictar una sentencia que obliga a la empresa a permitir que José retrase una hora su entrada al trabajo para que le dé tiempo a llevar a su hijo a la escuela infantil.

Que José pueda llevar a su hijo a la guardería sin perder su puesto trabajo es ya importante, pero hay algo más, la magistrada de este Juzgado sienta bases fundamentales para la conciliación, como por ejemplo en último párrafo de la sentencia, cuando  afirma que  “No pueden prevalecer las dificultades organizativas sobre la protección jurídica de la familia que deben garantizar los poderes públicos”.

Tomen nota y piensen antes de denegar un permiso a un padre o una madre para llevar a su hijo a la escuela o a la guardería,  piensen que sin los niños y las niñas no habrá futuro, no habrá nada, no habrá vida… y por supuesto no habrá negocio.

Son las 9 de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 8 grados. #ConciliarEsUnDerecho

 

Científicas en Cifras 2013

Estas son algunas de las cifras del informe “Científicas en cifras 2013, estadísticas e indicadores de la (des)igualdad de género en la formación y profesión científica”, elaborado por la Unidad de Mujeres y Ciencia de la Secretaría de Estado de I+D+i, con datos propios y del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Según este documento, el porcentaje de investigadoras en España se mantiene prácticamente desde 2008, una cifra que en 2012 fue del 38,47 %, por encima de la media europea, un 33 % (dato de 2009 y corresponde a la última estadística europea).

La tasa anual de crecimiento del personal investigador ha sido del 5,21 % para mujeres y del 3,92 para hombres desde 2002 a 2012, una subida que ha sido mayor para ambos en el sector empresarial.

Aunque en las administraciones públicas la presencia es mayor, se da una reducción relevante, pasando del 48,2 al 46,8 %, lo que podría deberse a la no renovación de las plantillas por la crisis.

El informe divide las categorías profesionales en tres grados establecidos internacionalmente: el A, para catedráticas, profesoras eméritas y profesoras de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC); el B, para profesoras titulares de universidad y personal permanente de los organismos públicos de investigación; y C, doctoras con contratos que no son permanentes.

En la categoría C hay pocas diferencias entre hombres y mujeres, más en el grado B y mucho más en el A.

Y es que este informe demuestra cómo en las categorías más altas de la carrera investigadora la proporción de mujeres disminuye (la mayoría de la investigación en España se hace en la universidad).

Así, mientras hay un 55,8 % y un 51 % de mujeres matriculadas en máster y doctorado respectivamente, sólo un 19,5 % ocupan las posiciones más elevadas del escalafón (cátedras y profesoras eméritas).

Entre las catedráticas, se ha incrementado significativamente el porcentaje de aquellas que lo son en ciencias exactas y naturales (35,7 %), ramas tradicionalmente masculinas.

Destaca el porcentaje de mujeres que se doctoran en ciencias, matemáticas y computación, que se ha incrementado hasta el 48 %, 5,5 puntos por encima de la media europea.

En el CSIC, el organismo público de investigación más grande del país, la situación solo es algo mejor: los puestos altos -profesores de investigación- lo ocupan hombres en un 76,12 %.

Este estudio habla también del índice de “techo de cristal” en la universidad pública, que compara la proporción de mujeres en la posición más alta -cátedras- en relación a la de las mujeres en la investigación, indicando la posibilidad de que éstas asciendan.

Un índice con valor 1 significa que no existen diferencias en la promoción entre hombres y mujeres. El valor está en todas las ramas del conocimiento por encima del 1, lo que constata ese “techo de cristal”: que las mujeres están infrarrepresentadas en las cátedras (cuanto mayor es el índice mayor es el techo de cristal. El valor máximo -2,51- se da en ciencias agrarias).

Este índice se ha reducido en los últimos años, particularmente en ingeniería, “mostrando una tendencia positiva”, según el informe.

En cuanto a los órganos de gobierno, en las universidades públicas sólo un 6 % de los rectores son mujeres (dato de 2012).

Para Inés Sánchez de Madariaga, directora de la Unidad de Mujeres y Ciencia, la brecha de género “sigue siendo desproporcionada” cuando se compara la participación de las mujeres en puestos altos de la carrera científica con el número de mujeres cualificadas y con edad para ocupar esos puestos.

Se justifica la necesidad de seguir avanzando en el desarrollo y aplicación de políticas de género.

2013, el año del cambio

Conviene ponerse a pensar ya y analizar como va  a venir el 2013, para que luego no nos pille el toro de la improvisación. No es que una tenga madera de profeta o visionaria, pero basta con leer para darse cuenta de que hay cosas que en el próximo año van a tener un papel bastante relevante y conviene atender a ello, para a ver si así, la crisis hace menos mella en nuestras vidas, porque además el año 2013 creo que va a ser el año que se va a notar más el cambio.

Que en Europa las cosas no van a ir demasiado bien, es algo realmente obvio, pero no en todos los ámbitos, pues sigue habiendo nichos importantes como por ejemplo el de los dispositivos móviles, que van a seguir cosechando importantes éxitos. Esta claro que cada vez es mayor la demanda de llevar todo en nuestra mano, en nuestro bolsillo, de no tener que estar anclados a una maquina fija y pesada, y eso que ahora para muchos ya es un hecho, ha generado tal tendencia, que en  2013, probablemente veamos otro fuerte repunte de estos dispositivos. De hecho van a saltar del ámbito del mero ocio a áreas de productividad. El mercado de los dispositivos y aplicaciones móviles verá probablemente en 2013 su momento más dulce, pues aun hay espacio para mucho crecimiento.

Otro factor que va a emerger de una manera definitiva en 2013 va a ser el uso de los datos de los usuarios para crear tendencias en el mercado de cualquier tipo. Veremos como las empresas de todo tipo empezaran a trabajar en el análisis de los datos que aportan los usuarios en las redes y demás espacios virtuales para trabajar con ellos y, en unos casos adelantarse a sus deseos, y en otros cubrir sus demandas. Ahí la empresa tiene mucho que hacer, y aquellos que sean capaces de ver claramente esta oportunidad van a recoger unos magníficos resultados. Con el uso de estos análisis se puede no solo dar un valor añadido a cualquier producto, sino incluso crear empresa derivada del conocimiento de esos análisis de datos. Aun hay pocos profesionales que saben como funciona esto, pero en 2013 veremos un ligero incremento de analistas de datos asociados a las plantillas de las grandes empresas.

Creo que también en 2013 vamos a ver la consolidación del cambio social que lleva varios años gestándose, y uno de los temas que saldrán a la luz es la de ciertas mutaciones como por ejemplo, el de la volatilidad de los productos, ahora ya nada es para mañana, me explico, la sociedad, los usuarios, reclaman ya, lo de todo es para ahora, y lo que vale ahora, puedo no valer mañana. Los usuarios cada vez reclaman más, situaciones de inmediatez, algo que es fruto de la era de la tecnología, en la que ya estamos desde hace unos años. El modelo online ha hecho que todo tenga un vector de rapidez que hace unos años no podíamos ni sospechar. Así que las empresas, que en 2013 sepan adaptarse a, que el usuario quiere soluciones a sus problemas de una manera inmediata, o aporten, también, de una manera inmediata, recursos para llegar a sus necesidades, habrán ganado también una baza importante.

Por otra parte, y como vengo diciendo desde hace un tiempo, los nativos digitales irrumpirán en el mercado de trabajo en 2013, y ello va a traer consigo, cambios importantes en las estructuras de las empresas. La mentalidad de un nativo digital difiere mucho de la de un no digital. Entienden la transversalidad como una necesidad, no entienden las estructuras verticales o piramidales, comparten la información y el conocimiento de una manera natural, se comunican globalmente de una a otra punta del planeta, las distancias físicas son prácticamente inexistentes para ellos, pues la realidad virtual no entiende fronteras, y tampoco entiende demasiado los horarios rígidos a los que la empresa analógica esta acostumbrada, tienen unos cotas altísimas de transparencia en cuanto a la información, odian lo opaco y los opacos, y además tienen un nivel formativo hecho a base de lo global, con unos grados de interculturalidad altísimos. Así  que las empresas ya pueden ir preparando sus estructuras para albergar a este tipo de trabajadores, y como decía antes, aquellas que sepan que esto ha llegado para quedarse, obtendrán mejores resultados en 2013, que aquellas que resistan a este cambio, que además es inevitable.

En fin que en 2013, y a pesar de la crisis, habrá “motores” para sobrellevarla, sobre todo poco a poco se irán dejando ver los cambios, que desde hace unos cuantos años se estaban gestando, y que desde luego a pesar de que la empresa española aun esta plagada de dinosaurios, que se mueven lenta y pesadamente, y que se resisten a cambiar, habrá otros que afortunadamente tomen el relevo y entiendan el mensaje para hacerse con las riendas de esta nueva forma de hacer las cosas. Nada es para siempre, todo es mutable, cambiante, es la historia de la humanidad, y como escribió Michael Crichton: “La vida se abre camino”

Son las cuatro de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 7 grados. 2013, el año del cambio.

Él hablaba de pájaros y yo de flores…

Las cosas están cambiando. Vamos muy despacio, pero claramente se está produciendo una progresión en lo que a mujer y liderazgo se refiere.

Está claro que hay temas que ya están superados, y que ni siquiera es necesario hablar de ellos o remárcalos uno y otra vez. Las mujeres (en su mayoría, aunque aún quedan algunos residuos tóxicos femeninos, de los que escribiré en otro post) han dejado claramente su papel secundario en la sociedad, y se han ido incorporando a la economía activa y a la producción. Tenemos mejor calidad de vida, tenemos educación, controlamos nuestra sexualidad e incluso también hemos aprendido a ubicar la maternidad, un rasgo diferencial de nuestro género, en el lugar que le corresponde. Por supuesto que todo esto que escribo lo hago en referencia al mundo occidental, a la sociedad avanzada, porque la mujer en territorios no desarrollados o en vías de desarrollo está aún muy lejos de alcanzar este rol.

En cualquier caso y desde la perspectiva de países avanzados, todo esto me lleva a pensar que en breve vamos a generar un nuevo salto, no solo cuantitativo, sino también cualitativo, por el que vamos a empezar a influir de una manera eficaz en los diferentes aspectos que importan en la existencia de los seres humanos.

Y desde luego el ámbito más importante de todos es en el de la dirección de las empresas, tanto públicas como privadas, (el que manda, decide)  y junto con la incorporación de los nativos digitales, también a las empresas, hecho que está a punto de producirse, va a generar un cambio importantísimo en las estructuras económicas de los países avanzados.

Hasta ahora todo lo que gira alrededor de las direcciones de las empresas tiene un tinte masculino, moviéndose  en torno a conceptos, ya bastante anacrónicos, como jerarquías, estructuras piramidales, consecución de objetivos a corto plazo, y cantidad de reglas y protocolos, que la realidad nos dice que no son eficaces, y que en muchos casos difícilmente se cumplen. Además la estructura empresarial masculina ha estado siempre impregnada de una competitividad masiva, donde lo más importante era obtener una serie de logros antes que el otro para subir y subir, hasta así llegar a la cima lo más rápido posible, vamos lo que vulgarmente se llama ser un hombre de éxito.

Lo cierto es que hasta ahora, las mujeres que llegaban a ese “éxito” se veían forzadas a mimetizar esos comportamientos masculinos, sin darse cuenta que en la mayoría de los casos, es imposible asumir esos roles sin generarnos una tensión que en muchos casos nos lleva a ese “éxito” profesional, pero que nos deja en una situación grave emocional y personal. Así que el principal problema, que no el único, era que nosotras mismas abandonábamos nuestras propias capacidades de liderazgo y dirección con esencia de mujer, y creíamos que el camino era mimetizarse con el entorno masculino.

Afortunadamente creo, que esto está cambiando, y es uno de los pasos importantes en ese cambio que ya se está produciendo. Está claro que las mujeres hemos entendido cual es el camino y estamos poniendo en valor la visión que tenemos de las organizaciones y de las empresas, que poco tiene que ver con el de los hombres, pero que puede resultar también eficaz a la hora de liderar. Nosotras enseñamos a las demás cuando es necesario, delegamos en otras y otros sin temer la perdida de nuestro sitio, somos capaces de reestructurar lo que sea necesario para generar tiempo para diversificar nuestras vidas, porque somos mucho más diversas que los hombres y además nos gusta, y generamos modelos, ejemplos para otras. Somos mucho más colaborativas, y somos capaz de ejercer de una manera natural el hecho más importante que se está desarrollando en este siglo, que es la inteligencia y el conocimiento compartido.

Sabemos en definitiva, que la vida tiene muchas facetas, y que no se trata de una sola apuesta en la que todo se pierde o todo se gana, que la cima no es el fin de la meta y que se trabaja mejor en un llano, a campo abierto y rodeada de iguales, que la familia existe y es un punto tan importante como el propio trabajo, o la educación o la carrera, y queremos usar el tiempo también para ella, que todo esos años, que digo años, siglos de frustraciones y sometimientos han generado en nosotras el gen de la solidaridad, del compañerismo y de la ayuda a otros y a otras. En definitiva,  todo esto significa que existe un humanismo netamente femenino que estamos dispuestas a llevar cuanto antes al mundo de la empresa y de las distintas organizaciones de las que formamos parte

Creo que nosotras ya lo hemos entendido, ahora solo falta que lo entiendan ellos, que empiecen a pensar que no somos competencia, que no somos un complemento, que no somos seres decorativos que visten a las empresas con un traje políticamente correcto, que la maternidad tiene que ser protegida y fomentada, y no puede ser una barrera, que no solo hay una manera de hacer las cosas, la de ellos,  porque las mujeres del siglo XXI, no quieren, ni se plantean la guerra de sexos.

El encaje del liderazgo femenino y masculino en todos los ámbitos es lo único que pude llevarnos a una sociedad sostenible, democrática, abierta y sobre todo evolutiva. Lo demás solo nos acercará más al desastre, y ahora ya no hay demasiado tiempo, la crisis que nos envuelve, la crisis que nos circunda y nos acosa día a día, es el enemigo más cruel y más despiadado para hombres y mujeres en el tiempo actual, por eso es de importancia vital entender estas nuevas visiones de la realidad, en la que todos y todas en la misma medida tienen arte y parte,  y dejarnos de una vez de techos de cristal y de muros de corbatas.

Son las cuatro menos cuarto de la tarde. Llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados.

Postpost: Todo esto viene a propósito de una conversación que tuve ayer con mi director, en el que él hablaba de pájaros y yo de flores, aunque queríamos decir lo mismo. Tal vez la próxima vez seamos capaces de hablar los dos del campo, que es lo que toca…

Aprendiendo de Google

 

Una empresa pública no tiene porque diferir en su filosofía de emprendimiento demasiado de una privada. Lo único que la distingue es el capital que invierte en ella, por lo demás deberían ambas tener los mismos patrones de funcionamiento.

Google es una empresa privada que nació de generar el buscador más rápido y más eficaz del planeta, basado en un algoritmo tremendamente sencillo, pero uno de sus verdaderos y primordiales éxitos está en que han sido capaces de convertir su logo en el sinónimo de buscador. Nadie ya prácticamente, entiende la vida sin Google.

Sin embargo ha habido y hay otros buscadores, también tremendamente sencillos, y con unos resultados de búsqueda similares que no han llegado a cuajar. Es muy fácil, Google desde el primer momento ha tenido muy en cuenta eso de la identidad digital, y ha sabido hacernos asociar en nuestros pensamientos que decir Google es decir buscador, y ese desde luego ese es uno de sus grandes logros.

Por supuesto esto no sucede por arte de magia. Lleva detrás mucho trabajo, y desde luego comprender la filosofía de la red, de Internet, que a día de hoy, y aunque muchos aun no lo entiendan, es la herramienta de comunicación y de generación de identidad más potente que hay en el mundo. Nadie puede crear ya una identidad corporativa creíble y usable al margen de Internet, y eso Google desde luego “lo borda”.

Pero esa filosofía 2.0, que como digo, a muchos les cuesta aun entender, nace fundamentalmente de las personas y de la interacción entre ellas, y Google, lo primero que hizo fue utilizar el capital humano de la propia empresa –nadie mejor que nosotros mismos para hablar bien de nosotros mismos- para generar proyectos, aprovechando así el talento cercano – el más barato y normalmente el más fiable-, y no solo haciendo una escucha activa de los proyectos de sus propios empleados, sino, además permitiendo que los trabajadores de la empresa dediquen una serie de horas al mes al desarrollo de esas ideas, que son independientes del trabajo que hacen cada día, y que en su momento GOOGLE los ha integrado o los financiado como proyectos independientes.

Esto hace que, a la vez que se utiliza el talento de los propios trabajadores para generar riqueza para la empresa, también se incentive al empleado pues siente que su idea forma parte de la empresa, que se cuenta con él, con lo cual la motivación es muy alta para seguir trabajando, pues además del incentivo económico, que siempre es importante, se suma el incentivo de participación, y de que el grupo cuenta con ellos.

Obviamente, en GOOGLE, como en cualquier otra empresa, no todo lo que se ha puesto en marcha han sido proyectos exitosos, es más podemos comprobar que a lo largo de su andadura como empresa GOOGLE ha dejado por el camino muchos emprendimientos que se han quedado en agua de borrajas. Está claro que cuando un proyecto no cuaja es porque o no es bueno, o porque no es el momento de ponerlo en marcha, o porque es difícil de entender, o porque es innecesario, o porque simplemente no gusta a los usuarios. Sin embargo, frente a esa idea de que algo que no termina de funcionar es un fracaso, ellos han cambiado esa filosofía y lo han convertido en una prueba, con lo que la conclusión es que de un fracaso se sale maltrecho, pero de una prueba se aprende, y nos han enseñado que en una empresa, eso que llaman éxito no está basado en un gráfico continuamente ascendente, y a veces si que hay que ir hacia atrás para “coger carrerilla”.

Con todos estos ingredientes que la posicionan como un producto de alta calidad y excelencia, palabras que los que hacen empresa deberían repetirlas cada día, han tenido además, el acierto de ocuparse de una manera exhaustiva del cuidado de la imagen corporativa, con una política de comunicación cuidadísima, y siguiendo unas pautas prácticamente férreas a la hora de contarnos que estaban haciendo, como lo estaban haciendo, con quien lo estaban haciendo y cuáles son sus proyectos de futuro.

Lo cierto es que GOOGLE, a pesar de que nos guste más o menos el producto, o nos guste más o menos como utilizan la información que manejan sobre los usuarios, cosa de la que podíamos hablar largo y tendido, porque el tema da mucho de sí, es un ejemplo a seguir por parte del mundo de la empresa, en especial por aquellos que nos dedicamos a la comunicación, porque la innovación en la comunicación no está en el uso de las herramientas tecnológicas, sino en cómo se usan esas herramientas, y GOOGLE lo  ha sabido hacerlo mejor que nadie.

A mí, me gustaría que mi empresa, tomara apuntes de casos como este, porque ni siquiera la puesta en marcha requiere de unos conocimientos excepcionales, solo requiere un pequeño proceso de adaptación, y sobre todo entenderlo, porque cuando el capital humano, el conocimiento y las habilidades se alían seguro que se logra un buen proyecto. El dinero también es importante, pero solo, por mucho que haya no sirve absolutamente para nada. A los hechos me remito.

Son las diez de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 24 grados