Puigdemont: La Independencia soy yo

Puigdemont, el pequeño diletante de Alemania ha hablado. El Independentismo soy yo. Yo o la nada. Me cargo el partido o lo que haga falta. A Marta Pascal que la vayan quitando de en medio. Junqueras que siga en la trena, que le quiten el acta, y al partido que le den, que yo me creo uno nuevo este finde, solo con mis amigos.

En su espejismo de Juan sin Tierra vagando por Europa, este personaje, que pasara a la historia por sus dislates consentidos, escenificó ayer, en diferido, a través de terceros, que él – como Franco – no está sometido a los dictados del pueblo, sino que responde ante el mismo y ante la historia.

Solamente el hecho de pedir una votación aparte, para el solo, en el tema de la retirada del acta de los presos del Proces, en el Parlament, es ya una afrenta, no solo contra la democracia, sino contra todo lo razonable, y a pesar de los esfuerzos de Torrent, que haciendo encaje de bolillos, planteó una propuesta de sustitución temporal, que venía a ser un maquillaje de una delegación de voto, los partidarios del catalán errante, atendiendo a sus wasapeos, se plantaron en que a Puigdemont esto no le afectaba porque – atiendan al argumentario que es de aurora boreal – el ínclito no estaba en prisión. Solidario el chico, donde los haya. Con amigos como esos, a Junqueras no le hacen falta enemigos, ni siquiera el juez Llarena. Y como Cataluña hace mucho tiempo que se convirtió en un directorio donde se gobierna a golpe de capricho y amistades, la cosa acabó con el Parlament cerrado a cal y canto hasta septiembre, porque ya han cogido la costumbre, y cuando se les embrolla la cosa, cierran la casa de la soberanía popular y se quedan tan panchos.

La bronca del independentismo no es nada nuevo. Nunca hubo unión más allá de una huida hacia delante. Ya sabemos todos, las consecuencias que ha traído para los catalanes y para los propios políticos, que han llegado hasta la cárcel. Bueno todos, todos no, que Puigdemont y alguno más, se han colocado en modo “contigo en la distancia”, a salvo y con el botón del control remoto, haciendo y deshaciendo en función de sus propios intereses, que desde luego no coinciden en nada con los del pueblo catalán.

A Puigdemont le sobran todos, todos, siempre le han sobrado, salvo como instrumentos para su mayor gloria y desde luego para salvar su culo. Se basta con el mismo y unos cuantos lamebotas. Al más puro estilo del rey sol, o incluso faraónico, el de Gerona, se mueve cada día en su camino hacia la omnipotencia con la independencia como báculo.

¿Saben? La vida en Cataluña se ha convertido en los últimos tiempos en eso que pasa duramente, mientras Puigdemont se divierte, y lo peor es que muchos catalanes le siguen el rollo a este tirano de tres al cuarto, que no sé cómo no se le cae la cara de vergüenza viendo como sus compañeros de aventuras limpian los patios de las cárceles – ahora catalanas – mientras él retoza por Europa.

No queda ya relato razonable para el Proces. Puigdemont lo ha dinamitado desde Hamburgo haciendo caudillismo en vez de política, y la duda empieza a anidar en el corazón de los independentistas, que ya no saben si están asistiendo de un proceso de independencia hacia la república, o a un ejercicio de vanidad personal, con tintes más que autoritarios, cuyo fin es, que caiga quien caiga, se rompa lo que rompa y pase lo que pase, Puigdemont quede a salvo.

Cuando miro a Puigdemont me viene a la cabeza una frase de Kafka: “En ti observé lo que tienen de enigmático los tiranos, cuya razón se basa en su persona, no en su pensamiento” y también otra de Abraham Lincoln: “Es más fácil reprimir el primer capricho que satisfacer todos los que le siguen”

Son las diez de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 28 grados. Puigdemont: La Independencia soy yo

 

Anuncios

De Héroes y Villanos: Junqueras versus Puigdemont.

A vueltas con la investidura. El monotema, una y otra vez, el rayo que no cesa, la sombra permanente, la piedra en el zapato, la historia interminable, y no nos equivoquemos lo ocupa todo. Ya saben, cuando se habla de una cosa no se puede hablar de otra, y mientras las personas siguen desasistidas en sus necesidades.

El caso es que la trama de la investidura, porque tal vez esto se ha convertido en una confabulación de poder, donde poco importa ya ni la independencia, ni la dependencia, ni el estatut, ni la republica, ni el gobierno de Madrid o el de la Generalitat, nos hace seguir mirando al dedo en vez de a la luna.

¿Y quién pilota todo esto? ¿Va la nave sin capitán a la deriva? Pues, miren, tiene días, y la dirección pasa de unos a otros, a modo de asalto al timón. Incluso algunos días no hay nadie manejando el barco.

El último que ha conseguido el asalto a esta galera ha sido un preso – nada mejor para asaltar galeras – Junqueras, que con la ayuda del grumete Torrent, subió al palo mayor, ayer, al ínclito Puigdemont.

La cárcel es siempre un sitio hostil, pero allí, hay mucho tiempo para pensar, y un hombre con Junqueras con las neuronas medianamente ordenadas, con 24 horas al día dedicadas a darle vueltas al tema, me imagino que les es fácil cavilar ciento una estrategias para hacerse con el poder de una buena vez y colocar a algunos en su sitio, incluido a él mismo.

Está claro que la única vía que tiene Junqueras y ERC para poder, no solo salir de la cárcel, que ya es de una importancia vital, sino para que su partido no se desvanezca en mitad de este apocalipsis independentista, es apartar de la escena a Puigdemont, y evidentemente, se ha puesto manos a la obra. Ya tiene candidato a la investidura, Sergi Sabrià, licenciado en Ciencias Políticas, ex alcalde de Palafrugell, portavoz de ERC y diputado. Es totalmente leal a Junqueras y comparte con él el plan de evitar las elecciones, volver aunque sea de una manera coyuntural al la vía del Estatut, y sobre todo no perder la oportunidad de oro, que es la capacidad de formar gobierno, quitarse de encima el 155, y recuperar el control de los estamentos de poder de Cataluña y las cuentas. Y luego ya veremos.

Para hacer todo esto, ya cuenta con el beneplácito de Iceta, PSC y los comunes, y tal vez de la CUP, que desde luego no tiene el más mínimo interés en ir a elecciones, dado que ahora tiene poco músculo electoral. Ciudadanos queda al margen, es más probablemente aun no se han enterado de esta trama dentro de la trama, y el Partido Popular…, sorpresa, probablemente ,ya estén en este ajo. El escollo es Puigdemont, que aun mantiene una veintena de diputados fieles que impedirían la investidura de ese o cualquier otro candidato, distinto de él mismo. La mayoría del bloque independentista es ajustadísima y sin esos diputados, el plan cuasi perfecto que ha pergeñado Junqueras desde la cárcel, no puede prosperar.

Es curioso como la ambición puede nublar tanto la vista. Cuando la vida te da una baza de cartas buenas en mitad de una mala racha conviene jugarlas, y la capacidad de gobernar del bloque independentista es una muy buena mano de póker, porque si por un casual se convocaran nuevas elecciones, tal vez se volvieran las tornas, sobre todo, como decía al principio, porque el ciudadano ve con sorpresa, perplejidad y cansancio como nadie está hablando de sus problemas. Y en unas nuevas elecciones, donde el independentismo ya no es una novedad y ha sufrido daños, el ciudadano lo mismo ya no esta tan entusiasmado con la idea.

Puigdemont se equivocó fundamentalmente huyendo de la justicia, probablemente el error más grande que ha cometido en su vida. Los mensajes de Signal de ayer son la mera constatación de este error, de que no hay fuerza moral que legitime su vida en Bruselas mientras otros están pagando con la cárcel. Esa evidencia le coloca no solo lejos de su propio partido y de sus socios, le coloca a una distancia enorme de la realidad que vive la gente en su vida cotidiana. Cada vez se acerca más al perfil de un vividor, de un oportunista, de un villano, mientras la “causa” tiene un héroe mucho más útil para legitimar su historia, Junqueras.

Es curioso al final el independentismo lo va a matar los propios independentistas.

Son las nueve y media de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 3 grados. De Héroes y Villanos: Junqueras versus Puigdemont.

#Iceta : Lost In Translation

Cuando un político empieza a decir cosas etéreas y evanescentes, tales como estas palabras de Iceta en La Vanguardia: “Acercarme a la felicidad es mi gran meta”, es que se le ha acabado el discurso, no sabe dónde está y lo peor, no sabe a dónde va.

Iceta está haciendo una campaña electoral dando palos de ciego. Más o menos vamos a uno diario. Y además parece que está muy solo, porque en esos restos mortales del llamado Partido Socialista Obrero Español, que efectivamente no es el suyo, que él es del PSC – otro resto de un naufragio-, apenas hay nombres que se impliquen en esta campaña  con rima fácil y escatológica.

Y es que la tropa política de este país, salvo alguna excepción que otra, tiene la costumbre de lanzarse a las campañas electorales a pecho descubierto, confiando en su verborrea amigable, pero eso sí, sin consultar un solo dato.  No se han enterado -Iceta es un claro ejemplo-, que vivimos en la era de los datos. Si, eso que llaman big data, y que, por supuesto, ellos, a pesar de que probablemente sean capaces de citar esos dos términos juntos, no tienen ni idea de para qué sirve, como usarlo y rentabilizarlo. Si en vez de estar dedicados a colocar “gente de confianza”, pensaran en buscar gente que supiera de que va toda esta historia, no estaríamos escuchando a Iceta pedir indultos, guiñarle el ojo a ERC, hablar de independencia sin mencionar la palabra independencia – que mira que es barroco- o contarnos no sé qué milongas sobre felicidad etc.

Los datos dicen que el votante de Iceta no es independentista, y también nos cuentan que esos ciudadanos que podrían votar PSC pertenecen a lo que los catalanes del ADN puro, llaman charnegos o descendientes de charnegos. Datos que insisten en que, Iceta tiene más votantes potenciales entre hombres que entre mujeres, que ese potencial electorado está en la franja de edad entre 40 y 50 años, que están situados en los cinturones industriales de las ciudades grandes y fuera del entorno rural, que son de clase media y que están poco politizados y poco movilizados.

Pretender entrar en el electorado de ERC o de los comunes o de Podemos es prácticamente ciencia ficción, y es a lo que juega en esta campaña este político bailón. Iceta en su ignorancia de la nueva realidad social sigue pensando en izquierda y derecha.  No se da cuenta que, en Cataluña, y probablemente en el resto de España, ya no se juega en las elecciones por la izquierda o por la derecha.

Vivimos en un mundo conectado, donde la información, que a su vez se convierte en formación mientras sucede, hace que el elector, el ciudadano abandone eso de “soy de izquierdas y voto partido de izquierdas” o “soy de derechas y voto partidos de derechas” sin pensar en nada más, como si de una religión fuera. Ahora el ciudadano hace otros encajes y mezcla, y no se atiene a etiquetas preconcebidas y empaquetadas. Hemos pasado a valorar conceptos, propuestas o modelos diversos que dejan de tener ese color político uniforme al que estábamos acostumbrados, más en este caso, donde el foco de atención principal sigue estando en los términos independencia y no independencia, conceptos que no se pueden ubicar ni en la derecha, ni en la izquierda, y que a su vez se alimentan de votantes de ambas corrientes.

En la era de la semántica pesa mucho el significado de las palabras, que ahora ya no se pueden decir a la ligera, pues el ciudadano entiende, y si no entiende comparte con otros que entienden y explican. Eso desde luego tampoco lo sabe Iceta que anda perdido como Bill Murray en  “Lost In Translation” y pretende que su Charlotte sea Oriol Junqueras. Pero esto no es una película, ni estamos en Tokio, ni Sofia Coppola está sentada en la silla de la directora, ni Junqueras es Scarlett Johansson, ni Iceta es Bill Murray, esto es la vida real, y no te puedes perder en la traducción,   amigo Iceta, que no te veo yo el día #21D cuando tengamos el desenlace de estas elecciones del 155,  susurrándole al oído a Junqueras lo que le dijo Bill Murray a Scarlett al final de la película: Tengo que irme, pero no voy a dejar que esto se interponga entre nosotros, ¿vale? 

Son las cinco y media de la tarde. Llueve ligeramente en Madrid y la temperatura exterior es de 10 grados. #Iceta : Lost In Translation

Alcaldes dando la vara #Bruselas #Puigdemont  

La capacidad que tienen los independentistas para saltarse a la torera todo lo que se les pase por la cabeza es insospechada. Hoy tocaba dar la vara, y los alcaldes secesionistas han pasado de sus obligaciones, para pillarse un avión privado pagado por, probablemente, nosotros los contribuyentes – que no lo digo yo, que lo dicen unos cuantos que han cogido ese vuelo, en sus cuentas de twitter – y han tirado para Bélgica a ver al jefe.

Allí en un salón del BOZAR Centre for Fine Arts han hecho una ofrenda y oratorio al maestro de ceremonias, un Puigdemont ocioso y diletante – está en el paro y en busqueda activa de empleo- que ha pasado de poner de vuelta y media a Juncker a pedir ayuda a la Unión Europea para “la causa” – la coherencia nunca ha sido su fuerte-  terminando por – agarrense que vienen curvas – acusar a Rajoy de dar un golpe de estado.

Previamente a toda esta fiestuqui independentista “varada” – lo digo por lo de las varas de mando que no las sueltan ni en pijama- Ramón Tremosa, Jordi Solé y Josep-Maria Terricabras habían convocado a los parlamentarios y grupos del Parlamento Europeo, via email, usando la base de datos de los correos de ese organismo, porque deben pensar los ínclitos que esos datos los pueden usar cuando y como les de la gana, como hacen con todo. Vamos que han usado los datos para un fin distinto al suyo, con lo cual han cometido un nuevo delito. De incumplimiento en incumplimiento hasta el infinito y más allá.

También queda por determinar quién y con que se ha pagado el alquiler de la sala que fue reservada por el grupo de los Verdes del Parlamento Europeo, al que pertenece ERC. Les recuerdo que las asignaciones a los parlamentarios y grupos no pueden ser usadas para otros fines que no sean los que se detallan en la ley. Yo le he puesto unas letritas en twitter a @BOZARbrussels para que me cuenten quien corre con los gastos, no fuera a ser que me vengan a mi en la próxima declaración de la renta.

En fin, sigue la performance independentista, por llamarlo finamente. Me cuentan cuando estoy terminando de escribir este post que Romeva juega al ajedrez en la cárcel. Lo siento, pero no me lo creo ¿al ajedrez? Anda Ya¡¡¡

Son las ocho y media de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 5 grados. Alcaldes dando la vara #Bruselas #Puigdemont

Puigdemont : “De donde saca, para tanto como destaca”

Que tus avalistas en Bélgica sean un abogado de etarras que cobra 1000 euros la hora y un político neonazi no parece que sean las mejores cartas de presentación para sacar adelante una reputación dañada por una fuga, un delito de sedición, un delito de malversación y uno de rebelión. Bien pues esa es la situación de Puigdemont, que a estas horas disfruta de libertad vigilada mientras se encuentra a la espera de que se reúna la Cámara del Consejo, el tribunal de primera instancia, donde tendrá que comparecer en un plazo de 15 días. La verdad es que no creo que la reputación le importe demasiado, a pesar de que hay unas elecciones por medio. Lo que verdaderamente le interesa a Puigi and Co es salvar sus traseros, y a la vez hacer el mayor daño posible. 

Esta tarea le llevará probablemente a Puigdemont y los cuatro ex consellers a pasar una larga estancia en Bruselas, salvo que se le requiera en España por delito nuevo, que eso también es posible, pero del que hoy no toca escribir. Una larga estancia de 5 personas con abogados de 1000 euros la hora, y que desde luego no se puede permitir cualquiera, ni siquiera  hombres y mujeres con sueldos de ex presidente o ex conseller de la Generalitat.  

Lo primero que tiene que explicar Puigdemont a sus electores, pasados y futuros – ya que ha manifestado su intención de concurrir a los comicios del 21 de Diciembre – es de donde está sacando el dinero para toda esa fiesta que se está dando en Bruselas. Desde luego, mientras no se explique, está bajo sospecha no solo de los delitos que se le imputan, sino de la utilización de fondos de dudosa procedencia para pagar su aventura por las tierras belgas.  

No entiendo como a estas horas ningún líder político del PP, Ciudadanos o el PSOE han puesto este tema encima de la mesa. No entiendo tanto hablar de problemas políticos con soluciones políticas como ha hecho Pedro Sánchez ayer, cuando, Sánchez sabe, que se creó un conflicto político a medida con la independencia como percha principal, para tapar un delito de pasta, de corrupción, y si no lo sabe, cosa que dudo, que empiece a aprenderlo. Amen de que él ha apoyado la solución política, que es la aplicación del articulo 155 de la Constitución. 

No hay nada más vil que utilizar los sentimientos de las personas para fines propios, fines llenos de codicia y vanidades.  Se llama manipular, y eso es lo que ha hecho Puigdemont, su gobierno y sus socios durante este tiempo, generar una cortina de humo con una independencia que ellos mismos sabían desde el primer momento que no se iba a poder materializar, para tapar un saqueo en el que se han ido enriqueciendo. Y cuando el tema ha terminado por explotarles en la cara han huido, han hecho eso de “coge el dinero y corre”. Han montado una nueva performance  – en este tema son verdaderos especialistas – con unos aquí y otros allá, haciendo parecer a los de aquí mártires y a los de allá rescatadores.  

Hoy espero ansiosa un día más que alguien pida explicaciones a Puigdemont and Co “de donde saca para tanto como destaca”, porque esa es la historia, y menos lobos con la represión y la falta de garantías, que detrás de todo esto hay un tufo de codicia que “tira para tras”  

Son las once de la mañana. No llueve en Madrid y la temperatura exterior es de 10 grados. Puigdemont : “de donde saca para tanto como destaca”  

Algo huele a podrido en Cataluña #11Oct

Me temo que lo de ayer en el parlament tiene mucho de postureo, de performance, de puesta en escena. Esa sumisión de la CUP que se conformó con abandonar la sede parlamentaria y hacer un discursito, bastante flojo para lo que nos tienen acostumbrados, esos guiños entre Oriol Junqueras y la bancada de la CUP… No sé, no lo veo… y lo que sí percibo, es que esto estaba pactado de antes, un hoja de ruta donde se pone al gobierno de España en el disparadero, para que suspenda la autonomía, y entonces será cuando ellos echarán toda la carne en el asador, en modo mártir, agobiados por el peso de “un estado opresor”, que es lo que buscan vender a la comunidad internacional.

Mucho me temo que no hay mucha ruptura entre JxSi, ERC y la CUP, todo lo contrario, siguen juntos y en la misma dirección, esperando que el gobierno de España haga lo que tiene que hacer, porque no le queda otra, y entonces es cuando empezará su fiesta, su fiesta… que no la nuestra. Será entonces, cuando acudan a la calle de nuevo, para explicarles a la gente que estaban dispuestos a dialogar, a ser los buenos de la película, y que  “los malos”, el gobierno de España, no ha querido entablar esa conversación.

En un juego continuo de posverdades – antes llamadas mentiras – van envolviendo todo el camino, y en él nos están llevando a todos. Esto no es una tregua para el dialogo, es una trampa, de la que difícilmente puede salir el estado, sin sufrir daños.

Hay muchas señales en el cielo que dicen que no van a dar marcha atrás, para empezar el 1 de Enero de 2018 se levanta el secreto bancario en Andorra, y eso a los “independentistas de salón y billetera” les va a traer consecuencias nefastas, si para entonces, no controlan la situación, ya que detrás de todos estos sentimientos implantados en la gente sobre libertad e independencia, hay un interés espurio y siniestro de salvar sus propios culos apestados por la corrupción de muchos años. Algo huele a podrido en Cataluña, y el hedor ahora está tapado con el perfume barato de la independencia, pero no durará mucho, antes o después nos daremos cuenta. Espero que no sea tarde.

Es la una y media de la tarde. Sigue sin llover en Pozuelo y la temperatura exterior es de 25 grados. Algo huele a podrido en Cataluña