Fracaso escolar, fracaso de todos

Si nos fijamos todas las leyes de educación, que desde1985 se han promulgado en nuestro país, vemos que han sido hechas por  el PSOE,  pero también cabe destacar que el Partido Popular no ha derogado ninguna de ellas cuando ha tenido la responsabilidad de gobernar. Además es importante fijarse en que desde el comienzo del siglo XXI, según el  Ministerio de Educación, el presupuesto para educación en nuestro país  ha tenido un aumento  del 76% y se han duplicado las becas e incrementado el gasto medio por alumno. Sin embargo a pesar de estos incrementos económicos, vemos que no se ha paliado el fracaso escolar, y que el nivel cultural de nuestros estudiantes, que está situado en los puestos más bajos de la Unión Europea.

Ahora, estamos asistiendo a un nuevo debate político sobre la educación en nuestro país, y ahí radica el principal problema. Trabajamos una y otra vez, cuando hablamos de educación sobre debates ideológicos de partidos, y por ahí no vamos a ninguna parte. La educación es otra historia, y no puede ser manejada por unos y otros como arma arrojadiza dentro de programas políticos o como moneda de cambio. La educación tiene que estar dentro del marco del esfuerzo, del desarrollo del talento, de objetivos de excelencia como metas, de la evaluación continua sobre la asimilación de los conocimientos que se imparten, por supuesto del respeto hacia aquel que enseña y del que aprende. No tiene porque ser divertida, ni lúdica, algo que escucho incesantemente, pero tampoco pesada o aburrida. La educación es educación y debe residir en saber, ser hábil, conocer y aplicar, y para eso desde luego hay que alejarse de todo lo que hemos visto hasta ahora, y sobre todo generar un pacto entre todos, en la que a partir de ya, los sistemas educativos se diseñen para aprender y enseñar.

Hay que sacar mucha política de las aulas y llenarlas de matemáticas, de lengua, de historia, de cultura clásica, de geografía, de habilidades, en fin… hay que llenarlas para lo que una vez estuvieron pensadas, de conocimiento y de desarrollo de talento.

Mientras, si no enmendamos esta trayectoria tan errática que llevan los sistemas educativos de nuestro país, no habrá mucho futuro para nuestros jóvenes.

Hace unos días comentaba con mi amigo Urrechu, en una de esas sobremesas largas en su “casa”, que si ahora a la edad que tenemos nos dieran la oportunidad de pasar 20 años formándonos, sin más responsabilidad que esa, sería el mejor regalo de nuestras vidas. Pues bien, un joven desde que empieza hasta que acaba su periodo formativo esencial pasa casi 20 años dedicado exclusivamente a esa tarea, ocho horas diarias, cinco días a la semana… tanto tiempo… Así que ¿cómo, después de tan largo periodo seguimos con esos resultados tan desastrosos?  Haceros esta pregunta, porque la respuesta es algo más que tenebrosa.

Desde 1985, fracaso tras fracaso, y ahora ¿lo único que nos preocupa, que genera debate, que nos exalta, que nos desquicia es si la educación se imparte en una u otra lengua? Realmente somos una pandilla de imbéciles… incluida una servidora, que alguna vez también ha entrado “al trapo” de tamaña estupidez. Algo para pensar en ir solucionando rápidamente… porque el fracaso escolar es un fracaso de todos.

Son las dos de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 6 grados.

Votos por Suspensos

El informe de la Unesco sobre los resultados del sistema educativo español nos dice que algo va mal, pero que muy mal. Nuestro país es el tercero en eso dejar colgados los libros, y los chicos y las chicas abandonan sin terminar ni el bachiller, ni la FP. Eso demuestra claramente que el sistema educativo que tenemos en vigor no funciona y que además, lejos de los sucesivos gobiernos, tanto del Estado como de las Comunidades Autónomas, de haber puesto remedio a este asunto, lo han estado tratando como un asunto puramente político, donde los unos y los otros han puesto, desde luego, todo su interés en ver quien se hacía más daño. La educación, que como otras materias fundamentales, debería haber sido siempre un asunto de consenso, ha sido desde luego todo lo contrario. Y de aquellos barros, estos lodos. Aunque a ellos poco les salpica este lodazal en el que andan nuestros jóvenes metidos, pues me temo que los consideran como eso que suele decir “daños colaterales”.

Tanto el PSOE, como el PP, y como los distintos partidos nacionalistas que han detentado el poder en algún momento determinado de estos últimos 10 años, han dejado de lado, temas tan fundamentales como la reforma de la Formación Profesional, han despreciado claramente las humanidades dentro de los distintos programas educativos que hemos estado contemplando, y han usado a los niños y a las niñas como si fueran de goma, cambiando de sistemas altamente permisivos con las faltas a clase y las malas calificaciones, a sistemas endurecidos y rígidos, que tampoco dan buenos resultados. La inversión en investigación ha sido mínima, recortándose una y otra vez, tanto por el PSOE como por el gobierno actual. Y en este tintero no me dejo tampoco a IU, que a pesar de no haber tenido responsabilidades de gobierno, han fomentado también el clientelismo político a través de propuestas educativas que rayan con lo absurdo.

Un país que no se molesta por generar un buen sistema educativo, al margen de tendencias políticas, y que no fomenta la investigación está condenado al fracaso, al paro, a la emigración y al desastre. Y por ese camino vamos, si la Administración actual no enmienda las cosas, y se pone manos a la obra,  y la oposición deja a un lado sus intenciones aviesas de poner palos a las ruedas a cualquier programa que ponga en marcha este gobierno, por muy razonable que sea

El Ministro Wert, además de preocuparse por los recortes o por la lengua, debería dar un paso al frente y acometer la reforma educativa tan necesaria en estos momentos, porque por eso, desde luego, y si lo hace bien, si pasará a la historia, que lo demás son meras anécdotas, que se quedan en eso, en rifirrafes verbales, que por cierto le dejan en una situación comprometida y complicada.

La educación no sirve ni para españolizar, ni para catalanizar, ni para demás zarandajas. La educación es la vía del desarrollo del talento, de las capacidades, de la excelencia de las personas que conforman un país, y eso me temo, o lo desconocen algunos o lo que es peor, quieren desconocerlo.

El resultado está en el informe: Estamos cambiando votos por suspensos y así nos luce el pelo

Son las dos y cuarto de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 15 grados.

¿Preguntas o afirmaciones?

Estas han sido las preguntas que le han hecho al Presidente en “Tengo una pregunta para usted”:

Javier Elvira sobre la crisis económica y por qué el presidente no previó estas difícil coyuntura, con sus asesores, y le pregunta tambien si va a despedir a esos asesores.  Javier, de Pamplona y casado con 49 años, le pregunta si es consciente del drama humano que ocasionó por su falta de acierto político o de su transparencia a la hora de comunicarla.

Enrique, de Mijas, pregunta si, de verdad, nadie previó lo que se avecinaba.

María José, la primera de las personas paradas entre el público que toma la palabra, pregunta al presidente que no le tiene que hacer una pregunta, aunque espera que el presidente sí tenga «una respuesta para ella».

Teodoro, de 66 años y jubilado, traslada una «pregunta que está en la calle» sobre el dinero que el Gobierno ha concedido a los bancos y cajas, y se reitera en la pregunta, porque no lo ve claro

Reyes dice una pregunta directa: «¿Hasta cuándo va a durar esto?

Rafael, continúa con la crisis: «¿Si pierdo mi trabajo en tres meses, le vengo a pedir trabajo a usted?.

José, restaurador de Valencia, lanza el primer interrogante con chispa: «¿Si ustedes incitan al consumo de productos nacionales, por qué utilizan los políticos coches como Audis o Mercedes, y no un coche nacional como el Seat Toledo?».

Un ciudadano le pregunta sobre su gesto de quedarse sentado en el desfile de las Fuerzas Armadas al paso de la bandera norteamericana.

Rafael pregunta porque España comercia con armas y exporta armas

¿Cuál ha sido su mayor error en esta legislatura», pregunta Jaime de Getxo, «cansado de escuchar criticas entre Zapatero y Rajoy

Izaskun, soltera de 32 años, de Madrid y con síndrome de Down, pregunta porque no se está cumpliendo la ley de dar un puesto de trabajo a personas con discapacidad.

Nini, madre divorciada, se preocupa por la educación de los niños y el fracaso escolar. ¿No cree que se deberían tomar medidas urgentes sobre todo para resolver la violencia entre escolares?

Ejecutiva de cuentas, Virginia, de Santurce, toca el tema de la violencia de género, con resultados «nada buenos». ¿Qué está fallando.

Begoña, de Portugalete, le pregunta por el motivo que le roba el sueño, con tres millones de parados que no concilian el sueño por su situación.

Agente de viajes, originaria de Angola pregunta si, tras la grave situación económica, se le ha pasado por la cabeza dimitir.

Parada, Logroño Cuando prometió los 400 euros yo estaba cobrando el paro y me enteré que no tenía derecho a cobrar esa medida. Explíqueme por qué

Juan Antonio, delegado comercial también de Portugalete, pregunta por las personas mayores de 55 años que van al paro procedentes de las pymes, con un horizonte de sólo dos años cobrando la prestación. ¿para cuándo la ley aprobada en el Pacto de Toledo que contemple todas las aportaciones del trabajador a la Seguridad Social?

Un pintor, Joaquín, dice cuántos amigos suyos más van a tener dificultades para llegar a fin de mes

Juan, de Málaga, se muestra sorprendido por la contundencia del presidente, pero le recuerda que Rubalcaba dijo, tras el 11-M, que «España no merecía un presidente que nos mintiera» y la vincula a su promesa de pleno empleo.

Un ciudadano le demanda la fecha sobre cuándo va a aprobar el aborto en España

Javier, sacerdote le pregunta por el embrión y si piensa que el feto es un ser humano o no.

Rosa no comprende que existan distintas cartillas de vacunación en la cartera de servicios de las distintas autonomías

Diana pregunta porque critico el Plan de Bolonia y ahora lo apoya

María Alba pregunta porque no se ocupa más el gobierno de que se paguen las pensiones de alimentos de los hijos

Paula, estudiante, le pregunta al presidente que pregunta se haría él mismo y cual sería el consejo que daría los estudiantes

Y como se supone que los protagonistas del programa son los ciudadanos, yo me he fijado más en las preguntas que en las respuestas. El Presidente debería hacer lo mismo y reflexionar, por lo menos.

Son las doce menos cuarto de la noche. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 3 grados. Pensemos… a hay preguntas que encierran afirmaciones, y esta noche ha habido muchas. Basta con leer las etiquetas de este post para saber que nada va bien.