#EuroTonto #Puigdemont #21Oct

Hoy he acuñado un hashtag nuevo en Twitter,  #Eurotonto: Dícese de aquel que pide asilo político en la sede de la Unión Europea, y a continuación dice que Europa es una mierda. Eso es lo que hizo ayer Puigdemont.

Se me hace bola hablar del tipo, pero es una realidad insoslayable. Ahí está. El diletante que fotografía rosas, calles, puentes, arco iris,  y sobre todo al él mismo por los barrios de Bruselas. El diletante, que tira contra el rey con pólvora del rey, jugando a Harry Potter entre truco y truco, o a el catalán errante… por supuesto solo por unos días… porque este vuelve, vaya que vuelve antes de las elecciones del #21O.  Al tiempo, y a tiempo de liarla parda, que es su especialidad últimamente.

Aunque hay reconocerle algún mérito, porque desde luego en enredar sí que es un artista. Su estrategia, su  plan,  solamente es eficaz en este mundo de tolerancia infinita e inmaduro en el que vivimos. Las piruetas del pequeño supremacista serían impensables en otros tiempos. Esa declaración de independencia intermitente – ahora sí , ahora parece que sí, ahora no, ahora parece que no – , ese discurso en el que entre párrafo y párrafo dice una cosa y la contraria, esa posición de mártir-presidente de Cataluña en ese exilio de mentirijilla, esos políticos presos por intentar, ni más ni menos que dar un golpe de estado, que él convierte con su magia populista en presos políticos sufrientes y dolientes…, esa tontería, en definitiva, que lleva encima el personaje, solo puede darse en un mundo absurdo que ha perdido las ganas de ser serio, que ha perdido los principios, y él lo sabe. Vaya si lo sabe. El es uno de los que ha contribuido a crear esa sociedad catalana que no ve al rey desnudo, que cree que el mana caerá del cielo, y que por creer, si lo dicen los líderes independentistas, son capaces de creer en los reyes magos. Una sociedad que ha decrecido, que ha pasado de la edad adulta a la adolescencia, a la falta de criterio, a la fantasía frente a lo real, al mundo de los unicornios, y ellos, los independentistas con Puigdemont a la cabeza lo tienen muy claro, porque este es su “muñeco”, su “Frankensteincreado para este fin.

Tal vez deberíamos pensar no tanto en Puigdemont y sus secuaces, sino, cómo hemos llegado hasta aquí y cuáles son las causas. Porque no les quepa duda que habrá gente que les vote de nuevo, algo que nos parece absurdo a los que estamos fuera de los “encantamientos” de estos personajes, y que nos damos cuenta que todo forma parte de una situación irracional que no lleva a ningún lugar posible, salvo a ellos mismos y a sus amigos. Eso sí, ellos van a “salvarse”.

Hay que romper esa siniestra magia del adoctrinamiento en el que vive la sociedad catalana y eso no se hace solo con el artículo 155. Hay que ponerles la lupa encima, la máquina de rayos x, y mostrarle a los catalanes que esta gente son “unos piernas” que solo quieren perpetuarse en el poder a costa de la calidad de vida de los ciudadanos y ciudadanas. Han creado  un río revuelto a su medida,  donde ellos son los pescadores, y los peces que van a ser pescados, son los catalanes y catalanas, que ya están pagando caro estos juegos de manos – juegos de villanos – de esta “pandi” de desaprensivos que duermen caliente, comen caliente, visten caliente, y se divierten también “caliente” (sobre estas diversiones en “caliente” escribiré otro post cuando toque)  del esfuerzo y trabajo de  todos nosotros, pero siempre contra nosotros. Es curioso ¿verdad? … Parece mentira ¿A que si? Pues está pasando delante de nuestras narices, en nuestro país, en nuestra casa y en pleno siglo XXI…

Son las once de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 6 grados #EuroTonto #Puigdemont

Puigdemont: Del Autogobierno al autogolpe de estado #DUI

Ayer por la tarde Puigdemont nos ofreció otro espectáculo que se fue extendiendo hasta bien entrada la madrugada. Si esto verdaderamente, no fuera un drama, en el que pagaremos las consecuencias todos, en menor o mayor medida, daría para hacerse unas risas pues la situación que se fue dibujando a lo largo de todo el día de ayer, podría calificarse de patético-hilarante.

Poco antes de las dos de la tarde, el equipo de Santi Vila ya daba por hecha su salida del govern junto con Meritxell Borras. De hecho, Santi Vila ya había manifestado el martes su intención de abandonar el govern, si no se convocaban elecciones y se pretendía declarar la independencia. En la misma postura estaban también los consejeros Toni Comín (Sanidad) y Carles Mundó (Justicia) que apoyaban unas elecciones constituyentes frente a una declaración de independencia.

Pero la situación de Cataluña es una anomalía desde hace unas semanas, tal vez incluso viene de antes. Escribía en este blog, y también en twitter, que Cataluña se ha convertido en un directorio de opereta, al margen de las reglas democráticas, donde gobiernan también los no electos. Pues bien, desde ayer queda claro que no solamente participan en el gobierno aquellos que no han pasado por las urnas en ningún momento, sino que pilotan el proceso de independencia. Ordenan y mandan, y Puigdemont es ya solo un presidente “de pega”.

La reunión de anoche, que por supuesto, transcurrió mucho más que tensa, entre litros y litros de café, con entradas y salidas de Puigdemont de la sala para “hablar por teléfono”, y por cierto, convocada a instancias de Santi Vila, pues en ella pretendía presentar y hacer pública su dimisión, fue la materialización del poder de Omnium y ANC frente a la debilidad del govern, y la inexistente influencia ya del PdCat.  En ella no se despejaron las dudas, salvo el ejercicio de poder de los no electos. No se llegó a ninguna conclusión sobre si se votará o no la independencia de Cataluña en el Parlament – desde luego esta tarde no – ya que tampoco tienen claro, quién y quién no votaría esa declaración. Tampoco se dilucido una clara unidad de criterio sobre lo que hacer y lo que no hacer. En alguna de las múltiples conversaciones se mencionó la palabra abismo y vértigo. Se habló de los presos políticos, y de que con esa situación no se iba  hacer pública ninguna dimisión que mostrará debilidad del proceso y del propio govern. Oriol Junqueras se mantuvo casi todo el tiempo al margen y en silencio. El ya, sin consultar con nadie, había hecho unas declaraciones en Associated Press donde dejaba claro que era independencia o independencia.

A estas horas Puigdemont, que ha sido capaz de hacer una de las piruetas políticas más espectaculares de la historia reciente: Cambiar el autogobierno por el autogolpe de estado, ha vuelto a convocar a su directorio con Omniun y ANC a la cabeza, por supuesto, faltaría más. Tal vez, anoche no terminó de volar todos los puentes, y le queda alguno más que hacer saltar por los aires, o le queda pegarse algún tiro más en el pie

Son las diez y media de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 15 grados. Puigdemont: Del Autogobierno al autogolpe de estado.