Acabar con la prostitución depende ti #Hombres

¿Saben una cosa?

Es imposible educar a nuestros niños y niñas en igualdad mientras las ciudades, las carreteras y los pueblos estén llenos de prostíbulos.

La prostitución existe, está ahí, a la vista. De momento parece que estamos muy liados con los temas personales de los políticos, y que no corre prisa atajar esta lacra que somete a miles de mujeres a la vejación de vender su cuerpo, con los correspondientes intermediarios. Ya saben eso que vulgarmente se llama un chulo.

La prostitución es la máxima expresión del machismo, donde el cuerpo de una mujer se pone en alquiler por horas para satisfacer el deseo sexual del varón. Algo que parece inaudito en pleno siglo XXI, pero que la mayor parte de la gente no tiene en cuenta pensando que eso forma parte de la normalidad. Y verán como esa normalidad no es tan normal valga la redundancia.

Miren, nadie quiere que su hija sea puta, ningún padre, ni ninguna madre quieren eso para su hija. Sin embargo, hay padres que no solo consumen prostitución, sino que animan a sus hijos varones a que se inicien en el sexo a través de la prostitución. ¡Que contradicción más grande! Algo que se supone terrible para una hija, se ve en cambio bueno para un hijo. Eso es machismo en toda regla, y eso está pasando.

Me dirán ustedes que el mundo está lleno de problemas, y que la prostitución, y como consecuencia de ella, la trata de mujeres y niñas, se escapa a nuestra voluntad de arreglar las cosas.

Se equivocan, se equivocan de parte a parte. La prostitución existe, y además crece, porque hay hombres que compran y alquilan a diario a mujeres. Así de fácil. No hay otro motivo. No es un problema ni de armas, ni de materias primas, ni de especulación, ni de economía, aunque esta actividad mueva mucho dinero. No, es simplemente un hecho que realizan los hombres a diario en todas partes del mundo.

Y como no es un problema complejo, la solución tampoco es compleja. Es tan sencilla, como que, a partir de hoy, ningún hombre vuelva a comprar el cuerpo de una mujer. Son los hombres los que demandan esta mercantilización tan abyecta de las mujeres, algo que no quieren para sus hijas, como les decía, algo que no querían ni siquiera para ellos mismos. Esa demanda diaria es lo que alimenta las redes de proxenetas, las mafias de trata de mujeres y niñas, en definitiva, un modo de esclavitud.

Siempre he reclamado la colaboración de los hombres para acabar con la desigualdad y la discriminación. En este caso no solo la colaboración es necesaria, es algo que solo pueden hacer ellos. Si eres hombre y me estás leyendo ahora mismo, que sepas que acabar con la prostitución, depende de solamente de ti.

Son las siete de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 13 grados. Acabar con la prostitución depende ti #Hombres

Anuncios

Estudio Gender Monitor: Mejoramos … solo un poco y no en todos los ámbitos

Se ha publicado el informe ESADE GENDER MONITOR  de este año. Un barómetro sobre la igualdad en las mujeres directivas o que aspiran a serlo en el entorno laboral, realizado por la escuela de negocios ESADE,  y las conclusiones son para reflexionar un rato.

Por ejemplo nos encontramos con que  el 66% de las mujeres ya en la dirección opina que el apoyo de compañeros, jefes y otros profesionales de sus entorno han sido esenciales para llegar a esos puestos de responsabilidad, pero solo el 15% de ellas han tenido el tiempo necesario para hacer esas relaciones .

Este estudio se realiza cada año a más de 500 directivas en relación a las políticas de igualdad de sus compañías y a los principales retos pendientes, y uno de ellos que pone en claro este informe es por ejemplo,  el de la maternidad.

Fíjense. Dice este estudio que la maternidad supone un obstáculo para el 24,5% de las directivas con hijos, y este porcentaje se reduce a la mitad con las profesionales que no los tienen, y donde saltan todas las alarmas es en el colectivo de mujeres que tiene hijos pero no viven en pareja. Dudo mucho que estos porcentajes de preocupación sean los mismos en los hombres frente a la paternidad.

Estas mujeres del estudio ESADE GENDER MONITOR, también nos dicen que hoy por hoy  no existe paridad en los Comites de Direccion de sus compañías. Opina eso un 75%

Es verdad que crece, en relación al año pasado la implicación de la Alta Dirección, pero se echan de menos planes mejor orquestados, especialmente en relación a paquetes de medidas para la conciliación de la vida familiar y privada con la profesional. Si bien la conciliación sigue apareciendo en este estudio como la segunda barrera más habitual en las carreras de las mujeres, las compañías priorizan de momento la formación en conocimientos y habilidades,  y el reclutamiento y selección de talento femenino.

Este estudio también nos dice que las mujeres encuestadas consideran, en un 63%, que los hombres con responsabilidades que deciden conciliar encuentran las mismas o más dificultades que ellas. Esta es una información interesante, porque rompe con la idea tradicional de que la conciliación sea un asunto de mujeres. La conciliación de la vida privada y familiar y el cuidado de la vida apuntan, según los resultados de este informe, como una inquietud compartida entre mujeres y hombres que demandan soluciones creativas a las empresas.

Qué duda cabe que hay mucho por hacer, y desde luego este estudio nos muestra aun a las mujeres están fuera del poder y de la primera línea: los consejos de administración y los comités de dirección de las empresas. Las empresas siguen siendo un nicho de poder masculino, y mientras suceda esto no avanzamos, no digo las mujeres, me refiero al país, a todos y todas, porque no hay nada más frustrante que quedarte siempre a las puertas y no llegar nunca, a pesar de tener talento sobrado y reconocido, y las que se frustran, abandonan. No le pongan faldas y tacones a ese abandono, véanlo solo como pérdida de talento, porque cuando dentro de unos años no se produzcan los avances deseados en la economía, en la ciencia, en la cultura… deben preguntarse que paso con ese talento de las mujeres que tiramos a la basura … Piensen en ello esta semana

Son las dos de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 18 grados. Estudio Gender Monitor: Mejoramos … solo un poco y no en todos los ámbitos

Vamos a dejarles espacio… que nos conviene 

Saben una cosa

Parece que las mujeres tenemos tendencia a pensar en todo de continuo, a  meter todo lo que nos rodea en nuestra cabeza para así que nuestra casa y nuestra familia funcione. Un hecho al que yo tampoco puedo muchas veces escaparme. En cantidad de ocasiones me he sorprendido pensando en mitad de una reunión de trabajo si habrá pan para la cena, si he llamado el fontanero, si mis hijos habían hecho los deberes, si había pedido cita para el medio o si había hecho una transferencia para pagar un viaje de vacaciones. Si, porque las cosas hay que pensarlas primero antes de hacerlas.

Bien pues todo esto supongo que también le ha sucedido a Emma, una ilustradora, que ha publicado un cómic que en poco tiempo se ha convertido en un hecho viral en las redes sociales, y que con el denuncia que las mujeres tenemos esa tendencia a pensar en todo, porque nuestras parejas hacen lo que vulgarmente se llama pasar del tema, y lo han hecho tantas veces a lo largo de nuestra convivencia, que eso de pensarlo todo ya nos sale casi sin quererlo.

Esto no es nuevo y está descrito por sociólogos. Susan Walzer ya lo publicaba en un estudio titulado Thinking about the baby, donde se pone de manifiesto que las mujeres tienden a organizar y preocuparse por los asuntos domésticos mucho mas que los hombres. El caso es que las mujeres vivimos marcadas por esos pensamientos continuados sea cual sea la etapa de nuestra vida, porque esto pasa cuando vivimos en pareja, cuando tenemos novio, cuando somos madres y cuando no lo somos, y aunque el fenómeno se percibe de una manera distinta en cada etapa de nuestra vida, esa manía, vamos a llámalo así, esta ahí

Precisamente esta ilustradora Emma describe en su comic como las madres que acaban de tener un hijo quedan atrapadas mentalmente por el hijo, y tanto durante la baja maternal – que suele coger ella – como cuando vuelve al trabajo, empieza a generar dinamicas distintas que las del hombre, que obviamente que incluyen a ese hijo, mientras, como digo el hombre vuelve al trabajo, haciendo exactamente lo mismo que hacia antes de que naciera el bebe.

Asi que esto hay que ir solucionando, y en parte la solucion esta en nosotras mismas. Tenemos que dejar de pensar en todo continuamente y dejar de organizarlo todo, porque la pasividad del otro lado, seguro que se acaba cuando se les deja que ellos empiecen a ser pensantes y no solo meros ejecutantes. Hay que dejar espacio al otro, aunque las cosas no se hagan de la misma manera que creemos nosotras que deben ser hechas… hay muchas maneras de hacer una cama, o de ir a la compra, aunque también hay que decir que  solo hay una manera de sacar la basura y es sacándola…

Eso de estar pensándolo todo no es un rasgo femenino como dicen por ahí algunos machistas, de eso nada, es un deje que hemos adquirido a fuerza de tener que ocuparnos de todo lo del hogar, así que como no va pegado a nuestra piel de mujer, es fácil de desprender, vamos de dejarlo, y empezar a que cada quien en la familia gestione su tareas, y las tareas comunes se planifiquen y se adjudiquen en voz alta entre los dos. Eso que tan bien se da en la empresa, en el trabajo en equipo entre iguales, vamos a llevarlo al ámbito domestico. Porque en la casa no hay jefe, son dos iguales llevando adelante un proyecto entre iguales. Piensen en esto esta semana

Es la una de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura es de 36 grados. Vamos a dejarles espacio… que nos conviene

¿Porque vamos a tener que esperar 170 años para conseguir la #Igualdad?

5050

Saben una cosa

Según la Organización Internacional del Trabajo, si la participación de las mujeres en la economía fuera equiparable a la de los hombres, el PIB mundial aumentaría 26 por ciento en el 2025. Sin embargo, si seguimos a este ritmo, el Foro Económico Mundial asegura que tardaremos 170 años en alcanzar la plena igualdad entre ambos sexos.

Lo que me lleva a preguntarme, y a que se pregunten ustedes… porque vamos a tener que esperar tanto tiempo… 170 años… cuando el beneficio está a la vista.

Es tan estúpido todo esto. Es como tener dinero para compra una buena casa, y decir, no, prefiero seguir viviendo en esta vieja casa incomoda… Todo el mundo pensaría ante un hecho así, que o no se está bien de la cabeza, o que  esa persona tiene una vena masoca.

Pues bien con la igualdad de género sucede exactamente eso. Tenemos al alcance de nuestra mano, conseguir esa igualdad, las leyes están hechas, solo falta que la sociedad se dé cuenta, de  que esa desigualdad no nos conduce a  nada bueno, empezando por la violencia de género, que sacude día a día a las mujeres, u otros temas, que realmente deberían producirnos vergüenza, que sucedan en una sociedad avanzada en pleno siglo XXI, pero además teniendo a la vista esa mejora del 26 por ciento del PIB, no me cabe en la cabeza, como alguien o algunos puedan resistirse, de esa manera tan obcecada al progreso, si amigos y amigas porque la igualdad entre hombres y mujeres, es una cuestión de derechos humanos, pero también de progreso.

Aunque tal y como están las cosas, parece que los seres humanos de este planeta optamos por ir en carreta y a paso d’huomo que dicen los italianos, en vez de alcanzar la velocidad de la luz que nos daría la igualdad de genero. Ya ven, ya ven ustedes,  los humanos  parece que somos así.

Es la una y media de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 18 grados ¿Porque vamos a tener que esperar 170 años para conseguir la #Igualdad?

 

Algunos que dicen que tenemos mucha prisa por mandar … #Mujeres

wecandoit

Me decía el otro día un amigo, si de esos que te explican las cosas que te sabes al dedillo, pero que insisten en explicártelas,  que las mujeres no ocupamos posiciones de liderazgo porque aun no hemos tenido tiempo, que las cosas pasan cuando tienen que pasar, y que tenemos mucha, demasiada prisa por mandar, cuando, según él, y siempre según él, tal vez la sociedad  no está aun  preparada.

Como a mi también se me da bien explicar las cosas, no pude por menos que decirle que esto no es una cuestión de tiempo ni de escalafón, y que si quiere ver a sus dos hijas, porque tiene dos hijas mi amigo, ocupando el puesto que se merecen por su talento, hay que transformar la sociedad, y que eso solo se puede hacer desde el liderazgo,  quienes lo ejercen movilizan recursos, gestionan poder, inspiran a las personas, y pueden conseguir  cambios importante en la sociedad, y por supuesto también en las cuestiones de género.

Por eso que las mujeres ocupen cargos directivos, de toma de decisión, de poder en el sector público y privado, que sean referentes y líderes  debería ser ya una prioridad en las agendas de los políticos y políticas de nuestro país.

Algunos problemas, como la brecha salarial, el desprecio, el mal trato, o control  de los chicos sobre las chicas, los abusos sexuales en el trabajo, u otros  mucho graves como la violencia de género, estarían en vías de solución son una sociedad donde los liderazgos estuvieran repartidos por igual entre hombres y mujeres.

Los referentes de mujeres en el poder son cada vez mas necesarios para hacer un sociedad mas justa, y donde la igualdad no sea, como siempre una asignatura pendiente y de menor importancia. Sino las hijas de mi amigo y las de ustedes, ya pueden estudiar 8 carreras, 20 masters , 11 idiomas, que no pasaran del segundo o tercer nivel como mucho, y además tendrán que soportar la secuelas de esa falta de liderazgo, las citadas antes, violencia de genero, brecha salarial, abusos, desprecio, etc etc… Yo creo que es para pensárselo antes de decir que lo que nos pasa es que tenemos mucha prisa por mandar.

Son las 9 y media de la mañana . No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 8 grados . Algunos que dicen que tenemos mucha prisa por mandar

En el #DiaDeLaMujer #EllasYEllos : La Máscara en la que vives

“Eres un marica”, “échale huevos”, “deja de comportarte como una mujer” , “nenaza”. Estas frases las hemos escuchado una y otra vez en el lenguaje que usan los hombres entre ellos, e incluso de mujeres hacia los hombres. Según los expertos, estas ideas además de comunes también son perjudiciales. En el  documental titulado The mask you live in (La máscara con la que vives) se ve claramente que tipos de problemas sociales están causando estas actitudes en los Estados Unidos con esto que podemos llamar“masculinidad tóxica”.

The mask you live in es más que una película, es un movimiento”, asegura la directora de la cinta, Jennifer Siebel Newsom, conocida por otro documental en el que trataba la figura de la mujer en los medios: Miss Representation.

En esta ocasión Newsom se centra en los hombres y lanza una reflexión: “¿De qué manera estamos saboteando a nuestros pequeños? No resolveremos nunca el problema de la diferencias entre sexos si no nos paramos a evaluar el impacto de las expectativas culturales que inculcamos a los niños que un día serán hombres”.

La idea del nuevo film surgió cuando Siebel se quedó embarazada de su hijo Hunter. Cuando éste nació había un pensamiento que no paraba de rondar la cabeza de su madre: “¿Llegará a ser una persona sensible y compasiva, o una parodia de la masculinidad, limitado por los estereotipos culturales que harán de él un hombre solo y deprimido?”.

Para invitar a esta reflexión la directora se lanzó a hacer la película para la que no sólo utiliza el rostro angelical de su pequeño, si no el de otros muchos chicos de distintas edades y razas que día a día se tienen que enfrentar a comentarios e imperativos  del tipo “sé un hombre” o “deja de lloriquear”.

““Hemos construido una idea de masculinidad que hace que los jóvenes se sientan inseguros de su propia virilidad y les obliga a demostrarla continuamente”,  afirma el sociólogo Michael Kimmel, uno de los muchos expertos entrevistados por Newson. “Por ello, el ansia es la emoción que domina hoy al macho americano”.

Cada día los chicos se ponen una máscara para ir al colegio”, añade el profesor y defensor del menor, Ashanti Branch. “Algunos no saben cómo quitársela y acaban por llevarla puesta siempre”.

Así, los jóvenes, tal y como muestra el documental, guardan rabia y frustración, y no consiguen expresar su sufrimiento interior. Según explica el psiquiatra James Gilligan en la cinta, el hecho se debe a que “nuestra cultura ha devaluado todo aquello que define a la mujer: afecto, empatía, capacidad de relacionarse con el prójimo, instinto de cuidar a los demás… Por ello, algunos recurren a la violencia hacia los otros o hacia sí mismos, porque tienen vergüenza y sienten que serán humillados si no demuestran que son verdaderos hombres”.

Nos pasamos la vida fijándonos en los estereotipos que marcan la diferencia hacia la mujer, pero quizás para empezar a solucionar la desigualdad, es ahora más necesario que nunca echar un vistazo hacia lo que pasa en el otro lado. Y esto ni más ni menos es la otra cara de la moneda, una faz tan cruel y dura, en la que estamos todos inmersos. La desigualdad se rompe ni más ni menos que siendo humanos, y desde luego en los ámbitos cercanos y cotidianos. Somos los primeros culpables de consentir y mantener esa asignación de roles, y hay que empezar a pensar que es lo que nos pasa a las mujeres y que es lo que les sucede a los hombres, para que a pesar de vivir en sociedades libres y avanzadas sigamos manteniendo brechas de igualdad realmente alarmantes.

Son las siete de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 15 grados

Postpost: El film The Mask you life in se realizó en el año 2013, apenas hay diferencia con lo que sucede 2 años después