Cataluña y la investidura: Antón Pirulero que cada cual atienda a su juego

El tema de Cataluña es harto curioso en muchísimos aspectos, pero el que más me llama la atención, es que esto que llaman el proces ha puesto de relieve un circo de ambiciones.

Me temo que algunos en vez de ver un problema, que es lo que apreciamos los comunes mortales, ven desde hace unos meses en el proces, una oportunidad. Me estoy refiriendo a políticos “of course” que andan “midiendo” cómo, porqué, cuándo y cómo sacar el mayor rédito a uno de los problemas más graves que han afectado a la sociedad española en los últimos años. Lo de la vocación de servicio público me temo que ni esta ni se le espera.

Son curiosas las actitudes de los diferentes líderes en esta situación tan comprometida y tan controvertida, que desde luego no conviene perder de vista, a la hora de hacer lo poco que nos dejan hacer a los ciudadanos, votar de vez en vez, aunque hay que decir que cada vez lo hacemos más frecuentemente y sobre lo mismo. Otra de las anomalías de las muchas que vivimos.

El sin dios de los políticos que apoyan el Proces es público y manifiesto. Mientras nos encontramos con un Puigdemont que se aferra al cargo o al futuro cargo con uñas y dientes, eso sí sin arriesgar nada, desde sus cuarteles de invierno de Bruselas, proponiendo investiduras telemáticas y presidencias propias de la canción “contigo en la distancia” para evitar la cárcel, encontramos al otro lado, aunque se supone que están en el mismo – que lio, señor, que lio – a Junqueras que opina que hay que estar presente en la investidura o en cualquier acto del Parlament, porque, no os quepa duda, ese es un medio de salir aunque sea unas horas de la trena. Una situación de unos supuestos socios para gobernar – me temo que va a ser desgobernar – realmente dantesca, incoherente, espeluznante y desde luego – para seguir rimando- irritante para los ciudadanos que asistimos atónitos a este circo.

También está Domenech, que visto el percal… juega sus propias cartas, desconcertando al electorado de su partido que no se encuentra, desde luego, demasiado cercano a la independencia. Pero, eso es pecata minuta. Lo importante, en este caso, como en otros, es ver si Domenech se “coloca”, y luego ya inventaran algo para justificar esa acritud contra los partidos que no abogan por la independencia y apoyar proyectos dignos de haber sido diseñados por un Unicornio.

Iceta, silente. De haber hecho un ruido enorme durante la campaña, ha pasado a estar escondido detrás de la tabaiba, esperando que esto de la investidura no le salpique demasiado, y vea peligrar “su sitio”, ahora puesto en entredicho por sus bases, pues tras sus peticiones de indulto para los golpistas no ha salido demasiado bien parado con los resultados.

Albiol no cuenta, o mejor dicho si cuenta, pues el Partido Popular ha anunciado que no decidirá sobre el cese de este “político de altura” hasta que no esté constituido el Parlament. Cosa que puede suceder nunca al paso que vamos. Así que de momento Albiol también salva su sitio, aunque sea pequeñito.

La Cup a su bola, tampoco cuenta demasiado. Estos juegan por fuera de todo y contra todos, con lo cual si estuviéramos escribiendo una ecuación para resolver todo este galimatías, personalmente, no le asignaría ninguna variable. Tampoco es que estén demasiado interesados por el poder tal y como lo entendemos nosotros. Ellos viven una entelequia política anarquista donde el poder llega por ocupación del no poder. Complicadísimo de explicar porque tampoco tiene mucha explicación, y una ya tiene una edad y no está para perder el tiempo.

¿Y Arrimadas? Curiosa la situación de ciudadanos en este Juego de Tronos. El despegue de Ciudadanos, no solo en Cataluña, sino también a  nivel nacional, está íntimamente ligado a la situación de inestabilidad en Cataluña. Si no se hubiera producido el conato de independencia, probablemente Ciudadanos seguiría estancado, pero Cataluña ha cambiado el panorama. De repente la intención de voto se ha disparado hacia la formación naranja. Y “casualmente” Inés Arrimadas, cuya obligación como líder del partido más votado, es ir a la investidura, se descuelga con que no va a pasar por ese trance porque la perdería. Curioso argumento, el de la Sra. Arrimadas, porque por esa misma regla, y con los resultados que daban las encuestas antes de las elecciones del 21D, no debería haberse presentado tampoco a esos comicios. En cualquier caso Ciudadanos debería valorar que es un deber que han contraído con sus electores, y que cuando se pide el voto, el partido se tiene que jugar hasta el final.

Pero, me temo, que Ciudadanos y Arrimadas han valorado ya lo favorable que es la situación que vive en estos momentos Cataluña para sus intereses personales y partidistas ¿Le conviene a Ciudadanos que se estabilice la situación en Cataluña? ¿Qué sucedería con la intención de voto para ciudadanos si Cataluña fuera una comunidad estable? ¿Un periodo largo de inestabilidad en Cataluña a quien beneficia más? Me temo que las respuestas a estas preguntas son más que evidentes.

Estamos viviendo una vez más un caso típico de Antón Pirulero, que cada cual atienda a su juego, y el que no lo atienda pagará una prenda. Menudo panorama se nos presenta y mientras tanto… la casa por barrer.

Son las once de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 9 grados. Afortunadamente no nieva que esa es otra.

Cataluña y la investidura: Antón Pirulero que cada cual atienda a su juego

Anuncios

#Iceta : Lost In Translation

Cuando un político empieza a decir cosas etéreas y evanescentes, tales como estas palabras de Iceta en La Vanguardia: “Acercarme a la felicidad es mi gran meta”, es que se le ha acabado el discurso, no sabe dónde está y lo peor, no sabe a dónde va.

Iceta está haciendo una campaña electoral dando palos de ciego. Más o menos vamos a uno diario. Y además parece que está muy solo, porque en esos restos mortales del llamado Partido Socialista Obrero Español, que efectivamente no es el suyo, que él es del PSC – otro resto de un naufragio-, apenas hay nombres que se impliquen en esta campaña  con rima fácil y escatológica.

Y es que la tropa política de este país, salvo alguna excepción que otra, tiene la costumbre de lanzarse a las campañas electorales a pecho descubierto, confiando en su verborrea amigable, pero eso sí, sin consultar un solo dato.  No se han enterado -Iceta es un claro ejemplo-, que vivimos en la era de los datos. Si, eso que llaman big data, y que, por supuesto, ellos, a pesar de que probablemente sean capaces de citar esos dos términos juntos, no tienen ni idea de para qué sirve, como usarlo y rentabilizarlo. Si en vez de estar dedicados a colocar “gente de confianza”, pensaran en buscar gente que supiera de que va toda esta historia, no estaríamos escuchando a Iceta pedir indultos, guiñarle el ojo a ERC, hablar de independencia sin mencionar la palabra independencia – que mira que es barroco- o contarnos no sé qué milongas sobre felicidad etc.

Los datos dicen que el votante de Iceta no es independentista, y también nos cuentan que esos ciudadanos que podrían votar PSC pertenecen a lo que los catalanes del ADN puro, llaman charnegos o descendientes de charnegos. Datos que insisten en que, Iceta tiene más votantes potenciales entre hombres que entre mujeres, que ese potencial electorado está en la franja de edad entre 40 y 50 años, que están situados en los cinturones industriales de las ciudades grandes y fuera del entorno rural, que son de clase media y que están poco politizados y poco movilizados.

Pretender entrar en el electorado de ERC o de los comunes o de Podemos es prácticamente ciencia ficción, y es a lo que juega en esta campaña este político bailón. Iceta en su ignorancia de la nueva realidad social sigue pensando en izquierda y derecha.  No se da cuenta que, en Cataluña, y probablemente en el resto de España, ya no se juega en las elecciones por la izquierda o por la derecha.

Vivimos en un mundo conectado, donde la información, que a su vez se convierte en formación mientras sucede, hace que el elector, el ciudadano abandone eso de “soy de izquierdas y voto partido de izquierdas” o “soy de derechas y voto partidos de derechas” sin pensar en nada más, como si de una religión fuera. Ahora el ciudadano hace otros encajes y mezcla, y no se atiene a etiquetas preconcebidas y empaquetadas. Hemos pasado a valorar conceptos, propuestas o modelos diversos que dejan de tener ese color político uniforme al que estábamos acostumbrados, más en este caso, donde el foco de atención principal sigue estando en los términos independencia y no independencia, conceptos que no se pueden ubicar ni en la derecha, ni en la izquierda, y que a su vez se alimentan de votantes de ambas corrientes.

En la era de la semántica pesa mucho el significado de las palabras, que ahora ya no se pueden decir a la ligera, pues el ciudadano entiende, y si no entiende comparte con otros que entienden y explican. Eso desde luego tampoco lo sabe Iceta que anda perdido como Bill Murray en  “Lost In Translation” y pretende que su Charlotte sea Oriol Junqueras. Pero esto no es una película, ni estamos en Tokio, ni Sofia Coppola está sentada en la silla de la directora, ni Junqueras es Scarlett Johansson, ni Iceta es Bill Murray, esto es la vida real, y no te puedes perder en la traducción,   amigo Iceta, que no te veo yo el día #21D cuando tengamos el desenlace de estas elecciones del 155,  susurrándole al oído a Junqueras lo que le dijo Bill Murray a Scarlett al final de la película: Tengo que irme, pero no voy a dejar que esto se interponga entre nosotros, ¿vale? 

Son las cinco y media de la tarde. Llueve ligeramente en Madrid y la temperatura exterior es de 10 grados. #Iceta : Lost In Translation

Duran en el Ritz #DuranILleida

El habitante del Palace muda de hotel por unas horas y visita el Ritz esta mañana.  El, Duran i Lleida, se siente cómodo en esos ambientes de moqueta mullida y cortinas de damasco. El Ritz está antiguo, y Duran también está antiguo. No obstante este diletante de manos finas y cuidadas, que denotan que nunca las ha usado mucho, ha visto una ventana de oportunidad en este rio revuelto que se desliza ahora por Cataluña.

Duran dice que dará su voto al PSC, que nunca ha sido independentista, que no le gusta la aplicación del 155 pero que no queda otra, que Iceta no es social cristiano pero que le vale, que la CUP no quiere la independencia sino la revolución, que hay que retomar la confianza de los unos y los otros. Duran pontifica. Y nos mira desde su atalaya, con esa autoridad que tienen algunos que no han dado un palo al agua en su vida, con la autoridad de los que no se mezclan, de los que están por encima de todo, y toda va bien hasta… que Tamames le pregunta por el 3% y Martinez Pujalte, que le escucha muy atento y sonriente, se mueve incomodo en su silla y se le congela la sonrisa– parece que anda algo descuidado en su indumentaria- y Duran se tensa. El no sabe nada de eso. Nada. Nada. Jamás supo.

Duran después de esa pregunta se descompone, se sale de guión y se lanza contra las redes sociales e internet. No son buenas, dice. Le falta rematar con eso de que las carga el diablo. Claro las redes no se compran tan fácilmente… es lo que tiene internet, que cualquiera va y cuenta lo que algunos no quieren oír, ni que se sepa, ni que se escuche.

Duran remata mal la conferencia. Lo del 3%  le ha descolocado. Y es entonces cuando recuerdo aquellas declaraciones de Duran en 2011 en un desayuno de RTVE: “Los andaluces cobran el PER y se pasan todo el día en el bar”. No sé qué pensará Susana Díaz de estos apoyos al PSC. Tal vez Iceta no recuerda el desprecio tan profundo del tándem Duran-Mas por los andaluces de dentro y de fuera de Cataluña. Tal vez Duran debería darle una pensadita a como aparecen y crecen los radicales en Cataluña. Nunca han sido una reacción al PP o a Ciudadanos. Los radicales, si, esos con los que pactó su amigo Mas, y que ahora parece que vienen a hacer la revolución, se criaron a sus pechos, a los de CIU, que con cada improperio xenófobo y supremacista de los convergentes y unionistas fueron creciendo en el odio contra el odio.

Pero Duran no quiere pensar en ello. El se ha posicionado ya  por si cae algo. Cuando un político dice que no quiere volver a la política, pero sigue haciendo política, es que quiere volver a la política. Y Duran, el habitante del Palace, hoy ha venido al Ritz, al Foro de Nueva Economía, bajo la atenta mirada de la Ministra Montserrat y la socialista Meritxell Batet, a por lo suyo. A que sepan que si el PSC, o tal vez el PP tienen juego después del #21Oct él está ahí para lo que caiga.. No se, la delegación de gobierno catalán en Madrid, por decir algo así a vuela pluma … Madrid le gusta, y el Palace mucho más… si las paredes hablaran …

Es la una y media de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es 12 grados. Duran en el Ritz

Sánchez y Madina: La misma cara de la misma moneda

 

La verdad es que la palabra cambio sirve para todo y para todos, y ha sido la que mas se ha escuchado hoy en el debate #PrimariasPSOE, claro que no por mucho pronunciarla los ciudadanos se van a enterar exactamente en que consiste este cambio, si no se le dota de contenido.

115 minutos ha durado la polémica, que tampoco ha sido tan polémica, pues la tónica general la podemos resumir en que los tres, especialmente Madina y Sánchez, han pasado de puntillas, eso si proyectando que había que derogar y “cambiar” todo lo que hasta ahora había hecho el Partido Popular, pero sin entrar en profundidad cuales y como son las alternativas propuestas, y sobre todo, sin apenas explicar como van a ser esos cambios que ellos – uno de los tres será el próximo secretario general- van a poner en marcha en lo que les compete, o así debería ser, que es ni mas ni menos su propio partido, el Partido Socialista Obrero Español, alias el PSOE.

También se desprende de este “pseudodebate” es que las diferencias entre Madina y Sánchez son prácticamente mínimas, y lo único es que han utilizado palabras distintas para venir a decir lo mismo. Por ejemplo, referente a la cuestión catalana, ambos concuerdan en que quieren reformar la Constitución, así poder cambiar el modelo autonómico y ver la manera de colocar en mejor posición a Cataluña. De esa manera podrán soslayar el asunto de la independencia. Vamos como si eso fuera de cosa de coser y cantar, porque ninguno de los dos, ha sido lo suficientemente explicito sobre esa “mejor posición” de Cataluña, y sobre todo cual es el motivo, por supuesto dejando de lado otras comunidades autónomas, que tal vez pudieran desear lo mismo. En definitiva, cuando no hay argumentario las tesis se desmoronan, y eso es precisamente lo que se desprende de este debate a 3.

Un debate por cierto, donde no hay mujeres. Si ya se que no hay ninguna candidata a las #PrimariasPSOE, precisamente por eso yo he llamado en #twitter a estos candidatos, #primarios , sin acritud que conste. Susana Díaz cuando fue preguntada, en una cadena de radio, hace unos días, porque no había mujeres, contesto, exactamente lo mismo que responden en algunos consejos de administración de las grandes empresas de este país cuando se les pregunta por este tema: “Es que ninguna ha querido presentarse”. Lo cierto es que lo que el PSOE debe preguntarse, es porque, ninguna mujer ha querido entrar en estas #PrimariasPSOE, y porque las mujeres socialistas no llegan, y las que llegan tienen una duración efímera en los puestos de responsabilidad del partido, frente a los hombres con poder en el socialismo, que deben ir cargados con las pilas del conejito de Duracell, porque duran, y duran, y duran…

Respecto a otros temas tocados durante el debate, como la forma de estado, tanto Madina como Sánchez vuelven a coincidir, igual que sobre la derogación de la reforma laboral. Una reforma laboral, que alguien debería haberle recordado a ambos, incluido Pérez Tapias, que la comenzó  y puso en marcha su ex jefe José Luis Rodríguez Zapatero. Hay que ver lo olvidadizos que están algunos cuando les conviene.

En general, más que un debate ha sido un coro, en el que la nota discordante de Pérez Tapias, se hacia necesaria para que la coral no resultara demasiado aburrida, más en cuanto hay que tener en cuenta que Pérez Tapias, tiene muy pocas posibilidades de hacerse con el triunfo. Todo, entre Madina y Sánchez ha sido un puro matiz, y en algunos casos tampoco. Eso si la puesta en escena ha sido muy buena, pues Madina y Sanchez, se han esforzado mucho por parecer que ambos eran distintos, y han trabajado bien el tema de las puyas personales, pero tengo el palpito que los dos son “la misma cara de la misma moneda”, que el PSOE, creo, que se ha servido de estas primarias para “enseñar el género nuevo” que lleva en el arca, para proyectarlo en los medios de comunicación, y para tener algo que contar a los ciudadanos a falta de argumentos de oposición hacia el gobierno de Mariano Rajoy, y que tal vez, las cosas ya estén hechas y cerradas.

Las nuevas caras del PSOE ya están servidas, Madina, Sanchez, Iceta y Susana Díaz. Creo que sobre ellos van a construir, si es que son capaces, el nuevo modelo del partido, utilizando primarias y más primarias (durante el debate ya han anunciado otras primarias para buscar el líder de las próximas elecciones) que parece que de momento les va bien esta estrategia con los medios de comunicación, no en vano el canal 24 horas de RTVE, ha transmitido en directo el debate, y todos los grandes medios del país, llevan semanas recogiendo la información con una atención dilecta, pero los partidos, ni este ni otros, se forjan a base de cambiar las caras, los ciudadanos cada vez entienden y tienen más formación política, y las palabras ahora ya no se las lleva el viento, quedan marcadas a fuego en eso que algunos les da tanto miedo que es #Internet. Claro que en este caso, en del debate de esta mañana y en la campaña de las #PrimariasPSOE ha habido poca concreción en medidas que sirvan para poner a este país en marcha y hacerlo sostenible, y sobre todo, prácticamente ninguna idea de como ellos, los candidatos van a reconstruir su partido. Así que no basta con cambiar a las personas, hay que aportar ideas y soluciones, tanto internas como externas, y de eso de momento, no vemos nada de nada.

En definitiva mucho marketing político, que probablemente les ha costado una pasta, una pasta que en tiempos de crisis – claro que para crisis la nuestra, no la de ellos- no nos termina de gustar un pelo, sobre todo porque en toda esta historia hay mucho #postureo, mucho teatro y poco arte, al final “ni chicha ni limoná”, distintos perros con los mismos collares, y menos shows, que esta tarde estoy refranera, y basta con decir que el buen paño en arca se vende, a ver si esto al final toda esta historia va a acabar como un ejercicio de “gatopardismo lampedusiano”: “cambiar todo para que nada cambie”

Son las seis y media de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 26 grados. La misma cara de la misma moneda