Anonymous Women #Mujeres

La fotógrafa estadounidense Patty Carroll, se dedica desde hace tiempo, desde los años 70, a realizar fotografías magníficas con imágenes penetrantes e impactantes y que han sido publicadas en numerosos libros y revistas en todo el mundo, y también con diversas exposiciones en distintas galerías. Una mujer que ha recibido por su trabajo premios internacionales.

Ahora presenta un libro imprescindible, Anonymous Women, en donde nos muestra la pérdida de sí misma, y del anonimato que suelen acompañar a las mujeres cuando se dan uno de estos dos factores: el  envejecimiento y la maternidad. Y que además en algunos casos las propias mujeres coadyuvamos cuando nos asaltan deseos de  perfección y decoración, junto a ese techo invisible en las carreras de las mujeres, y porque no decirlo también, en muchos casos, la opresión que sufren dia a dia las mujeres en lo cotidiano.

SI vemos esta obra, que como os decía creo que debeis buscar en Internet, donde podeis vera algunas muestras de esas fotografías, os daréis cuenta que desde diferentes puntos de vista, incluido el humor la cámara de Patty Carroll va captando como la mujer queda impregnada, mimetizada, desaparecida también dentro del estereotipo, perdiendo totalmente su identidad como ser humano .

Veréis en su obra como las modelos quedan escondidas dentro de cortinas o de diferentes objetos domésticos, convirtiéndose en mero  decorado. Patty Carrol  crea con sus imágenes una verdadera narración de la situación de la mujer en pleno siglo XXI. Estas fotografías que no debéis dejar de ver, en donde sobran las palabras, y de tamaño natural, porque así el impacto es mayor, nos enseñan cómo el estereotipo va haciendo a la mujer parte del paisaje, como un objeto mas, como un rasgo más del decorado, y como su identidad se pierde mezclada con las cosas que la rodean. No dejéis de verlas

Son las once de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 20 grados. Anonymous Women

Se nos olvidó educar en igualdad, me temo

España es el país europeo en el que se ha producido un avance más notorio en cuanto a la equidad de género en las últimas décadas. La gran protagonista de este cambio es la mujer y se ha hecho por voluntad de la mujer.

Sin embargo perviven claros elementos de desigualdad y de desequilibrio en las relaciones intergénero. Fundamentalmente en el ámbito laboral, en el reparto de las tareas domésticas o cuidado de niños o ancianos, y en la persistencia de estereotipos sexistas.

El 42% de los varones y un 47% de las mujeres de 15 a 29 años creen que tener hijos puede ser un freno para la vida laboral de las mujeres. Pero solo el 23% de los varones y el 11% de las mujeres creen que puede ser un obstáculo para la vida del hombre.

El 33% de los chicos adolescentes y jóvenes españoles de 12 a 24 años están muy/bastante/algo de acuerdo con la afirmación siguiente: “Está bien que los chicos salgan con muchas chicas, pero no al revés”. El porcentaje de chicas de esas mismas edades que opina lo mismo no alcanza el 9%.

Además la justificación de determinados comportamientos machistas, sexistas o violentos, alimenta el germen de la violencia de género. En este sentido, algunas actitudes con las que, muy especialmente los chicos /12-24 años) están “bastante o muy de acuerdo” en proporciones nada despreciables, resultan preocupantes: tales como un chico agresivo resulta más atractivo, o Si una mujer es maltratada por su compañero y no le abandona es que tal vez le guste, o Un buen padre debe hacer saber al resto de la familia quien es el que manda.

Otro tema en el que los jóvenes siguen estancados es la diferencia salarial por género, que  también sigue siendo importante en España y ello no solo ocurre entre los adultos mayores, como decía,  que han desarrollado ya parte de su carrera laboral y familiar. Entre los hombres y mujeres jóvenes, que tienen niveles de preparación y de experiencia muy similares, también se manifiesta la diferencia salarial. Según un estudio de 2012. las mujeres ocupadas de entre 15 y 29 años ganaban, como media, 100 euros menos que los hombres, siendo el salario medio masculino de 889 euros y de 786 euros el femenino.

Como ven hay mucho trabajo por hacer y sobre todo con las nuevas generaciones. No se distraigan en la educación de sus hijos y sus hijas, porque estos datos que hoy les he puesto encima de la mesa, pueden traer consecuencias terribles para la sociedad del futuro, y no se engañen para hombres y para mujeres.

Son las once de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 22 grados. Se nos olvidó educar en igualdad, me temo

 

Mujeres y Transformación

Que bueno eso lo de transformarse… es la vida… cambiar, adaptarse, mejorar, innovar, progresar, todas estas palabras están sujetas por la transformación… Y nada mejor que una visión de mujeres y desde mujeres para hablar de ello.

Pensaran que soy una fatua, que porque la mujer está más capacitada para hablar de transformación que el hombre, pues bien, tal vez, porque llevamos muchos, muchos años, que digo años, siglos transformándonos a nosotras mismas con sociedades que nos cambiaban el disco cada pocos años.

No me voy a remontar a los fenicios, porque ni soy historiadora, ni tengo vocación de ello, pero si les hablare de la tremenda transformación que han llevado las mujeres de este país en los últimos 50 años.

Las mujeres que andan entre los 50 y 60 años, han vivido un verdadero torbellino de cambios en su vidas. Nacieron para ser esposas y amas de casa, a los pocos años, ya tenían que tener estudios y seguir siendo esposas y amas de casa, después llego la transición y  pudimos entrar en el mundo laboral, eso sí sin soltar lo de madre y esposa, luego llego el divorcio, fuimos trabajadoras a tiempo completo, madres, esposas y ex exposas… y luego llego la saturación de tanta maternidad sin paternidad, la hartura de las mujeres, el cansancio y la rebeldía, a situaciones con muchos deberes y pocos derechos,  y empezó, lo que algún amigo mío machista, si, porque todas tenemos amigos machistas, le llamo el acabose, la hecatombe… y entonces nos transformamos en mujeres que exigían compartir la responsabilidad de los hijos, de la familia, que estábamos en el mundo laboral y profesional pero no solo como peones, queríamos y queremos ser también reinas del tablero, pero sin un rey por encima, queremos dirigir, organizar, y algo tan sencillo como tener los mismos derechos que ellos, ya que de momento tenemos mas deberes.

No me digan que eso no es una transformación, así que mas que le pese a alguno, claro que sabemos de transformación, y claro que vamos a ponerla en marcha y llevarla a cabo. Vive Dios que he de verla, me va la vida en ello.

Son las once de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 25 grados. Mujeres y Transformación

Las Mujeres y La Ciencia

mujer y ciencia

El pasado  11 de Febrero se marcaba una vez más una fecha relacionada con la igualdad entre mujeres y y hombres en el calendario Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

Con esta fecha Naciones Unidas quiere poner de manifiesto que la falta de participación de las mujeres en todo lo que concierne a temas científicos o tecnológicos esta siendo un verdadero tope para conseguir los objetivos de la agenda 2030.

Es curioso como un sector como el científico donde todo está medido, programado y demostrado, donde la mitología y los simbolismos están fuera de lugar, porque ciencia es ciencia como decía un profesor amigo mio, sea un espacio donde la discriminación y además en muy altas cotas siga existiendo.

Me pregunto, una y otra vez como un científico que se precie, como hombres que dedican toda su vida a medir, calcular, investigar, demostrar o desarrollar  pueden dar pábulo a algo tan poco científico y subjetivo como son  los estereotipos de género. Realmente por mucha ciencia que infundan aquellos que dedican su vida a la ciencia y practican a la vez, la discriminación de la mujer, están muy lejos de ser hombres de ciencia con letras grandes. Denle una vuelta.

Son las once y media de la mañana . No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 4 grados. Las Mujeres y La Ciencia

La Marcha de las Mujeres

trump-mujeres

 

Dice mi padre que a pesar de lo que parezca, en este mundo las mujeres siempre vamos un paso por delante… esto es muy discutible en algunos aspectos, pero si que es verdad que muchas de las grandes protestas por hechos injustos, a lo largo de la historia han sido protagonizadas por mujeres.

Hace unas semanas, a solo unos días de la toma de posesión de Donald Trump, como presidente de los Estados Unidos, tuvo lugar la Marcha de las mujeres, una manifestación que contó con una numerosisima asistencia y que desde luego va a pasar a la historia de los Estados Unidos, como una de las muestras más importante de protesta, en tiempo record, contra un presidente, que la verdad sea dicha, y a pesar de no haber pasado los 100 dias, si esos 100 dias con los que suelen contar todos los que llegan a un cargo, ha dado muestras durante toda su campaña  electoral y mucho antes de una profunda aversión a la diversidad y a los derechos de las mujeres, entre otras cosas.

Basto ver ya, en su toma de posesión como utilizo su peor estilo a la hora de invitar entre comillas a su mujer a intervenir en ese acto.

Esta claro que ese medio millón de mujeres que salió a la calle en Washington denota que durante el mandato de Donald Trump y a pesar de sus intenciones, las mujeres no van a callarse, y van a tener un papel muy activo, y además con un mensaje muy claro, tremendamente claro: El Presidente no es América. Nosotras somos América.

Parece que a nivel global corren malos tiempos. Ya les comentaba la semana pasada la despenalización en Rusia de las agresiones a mujeres por parte del parlamento, pero las mujeres estamos acostumbradas, desgraciadamente, a vivir en ecosistemas hostiles, y esto desde luego no va a hacer mella en nuestra intención de lograr un mundo donde la igualdad sea una realidad y donde la violencia contra la mujer, sea física, verbal o intencional, este erradicada.

La actitud de Trump contra la igualdad y las mujeres no va a ser consentida con silencio, y con un impás de espera hasta las siguientes elecciones. Un gobierno de hombres y para hombres como se perfila ya el gabinete y la política del Sr. Trump tiene muy poca cabida en el siglo XXI, porque las mujeres ya ni nos callamos, ni consentimos, ni permitimos, y cualquier formula para mejorar la economía o la política pasa por ser diversa, o no funciona. Somos la mitad de la población y, o se cuenta con nostras, o todo será un fracaso. Trump parece haber olvidado que detrás de cada voto no solo hay hombres, hay también mujeres, y las cosas no se hacen “ a mi manera” como la canción que bailo en la cena de gala de su toma de posesión. Las cosas se hacen a la manera de todos y todas,  y para todos y todas.

Es la una de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 14 grados. La Marcha de las Mujeres

 

¿Educamos nosotras en igualdad?

educando-igualdad

Saben una cosa

Muchas mujeres cuando tienen conflictos con su pareja, o en su matrimonio, terminan cediendo y cuando lo explican usan una frase demoledora: Lo hice por la paz de mi matrimonio, y en esa frase se engloban cesiones como abandonar un trabajo importante, dejar de llevar a cabo una formación necesaria para su carrera, o dejar de lado una promoción en la empresa para dedicar más tiempo a la familia.

Pero además con esta actitud no solo somos nosotras las que perdemos, también pierden nuestras hijas y nuestros hijos, a ambos les mostramos con esta actitud que lo normal es que cedan las mujeres.

Les estamos enseñando que hay que complacer a los hombres para que una relación funcione, y más cosas que con esa y otras actitudes acrecentamos, como por ejemplo enseñamos a las niñas a rivalizar entre ellas por la pura complacencia de un hombre.

Dice la escritora Chimamanda Adichie que enseñamos a las niñas a que no pueden ser seres sexuales de la misma manera que lo son los hombres. Si tenemos hijos apenas si nos preocupamos  de saber cómo son sus novias, pero sin embargo andamos muy pendientes de cómo son los novios de nuestras niñas, o por ejemplo también, todavía en muchos casos, elogiamos la virginidad de nuestras hijas… Pero elogiamos igual la virginidad masculina?

Nos preocupamos por la forma de vestir de nuestras hijas: todas y todos habremos escuchado más de una vez eso de vaya como va esa niña vestida… parece una fulana… a mi hija no le voy a permitir vestir así… ¿Nos preocupamos de igual manera de cómo visten nuestros hijos varones? Censuramos la vestimenta de un varón si remarca su condición sexual? Me temo que no.

Si seguimos así estaremos enseñando a las niñas a tener vergüenza de ser mujeres, estaremos enseñando a las niñas a ser mujeres que acepten silenciarse a si mismas en pro de la conveniencia de cualquier varón.

El peor problema de la igualdad entre genero esta en nosotros mismos, en cada uno y cada una de nosotras, que en lugar de reconocer como somos de una manera natural y libre, hacemos corsés y estereotipos en los que encerramos las vidas de las mujeres y de los hombres.

Son las dos de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 7 grados.