Y a mi que me importa lo que gana Rajoy o Rubalcaba

¿Y a mí que me importa lo que gana Rajoy o Rubalcaba, si lo hacen honradamente en su actividad política? Vaya espectáculo al que estamos asistiendo. Vaya Circo.

Parece que ni Rajoy, ni Rubalcaba hayan entendido nada. O tal vez, que no quieran entender que es lo que nos preocupa a los ciudadanos, y con este destape de sueldos y patrimonios, nos vayan a “conformar” para que asi, nos parezca que todo va bien, y que ambos están haciendo lo correcto.

El tema es, que lo que nos quita el sueño a muchos, los que trabajamos y más aun los que están sufriendo los rigores del paro, son los 22 millones de euros de Bárcenas o de vete tú a saber en Suiza; o el enriquecimiento, algo más que sospechoso de Bono; o las evidencias más que explicitas, de esa historia oscura protagonizada por Pepiño Blanco; o la indolencia y soberbia de Sepulveda, mirándonos por encima del hombro, cuando todos los indicios claramente apuntan a que la trama Gurtel le está tocando de lleno; o ese ático misterioso de Ignacio González, alquilado durante mucho tiempo a 2000 euros al mes, cuando su precio real de renta era de 6500 euros, y con una supuesta compra un tanto, digamos, sospechosa; o las cuentas de los Pujol y todo lo que van arrastrando, incluidas escuchas y viajes con sacos de dineros a Suiza; o esas cuentas en Suiza del padre de Artur Mas, que no sabe ya cómo justificarlas; o esos EREs ciertamente extraños y mal olientes repartidos en Andalucía; o ese supuesto, y digamos también supuesto, para no complicarme la vida, tráfico de influencias del alcalde de Santiago; o que, algunos, aprovechen su paso por la política para luego colocarse en las eléctricas, con sueldos astronómicos, que no se corresponden ni con su valía o ni con sus conocimientos.

Todo esto y mucho más, es lo que nos  perturba, lo que nos angustia, lo que nos cabrea… Así que por mucho que se molesten Rubalcaba y Rajoy en enseñarnos la paga, y de paso en ensañarse el uno contra el otro, o por mucho que Floriano, esa voz en off del Partido Popular, que ahora escuchamos de continuo, empeñada en explicárnoslos, a su manera, con unas formas bastante heterodoxas por cierto, y dando razonamientos que dejan a los ciudadanos como si fueran tontos,  no sirve nada más que para deteriorar la imagen del político, la esencia de la política y la sustancia de la democracia.

¡Qué ejercicio de estupidez tan grande!, ¡que lamentable! La conclusión que sacamos, es que  tanto el uno como el otro, deben pensar que con esa cortina de humo sobre los sueldos de ambos, vamos a olvidar cual es el verdadero trasfondo de este asunto, y vamos a distraernos del tema principal, que es la corrupción generalizada que a día de hoy habita en los principales partidos de este país.

Ya pueden publicar lo que les dé la gana, ya pueden publicar hasta la paga que le daban  sus padres cuando eran un par de mocosos, que no van a conseguir nada de nada. Lo que nos está dando asco, es ver como cubren a cada uno de los suyos,  esos que tienen las manos como garfios, y que mientras los ciudadanos estamos sufriendo la crisis más brutal de nuestra historia reciente, algunos “se lo están llevabando muerto”, en nuestras narices, y con una impunidad, y con una cobertura, que realmente da miedo. Eso difícilmente se perdona o se olvida o se consiente. De verdad ¿Se han creído que eso es transparencia?

Son las doce menos cuarto de la noche. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 10 grados. De la corrupción a la estupidez pasando por la chulería. Vamos “un completo”¡¡¡

Cambios

No se donde está Zapatero. El Presidente se ha diluido en el horizonte del marasmo/desastre económico-financiero- laboral de nuestro país, como una figura de humo que se desdibuja mientras se difumina, y poco a poco como si de un dibujo animado se tratara, se va convirtiendo en una nueva figura, ahora si más nítida y definida, que toma la forma de José Blanco (es una pena que sea tan tarde y no tenga ganas ya de hacer una animación, pues quedaría chulísima). 

Y hasta tal punto la figura – antes humo- se convierte en una realidad, que no solo comparece, sino que también emite sonidos, y bastante nítidos, tan claros que he podido entender algo así como que se siente orgulloso de pertenecer a un gobierno que toma decisiones. 

Es indudable, que Pepiño, ahora Don José por la gracia de Esperanza, es ya algo más que un peón de negras, y según pasen los días y se oscurezca o se aclare el panorama –depende del cristal con que se mire- habrá algo que no será un cambio, pero tal vez si sea una mutación política. 

Dicen los astrólogos que pronto se sentará un gallego en la Moncloa, y algunos miran a Rajoy, pero yo no estoy tan segura de que ese gallego no sea otro gallego. Todo está cambiando, y me parece que muy deprisa. 

Son las doce y media de la noche. No llueve en Aravaca y la temperatura exterior es de 20 grados. He desempolvado la bola de cristal – de vez en cuando hay que usarla- y creo que este año vamos a volver antes de las vacaciones, hasta es posible que no tengamos vacaciones, políticas, digo, que de las otras, ya están tardando.

La conspiración del pánico

A los que tenemos ya algunos años, cuando escuchamos la palabra conspiración, nos evoca muchas cosas: la conspiración judeomasonica con la que Franco nos asustaba, las reuniones conspiratorias durante los últimos años de la dictadura en la que se reunión gentes para hundir y destrozar España, en fin… cuentos de viejas, de esos para asustar a los niños y que duerman mal por las noches.

Lo cierto es que hace más de 40 años éramos unos niños, no solo por la edad, sino también en lo que educación democrática se refiere. Pero ya no lo somos, y escuchar a Pepe Blanco hablar de la conspiración de unos cuantos insignes financieros y hombres de poder que se reúnen para acabar con el euro, y concretamente con nosotros, me hace como poco sonreir, aunque tal vez debería de echarme a llorar, al pensar que el Ministro Blanco, es capaz de creerse tal estupidez, o lo que es peor, piensa que nos la vamos a creer el resto de los mortales.

Le aconsejo al ministro no leer tanto a Agatha Christie, que si bien relaja mucho y entretiene, no se debe uno creer lo que escribe, que son solo novelas, y concretamente la titulada Los Cuatro Grandes , en la que Poirot se enfrenta a una conspiración para dominar el mundo.

Y lo que si tiene que tener claro es que a rio revuelto ganancia de pescadores, y que los especuladores, que haberlo hailos, encuentran en las situaciones de crisis y de desconcierto una cancha de lo más idónea para sus propósitos, pero ni se llaman por teléfono los unos a los otros, ni se reúnen en grutas clandestinas y solitarias, ni se envían mensajes en clave con aviesos propósitos. Es mejor asumir los hechos, es decir que no se han hecho las cosas como se debían haber hecho, que negar la evidencia y buscar un enemigo exterior sin rostro, maquiavélico, mefistofélico, tremendamente opaco, y terrorífico, que a estas alturas del partido, Ministro no cuela.

Son las tres y media de la tarde. No llueve en Aravaca y la temperatura exterior es de 8 grados y bajando, y me ha costado escribir este post un rato largo porque tengo mi manita derecha lesionada (no es una indirecta, que se me cayó un tablón), pero es que no “me podía de aguantar escuchar tanta tontería”. Que conspiración, ni conspiración, ni tanta leche… que paciencia hay que tener, que paciencia…

Menudo Panorama

 

zap1

La verdad es que el hombre lo intenta. Ha aguantado el tipo como ha podido bajo la dura y desesperante mirada de Maria Teresa Fernández de la Vega, que cada dos por dos bajaba la cabeza y se sujetaba la frente en actitud de desesperación profunda.

Pero no basta con permanecer impasible ante un rueda de prensa, bastante hostil por cierto. No, eso solo es el principio, y seguramente el principio del fin.

Gabilondo es una apuesta para intentar pacificar los ánimos encendidos contra Bolonia. Yo del “Gabi” – como le llaman en la autónoma- me lo habría pensado muy mucho. A mi el tipo me cae bien, y no me gusta ver a la gente con la que he trabajado a gusto, pasar malos tragos, y me temo que le esperan muchos, con poca probabilidad de éxito.

Lo de la Salgado, es por lo de la obediencia dilecta. Ver, oir, callar y obedecer. La política económica la va a hacer la Banca y las Cajas – si es que a eso le podemos llamar política económica- y el Presidente, al dictado, y la Ministra al dictado del dictado.

Lo de Pepiño, Trini y Chaves, supongo que será para meter en cintura a las CCAA y a los Ayuntamientos, pero la elección no es buena tampoco. No se pude ser arte y parte en los asuntos, y los tres, han formado parte de la orquesta autonómica y municipal, si esa que “toca” cuando le da la gana y como le da la gana, y ahora intentar poner a raya a sus antiguos compañeros de viaje, es pelín dificil…

Y lo de la Sinde – alias SindeSCARGAS– prefiero ni comentarlo. Talibanes no gracias, y Cultura quedará sola y sin cafeína, algo que de verdad ni me esperaba. Eso si, es posible que acabe con las descargas P2P, y también de paso con el cine, la literatura y la música.

Pero esto es lo que hay, claro que no por mucho tiempo. Habrá elecciones anticipadas. Esto no puede durar mucho, eso esta claro, y luego, ya veremos, porque las opciones son pocas, malas y limitaditas.

Son las tres y veinte de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 14 grados. Daría mi paga de un año por saber exactamente que es lo que está pensando Rubalcaba en estos momentos… que digo mi paga de un año, casi la de toda la vida… menudo panorama…