Sentencia Gurtel: Aznar y Rivera o el elogio de la hipocresía

Es curioso todo lo que está pasando. Aznar el tipo que ahora coquetea con Albert Rivera y viceversa, tenía un gobierno con un enorme parecido a la banda de Frank Niti. Hoy, con la sentencia del caso Gurtel, y la detención de Zaplana se materializa un pasito más hacia el momento en el que tal vez algún día, lleguemos a conocer  de donde salió ese maravilloso mundo de lujos, corrupciones y “variedades” del ex presidente, que sigue como si con él no fuera la cosa, mientras el mundo político señala a Rajoy, porque el caso no es contar la verdad sino señalar al que más conviene derribar, dejando al responsable que se vaya de rositas.

Aznar ya no es nadie, mientras Rajoy representa el poder a demoler, y algunos que, con hábitos de escrupulosas intenciones de verdad verdadera se visten ahora, no les conviene poner el dedo para señalar al hombre del bigote y el pullover sobre los hombros con nudito al pecho, porque también, este bigotes que no es “el bigotes” – por cierto absuelto, inaudito-  se ha convertido en un instrumento de acoso y derribo contra el inquilino de La Moncloa.

Rivera, ¡ay Rivera, riverita, que cuando lanza sus dardos sobre el PP corrupto olvida siempre a José Mari! Que no solo lo borra de la memoria, sino que se va con el “de conferencias” como el que se va de vinos, sin importarle la mácula gigante que enloda y mantiene bajo sospecha – que digo sospecha si ya hay sentencias – a los gobiernos del hombre de la boda de El Escorial. Mira que lo mismo si Rivera hubiera sido entonces un “alguien” en la pasarela política, también le hubiéramos visto en ese enlace tan faraónico y petulante que puso el broche final a la etapa más sucia de la historia del Partido Popular.

Pero José Mari sigue al margen, le invitan a programas de televisión, se pasea por la playa de Guadalmina con sus perros y sus nietos, da conferencias, sienta cátedra sobre lo que hay que hacer en el PP y sobre lo que no se hace,  y con ese impermeable de marca –siempre de marca- bajo el que se guarece y le guarecen, asiste impertérrito a la tormenta tórrida y exuberante que se desata sobre la calle Génova, que él ya no pisa por cierto, mientras critica la falta de acción política de Rajoy pero en ningún momento asume que él lideró el Partido Popular de las “manos largas”.

Hay familias que heredan deudas y otras corrupciones. Siempre pensé que cuando Mariano hablaba de la herencia recibida, no se refería a los agujeros negros casi abisales que dejo Zapatero, sino al pozo de mierda, en el que dejo José Mari y sus ministros, sumido al Partido Popular, batiendo records de enriquecimiento ilegal en la historia de la política española.

Pero ¿saben? como la política es el arte de lo posible ahora vemos a Aznar de la mano de Rivera, el campeón de la lucha contra la corrupción, haciendo gala de un “colegueo” repulsivo y, contándonos que ellos son amigos y liberales… Todo como siempre de aurora boreal, pero… está pasando.

Por cierto a estas horas Albert Rivera ya ha hecho declaraciones rasgándose las vestiduras sobre la sentencia de Gurtel, diciendo que le parece poco, pero sin mencionar para nada a José Mari… ¡Que cosas! … Me sonrió pero también me sonrojo.

Son las dos de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 23 grados.

Anuncios

Aznar: De la soberbia a la locura

Dicen que el poder corrompe, pero también enloquece a las personas, en algunas ocasiones. A lo largo de la historia hemos podido ver como algunos que detentaron el poder, terminaron perdiendo el juicio, bien por el uso de ese poder, o bien por su ausencia repentina, después de haberlo tenido todo entre sus manos.

No puedo decir con certeza que Aznar se haya corrompido, no tengo pruebas fehacientes de ello, y mis suposiciones, salvo que tenga material para demostrarlas, son solo mías y obviamente no puedo, ni debo ponerlas por escrito. Pero lo que si tengo cada vez más claro, y más después de haber visto la entrevista de Gloria Lomana en Antena 3 ayer, es que José María Aznar, está en eso que se llama “rayando la locura”. Sigue leyendo

Los Aznar, 9000 Euros bajo par

No escribo más “porque no me da la vida”, como decía mi amigo Carlos Pérez Jimeno, porque mira que hay temita para darle a esto de la tecla. Hoy me desayunaba, entre otras cosas – que son más de cien- con que Los Aznar no pagaban las clases de golf que recibían en Club de Campo, por la bonita cantidad de un millón y medio de las antiguas pesetas, que en euros de los del bolsillo vienen siendo unos 9000, cosa que desde luego es “la mar” de llamativa, ya que una que es socia de ese Club, practica el golf desde temprana edad,  y abona unos 50 euros por media hora de instrucción golfistica, como pensaba hasta hoy, el resto de los socios.

Pero lo mejor de todo, es que el portavoz de la familia – ya sabéis que eso de dar la cara está demodé, entre ciertos círculos, y es mejor utilizar a un propio- alega que Los Aznar “pensaban” (Glups¡) que como pagaban la cuota anual, ya tenían derecho a usar todos los servicios del club sin abonar ninguna cantidad adicional.

No se la cara que pondría el Caddie Master –no lo he probado, ni me atrevo- si yo me dispusiera a salir por el hoyo 1, sin haber hecho esa maniobra esencial a la hora de jugar una partida de golf, que es la de pagar el greenfee, y le dijera al Master, que como pago mi cuota anual, no voy a soltar ni un euro más. O tampoco quiero imaginarme, la expresión de uno de los profesores de la cancha de prácticas del golf, si solamente le insinuara que me diera una clase, sin abonar nada a cambio.

Claro que si esto se hace con unas míseras clases de golf, que no harán con otras cosas. Nada ha cambiado: de las plazas de requisa en los aviones de Iberia que hacía uso Alfonso Guerra, amén de los Mystere  para ir y venir a sus cosillas, pasando por los Falcon de Zapatero, a las clases free de golf de Los Aznar. Un panorama realmente delicioso. Vamos la corrupción y la estupidez toda junta y bien mezclada.

Por cierto me ha podido la curiosidad y no me ha quedado más remedio que consultar los hándicaps de esta familia, y veo que las 200 clases de golf, a pesar de ser gratis total, no les han servido de mucho. Ana Botella, hándicap 36; Alonso Aznar Botella, hándicap 28, y el hándicap del ex presidente ni siquiera consta, o bien porque la federación lo tiene censurado, o bien porque ni siquiera esté federado. ¡Qué cosas!

Son las tres y media de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados. Hay que ser cutre¡

Bárcenas. La Corrupción corrompe al que la ejerce y rompe al que la soporta

Todos estamos esperando que Mariano Rajoy comparezca para explicar, primero a sus electores y afiliados, y también por supuesto al resto de los españoles, que es lo que está sucediendo con el caso del ex tesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas.

La realidad nos dice que a Luis Bárcenas quien lo está poniendo en su sitio son los medios de comunicación, la opinión de los ciudadanos, las redes sociales y  la actuación de juez, que eso si  que le va a costar Dios y ayuda, sacarle una condena, pues con la disposición adicional de “ la Ley Orgánica 7/2012, de reforma del Código Penal en materia de transparencia y lucha contra el fraude fiscal y la Seguridad Social”, el tema, su señoría, lo va a tener  muy complicado.

No sé si Luis Bárcenas será sentenciado culpable. Para su defensa cuenta con la  con ayuda de un equipo de abogados, que, además de conocer bien todos los resquicios de la ley, andan por las radios, cual estrellas mediáticas, dando cera a diestro y siniestro, y hablando de “sobres” y pagos,  me temo que, con el único fin de presionar para poder sacar las castañas del fuego a su defendido, a ver si así le tuercen la mano al poder, o mejor dicho, se la retuercen. Probablemente ese tema de los “sobres” sea cierto. A más de uno y de una del “aparachi”, alguna vez se les ha ido la boca, en alguna cena con alguna copa de más y han largado sobre los  “premios” que repartía Bárcenas en su momento, y de paso han echado pestes contra la Señora Cospedal, que cuando llego les desmonto el chiringuito. Además alguien anda enviando correos con las listas de aquellos que se beneficiaron de ese “fondo de reptiles”, aunque obviamente, de momento, hay que darle a esos correos, la categoría de cuarentena.

Hay muchas incógnitas en toda esta historia, tantas que la convierten en una ecuación que ni siquiera la mejor matriz podría resolverla. ¿Dónde está el dinero de Gurtel? ¿Cuáles son las empresas que con tanto celo mantiene en el anonimato Bárcenas? ¿Qué hace un tesorero de un partido político con cuentas en Suiza? ¿Por qué se le pago la defensa desde el propio Partido Popular? ¿Por qué se le mantuvo el despacho y demás privilegios en Génova cuando ya estaba encausado, y aun mantiene un despacho con documentos de su propiedad? ¿Por qué  el nombre de Mariano Rajoy y de Luis Fraga, aparecen en las relaciones del documento de apertura de cuenta en el banco de Suiza? ¿Por qué aparece en las relaciones en el apartado de personas jurídicas la entidad GESMADRID S.A, sociedad gestora de fondos de Caja Madrid, ahora llamada Bankia? ¿Por qué se le presento a Senador por Cantabria, cuando no mantiene ningún vínculo personal con esa región y solo va por allí durante las campañas electorales? ¿Por qué se le permitió manejar las cuentas del Partido Popular durante 30 años? ¿Cuáles fueron sus relaciones con José María Aznar, y porque amenazo en su momento al ex presidente con filtrar datos sobre la boda de su hija? ¿Qué pasó en esa reunión en la que Luis Bárcenas celebro con varios periodistas y que se contó en esa reunión? ¿Por qué Ana Mato  y Trillo defendieron con sumo interés la continuidad de Bárcenas como senador? ¿Qué es lo que sabía Bárcenas para amenazar con llevarse por delante a Esperanza Aguirre e Ignacio González? ¿Es casual que aparezca el tema del ático de Ignacio González justo antes de que estalle la “tormenta”? ¿Cuáles eran las relaciones con Álvarez Cascos? ¿Cómo se hacían las contrataciones con los proveedores del Partido Popular? En fin, estas y algunas cuestiones más están dando vueltas desde hace unos días en las cabezas de los ciudadanos de este país.

Y todo esto sucede porque a los políticos no han terminado de enterarse, o tal vez prefieren no hacerlo, que no son simples ciudadanos y que no basta con buscar los resquicios a las leyes para poder salir indemnes de este u otro tema oscuro y pernicioso.  No basta para un representante del pueblo una absolutoria en los juzgados, hay que demostrar algo mucho más importante que es la inocencia social, la inocencia política y eso desde luego en este caso que ahora nos compete, como en otros de corrupción en otros partidos, no se nota, ni se percibe, ni siquiera son capaces de demostrara.

Así que el Presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, un hombre por cierto cada vez mas ausente y cada vez más alejado de los ciudadanos de a pie, de la “ordinary people” como dicen los americanos, tiene la responsabilidad de aclararnos inmediatamente este asunto, hasta el final, y como dijo ayer Esperanza Aguirre, caiga quien caiga y pese a quien le pese, con la máxima contundencia, con los sacrificios necesarios y con el reconocimiento de los errores que se necesiten. Y no vale eso de “pedir perdón y seguir con la canción” que de esas tomaduras de pelo ya fuimos bastante bien servidos los ciudadanos el pasado año, porque a veces es necesario un sacrificio personal para salvar la idea y el proyecto, que debe estar siempre por encima de cualquier interés propio.

La cúpula del Partido Popular no ha sabido hasta ahora gestionar ni el caso Gurtel, ni el caso Bárcenas, que por cierto parece que están íntimamente ligados. Dejar morir los temas no es solución, primero porque en una sociedad cada vez más conectada mediáticamente es difícil que algo como esto muera solo, es más puede convertirse en un tema zombi, en un muerto viviente que ataque de una manera recurrente e imprevista, y segundo porque no es ético, ni moral, que en asuntos tan peligrosos, graves y trascendentes como este, donde los delitos van y vienen de un día a otro, anden con paños calientes, mirando para otro lado, o con excusas tales como “ese señor ya no es del Partido”.

Esta muy generalizado eso de que la corrupción no pasa factura a los partidos en las urnas, tal vez, pudiera ser, pero es un juego tremendamente peligroso, y donde se paga, porque se paga siempre, es en la democracia donde se pasa esa factura. Esa sí que sale dañada, y a veces hasta tal punto, que los ciudadanos dejan de lado los principios democráticos para empezar a pensar en otros usos, que llevados por la indignación y el cabreo generalizado, incluso legitiman, y ya sabéis cuáles son esos usos, los innombrables de un lado y de otro, los extremos, los que están fuera de la norma, en definitiva, los que dan miedo. La corrupción como su nombre indica corrompe a los que la ejercen y rompe a los que la soportan. Que no os quepa duda.

Son las once de la mañana. Llueve ligeramente en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados. El fin de semana se presenta muy, pero que muy oscuro