Que significa Blackberry

 

Blackberry significa fresa negra, pero no hace alusión ese nombre a una baya o a un fruto silvestre. Le pusieron así, porque a los esclavos en Estados Unidos se les ataba una bola negra irregular de hierro en el pie, con una cadena y un grillete, para que no escaparan corriendo de los
campos de algodón. Los Amos, para usar un eufemismo la llamaban “Black Berry” (Fresa Negra), porque se asemejaban a dicha fruta.

Hoy en día a los trabajadores no se nos pueden atar una bola al pie, pues obviamente estaría mal visto, y causaría un gran escándalo social, asi que para que no escapemos la empresa nos coloca una blackberry, y así de esa manera quedamos inalámbricamente amarrados con ese artilugio, que al igual que los esclavos, no podemos dejar a un lado y con ella llevamos el trabajo a todas
partes.

Yo tengo una, pero no me la ha puesto la empresa, me la regalo mi hijo porque él ya no la usaba, asi que a pesar de usar ese Smartphone, aún no he llegado a esclavizarme con él, pero si que veo a gerentes y directivos, continuamente pegados a ese telefonillo en todas partes: en el baño, en el
coche, en el cine, en la cama¡¡¡, en una comida, en una cena, mientras juegan al golf, y continuamente consultándola, y atentos a los distintos pitidos que emite, que si una llamada, que si un correo, que si un mensaje… Asi la empresa los tiene permanentemente conectados, atrapados… Tienes una blackberry asi que no puedes decir que no has leído un mensaje o no has contestado una llamada porque estabas ya fuera de tu tiempo de trabajo… tu tiempo de trabajo ahora es toda la vida, todo el día…La Blackberry te marca las citas, los horarios, te despierta, interrumpe tus conversaciones con tu pareja o con tus hijos, y lo que es peor, esa cadena con una bola negra virtual al final de ella, hace incluso que nada que no hayas escrito previamente dentro de ella puedas recordar… “se me olvido que era tu cumpleaños cariño, es que no lo tenía apuntado
en la blackberry”. Además cuando tienes un rato de paz en el que estás solo o sola, en vez de dedicarte a pensar en temas agradables, o en recuerdos, o a poner en orden tus ideas, o a reflexionar sobre tu vida, no que va, echas mano de ella para idiotizarte un rato navegando por páginas, que tal vez ni te interesen, o leer por enésima vez las mismas noticias en algún diario digital, destrozandote los ojos en una pantalla pequeñísima, claro que asi no piensas… A la empresa le conviene muy poco que pienses demasiado…

Y lo peor de todo es que esos modernos directivos andan por la vida muy ufanos y muy orgullosos y cuando te cuentan lo que ganan, te dicen: Yo gano 100.000 euros al año  más 40.000 euros en
bonus más un coche tal y además la empresa me ha dado una blackberry de última generación. ¡Pobres Diablos¡ Al fin y al cabo los antiguos esclavos eran conscientes de que llevaban una bola pegada todo el día a la pantorrilla para que no pudieran escapar de los campos de algodón, mientras estos ni siquiera son conscientes de su esclavitud y además se pavonean de su “blackberry” .

Son las ocho de la mañana. Llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 10 grados. La verdad es que el nombre está bien pensado por RIM sus creadores…

 

Ni goles ni reforma

Ya decía yo que eso de mezclar churras con merinas no funciona en los asuntos de comunicación. Vamos que me refiero que eso de juntar en un mismo día el partido de España con el decretazo de la reforma laboral, no iba a ser buena idea, y a los hechos me remito, porque Murphy anda suelto, y va España y pierde con los suizos, con lo cual el efecto euforia – muy relativa porque lo haber ganado a Suiza tampoco hubiera sido para tirar cohetes- se diluye, dejando paso a esa depresión diagnosticada por Felipe González, que parece no hacer mella en Zapatero and friends, pero si que azota a todo el resto del país.

Así que una vez pasado el tiempo de juego, es decir de 4 a 6, no queda mucho de que hablar más que de la reforma, porque además el partido no solo se ha perdido, sino que no da ni para un comentario de café o caña. Así que no queda más remedio que fijarse en esa supuesta reforma, que adolece de todo, y que no contribuye a eso tan necesario que es crear empleo. Una reforma laboral para un país donde apenas quedan trabajadores a los que aplicársela, hecho que produce una gran incertidumbre y una gran perplejidad entre la ciudadanía, que ve como agonizan las pocas empresas que van quedando y ve también, como nadie consume, nadie gasta, nadie crea, porque no hay garantías ni confianza en que estas medidas vayan a servir de algo.

El enfermo está realmente grave mientras el médico le asiste con una mueca de sonrisa en los labios y  con una caja de tiritas – de las malas- en la mano. El resto de equipo sanitario, o dice boberías como eso de que el Partido Popular es el partido de los trabajadores, o están paralizados como los sindicatos, no sabemos si por miedo o por que ya no merece la pena ni moverse,  o justifican, como es el caso del gobierno al presidente, a base de gestos, alharacas y frases vacuas desde las bancadas del congreso.

No se cuando toca el siguiente partido de España, creo que el martes que viene, pero espero que dejen de ligar el futuro del país con el de la selección, porque no es buen camino, ni buen ejemplo, ya que normalmente no pasamos de cuartos, pero aunque por esas casualidades y sobre todo empleando mucha magia y de la buena – porque después de haber visto jugar hoy a España hay que confiar solo en los milagros- España ganara el mundial, no os olvidéis que al día siguiente seguiríamos con 4 millones y medio de parados, con un estado cercano a la banca rota, con una ciudadanía más que deprimida, con el consumo por los suelos, y con los proyectos de empresa en la papelera. Esa es la realidad y no se arregla con goles. Así que cada cosa en su sitio, que en lo de arreglar crisis no ponen mucho empeño, pero en lo de liarla se las  pintan solos.

Son las doce y media de la noche. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados.