Humo, puro humo

Por si le faltaba algo, Zapatero ya tiene su propia guerra. Porque esto de Libia, es una guerra por si no se han enterado algunos, o más bien por si algunos no se quieren enterar. 

Parece ser que del pacifismo más profundo, del que hacía gala el Presidente hace unos años, al belicismo al dictado no hay más que un paso, un paso que apenas si le ha llevado unas horas dar, sin un mínimo de reflexión y con unas justificaciones tremendamente endebles, hacia una guerra, que aun no se sabe quien la lidera, que aun no se sabe cuales son sus fines y que aun se desconoce cual va a ser su dimensión y sus posibles consecuencias posteriores. A esto antes se le llamaba una chapuza, aunque ahora parece ser que se llama operación humanitaria. 

Hace tiempo que el Presidente Zapatero debía haber dejado la Moncloa, para tener un mínimo de coherencia con esas ideas que tanto y tanto machaco hace unos años, pero con la crisis, con la guerra y con otros “inconvenientes” hemos descubierto la verdadera cara de José Luis Rodríguez Zapatero. Nada de lo contó era cierto, solo humo, puro humo, que se ha ido llevando el viento gris y espeso de la realidad que nos circunda, dejando al descubierto que lo importante es el mantenimiento del poder, y que los ideales ni están, ni se les espera. 

Tanta y tanta memoria histórica, pero la memoria reciente, la de los últimos siete años, la tiene el Presidente bastante endeble. Tal vez Zapatero este sufriendo un Alzheimer politico, cuyo síntoma principal es que se recuerda vivamente el pasado remoto, pero se olvida uno de lo que hizo ayer, o antes de ayer. Esto es sarcasmo como dice Sheldon Cooper de Big Bang, por si alguno no se había enterado. 

Son las dos menos cuarto de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 13 grados. Puro humo, amigos, puro humo, y eso que nos ha prohibido fumar…

Anuncios

La Mariposa Autómata

 

Vivimos aun bajo el letargo y la resaca de la sociedad del bienestar, pero la realidad nos dice que ya no estamos allí. Sin embargo el somnífero fue tal vez demasiado fuerte, tanto que los hechos cada vez más alarmantes acontecen día a día, y el ciudadano no despierta.

La crisis, que convulsiona a algunos países árabes, no puede ser una casualidad, cualquiera que le dedique algún tiempo a pensar sobre el tema, puede pensar que está sujeta a la teoría del caos. Tal vez en este caso una mariposa aleteo en Estados Unidos y los hechos se desataron al otro lado del planeta. Pero lo cierto es que la mariposa en este caso no era un ser de la naturaleza, sino una mera marioneta, atada fuertemente a unos hilos, para que a base de fuerza agitara y agitara tanto las alas, que los vientos se desataran fuertemente en algunos países del norte de África. Eso si, de un modo selectivo, pues Marruecos, por ejemplo, por no citar otros, está pasando por el trance sin pena ni gloria, o más bien con poca pena, mucho silencio, y mucha gloria.

 ¿Y nosotros? ¿Qué pintamos en todo esto?… Pues también formamos parte del juego siniestro de la mariposa autómata. Escucho anonadada las palabras de Trinidad Jiménez, animando a Estados Unidos a la invasión inmediata, cuando hace bien poco, desde las filas socialistas, con Zapatero a la cabeza – aun en la oposición- se estigmatizaba duramente la intervención de los Estados Unidos en Irak, y la cohabitación de España y el Reino Unido en ese asunto. No se si tendréis en la memoria, al presidente Zapatero, sentado en la grada, durante el desfile de las Fuerzas Armadas, mientras desfilaban las tropas americanas bajo su bandera, como signo de disconformidad y desagrado por su actuación en Irak. Claro que lo recordáis, y el que diga que no es que miente o padece ya la enfermedad del olvido.

Parece que hemos olvidado las consecuencias que tuvieron, concretamente para el pueblo de Madrid, el atentado del 11-M, esa complicidad con los Estados Unidos en la guerra del Irak, y como se hablo desde PSOE, hasta la saciedad, de la factura mortal que habíamos tenido que pagar por alinearnos en ese conflicto. Trinidad Jiménez está muy olvidadiza, porque hay que ver con que saña, con que vehemencia, con que rotundidad, vamos que hasta la propia Condolezza Rice tendría que envidiarla, ha pedido que se procese y se detenga a Gadafi por crimines de lesa humanidad, una vez que Libia pase bajo el control de Washington. Pero me temo que Trini, también forma parte de la mariposa autómata que mueve todo esto, y le habrá bastado una llamada de teléfono, para ponerse en posición de firme y a la orden, y soltar por esa boca, esto y mucho más que nos queda por escuchar, en todo este nuevo teatrito sangriento que nos están montado.

Luego vendrán los lodos, y será cuando la desesperación cunda entre los ciudadanos de Libia y otros países en conflicto, cuando la pobreza y la miseria se extiendan como una pandemia, entonces estará el campo bien abonado para que alguno se inmole, con una bomba atada a la cintura, y la deje caer en un metro, en un aeropuerto o en cualquier otro lugar propicio para una masacre.

No me quiero extender más pero el mecanismo de supervivencia de los Estados Unidos dice que cuando la economía no “tira palante” por las buenas, se hace por las malas, y la receta de una guerra lejana, da mucho de si en cuanto a ventas de armas – para ambos bandos como pude comprobar personalmente en El Salvador- y otras componendas siniestras que ayuden a reflotar su economía. No os equivoquéis Obama no es mejor que Bush, ni Zapatero que Aznar, a los hechos me remito, por eso cada vez soy más escéptica en cuanto a los acontecimientos fortuitos que suceden en este planeta. Mira que me gusta la teoría del caos, y mira que la he estudiado en profundidad, pero esta vez como otras la mariposa no extiende y mueve sus alitas al azar, alguien maneja los hilos, o los cables, o las redes, o las wifis, alguien al que los ciudadanos les importamos bien poco.

Son las nueve menos cuarto de la noche. No llueve en Madrid y la temperatura exterior es de 6 grados. Hacer memoria… todo empezó igual la otra vez… que si el petroleo… que si esto… que si lo otro… esperemos no terminar igual.