Sobre la dimisión de Oliart y otros asuntos

La dimisión del Presidente de la corporación en la que trabajo, RTVE, lo cierto, es que no me ha pillado por sorpresa. Hacía ya 10 días que en Prado del Rey era un rumor a gritos, y desde luego era más que esperada por los que hacemos la radio y la televisión todos los días.

Lo que si nos pillo por sorpresa y de las gordas, fue su nombramiento. Nadie, ni los de dentro, ni los de fuera pudimos entender esa decisión, que nos dejó atónitos, pues si bien Alberto Oliart fue una persona que durante la transición tuvo un papel oscuro pero relevante, ahora desde luego ya no estaba en el “juego” y desde luego menos en el de los medios de comunicación, porque había otros profesionales, mucho más acordes con el panorama de los medios, mucho más actualizados, y mucho más preparados para asumir la dura tarea de gestionar y dirigir la radiotelevisión pública de nuestro país, aunque tal vez, desde luego, no tan manejables, ni tan del agrado de Miguel Barroso, que ha sido durante todo este tiempo quien ha estado manejando los hilos, siempre en la sombra, como es su estilo, para que nada de la etapa anterior, la terrible etapa pilotada por Luis Fernández, saliera a la luz.

Por eso una vez que salimos de nuestro asombro, vimos ya desde la más absoluta impotencia como Oliart no movió a ninguno de los que había dejado bien situados Luis Fernández, y que la línea marcada por Fernández donde la producción externa era masiva, se seguía manteniendo, sobre todo en lo que concierne a sus grandes protegidos MEDIAPRO y GLOBOMEDIA.

En todo este tiempo que Alberto Oliart ha presidido la Corporación RTVE, no hemos podido saber cual ha sido el “negocio” entre RTVE y MEDIAPRO, apenas algunos datos de auditorias, que desde luego denotaban una gran falta de ética y de moral, pero desde luego entiendo, que es solo la punta del iceberg, cuya parte sumergida, tal vez algún día sabremos para nuestro asombro y nuestro escarnio. Desde la representación de los trabajadores hemos denunciado una y otra vez todas esas irregularidades, y el favorecimiento masivo de los negocios de JAUME ROURES, pero siempre con escaso éxito. Nadie ha querido desde el parlamento, ni los unos, ni lo otros, ni los distintos, abrir una investigación sobre lo que sucedió en RTVE, durante la etapa de LUIS FERNANDEZ, que por cierto, sigue fuera de España. Desgraciadamente, la corrupción ha hecho nido en nuestras instituciones, y se hace muy difícil tirar de la manta, cuando todos, unos desde un lado y otros desde otro, tienen algo que ocultar, con lo cual la mejor solución es callar y esperar que llegue lentamente el olvido.

Pero los hechos se desencadenan como quieren, o como pueden, y la dimisión de Oliart, ahora deja en un estado de mayor orfandad, a la cadena pública en la que trabajo, que ya no se si es un medio de comunicación a la que se debe venir a trabajar, construir y comunicar el servicio público – que eso es lo que dice el Parlamento- o bien un gran pesebre donde del que todos quieren llevarse el pienso.

La utilización que a lo largo de estos años ha hecho el poder con RTVE, es algo más que deleznable, la ha convertido en un colocadero, y en un gran banco de pago de favores, y desde luego mientras las cosas no cambien, y de una manera radical, va a ser muy difícil, por mucho que suban las audiencias y los egm, que este espacio publico de comunicación adquiera credibilidad, sobre todo teniendo en cuenta que los 1200 millones que tiene que aportar las arcas del estado para que haya un medio de comunicación audiovisiual de servicio publico, se utilicen para pagar amigos y favores, vease el caso de La sexta y demás adlateres.

Ahora la dimisión de Oliart nos ha vuelto a situar en el punto de mira, y cuando su sustitución debería ser inmediata por el bien del país y de la institución en si, como siempre, priman otros intereses, intereses de partido, que ya estamos acostumbrados a que estén por encima de los intereses de la ciudadanía.

Si de verdad los dos grandes partidos que en este país nos representan, estuvieran por la labor de hacer algo serio por el interés general de los ciudadanos, debería aprovechar la situación para ponerse de acuerdo, y con eso que tanto les llena la boca, poner en marcha un proyecto serio e imparcial de radiotelevisión publica, y dejar de buscar candidatos que “molesten poco y sean manejables” –vease el caso del presidente saliente- y buscar a la persona apropiada y capaz para poner en marcha un proyecto, no a corto plazo – maldito cortoplazismo y chapucerimo que nos invade- sino a medio y largo plazo cuyos pilares sean la imparcialidad, el servicio público, la información veraz e inmediata y la programación de calidad, que es lo que el ciudadano demanda. Aunque me temo que eso solo es soñar despierta, pues a lo que estamos asistiendo ya es a un carrusel de candidatos de los unos y de los otros, y a un vaivén de pactos “yo te doy tu me das”, que desgraciadamente nos llevaran a más de lo mismo. Un espectáculo realmente ridículo, desgarrador y desmoralizante, pero al que desgraciadamente ya estamos acostumbrados.

Es la una de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 30 grados. Yo sigo esperando una radio televisión pública que no sea una herramienta para mayor gloria del gobierno de turno.

Anuncios

Por qué hicimos la huelga en RTVE

Esto es la trascripción de un correo electrónico.  Lo ha enviado un compañero de RTVE que pide guardar su identidad. Es decir: no es un reenvío de otras fuentes, es un mensaje directo de la fuente original. 

Llevo varios días pensando en escribir un post, que deje bien claro a los ciudadanos porque hemos hecho la huelga del 3 de Marzo en RTVE, ya no me hace falta pensar más, porque este compañero lo explica perfectamente. 

“La mayor parte de los que recibís este mensaje, sabéis que trabajo en RTVE. No son buenos tiempos para nadie y en nuestro caso, las cosas tampoco están muy bien. Me permito enviaros un escrito realizado por compañeros de la casa, para que sepáis, exactamente, lo que pasa con la televisión que pagamos entre todos. Gracias

Frente a la campaña interesada que se está haciendo desde el gobierno de cara a la opinión pública sobre las bondades de la retirada de la publicidad de TVE y a la creencia popular -también interesada desde el gobierno- de que los trabajadores estamos muy bien pagados y trabajamos más bien poco, algunos compañeros hemos decidido exponer a la luz pública la realidad de lo que está pasando aquí dentro y el futuro incierto que ahora mismo tenemos todos los trabajadores y trabajadoras de la Corporación RTVE.
Idealmente recurriríamos a los medios de comunicación para denunciar la situación del personal de CRTVE, pero experiencias anteriores demuestran que las distintas empresas de medios de este país han establecido pactos de silencio a la hora de informar sobre malestar de trabajadores, movilizaciones o huelgas en medios de comunicación por aquello de qué pasará cuando me toque a mí. Por si esto fuese poco, nunca antes desde la llegada de la democracia se había dado en este país tal concentración de medios de comunicación progubernamentales (SER, La Sexta, Cuatro, El País, etc.).

Somos conscientes de las dificultades económicas que están atravesando muchos ciudadanos y de los índices de paro. También nos consta que el hecho de quejarnos en la coyuntura actual podría resultar para algunos, cuando menos, poco ético: al menos tenemos trabajo. No obstante, precisamente porque queremos conservar nuestros trabajos y porque nos negamos a que se engañe a la ciudadanía respecto de lo que pasa en una empresa que financian parcialmente con sus impuestos, nos gustaría hacer
llegar este escrito a cuanta más gente mejor.

Vaya por delante la aclaración de que el personal de CRTVE no tiene categoría de funcionarios públicos. Se trata de personal laboral de una empresa pública. No tenemos ninguna plaza en propiedad y podemos perder nuestros puestos por ejemplo mediante un Expediente de Regulación de Empleo con las indemnizaciones que fija la ley o que en su caso se pactasen. Nada de esto sucede en el caso de los funcionarios.

Una vez aclarado este punto, pasamos a enumerar los problemas que se están viviendo en la empresa.

Desde hace algún tiempo, la mayor parte de los programas de RTVE están en manos de productoras aunque se le venden al público como programas de producción propia de RTVE cuando en realidad no hay trabajadores de la casa implicados en ellos pese a contar con personal y medios suficientes. Esto, que venía siendo lo normal en series y programas de ficción (“La señora”, “Águila roja”, “Cuéntame”,…), se ha hecho extensivo ahora a la mayor parte de las retransmisiones  deportivas y a las de la Lotería Nacional, adjudicadas a la empresa Mediapro, una de las principales accionistas de La Sexta a través del grupo Imagina. Mientras tanto en el parking de unidades móviles de Prado del Rey hay paradas 25 unidades móviles de televisión y su correspondiente personal sin hacer nada pero pagadas con dinero público.

El argumento esgrimido desde la dirección de la empresa es que el personal propio resulta más caro que la subcontratación a una productora para hacer el mismo trabajo. Para justificarlo ante el Consejo de Administración de CRTVE y el Parlamento se ha ideado una contabilidad perversa que funciona de la siguiente manera: se deja a los trabajadores parados asignándoles únicamente unas pocas horas de programas a la semana y entonces se dividen sus sueldos mensuales por el número de horas de programa que han hecho durante el mes –NO POR EL NÚMERO DE HORAS DE JORNADA LABORAL COMPLETA-. El resultado son unas cantidades desorbitadas por hora de trabajo. Como ejemplo particular el de la categoría de Técnico Superior de Imagen (cámaras, controles de cámara, gruistas, fotógrafos). Su sueldo base es de 1.224 euros mensuales. Según la empresa cada uno de estos profesionales le cuesta 76 euros por hora. De acuerdo a este cálculo para nuestra jornada de 35 horas semanales deberíamos estar ganando ¡10.640 euros al mes! A renglón seguido se alega que como somos tan caros hay que darle el trabajo a una productora porque sale más barato. Es decir, nos dejan sin trabajo para poder justificar a posteriori la externalización.

La mayor parte de la subcontratación de servicios y programas se está dando a Mediapro o a empresas de su mismo grupo. No es ningún secreto que la empresa Mediapro, además de formar parte del grupo Imagina, accionista de La Sexta, está vinculada al PSOE habiéndose encargado de la campaña de este partido en las últimas elecciones generales. También se están externalizando programas y servicios que van a parar a la productora que dirige el marido de la ministra Carme Chacón.

Se invirtió dinero público en la compra de varias furgonetas equipadas con equipos de transmisión en directo vía satélite, denominadas Unidades Terrenas para hacer reportajes en directo en programas como “España Directo” y para informativos. Se firmó un acuerdo con los representantes de los trabajadores para aceptar unas condiciones especiales para operar estas unidades terrenas –por cierto poco justas para los trabajadores ya que se saltaban el convenio- y se dieron los cursos correspondientes para su manejo. Pues bien, estas unidades llevan más de un año paradas en los parkings de los centros de TVE y mientras se siguen subcontratando estos servicios a Overón, empresa participada por Mediapro.

La grabación del último discurso de Navidad del rey se realizó con una unidad móvil de Alta Definición subcontratada a otra empresa mientras que la de TVE se quedaba en el garaje con la excusa de que era demasiado grande para instalarla en el Palacio de la Zarzuela cuando lo cierto es que si algo sobra allí es espacio.

Se reconvierte a trabajadores de edición de vídeo con años de experiencia a otras áreas, se dejan las cabinas de edición de vídeo sin utilizar y luego se subcontrata la edición de los programas adivinad a qué empresa…. Efectivamente, a Mediapro. La excusa esta vez es que no tenemos editores de vídeo. Naturalmente, previamente se los han quitado de encima. Por otro lado, en RNE se ha externalizado mediante la contratación carísima de “colaboradores” ajenos a la empresa en la mayor parte de la programación, y en los principales programas, incluso en la dirección y subdirección de los servicios informativos.

Con la llegada hace tres años del ex presidente de la Corporación RTVE Luis Fernández, se introdujo también un equipo de nuevos directivos que se trajeron de otras televisiones y productoras –hasta un total de 97- y se apartó a los profesionales que llevaban toda la vida en la empresa de los mismos puestos de dirección. Incluso se crearon puestos de dirección que no existían previamente. Todo este equipo se contrató a golpe de talonario con sueldos astronómicos.

El recientemente cesado Javier Pons, ex director de TVE, se ha marchado con una indemnización de 200.000 euros, su salario anual mientras estuvo en el cargo. Pons venía del entorno de La Sexta.

– Mientras tanto, la mayoría de los estudios de TVE se mantienen vacíos o  con un programa al día en el mejor de los casos y a los trabajadores se les recortan los pluses y las dietas en los viajes cuando se les requiere para hacer retransmisiones o programas fuera de sus centros de trabajo, enviándoles, por ejemplo, a Sevilla para retransmitir una carrera de caballos, haciéndoles ir y volver el mismo día y dándoles un bocadillo para comer.

Esta es la realidad de RTVE. Al espectador solo le llega el hecho de que ahora tiene una televisión pública sin publicidad pero no se le dice por donde se está yendo el dinero ni que –a pesar de lo que difunden algunos medios- el presupuesto de CRTVE es de los más bajos de una radiotelevisión pública europea: mil setenta y cinco millones de euros frente a los más de cuatro mil millones de la BBC o a los tres mil de la televisión pública francesa, por citar a dos. Pero además la decisión tomada el año pasado por el gobierno de Zapatero y tramitada por la vía de urgencia mediante decreto ley -¿qué prisa habría?-, no se limitaba a quitar una de las fuentes de financiación de RTVE mediante la supresión de la publicidad, sino que se limitaba la programación en favor de las cadenas privadas. La propuesta es que el Estado financie la mitad del presupuesto y la otra mitad provenga de una tasa que se cobrará a las televisiones privadas y a las empresas de telecomunicaciones sobre sus ingresos. El resultado ha sido que no solo algunas de estas empresas se han negado a pagar esta tasa y la han recurrido en los tribunales, sino que además la Unión Europea la considera ilegal.

A fecha de hoy sigue sin estar claro de donde saldrá el dinero para cubrir la mitad que no financia el Estado de un presupuesto ya de por sí escaso. Sin embargo sigue habiendo productoras vinculadas a televisiones privadas aumentando su facturación a costa de la televisión pública mientras ésta mantiene a su personal sin trabajo y sus instalaciones y equipamiento parados.

Os pido que difundáis este mensaje en vuestro entorno, ya que es la única manera de que la verdadera situación de la radiotelevisión pública, llegue a la gente ajena a los medios y de que, entre todos, contribuyamos a salvar puestos de trabajo y a detener un sangrado del dinero de todos, logrando una RTVE que realmente nos merezcamos y de la que podamos sentirnos orgullosos.”

Son las nueve de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 2 grados.  Durante la jornada de huelga la empresa vulnero en multitud de ocasiones el derecho a la huelga y hoy despues de una semana de la jornada de huelga lo único que ha hecho la dirección de RTVE es poner de vuelta y media a los representantes a los trabajadores y mirar para otro lado. Sigue sin sentarse a negociar NADA. Esto es lo que hay.

Una huelga de conciencia

Hoy los trabajadores de RTVE, haremos paros parciales de dos horas en el transcurso de la mañana y de la tarde, y el día 3 de Marzo iremos a la huelga. Dice el Presidente de la Corporación, Alberto Oliart, que él no ve razones objetivas para hacer estas movilizaciones y estos paros. Bien, todo es opinable en un estado democrático, y obviamente respeto mucho su opinión, pero desde luego no la comparto.

Podría darle al Sr. Oliart “mas de cien motivos” como dice su ex yerno, Joaquín Sabina, pero eso me llevaría a saturar mi blog, y consumir demasiado tiempo, que hoy precisamente no lo tengo, pero si que le voy a refrescar la memoria con alguno de los hechos que están y han estado sucediendo en mi centro de trabajo. Por ejemplo, es muy duro ver como las tareas laborales que deberían ser asignadas a los profesionales de RTVE, se les encomiendan a empresas externas, pagando mucho más, mientras los compañeros andan de brazos cruzados; o como, también sucede, se contrata a personal externo, cuyo único mérito es ser “amigo de” o “familiar de” con unos salarios que triplican y cuadriplican la paga de cualquier trabajador de la casa, y como el “externo” no sabe hacer el trabajo, hay que asignarle una plantilla “esclava” para que le haga todo, mientras el “externo” se sienta al micro, o se pone delante de cámara, a lo que nosotros llamamos “mesa puesta”; o como en los servicios interactivos, hay más jefes “externos” que indios ( de la casa); o como el número de directivos externos se ha incrementado en los últimos años de una manera desorbitada, con salarios que no bajan de los 100.000 euros + bonus ( porque ahora con dinero público se pagan bonus) y con contratos blindados; o como estamos utilizando RTVE y el dinero publico asignado a la corporación para financiar una productora, que goza de los parabienes del gobierno actual, llamada MEDIAPRO; o como vemos día a día como los platós están llenos de productoras externas; o como vemos que las retransmisiones hechas desde siempre por nosotros ahora se hacen por productoras externas; o como el montaje de video se hace por una subproductora de MEDIAPRO, que está a menos de un kilómetro de nuestras instalaciones, mientras nuestros estudios de montaje se quedan vacíos y nuestro personal de montajes anda de brazos cruzados; o porque no se cumple el convenio actual y no se avanza en la negociación del nuevo, poniendo continuamente por parte de la dirección “palos a las ruedas”; o porque a pesar de las buenas palabras del Sr, Oliart, prácticamente todos los nombramientos que ha hecho de directivos son externos, incluido uno perteneciente a su familia; o porque no se cubren las plazas vacantes habiendo aprobados en lista de la última convocatoria de oposición; o como a través de la auditoria realizada en estos últimos días hemos podido saber que la dirección de RTVE se ha dedicado en estos años a hacer de oro a productoras que vendían programas malos, caros y sin audiencia, haciendo en el caso de las series más capítulos de los necesarios, con contratos que ni siquiera pasaban por el registro de la Corporación; o bien porque se han gastados miles y miles de euros en el “proyecto nueva sede” con un gestor del proyecto, Mansilla, que hacía o deshacía a su antojo, adjudicando dinero de acá a o de allá según sus propios intereses o los del expresidente Luis Fernández… (puntos suspensivos, muchos puntos suspensivos)

Podría seguir aun más, hay más motivos y todos los que trabajamos en RTVE los conocemos, por eso hoy haremos los paros y el día 3 iremos a la huelga, porque estas movilizaciones además de ser reivindicativas por nuestros derechos, son mucho más, son un deber de conciencia, una huelga de conciencia, unos paros de conciencia, porque a veces se nos llena la boca protestando y protestando sobre la situación que atravesamos y nos mesamos los cabellos hablando de la corrupción que nos circunda, pero con eso no basta, hay que hacer algo más, y en nuestra manos, en nuestra voluntad está hacerlo. Si no nos movilizamos contra esta ola de despropósitos y de abusos que hoy nos envuelven, de poco van a servir nuestras protestas, porque como ha dicho alguna directiva de nuestra casa : “Déjalos que peguen cuatro gritos, que esto se pasa y luego nosotros seguiremos haciendo lo que nos de la gana”.

No hay mayor fuerza que la del corazón y la de conciencia, la de la buena conciencia, y eso es lo que toca ahora, yo os animo compañeros a que vayamos a los paros y a la huelga, porque ahora ya no bastan las palabras. Luis Fernández se empeñó en enseñarnos el “valor de la amistad”, parece ser que “Alberto Oliart” quiere enseñarnos el “valor de la familia”, pero nosotros les vamos a enseñar lo que significa “el valor del compañerismo y del servicio público”

Son las ocho de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 3 grados. Hace frío en RTVE, pero si no nos movemos, mañana hará más.

La Corte de los Milagros

 

rtve

Estamos ante un socialismo tremendamente raro, pero raro, raro, raro (lo podéis leer con entonación). Primero fue ponerse a los pies de los banqueros, y ahora Zapatero, con ese reclinatorio portátil, que siempre lleva consigo, para ver ante que señor del capital se arrodilla con tal de permanecer, se pone al servicio del sector privado de los medios de comunicación audiovisual, porque parece ser que le están dando demasiada “caña” y hay que contentar a los “amigos”, aun a precio de ir contra la propia ideología de su partido (¿Tendrán aun ideología?)

Todo lo que hablamos, negociamos, pactamos y organizamos para la radiotelevisión publica se lo han saltado de un plumazo. El modelo pactado era mixto, para que la financiación fuera posible, real… ahora… si te he visto no me acuerdo… y además ¿De donde van a salir los 500 millones que van a faltar?… No se, tal vez, haya que esperar un milagro de esos que multiplican los panes y los peces.

Leeros este enlace (Hoja CCOO nº 790), que clarifica muchas cosas, aunque de poco sirve saber, si no cuentan con nosotros, eso si Luis Fernández calla, él que debería ser el primero en sacar pecho por su gente, por su proyecto, pero ya veis lo que dijo hace unas semanas en el parlamento: que los trabajadores de RTVE ganábamos mucho y trabajamos poco. Claro que ahora entiendo estas declaraciones. Todo estaba orquestado, todo estaba previsto. Hay que deteriorar bien la imagen de los que estamos allí dentro, porque eso también ayuda en sus planes, aunque para hacerlo sea necesario mentir.(Ver hoja de CCOO nº 788)

Que esta medida la hubiera puesto en marcha el PP no me habría extrañado mucho. Forma parte de su programa, y he escuchado a muchos de sus componentes expresar su desagrado por la cosa publica… ¿pero el PSOE?.

Escribía hace unos días que no se que más me queda por ver… pues bien, ahora no repito el párrafo, porque me temo que aun me queda mucho. Estamos ante una situación sin control de ningún tipo, y a río revuelto… ganancia de pescadores…

Son las ocho de la noche. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 10 grados. Me dijo mi padre hace unos días que aunque parezca raro, en las crisis siempre hay algunos que se hacen más ricos todavía. Ahora me lo creo. Esto cada vez se parece más a La Corte de los Milagros

Detrás del Chiki Chiki

Fijaros como está el patio, y luego dicen que los sindicatos en RTVE estamos todo el día “dando la vara”… como para no darla.  

Y es que estoy hablando del “montajito” de Eurovisión… si he escrito “montajito”… ¿o tal vez debería haber escrito M O N T A J E con letras bien grandes? porque una ya no sabe si trabaja para RTVE o lo está haciendo para LA SECTA  – la c no es un error tipográfico- o para Mediapro, o para vete tu a saber…  Sigue leyendo