Adiós Camelot

Hay nubes grises y amenazantes sobre Camelot. Los muros de sus torres se están llenado de grietas. El cuento de hadas, magos, reyes, caballeros y damas de largos cabellos de oro con el que comenzó Pedro Sánchez su andadura política, se torna sombrío y tenebroso, y se difumina poco a poco mientras sus caballeros de la tabla redonda, sus magos, sus damas y princesas van esfumándose en la niebla de las malas decisiones.

Hay mal rollo en Camelot-Moncloa. A pesar de que los magos Tezanos y Redondo vaticinaban momentos de gloria para el 10 de noviembre, la realidad es que nada ha salido como ellos predecían, y su magia no ha hecho ni el más mínimo efecto. De hecho, hemos comprobado que son un par de impostores y de magia saben poco, tal vez si, algo más de malas artes.

Sánchez está metido en un buen problema, mucho peor que el que tenía en abril. Ahora ya, no le queda más remedio que aceptar lo que exija Pablo Iglesias, que, a base de perder votos, cada vez se consolida más como líder- perplejidades propias que solo pasan en nuestro país- y anda ya llamando a la puerta del castillo pidiendo sitio en la mesa redonda. El caballero negro de la coleta pide ya, ni más ni menos que 6 ministerios, y eso para garantizar la investidura, que no la legislatura, que eso ya lo ira viendo Sir Pablo de Galapagar, que, si Pedro se porta bien, le dejará seguir de inquilino en Moncloa, y si no ya le mandará con el colchón a otra parte.

Todo lo que no quería Sánchez está pasando por esta repetición de elecciones, por cierto, convocadas según Carmen Calvo, por el mismísimo espíritu santo, y que según “il conseglieri” Abalos han servido para frenar a la ultra derecha, a pesar de que VOX ha más que doblado el número de diputados, ha conseguido grupo parlamentario propio, va a tener puesto en la mesa del congreso, y va a tener la capacidad, también, de recurrir leyes en el Tribunal Constitucional. Una extraña manera de frenar.  Impresiona ver como nadie desde las filas del PSOE hace la más mínima reflexión por haber perdido más de 700.000 votos en seis meses, y eso, teniendo la mejor herramienta para conseguir votos que es ser gobierno.

Nada, en el horizonte, vaticina un buen final para esta aventura, ni siquiera le queda el comodín de ciudadanos, que Rivera por fin, y también por insistencia en el dislate, ha terminado destrozando. Albert ha acabado con él mismo y con la marca naranja, que se desangra diseminando a los pocos que quedan por las diferentes formaciones como personajes en busca de autor de una novela fallida. Esos 10 diputados que caben en un taxi o en un ascensor, también tendrán su protagonismo en ese gobierno que tiene que conformar Sánchez, antes de navidades, siempre según la vicepresidenta, y ya se están pensado “que se piden” porque a pesar del descalabro algo van a sacar de este desastre. Porque no se engañen, aquí ya no va de gobernar, va de ir pillando, me temo.

Pero, tal vez, lo peor, es que Sánchez puede necesitar los diputados de ERC, si los “indepes”, los que tienen a su líder en la cárcel de Lladoners, cumpliendo pena por sedición y malversación. Esos ya podéis imaginar lo que “se van a pedir”, no hace falta ser muy avezado para ver cuáles son los cromos que quiere Rufián en este lance.  Es curioso como Sánchez va a empoderar a perdedores y convictos. Es lo que tiene convocar elecciones para ver si suena la flauta, pero como ven esta vez no solo no sonó la flauta, sino que ya no hay flauta con la que soplar, ahora lo que habrá será eso de “no quieres caldo, pues toma dos tazas, Sanchez”

Camelot se va desdibujando, como en La Historia Interminable la nada se iba apoderando de todo. En Camelot ya no solo no duerme Sánchez, ya no duerme prácticamente nadie, porque todo lo que podía salir mal, salió, porque no es que hayan crecido los enanos, peor, han crecido los dragones, si dragones verdes de los que echan fuego y vienen a quemar la democracia, y de paso a todo aquel que se interponga en su camino, y Arturo-Sánchez tiene que entregar su mesa redonda a los que quieren acabar con su reino. La realidad es que Camelot ha pasado de ser un sueño a una pesadilla.

Son las siete de la mañana. No llueve en Madrid y la temperatura exterior es de 4 grados. Adios Camelot

 

En Moncloa hay un tal Iván …

Repasando papelillos antiguos me he encontrado con la campaña de Albiol: “Limpiando Badalona”, que como saben no se refería precisamente al barrido de las calles ¿Saben quien hizo esa campaña? Iván Redondo, hoy asesor de Pedro Sánchez en Moncloa…

Contratar empresas de marketing político para las campañas electorales viene siendo una práctica habitual. En efecto, es interesante, si el partido puede permitírselo tener expertos que ayuden a organizar las estrategias, a generar tendencias, a evaluar las encuestas, incluso a temas de imagen que conecten más y mejor a las ideas de esos partidos con los ciudadanos. Hasta ahí todo va bien, pero ahora, en el caso de Pedro Sánchez y su llegada a La Moncloa, estamos asistiendo a algo muy distinto.

Iván Redondo, director del gabinete en Moncloa de Pedro Sánchez, no solo tiene un perfil como experto en marketing político, sino que además tiene un perfil político demasiado alejado del ideario socialista que se supone que Pedro Sánchez va a llevar a cabo en su tiempo como presidente de la nación. Por supuesto todo el mundo es libre de cambiar de ideas, pero hay temas que van más allá de esos cambios de criterio político.

Muchos criticamos duramente a Albiol sobre la campaña “Limpiar Badalona”. Desde luego fue una operación xenófoba y racista que levantó ampollas, con un vídeo en  el que se relacionaba la inmigración en Badalona con la inseguridad ciudadana, y que, a pesar de llevarle a ganar la alcaldía, le pasó más adelante una factura durísima. Albiol quedó marcado para siempre, cómo no, por el racismo que desprendían esas palabras. Esa campaña la diseñó de principio a fin, Iván Redondo, sin importarle demasiado las consecuencias o lo que se desprendía de ella.  ¿Saben? No se puede vender a un político como a un detergente, y Redondo, sin valorar que el carpe diem de llegar a la alcaldía de su cliente le iba a traer unas consecuencias funestas para “su producto”, y sin importarle que la campaña destilara hostilidad, rechazo y odio la puso en marcha, además se vanaglorió de ello y la apuntó como un triunfo en su curriculum.

En política hay que ir más allá de vender o colocar candidatos en presidencias. No todo vale para llegar al poder. Un líder político representa un ideario, un programa político votado y consensuado por todos los militantes del partido, y dudo mucho que a los militantes del PSOE les haga mucha gracia que un tipo que montó una campaña xenófoba hace poco tiempo se siente ahora en Moncloa para asesorar al Presidente de su partido. Claro que más allá de las fronteras de los partidos estamos los ciudadanos, que vemos con escepticismo como Pedro Sánchez puede ahora “vestirse” con la llegada del Aquarius a Valencia, mientras sienta su diestra a Redondo, en cuyo historial aflora la xenofobia y la discriminación.

¿Saben? Lo de Maxim Huerta me parece pecata minuta comparado con esto, pero así se escribe la historia, Maxim está en la calle mientras Iván a día de hoy se pasea por el Salón de Columnas diciendo a todo el mundo lo que tiene o no tiene que hacer. No descarto verle de ministro, aunque jamás pensé que lo sería por el PSOE. Me equivocaba…

Son las once de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 26 grados. En Moncloa hay un tal Ivan …

Conversaciones sobre twitter

 

Me contaba ayer por la noche en una cena MariLuz Congosto, el pavor que siente la mayoría de la clase política por twitter. Parece ser que el motivo principal es que es una red demasiado abierta donde cualquiera puede enviarles mensaje sin necesidad de haber sido aceptado por el “procer” previamente. Y esto como poco les agobia, unas veces a ellos y otras a sus organizaciones. 

Existen en twitter muy pocos perfiles de políticos, aunque normalmente el partido y su organización si tiene presencia, y esa es la palabra, solo presencia porque son tremendamente inactivos. Además el twitter, que una de sus características es que es una actividad que uno debe hacer personalmente, les lleva mucho tiempo, y normalmente como pudimos ver con Rosa Díez, tienen lo que viene a ser un “encargado” de twittear, que descafeína totalmente la actividad propia de la herramienta. Aunque también hay excepciones, como el caso de Esperanza Aguirre, que si bien twittea en equipo, es decir probablemente no lo haga ella siempre personalmente, el tono de sus gorgoritos se acerca mucho a su personalidad, y por lo menos resulta veraz y autentica en sus comentarios. También González Pons, es bastante activo y Patxi López que está bastante integrado en esta red social. 

Luego tenemos en el lado opuesto a Dolores Cospedal, que pretende cubrir el expediente haciendo un tuit al día, o Tomas Gómez que se le nota de lejos que también lo hace para salir del paso, y poder decir que está ahí cuando le preguntan,  o por ejemplo la cuenta tuit del gobierno, que lo que hace fundamentalmente es “espiar”, es decir ver que es lo que dicen, pero de contar poco. Y lo mejor es el caso de Leire Pajín que tiene una cuentita en tuiter pero no tiene ni una sola línea. 

El caso es que como me contó anoche @congosto lo del twitter les da un poco de ictericia, y es que para un politico, tanta transparencia y tanto trato directo, les saca de sus casillas, porque la realidad, es que, por regla general, aunque hay excepciones, cuando un ciudadano se metamorfosea a político, se convierte en un ser opaco, miedoso, intranquilo, y empieza a aplicar la política de comunicación de Telefónica o el Corte Inglés, poquito que contar, y que hablen de ellos solo en periodo electoral, y por supuesto bien. El cara a cara lo aguantan mal y twitter es un cuerpo a cuerpo 2.0. 

Son las nueve y media de la mañana. Llueve en Madrid y la temperatura exterior es de 15 grados. No sabéis como siento la muerte de Ballesteros, que por cierto la noticia se dio en twitter, antes que en ningún otro medio de comunicación.

Gómez

La pista me la dio un compañero, y yo que en estos tiempos de calores en los que la intemperie es dañina como un cuchillo caliente, he utilizado mis horas asueto y siesta para ver por donde van los tiros, aunque creo que no hay tiros en esta batalla, porque tampoco es una batalla.

No se si os acordáis de esa frase: hablar de mí aunque sea mal, pues bien, creo que eso es lo que está sucediendo con el asunto Tomas Gómez. Lo cierto es que la figura de Gómez estaba últimamente un poco diluida, y en Madrid que duda cabe que hacerle sombra mediática a Esperanza es algo tremendamente difícil. Así que las mentes pensantes del PSOE, tal vez, y solo tal vez, pues todo esto no es más que una especulación veraniega, pero con algunos tintes de realidad, pusieron en marcha la máquina de la controversia. Tomas quiere ser candidato, Zapatero no quiere que sea candidato. La polémica estaba servida, y más en esta época estival donde poco acontece. Así que en los últimos 15 días todo el mundo ha vuelto a hablar de Tomás Gómez, e incluso acapara portadas. Hasta en Telemadrid, en la que sus imágenes están medidas con cuentagotas, aparece.

Por cierto que gane una apuesta con la suspensión de la reunión los días pasados entre Zapatero y Gómez, pero fue un triunfo fácil, ya sabía yo que no iba a haber ninguna reunión. Me lo maliciaba. No hubo reunión, pero si hubo portadas, y hasta en los informativos nacionales pararon para informar que se había suspendido dicho encuentro. Son muchos años en esto de la comunicación para que una no se de cuenta.

Gómez será el candidato, o por lo menos debería serlo, tiene las bazas suficientes para abrir una brecha en Madrid, aunque es muy difícil que gane. Es muy complicado lo de apartar a Esperanza del poder, pero si que puede hacer que el PSOE, en Madrid, crezca.

Si no es así, me habré equivocado en esta pequeña especulación veraniega, pero no os “penetre” la menor duda, que el PSOE, también. Mi equivocación sería en cualquier caso pequeña, pero la de los socialistas sería enorme, porque Gómez, es el que está mejor posicionado para la tarea electoral, y eso las cabezas pensantes de Ferraz y Moncloa deberían a estas alturas saberlo. No creo que hagan una “Sebastianada”

Son las diez de la mañana. No llueve en Aravaca, pero esta “Molto nebuloso” y la temperatura actual es de 28 grados. Verano caliente preludio de Otoño “caliente”

Cambios

No se donde está Zapatero. El Presidente se ha diluido en el horizonte del marasmo/desastre económico-financiero- laboral de nuestro país, como una figura de humo que se desdibuja mientras se difumina, y poco a poco como si de un dibujo animado se tratara, se va convirtiendo en una nueva figura, ahora si más nítida y definida, que toma la forma de José Blanco (es una pena que sea tan tarde y no tenga ganas ya de hacer una animación, pues quedaría chulísima). 

Y hasta tal punto la figura – antes humo- se convierte en una realidad, que no solo comparece, sino que también emite sonidos, y bastante nítidos, tan claros que he podido entender algo así como que se siente orgulloso de pertenecer a un gobierno que toma decisiones. 

Es indudable, que Pepiño, ahora Don José por la gracia de Esperanza, es ya algo más que un peón de negras, y según pasen los días y se oscurezca o se aclare el panorama –depende del cristal con que se mire- habrá algo que no será un cambio, pero tal vez si sea una mutación política. 

Dicen los astrólogos que pronto se sentará un gallego en la Moncloa, y algunos miran a Rajoy, pero yo no estoy tan segura de que ese gallego no sea otro gallego. Todo está cambiando, y me parece que muy deprisa. 

Son las doce y media de la noche. No llueve en Aravaca y la temperatura exterior es de 20 grados. He desempolvado la bola de cristal – de vez en cuando hay que usarla- y creo que este año vamos a volver antes de las vacaciones, hasta es posible que no tengamos vacaciones, políticas, digo, que de las otras, ya están tardando.

Ha estallado la paz

 

Ha estallado la paz, por lo menos de momento, y es que Zapatero y Rajoy, después de la reunión han llegado a  acuerdos sobre la renovación de las Instituciones Jurídicas, sobre el endurecimiento de las penas para los violadores, la creación de un registro de pederastas y también, sobre el tema del terrorismo.  En lo que se refiere al asunto económico, aun – y digo aun, porque según crezca y crezca más la crisis también habar algún punto en común- no han llegado a posturas coincidentes.

 

El sentido común parece que se impone, en los unos y en los otros, y llama la atención, la coincidencia sobre la política antiterrorista, ya que el Partido Popular pasó toda la campaña electoral, manifestando que no habría acuerdos con el gobierno en esta materia, salvo que el gobierno hiciera una declaración firme de que nunca más se iba a negociar con la banda armada, y que yo sepa, eso no se ha producido. Claro que el tema de ETA se diluye, y va perdiendo fuerza, ya que la banda está cada vez mas debilitada – es una pena que este acuerdo no se haya producido hace unos años cuando realmente era necesario- y lo que si está llamando a nuestras puertas es la crisis económica, que desgraciadamente veremos, como según avanzan los meses, se irá apoderando poco a poco del país.

 

Por eso, y aunque aun no haya acuerdo en materia económica, este acercamiento por parte de los lideres es positivo, un acercamiento por cierto que ya se da entre la población, pues todos estamos convencidos que habrá que arrimar el hombro para salir de esto, lo menos dañados posibles, y también cuanto antes. Aunque no creo que haya mucho de altruismo en estos acercamientos. Lo que si hay es el instinto de supervivencia que tiene tan arraigado la clase política de nuestro país, que sabe, que tal vez las crisis económicas no tiran abajo gobiernos en España, pero si dejan en estado de gran deterioro, e irrecuperables a los propios políticos, y estos no están dispuestos ni por asomo, a perder su protagonismo y sus prebendas, que aunque la crisis sea muy dura, ellos como los corchos siempre salen a flote.

 

Blanco, después de la reunión, ha manifestado que este encuentro pone el punto final a una época de crispación demasiado larga. Blanco siempre tiene que decir la ultima palabra, pero os recuerdo que la crispación no ha venido desde abajo, desde la bases, desde la ciudadanía. Fue impuesta desde arriba, desde los líderes, que hicieron en la pasada legislatura de nuestras vidas su campo de batalla. Yo personalmente, como otros muchos, nunca he estado crispada, he hablado con naturalidad y tolerancia con los unos y con los otros, y desde luego hemos mantenido el talante y la calma, incluso cuando había materia suficiente para haberse mesado los cabellos. Así que ya es hora de que la clase política aprenda y haga los deberes de la educación para la ciudadanía, que por cierto es una asignatura que debería impartirse como obligatoria en el Parlamento, educación para la convivencia, educación para el dialogo, educación para vivir en paz dentro de una sociedad que no solo llamamos democrática, sino que lo es.

 

Hace unos meses, escribía un post titulado el valor del respeto, uno de los post más visitados por cierto dentro de este blog, y en él dejaba patente la importancia de ese término. Tal vez esto, lo de hoy, solo sea un gesto, tal vez no, eso espero, porque ya estamos cansados de gestos y apariencias, ahora pintan bastos y la dramaturgia y el atrezzo sirve para poco. Tal vez hayan aprendido. Aunque quien soy yo para dar lecciones a nadie. Pues si que lo soy. Soy una ciudadana, y eso aunque algunos desconozcan el significado del término, es mucho, muchísimo.

 

Son las doce y media de la noche. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 30 grados. Una noche calurosa. Por cierto las palabras más buscadas en mi blog durante los últimos tres meses son hipoteca, crisis y respeto, por algo será