¿Porque vamos a tener que esperar 170 años para conseguir la #Igualdad?

5050

Saben una cosa

Según la Organización Internacional del Trabajo, si la participación de las mujeres en la economía fuera equiparable a la de los hombres, el PIB mundial aumentaría 26 por ciento en el 2025. Sin embargo, si seguimos a este ritmo, el Foro Económico Mundial asegura que tardaremos 170 años en alcanzar la plena igualdad entre ambos sexos.

Lo que me lleva a preguntarme, y a que se pregunten ustedes… porque vamos a tener que esperar tanto tiempo… 170 años… cuando el beneficio está a la vista.

Es tan estúpido todo esto. Es como tener dinero para compra una buena casa, y decir, no, prefiero seguir viviendo en esta vieja casa incomoda… Todo el mundo pensaría ante un hecho así, que o no se está bien de la cabeza, o que  esa persona tiene una vena masoca.

Pues bien con la igualdad de género sucede exactamente eso. Tenemos al alcance de nuestra mano, conseguir esa igualdad, las leyes están hechas, solo falta que la sociedad se dé cuenta, de  que esa desigualdad no nos conduce a  nada bueno, empezando por la violencia de género, que sacude día a día a las mujeres, u otros temas, que realmente deberían producirnos vergüenza, que sucedan en una sociedad avanzada en pleno siglo XXI, pero además teniendo a la vista esa mejora del 26 por ciento del PIB, no me cabe en la cabeza, como alguien o algunos puedan resistirse, de esa manera tan obcecada al progreso, si amigos y amigas porque la igualdad entre hombres y mujeres, es una cuestión de derechos humanos, pero también de progreso.

Aunque tal y como están las cosas, parece que los seres humanos de este planeta optamos por ir en carreta y a paso d’huomo que dicen los italianos, en vez de alcanzar la velocidad de la luz que nos daría la igualdad de genero. Ya ven, ya ven ustedes,  los humanos  parece que somos así.

Es la una y media de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 18 grados ¿Porque vamos a tener que esperar 170 años para conseguir la #Igualdad?

 

Anuncios

Propósitos de Año Nuevo aunque no sean nuevos

propositos-ano-nuevo-700

El año 16 no ha sido el año de la igualdad de genero, como el 15, como el 14, y asi podía seguir hasta el año 0, pero también hay que decir que algunos pasos si se han dado que os van acercando poco a poco a esa igualdad entre hombres y mujeres que tanto deseamos

Para el 17 pues ya saben desearles que todas aquellas situaciones de desigualdad se esfumen, desaparezcan, caigan en desuso, que sean un anacronismo, y se inicie un nuevo y mejor presente.

El día de año nuevo es el día de los propósitos, y también esa convención que marca la diferencia entre un año y otro  nos ayuda a renovar la ilusión por seguir adelante, a materializar la esperanza en el cambio y a planear nuevos proyectos que nos lleven a conseguir la meta, si esa meta que nosotros y nosotras nos ponemos por delante, y que sin ella, ya les digo el mundo no habría avanzado

Aquí en Ellas Pueden desde Radio 5, desde Radio Nacional de España, desde la radio pública de todos y todas, para el año 17, vamos a seguir trabajando para conseguir una sociedad libre de desigualdades, una sociedad donde no exista la discriminación, en definitiva una sociedad dónde las mujeres y los hombres, se reconozcan como seres iguales y libres, y donde la brecha salarial, la violencia machista, el acoso, el ninguneo de las mujeres en los puestos de decisión, y todos los demás etcéteras que bien conocemos, desaparezca, y también seguiremos visibilizando mujeres y hombres para que sean referentes de otras y otras en este largo camino hacia la igualdad de genero.

Tal vez y eso deseamos, el 17 sea el año en el que, de verdad, y no de postureo, tomemos conciencia de lo importante que es la igualdad de género para llegar a la sociedad de los valores y de las personas. Esa felicidad que tanto buscamos y tanto deseamos, esta ligada entre otras cosas a la igualdad. No podremos llegar a una sociedad feliz, con la mitad de la población, las mujeres, descontentas, maltratadas, ninguneadas, apartadas y utilizadas según la conveniencia, y con la otra mitad sometida, los hombres, sometida a un estrés brutal que conlleva el estereotipo machista que impera.

Esperemos que el 17 sea el año de la igualdad, es mi propósito de año nuevo, aunque no sea nuevo.

Es la una de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 8 grados.

Plan Especial para la Igualdad de Mujeres y Hombres

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad   anuncia para este año un Plan Especial contra la discriminación laboral y salarial de las mujeres

  • El Plan se pondrá en marcha este año y contará con 90 medidas concretas para garantizar la igualdad efectiva en el empleo 
  • Un total de 92 empresas cuentan ya con el distintivo “Igualdad en la Empresa”

Avanzar desde la igualdad legal hacia la igualdad real de oportunidades entre hombres y mujeres, reconocida como mandato constitucional “es un compromiso de este Gobierno con los ciudadanos”. Así lo ha reafirmado hoy la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, durante la entrega de los distintivos “Igualdad en la Empresa” a las últimas 14 entidades que los han obtenido. Se trata de un reconocimiento a empresas que aplican políticas de igualdad entre mujeres y hombres a través de sus planes de igualdad, que comenzó a otorgarse en el año 2012 y que a día de hoy poseen 92 entidades.

La ministra ha señalado que el avance hacia la igualdad es “una prioridad integrada en todas nuestras políticas”, como quedó reflejado en el Plan Estratégico de Igualdad de Oportunidades aprobado el pasado mes de marzo. Mato ha anunciado un refuerzo a las medidas que contempla, en los próximos meses, a través de planes específicos.

En concreto, ha adelantado que se va a poner en marcha el Plan Especial para la igualdad de Mujeres y Hombres en el Ámbito Laboral y contra la Discriminación Salarial 2014-2016”, que contará con más de 90 medidas. Su objetivo es garantizar la igualdad efectiva en el acceso y permanencia en el empleo, para prevenir y corregir la brecha salarial de género y para fomentar el emprendimiento femenino.

Además de esta iniciativa, la ministra ha mencionado el Plan para la Promoción de la Mujer en el Medio Rural y el Plan de Acción para la Igualdad de Mujeres y Hombres en la Sociedad de la Información, enmarcado este último dentro de la Agenda Digital del Gobierno. Ambos desarrollarán acciones concretos para favorecer la igualdad de oportunidades en esos entornos concretos. Porque “una sociedad que quiera ser eficiente y competitiva debe ineludiblemente aprovechar la capacidad y el potencial de todos”.

En cuanto a la concesión del distintivo “Igualdad en la Empresa”, que se otorga por cuarta vez, la ministra ha subrayado que todas las entidades que forman parte de esta red son “un modelo de gestión inteligente y eficaz de recursos, de responsabilidad y coherencia con los principios de igualdad de oportunidades como medio de generar riqueza y crear valor, sobre la base del mérito y del esfuerzo”.

La Red de Empresas está contribuyendo a través de su sitio web a estimular, orientar y facilitar a otras empresas, especialmente a las pequeñas y medianas, la incorporación de políticas y medidas de igualdad de oportunidades en su funcionamiento y estructura. Prueba de ello es el aumento de PYMES, que suponen el 35,7% de las nuevas empresas integrantes.

La ministra también ha anunciado que, con el objetivo de acercar el principio de igualdad a las empresas españolas, se ha iniciado la tramitación de una reforma de la normativa reguladora del distintivo “Igualdad en la Empresa”. Con ello se pretende “mejorar el procedimiento para su obtención y facilitar la participación”, considerando nuevos aspectos, como el diferencial salarial de género y su evolución dentro de las organizaciones, así como las medidas adoptadas a favor de la conciliación y la corresponsabilidad.

La Red de empresas, además, ofrecerá próximamente de manera gratuita desde su sitio web, una herramienta de autodiagnóstico de la brecha salarial de género, para facilitar a todas las empresas instrumentos de detección y diseño de acciones para afrontar y prevenir esta forma de desigualdad.

 

Voto de conciencia… o a conciencia…

 

Escucho una y otra vez en estos días eso del voto en conciencia. Se han llenado miles de líneas con ese término, y todos lo tenemos en la boca, repitiéndolo sin cesar, sin fijarnos, creo, en lo que estamos diciendo, y a quien aplicamos ese término.

El político tiene la obligación de ordenar la realidad en la que vivimos y ponerla en marcha acorde con los mandatos que han depositados sobre ellos los ciudadanos. Su trabajo es desde luego, normativo y casi siempre, debido a esa praxis se aleja mucho de la filosofía, que es a la que atañe un término tan profundo y tan denso como la palabra conciencia.

Casi ningún político es filosofo, demasiada inmediatez en sus acciones, en muchos casos apresuradas por el estrés de la permanencia en el puesto, o por la recuperación de los sitios perdidos, como para tener el tiempo suficiente que requiere la filosofía. Para un político el peso de la conciencia, o de eso que llaman la ‘voz de la conciencia’, para centrar más la situación, es muy liviano, hay muchos hechos en la historia de la humanidad que lo demuestran, y desde luego siempre es comparativo con otras servidumbres, en la que esa propia conciencia termina por diluirse, convirtiéndose en solo una palabra, que ‘decora’ espléndidamente bien cualquier acción política controvertida que vaya a tomarse.

Lo cierto es que para un político, en la mayor parte de los casos, no es necesario que su conciencia apruebe una determinada acción, cosa que desde luego no ocurre en el caso de un filósofo, porque es condición ‘sine qua non’ haber antes dedicado un tiempo a cultivar eso que llamamos conciencia. Una conciencia supeditada a otros intereses pierde totalmente la esencia del significado del término, y desde luego hay que pasar por un proceso, en muchos casos doloroso y profundo, donde el sujeto tiene que cultivar sus sentimientos, tiene que llegar a un gran desarrollo de la fortaleza moral y sufrir una catarsis personal, que tal y como concebimos a un político, está muy lejos de definirlo, y que probablemente, muy pocos políticos españoles y también de otros países hayan pasado por ella.

Hay una tendencia generalizada a confundir conciencia con preguntas sin respuesta y tribulaciones. Eso es un error. Para que la voz de la conciencia pueda hablarnos y que nosotros la entendamos, y sepamos exactamente qué es lo que debemos hacer en función de ese eco interno que escuchamos, hay que recorrer un camino, que estoy segura que muy pocos diputados, tanto del PSOE, como del PP y otros partidos que conforman el Congreso hayan recorrido. Así que eso que decía con tanto interés la Señora Valenciano sobre la votación secreta y en conciencia que ayer se produjo en el Congreso de los Diputados es, como en la mayoría de los casos, pura retorica vacua o política de gestos.

Poner límites a una vida que empieza ya sea en plazos o en supuestos es algo que es muy difícil de delimitar, muy complicado de sintetizar, y que muchos de los ciudadanos y ciudadanos que asistimos silentes a ese debate tan ‘político’  y tan poco ‘filosófico’ que se ha suscitado con la ley del aborto, no llegamos siquiera a comprender y apenas, como yo, si entendemos hasta donde llega cada uno con sus posiciones, pues si lo sacamos de ese contexto en el que la palabras vida, madre, mujer o derechos se diluyen y se funcionalizan, nos damos cuenta que, en el fondo poco importan los conceptos, y si que importa la instrumentalización de esos conceptos.

Quizás los unos y los otros, deberían, hoy el día después mirarse sus conciencias, y pensar si cada uno de ellos ayer votaron en conciencia, o tal vez lo que hicieron fue votar a conciencia de perpetuarse, dejando a un lado la profundidad del asunto, si, ese asunto de la vida, que tienen entre manos.

Que fuera secreto, es otro matiz a considerar, pues la conciencia cuando está bien cultivada y bien formada, da gusto verla, de lejos y de cerca, y no hay ninguna necesidad de esconderla, ni de taparla, ni ocultarla.

Creo que el espectáculo de ayer fue muy definitorio, aunque hubiera preferido personalmente, que no hubiera sucedido, o tal vez, es mejor que estas cosas pasen, así sabemos a qué atenernos.

Son las doce de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados

La Milonga de la Igualdad

No me da tiempo de nada últimamente. Tengo este blog desatendido y no encuentro el momento de escribir cinco frases seguidas, si no es para cosas de mi trabajo, que allí si que escribo, tal vez tanto que llego seca a casa.

Pero hoy mientras preparaba el programa de Ellas Pueden de la semana que viene me ha empezado a rondar una y otra vez una idea en la cabeza, y cuando la idea va y viene, y vuelve a ir y a venir, y así una y otra vez, es la señal de que hay que escribirla para que cese el ronroneo, y sobre todo venga el desahogo, porque entre otras cosas para esto sirve este blog.

¿Y cuál es esa idea que lleva todo el día perturbándome con su recurrencia?… Pues bien, va de igualdad, o mejor dicho de desigualdad, y sobre todo de “motos bien vendidas”

Y es que, a nosotras las mujeres nos han vendido la moto –sin ruedas, ni manillar- de que somos iguales, que por fin esa tan buscada igualdad a lo largo de los siglos, ha llegado, aunque ni lo estemos notando, ni nos demos cuenta de lo iguales que somos a los hombres. Pero lo peor de todo es que nos lo estamos creyendo, y lo mejor de todo, que el problema de que no seamos capaces de triunfar en ese “supuesto” plano de igualdad, la tenemos nosotras. Toma ya¡¡¡

Así que vamos a ir aclarándonos, porque lo de la igualdad es M E N T I R A. No existe tal igualdad. Para empezar no ganamos lo mismo, a igual trabajo igual salario, no se cumple en el caso de mujeres. Tampoco tenemos las mismas oportunidades que ellos, a nosotras siempre hay algo  que nos resta. Además en muchos casos tenemos que elegir entre subir en nuestra vida profesional y atender a nuestra familia, porque si nosotras no lo hacemos, no lo haría N A D I E, y como no somos unas desaprensivas, no somos capaces de dejar a nuestros hijos sin comer, o solos, por triunfar en nuestro trabajo, ya que E L L O S, no E S T A N para esos menesteres. Cuando por la noche nos sentamos reventadas frente al televisor, en las múltiples tandas y tandas de anuncios, nos hinchamos de ver a mujeres poniendo el friegaplatos, abrillantando los baños, sujetando botes de lejía, cocinando pollos que vienen en bolsas, untándose de mil cremas con el recuerdo perenne de que nos hacemos viejas – y eso debe ser malísimo en el caso de las mujeres- , ingiriendo cualquier tipo de fibra adelgazante, y en otros casos laxante, y ahora por estas fechas – que mira que me deprime- a niñas ( en el futuro serán mujeres) acunando y meciendo muñecas … y en ninguno, o casi ninguno de esos supuestos, aparecen    V A R O N E S.

Y puedo seguir un rato más con otros temas, como por ejemplo las alusiones de los compañeros cuando estas en plena discusión por unos presupuestos, y que cuando ve que le vas ganando por la mano, te suelta eso de “A ver guapa”, o la del otro que le apoya con lo de “¿Cómo dices bonita?”, cosa que a la viceversa nunca sucede, porque si sucede y le dices bonito o guapo a un tio en medio de una reunión, el resto te empiezan a mirar como si fueras un pez. ¿Os habéis parado a pensar porque ellos dicen con naturalidad “mi mujer” y sin embargo tu cuando dices “mi hombre” te miran como si fueras una ordinaria?

Y no voy a hablar de relaciones sexuales porque me enervo… ellos y su poderío, basado en coleccionar mujeres, como si de bibelots se tratara, y a más mujeres, más interesante el tío, vamos casi a la altura de héroe mitológico, y sin embargo, ellas, cuando hacen lo mismo, lo más fino que se les llama es promiscuas, y de ahí para arriba, pasando por golfa, y llegando a puta en la mayor parte de las ocasiones.

Como veis eso de la igualdad es el cuento del siglo. Ni hay igualdad ni nada que se le parezca. Obviamente las leyes y la Constitución, están ahí como uno de esos buenos bargueños que decoran el salón, pero que no sirven para nada pues los cajones hace mucho que ya no se pueden abrir, porque eso de que no habrá discriminación por razón de sexo, etc, etc, es lo mismo que lo de que todos tenemos derecho al trabajo o a una vivienda digna, que hay que ver lo bonito que queda escrito, pero que a la hora de la verdad hay seis millones de personas sin trabajo, y mucha gente sin un techo con el que cobijarse, pues lo mismo sucede, lo mismo, con eso de la igualdad.

Así que deberíamos darnos cuenta de que hay mucho de milonga en todo esto de la igualdad, que hay mucho de aparato publicitario conveniente, y que hay  mucho atrezzo , y mucho uso de esa igualdad supuesta para decorar actos políticos, pero a la hora de la verdad, de momento nada de nada. Así que, más que quejarnos, que ese no es el camino, conviene que como primera medida que nos demos cuenta de lo que pasa, y como segunda, nos pongamos manos a la obra para ir solucionando esta farsa y convertir esas leyes que se suponen que protegen nuestros derechos en realidad social.

Son las once de la noche. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 2 grados.

RAE: Pues no tiene gracia

“En diferentes grados, plantean dicotomías estereotipantes y asignaciones convencionales de roles de género. Lejos de poner en cuestión tales roles, colaboran con la continuidad de las desigualdades sociales. Asimismo, ejercen violencia mediática y simbólica.”

Así de contundentes son las conclusiones del  Informe sobre Publicidades sexistas 2013, a cargo del Observatorio de la Discriminación en Radio y Televisión Argentino.

Da igual que no estemos en Argentina, aquí y en otros países del mundo sucede lo mismo. El mensaje publicitario, en muchas ocasiones desarrolla estereotipos negativos sobre las mujeres, asociados a mensajes que fomentan la desigualdad entre los géneros.

Acabo de ver el  spot que conmemora los 300 años de la RAE y desde luego, tiene un contenido altamente sexista. Una mujer inculta, que no sabe hablar, reprende a su hijo por haber tirado un bote de mermelada al suelo y le advierte que cuando venga su padre (el jefe, el patriarca, el que manda y castiga) se va a enterar.

Supongamos que este u otro spot hubiera sido distinto. Supongamos, por ejemplo que en pantalla aparece un hombre, que escucha música suave, se pone crema hidratante mientras se mira al espejo, y un lienzo de seda roja vuela impulsado por el viento, mientras un tarro de perfume se derrama por una habitación llena de flores. O tal vez, otro escenario, un hombre entra en un ascensor y pone los ojos en blanco cuando entra una mujer, a la vez, se saca de su bolsa una galleta light mientras se coloca y ajusta el pantalón, tocándose el trasero. Otro. Un hombre entra en una habitación llena de cojines floreados y suaves almohadones, sobre una mullida moqueta rosada, y contorneándose se sube la brageta del pantalón y luego, mientras suena una música melodiosa, se ajusta el tiro del pantalón por la entrepierna, mientras susurra el nombre de un producto de lencería masculina… ¿A qué os llamaría la atención? ¿A que lo encontrarías realmente ridículo?

Lo que está claro es que en publicidad se tiende a marcar, incluso a exagerar la diferencia. Se asocia lo masculino con actividad, deporte, seducción, éxito, vehículos, etc, mientras que lo femenino se remarca con pasividad, debilidad, incultura y dependencia.

Siento profundamente que la RAE haya utilizado para conmemorar su 300 cumpleaños un spot de este tipo. No solo es machista, es además clasista  y está hecho por una asociación que  se supone que representa al sector de la publicidad, claro que como decía antes la publicidad es uno de los sectores donde más se siguen reproduciendo los estereotipos sexistas y discriminatorios hacia la mujer. Estaría bien que la RAE tomara una postura sobre este desafortunado spot, claro que para que vamos a engañarnos, no creo que haya muchas voces dentro de la propia RAE, que apoyen la retirada del anuncio, ya que es una institución que no se ha caracterizado en demasía  por promover la igualdad en su propio seno. En sus 300 años de historia apenas ocho mujeres han sido académicas de la lengua. De sus 43 miembros actuales, únicamente siete mujeres son académicas.

Y desde aquí invito a sus 43 miembros que animen a la retirada de este spot, donde ese supuesto sentido del humor del que hacen gala sus creadores raya claramente con la estupidez.

Son las dos y media de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 20 grados. Por cierto, el spot no tiene ninguna gracia, aunque su creadores digan que es una cuestión de sentido del humor…