#Mujeres. Ni estamos ni se nos espera

Cada vez escucho a más políticos dirigirse a nosotros, los ciudadanos como si no hubiera mañana, y como si no hubiera pasado. Nos catalogan como votantes carpe diem, para contarnos sus cuitas circunstanciales e implicarnos en ellas. Mensajes que por cierto de tanto repetirlos – no tienen nada mejor que hacer- a la postre, terminan impregnándonos, desviando nuestra atención de lo que verdaderamente nos importa y nos afecta.

Por ejemplo, miles de mujeres en España llegan a la edad de jubilación sin derecho a pensión por haber estado dedicadas al cuidado de la familia. Mujeres mayores que ya no tienen ni  siquiera la capacidad de entrar en el mercado de trabajo, y que han cuidado de la casa, del marido, de los hijos y de los padres, porque tampoco en su momento la sociedad las dejo otra opción que esa, y que de hecho fomentó ese tipo de tareas, dejándolas al margen de cualquier otra posibilidad. ¿Saben lo que significa eso? Que a día de hoy se está incrementando la  pobreza y la dependencia en las mujeres mayores.

Ningún gobierno ha tenido interés por cerrar esa terrible brecha en la que se encuentran esas mujeres con más de 65 años sin derecho pensión. Nadie ha querido hablar de eso, porque hemos vivido y vivimos en una sociedad machista, que de vez en vez maquilla ese machismo con campañas puntuales sobre temas que normalmente afectan poco o muy poco a los presupuestos, para taparnos la boca.

Si miramos con atención los programas de los partidos políticos, no solo los de esta campaña electoral que ahora se libra en Cataluña, sino hacemos, pues, un histórico de esos programas, veremos que este tema, ni se aborda, ni se contempla, ni se prevé, ni se trabaja. Ni siquiera he encontrado una comisión parlamentaria que haya abordado esta situación en algún momento, y que ahora empieza a desbordarse, pero que nadie quiere mirarla de frente.

Hoy, por ejemplo, estamos tremendamente pendientes de unas obras de arte y su ubicación, y no solo eso, sino que hemos hecho portadas  con esa pelea entre Cataluña y el resto del país, por tenerlas colocadas en un sitio u en otro, marcando la noticia, además como si esto fuera vital para los españoles.  Verdaderamente estamos en una sociedad cada vez más enferma que coloca en el oscurantismo los problemas graves, y da luz a lo anecdótico, creando, si una se para a pensar unos minutos – tampoco nos fomentan eso de pensar mucho- un verdadero país esperpéntico y  grotesco.

Asistimos, ya de continuo a campaña electorales, cada año varias, como si fuera una epidemia de políticos corriendo detrás del poder, pero el poder ¿para qué? ¿Para hacer qué? …

Me empiezo a preguntar, y es una cuestión peligrosa, como nos beneficia a las mujeres, que esté uno u otro partido en el poder, si estamos al margen de sus agendas. Si los problemas que tenemos, no solo este, que cito hoy, sino otros muchos no se abordan cuando unos u otros llegan al poder con nuestros votos. Si, esos votos que se afanan a solicitarnos en sus peroratas interminables sobre planteamientos cada vez más alejados de nuestra realidad. Me pregunto si  van a tener utilidad a la hora de cambiar una sociedad machista como esta por una sociedad en la que los hombres y las mujeres tengan igualdad real. La respuesta, de momento, es NO y a los hechos me remito.

Son las diez de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados.

Anuncios

Eduquen a sus hijos y a sus hijas en igualdad #EllasPueden

La pasada semana se clausuraba por orden del gobierno una escuela en China. Esto contado así no tiene el perfil de noticia, pero detrás de este cierre hay una historia bastante penosa y que conviene ser contada.

La escuela está en el noreste de China y se llama Escuela de la Cultura Tradicional de Fushum. Es una centro educativo para mujeres en el que se les enseña “moral”, y sus principios se basan en tres mandatos: Hablar menos, hacer más tareas domésticas y ser obedientes con los hombres.

Todo esto se puede ver en un video que se filtró en la red social china Weibo, en el que se describen como son las clases que se imparten en esa institución, y en el que por ejemplo se puede ver en él, el tipo de “virtudes tradicionales”  que aprenden allí las mujeres. En el video se contempla como la profesora explica a las chicas allí presentes que “las mujeres no deberían esforzarse por avanzar en la sociedad, sino que deberían permanecer siempre en el nivel inferior”. También, esta profesora, anima a las mujeres a que nunca pidan comida, porque lo que tienen que hacer es cocinarla, o que las mujeres deben obedecer incondicionalmente a sus padres, esposos e hijos, y nunca deben discutir cuando se les “regañe”, ni protestar cuando se les pegue. Y por supuesto queda terminantemente prohibido divorciarse.

En esta escuela se ha estado enseñando a las mujeres a tender la ropa, hacer la cama, fregar el suelo y también el inodoro, y en el video se pueden escuchar cosas tan peregrinas como a un maestro declarando que “si una mujer tiene relaciones sexuales con más de tres hombres, el semen se vuelve venenoso y puede llegar a matarla”.  También les expone que si el marido les solicita alguna cosa, la respuesta de la mujer debe ser “si enseguida”. Todo esto que les estoy contando no es fruto de mi imaginación, está pasando en China y es totalmente real.

Estas “clases”,  por llamar a esto de alguna manera,  se llevan impartiendo desde el  año 2011, y la escuela se formó por iniciativa de la Asociación de Investigación sobre la cultura tradicional de Fushum, en defensa de los valores que emanan de la filosofía de Confucio, y  que ha ido creciendo en los últimos años abriendo sucursales por todo el país. Los cursos de moral tradicional basados en la filosofía de Confucio se han multiplicado en China en los últimos años y sus enseñanzas remiten a valores conservadores de obediencia.

El confucionismo, que fue practicado durante la época imperial, se prohibió tras la revolución comunista de 1949.

Sin embargo, tras la llegada a la presidencia de Xi Jinping esta filosofía se ha puesto de moda, al punto que el propio presidente cita a Confucio en sus discursos como referencia patriótica a las tradiciones chinas.

Esta escuela fue clausurada hace unos días por las autoridades chinas ya que alegan, desde luego con buen criterio, que las enseñanzas que allí se imparten van en contra de la “moral socialista”, y visto lo visto han decidido incrementar el control para localizar escuelas e institutos similares en todo el país, pero el daño ya está hecho ¿Cuantas niñas y mujeres habrán pasado por esa escuela y otras similares en la última década? ¿Cómo desaprender lo mal aprendido con esas enseñanzas?

Este caso en China es un ejemplo extremo, y no podemos extrapolarlo de una manera generalizada,  pero es la educación la base más importante del machismo que impera en el planeta, donde millones de mujeres y niñas reciben cada día enseñanzas como estas, que probablemente las dejen marcadas de por vida, “convenciendolas” de que son seres inferiores al servicio del varón.

Cada semana cuando termino el programa de Ellas Pueden en Radio Nacional de España, cito esta frase: “Eduquen a sus hijas y a sus hijos en igualdad”. No es una frase hecha, no es una muletilla al uso, es una realidad, tal vez la más importante con la que hay que trabajar para acabar con el machismo imperante, y desgraciadamente creciente, y conseguir que las mujeres ocupen el sitio que le corresponde, que no es ni más ni menos que el de un igual.

Hechos como este no deben pasar inadvertidos. Si no vigilamos la educación de nuestros hijos e hijas, no solo en casa, sino también fuera de nuestro hogar, si tomamos hechos como este a la ligera, considerándolos una mera anécdota, estaremos contribuyendo a ralentizar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, y no les quepa duda, que estaremos por tanto retrasando el progreso y el bienestar de toda la sociedad, porque una sociedad que considera a las mujeres como seres inferiores no es una sociedad progresista y de bienestar, es una sociedad mediocre, que alimenta al monstruo del machismo, que al final lleva a la violencia y desde luego infeliz y  tremendamente frustrada. Piensen en ello que merece la pena.

Son las nueve y media de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 1 grado.

La Manada #machismo y #machotismo 

Que si. Que esto es lo de siempre, que me lo se desde hace muchos años, que la chica de alguna manera consintió, que ellos no la obligaron, que era solo por diversión, que lo estaban pasando muy bien juntos.

Se me abren las carnes de escuchar lo que dicen los energúmenos de La Manada. Que nombre tan bien puesto, ni adrede, o tal vez si es adrede. Cinco tíos que se jactan de coleccionar violaciones, que ejercen ritos de iniciación en el machismo descarnado del abuso como sucedió en el pasado Julio de 2016 en Pamplona, porque uno de los cinco iba de “bautismo. Que planazo¡

¿Saben? Solo me salen exabruptos, y tengo que corregir una y otra vez para no escribir burradas y ponerme a su altura. Que no quiero llegar al insulto, pero es lo que me sale, porque tengo el alma llena de rabia cada vez que pienso en esa casi niña de 18 años, si 18 años, metida en un portal a merced de esos cinco animales. ¡Que Asco Dios Mio! Como puede llegar el ser humano a tamaña depravación, degeneración, envilecimiento. No me hago, de verdad que no me hago, cada vez que leo y releo la acusación, y cada vez que leo y  releo también los argumentos de la defensa.

Si, ya se que estamos en un estado de derecho, y que la presunción de inocencia existe, y que hay que esperar al final de juicio, todo eso lo se, claro que lo se, pero estamos en un caso de flagrante delito, están los vídeos, porque estos cenutrios se grabaron para mayor gloria del machotismo, para que vean todos lo “hombres” que son . Hombres de mierda. Cinco tíos forzando a una niña de 18.

Decía Sostres el pasado fin de semana en un programa de TVE que el acoso es un tema subjetivo. Con intervenciones como esa en la televisión publica luego llegan estos lodos, porque el machismo y el machotismo se alimentan de tipos como Sostres, que son capaces de justificar aberraciones como a la que estamos asistiendo.

Le pido a Dios que lleguemos a una sentencia condenatoria para esos malnacidos, que por ciento están pendiente de otro juicio por otra violación a una chica en Córdoba, porque si salen absueltos, con las argucias de la defensa, habremos abierto las puertas del infierno, y denunciar será a partir de ahora una tarea heroica, inútil y baldía. Que Dios nos ayude, entonces.

Son las ocho menos cuarto de la tarde. No llueve en Madrid y la temperatura exterior es de 11 grados. Hace viento y comienza a hacer frio. La Manada #machismo y #machotismo

Estudio Gender Monitor: Mejoramos … solo un poco y no en todos los ámbitos

Se ha publicado el informe ESADE GENDER MONITOR  de este año. Un barómetro sobre la igualdad en las mujeres directivas o que aspiran a serlo en el entorno laboral, realizado por la escuela de negocios ESADE,  y las conclusiones son para reflexionar un rato.

Por ejemplo nos encontramos con que  el 66% de las mujeres ya en la dirección opina que el apoyo de compañeros, jefes y otros profesionales de sus entorno han sido esenciales para llegar a esos puestos de responsabilidad, pero solo el 15% de ellas han tenido el tiempo necesario para hacer esas relaciones .

Este estudio se realiza cada año a más de 500 directivas en relación a las políticas de igualdad de sus compañías y a los principales retos pendientes, y uno de ellos que pone en claro este informe es por ejemplo,  el de la maternidad.

Fíjense. Dice este estudio que la maternidad supone un obstáculo para el 24,5% de las directivas con hijos, y este porcentaje se reduce a la mitad con las profesionales que no los tienen, y donde saltan todas las alarmas es en el colectivo de mujeres que tiene hijos pero no viven en pareja. Dudo mucho que estos porcentajes de preocupación sean los mismos en los hombres frente a la paternidad.

Estas mujeres del estudio ESADE GENDER MONITOR, también nos dicen que hoy por hoy  no existe paridad en los Comites de Direccion de sus compañías. Opina eso un 75%

Es verdad que crece, en relación al año pasado la implicación de la Alta Dirección, pero se echan de menos planes mejor orquestados, especialmente en relación a paquetes de medidas para la conciliación de la vida familiar y privada con la profesional. Si bien la conciliación sigue apareciendo en este estudio como la segunda barrera más habitual en las carreras de las mujeres, las compañías priorizan de momento la formación en conocimientos y habilidades,  y el reclutamiento y selección de talento femenino.

Este estudio también nos dice que las mujeres encuestadas consideran, en un 63%, que los hombres con responsabilidades que deciden conciliar encuentran las mismas o más dificultades que ellas. Esta es una información interesante, porque rompe con la idea tradicional de que la conciliación sea un asunto de mujeres. La conciliación de la vida privada y familiar y el cuidado de la vida apuntan, según los resultados de este informe, como una inquietud compartida entre mujeres y hombres que demandan soluciones creativas a las empresas.

Qué duda cabe que hay mucho por hacer, y desde luego este estudio nos muestra aun a las mujeres están fuera del poder y de la primera línea: los consejos de administración y los comités de dirección de las empresas. Las empresas siguen siendo un nicho de poder masculino, y mientras suceda esto no avanzamos, no digo las mujeres, me refiero al país, a todos y todas, porque no hay nada más frustrante que quedarte siempre a las puertas y no llegar nunca, a pesar de tener talento sobrado y reconocido, y las que se frustran, abandonan. No le pongan faldas y tacones a ese abandono, véanlo solo como pérdida de talento, porque cuando dentro de unos años no se produzcan los avances deseados en la economía, en la ciencia, en la cultura… deben preguntarse que paso con ese talento de las mujeres que tiramos a la basura … Piensen en ello esta semana

Son las dos de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 18 grados. Estudio Gender Monitor: Mejoramos … solo un poco y no en todos los ámbitos

Vamos a dejarles espacio… que nos conviene 

Saben una cosa

Parece que las mujeres tenemos tendencia a pensar en todo de continuo, a  meter todo lo que nos rodea en nuestra cabeza para así que nuestra casa y nuestra familia funcione. Un hecho al que yo tampoco puedo muchas veces escaparme. En cantidad de ocasiones me he sorprendido pensando en mitad de una reunión de trabajo si habrá pan para la cena, si he llamado el fontanero, si mis hijos habían hecho los deberes, si había pedido cita para el medio o si había hecho una transferencia para pagar un viaje de vacaciones. Si, porque las cosas hay que pensarlas primero antes de hacerlas.

Bien pues todo esto supongo que también le ha sucedido a Emma, una ilustradora, que ha publicado un cómic que en poco tiempo se ha convertido en un hecho viral en las redes sociales, y que con el denuncia que las mujeres tenemos esa tendencia a pensar en todo, porque nuestras parejas hacen lo que vulgarmente se llama pasar del tema, y lo han hecho tantas veces a lo largo de nuestra convivencia, que eso de pensarlo todo ya nos sale casi sin quererlo.

Esto no es nuevo y está descrito por sociólogos. Susan Walzer ya lo publicaba en un estudio titulado Thinking about the baby, donde se pone de manifiesto que las mujeres tienden a organizar y preocuparse por los asuntos domésticos mucho mas que los hombres. El caso es que las mujeres vivimos marcadas por esos pensamientos continuados sea cual sea la etapa de nuestra vida, porque esto pasa cuando vivimos en pareja, cuando tenemos novio, cuando somos madres y cuando no lo somos, y aunque el fenómeno se percibe de una manera distinta en cada etapa de nuestra vida, esa manía, vamos a llámalo así, esta ahí

Precisamente esta ilustradora Emma describe en su comic como las madres que acaban de tener un hijo quedan atrapadas mentalmente por el hijo, y tanto durante la baja maternal – que suele coger ella – como cuando vuelve al trabajo, empieza a generar dinamicas distintas que las del hombre, que obviamente que incluyen a ese hijo, mientras, como digo el hombre vuelve al trabajo, haciendo exactamente lo mismo que hacia antes de que naciera el bebe.

Asi que esto hay que ir solucionando, y en parte la solucion esta en nosotras mismas. Tenemos que dejar de pensar en todo continuamente y dejar de organizarlo todo, porque la pasividad del otro lado, seguro que se acaba cuando se les deja que ellos empiecen a ser pensantes y no solo meros ejecutantes. Hay que dejar espacio al otro, aunque las cosas no se hagan de la misma manera que creemos nosotras que deben ser hechas… hay muchas maneras de hacer una cama, o de ir a la compra, aunque también hay que decir que  solo hay una manera de sacar la basura y es sacándola…

Eso de estar pensándolo todo no es un rasgo femenino como dicen por ahí algunos machistas, de eso nada, es un deje que hemos adquirido a fuerza de tener que ocuparnos de todo lo del hogar, así que como no va pegado a nuestra piel de mujer, es fácil de desprender, vamos de dejarlo, y empezar a que cada quien en la familia gestione su tareas, y las tareas comunes se planifiquen y se adjudiquen en voz alta entre los dos. Eso que tan bien se da en la empresa, en el trabajo en equipo entre iguales, vamos a llevarlo al ámbito domestico. Porque en la casa no hay jefe, son dos iguales llevando adelante un proyecto entre iguales. Piensen en esto esta semana

Es la una de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura es de 36 grados. Vamos a dejarles espacio… que nos conviene