Otra Noche de Reyes, y que no falten  #FelicesReyes #YavienenLosReyesMagos

Todos los años escribo algo sobre la noche de reyes, sobre la ilusión de los niños, porque esta noche y mañana les pertenecen a ellos. Pero los adultos queremos pintar en todo, usurparlo todo, hasta su noche, y desde hace un par de años hemos metido nuestras narices hasta el fondo en este asunto de muy mala manera, y desde luego también la pata. 

No creo que una cabalgata de reyes sea el mejor lugar para educar sobre la diversidad, cuando hay otros espacios y lugares para hacerlo, y por cierto no se hace, ni para mostrar los deseos de independencia, ni para hacer política o difundir ideas, pero ya ven, no perdemos la oportunidad de destrozar las cosas, poniendo por encima de los intereses de los niños nuestros deseos, nuestras miserias, nuestras venganzas, nuestros complejos. 

Afortunadamente un niño o una niña de 5 años no ve más allá de su propia ilusión y de sus propios anhelos, y por mucho que nos empeñemos en romperles la fiesta, dudo mucho que ellos y ellas estén atentos a tanto desatino. Son corazones pequeños y esencialmente puros, llenos de esperanza y juego, acorazados contra la ignominia de los que somos adultos. Son pequeños espíritus donde no tiene cabida el odio y la venganza. Son niños y niñas, la infancia, la candidez, la capacidad de sorpresa, la ilusión, y más que les pese a algunos la fe. Si la fe, la capacidad de creer en la magia y en lo imposible.  

¿Saben? La fe mueve montañas, y no me refiero en la fe en Dios, que eso es un asunto particular, sino la fe en uno mismo, en los demás, en poder conseguir lo que uno quiere por muy difícil que parezca, la fe en que hay que ser mejor cada día, la fe en ser buenas personas, buenos amigos, buenos compañeros, buena gente, al fin y al cabo. 

Las celebraciones de los Reyes Magos son mucho más que una fiesta de regalos, aunque para algunos se haya convertido solo en eso, y es un día para deconstruir nuestra adultez incrédula y fría y volver a recordar como fuimos una vez, y que supuso eso para nosotros, pero la estupidez de un tiempo absurdo y sin valores me temo que ha anidado en nuestros corazones creando una capa de brutalidad tan grande que estamos dispuestos a privarles a los niños y a las niñas de hoy de lo que nosotros una vez tuvimos.  

La fiesta de los Reyes Magos supone la vuelta a la vida de la ilusión, vista desde los ojos de la inocencia de los niños. Todo puede suceder para un niño esa noche. Y luego el despertar, el desasosiego, las prisas, los pies descalzos corriendo por el pasillo, las cajas. Es tiempo de emociones para los niños y para los que no somos tan niños, pero que una vez lo fuimos, y tal vez convenga por una noche, darle la vuelta a todo, dejar que fluya la esperanza y las ilusiones, y esperar de la vida algún “juguete” que nos vuelva a marcar la sonrisa y esa fe perdida, aunque sea solo una vez al año. 

Es una pena que algunos, que algunas hayan olvidado eso. 

Son las tres y media de la tarde. No llueve aun en Madrid y la temperatura exterior es de 11 grados. Otra Noche de Reyes, y que no falten  

Anuncios

La Noche de Reyes

los-reyes-magos

La fiesta de los  Reyes Magos tiene con frecuencia una connotación de excesiva simplicidad y candidez…. Escribe Benito Pérez Galdós en Misericordia: “La pobre Benigna se embelesaba oyéndole y, si a pies juntillas no le creía, se dejaba ganar y seducir de la ingenua poesía del relato, pensando que si aquello no era verdad, podía serlo. ¡Que consuelo para los miserables poder creer en lindos cuentos¡ Y si es verdad que hubo Reyes Magos que traían regalos a los niños ¿Por qué no haber otros Reyes de Ilusión”

La fiesta  de los  Reyes Magos supone la vuelta a la vida de la ilusión, vista desde los ojos de la inocencia de los niños. Todo puede suceder para un niño esa noche. Y luego el despertar, el desasosiego, las prisas, los pies descalzos corriendo por el pasillo, las cajas. Es tiempo de emociones para los niños y para los que no somos tan niños, pero que una  vez lo fuimos, y tal vez convenga por una noche, darle la vuelta a todo, dejar que fluya la esperanza y las ilusiones, y esperar de la vida algún “juguete” que nos vuelva a marcar la sonrisa aunque sea solo una vez al año.

Feliz Noche de Reyes

Son las nueve de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 5 grados. Tal vez este año tenga alguna sorpresa, pero de las buenas, pienso poner los zapatos.

Noche de Reyes

La fiesta de los  Reyes Magos tiene con frecuencia una connotación de excesiva simplicidad y candidez…. Escribe Benito Pérez Galdós en Misericordia: “La pobre Benigna se embelesaba oyéndole y, si a pies juntillas no le creía, se dejaba ganar y seducir de la ingenua poesía del relato, pensando que si aquello no era verdad, podía serlo. ¡Que consuelo para los miserables poder creer en lindos cuentos¡ Y si es verdad que hubo Reyes Magos que traían regalos a los niños ¿Por qué no haber otros Reyes de Ilusión”

La fiesta  de los  Reyes Magos supone la vuelta a la vida de la ilusión, vista desde los ojos de la inocencia de los niños. Todo puede suceder para un niño esa noche. Y luego el despertar, el desasosiego, las prisas, los pies descalzos corriendo por el pasillo, las cajas. Es tiempo de emociones para los niños y para los que no somos tan niños, pero que una  vez lo fuimos, y tal vez convenga por una noche, darle la vuelta a todo, dejar que fluya la esperanza y las ilusiones, y esperar de la vida algún “juguete” que nos vuelva a marcar la sonrisa aunque sea solo una vez al año.

Feliz Noche de Reyes

Son las nueve de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 5 grados. Tal vez mañana tenga alguna sorpresa, pero de las buenas, pienso poner los zapatos.