De Héroes y Villanos: Junqueras versus Puigdemont.

A vueltas con la investidura. El monotema, una y otra vez, el rayo que no cesa, la sombra permanente, la piedra en el zapato, la historia interminable, y no nos equivoquemos lo ocupa todo. Ya saben, cuando se habla de una cosa no se puede hablar de otra, y mientras las personas siguen desasistidas en sus necesidades.

El caso es que la trama de la investidura, porque tal vez esto se ha convertido en una confabulación de poder, donde poco importa ya ni la independencia, ni la dependencia, ni el estatut, ni la republica, ni el gobierno de Madrid o el de la Generalitat, nos hace seguir mirando al dedo en vez de a la luna.

¿Y quién pilota todo esto? ¿Va la nave sin capitán a la deriva? Pues, miren, tiene días, y la dirección pasa de unos a otros, a modo de asalto al timón. Incluso algunos días no hay nadie manejando el barco.

El último que ha conseguido el asalto a esta galera ha sido un preso – nada mejor para asaltar galeras – Junqueras, que con la ayuda del grumete Torrent, subió al palo mayor, ayer, al ínclito Puigdemont.

La cárcel es siempre un sitio hostil, pero allí, hay mucho tiempo para pensar, y un hombre con Junqueras con las neuronas medianamente ordenadas, con 24 horas al día dedicadas a darle vueltas al tema, me imagino que les es fácil cavilar ciento una estrategias para hacerse con el poder de una buena vez y colocar a algunos en su sitio, incluido a él mismo.

Está claro que la única vía que tiene Junqueras y ERC para poder, no solo salir de la cárcel, que ya es de una importancia vital, sino para que su partido no se desvanezca en mitad de este apocalipsis independentista, es apartar de la escena a Puigdemont, y evidentemente, se ha puesto manos a la obra. Ya tiene candidato a la investidura, Sergi Sabrià, licenciado en Ciencias Políticas, ex alcalde de Palafrugell, portavoz de ERC y diputado. Es totalmente leal a Junqueras y comparte con él el plan de evitar las elecciones, volver aunque sea de una manera coyuntural al la vía del Estatut, y sobre todo no perder la oportunidad de oro, que es la capacidad de formar gobierno, quitarse de encima el 155, y recuperar el control de los estamentos de poder de Cataluña y las cuentas. Y luego ya veremos.

Para hacer todo esto, ya cuenta con el beneplácito de Iceta, PSC y los comunes, y tal vez de la CUP, que desde luego no tiene el más mínimo interés en ir a elecciones, dado que ahora tiene poco músculo electoral. Ciudadanos queda al margen, es más probablemente aun no se han enterado de esta trama dentro de la trama, y el Partido Popular…, sorpresa, probablemente ,ya estén en este ajo. El escollo es Puigdemont, que aun mantiene una veintena de diputados fieles que impedirían la investidura de ese o cualquier otro candidato, distinto de él mismo. La mayoría del bloque independentista es ajustadísima y sin esos diputados, el plan cuasi perfecto que ha pergeñado Junqueras desde la cárcel, no puede prosperar.

Es curioso como la ambición puede nublar tanto la vista. Cuando la vida te da una baza de cartas buenas en mitad de una mala racha conviene jugarlas, y la capacidad de gobernar del bloque independentista es una muy buena mano de póker, porque si por un casual se convocaran nuevas elecciones, tal vez se volvieran las tornas, sobre todo, como decía al principio, porque el ciudadano ve con sorpresa, perplejidad y cansancio como nadie está hablando de sus problemas. Y en unas nuevas elecciones, donde el independentismo ya no es una novedad y ha sufrido daños, el ciudadano lo mismo ya no esta tan entusiasmado con la idea.

Puigdemont se equivocó fundamentalmente huyendo de la justicia, probablemente el error más grande que ha cometido en su vida. Los mensajes de Signal de ayer son la mera constatación de este error, de que no hay fuerza moral que legitime su vida en Bruselas mientras otros están pagando con la cárcel. Esa evidencia le coloca no solo lejos de su propio partido y de sus socios, le coloca a una distancia enorme de la realidad que vive la gente en su vida cotidiana. Cada vez se acerca más al perfil de un vividor, de un oportunista, de un villano, mientras la “causa” tiene un héroe mucho más útil para legitimar su historia, Junqueras.

Es curioso al final el independentismo lo va a matar los propios independentistas.

Son las nueve y media de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 3 grados. De Héroes y Villanos: Junqueras versus Puigdemont.

Anuncios

Cataluña y la investidura: Antón Pirulero que cada cual atienda a su juego

El tema de Cataluña es harto curioso en muchísimos aspectos, pero el que más me llama la atención, es que esto que llaman el proces ha puesto de relieve un circo de ambiciones.

Me temo que algunos en vez de ver un problema, que es lo que apreciamos los comunes mortales, ven desde hace unos meses en el proces, una oportunidad. Me estoy refiriendo a políticos “of course” que andan “midiendo” cómo, porqué, cuándo y cómo sacar el mayor rédito a uno de los problemas más graves que han afectado a la sociedad española en los últimos años. Lo de la vocación de servicio público me temo que ni esta ni se le espera.

Son curiosas las actitudes de los diferentes líderes en esta situación tan comprometida y tan controvertida, que desde luego no conviene perder de vista, a la hora de hacer lo poco que nos dejan hacer a los ciudadanos, votar de vez en vez, aunque hay que decir que cada vez lo hacemos más frecuentemente y sobre lo mismo. Otra de las anomalías de las muchas que vivimos.

El sin dios de los políticos que apoyan el Proces es público y manifiesto. Mientras nos encontramos con un Puigdemont que se aferra al cargo o al futuro cargo con uñas y dientes, eso sí sin arriesgar nada, desde sus cuarteles de invierno de Bruselas, proponiendo investiduras telemáticas y presidencias propias de la canción “contigo en la distancia” para evitar la cárcel, encontramos al otro lado, aunque se supone que están en el mismo – que lio, señor, que lio – a Junqueras que opina que hay que estar presente en la investidura o en cualquier acto del Parlament, porque, no os quepa duda, ese es un medio de salir aunque sea unas horas de la trena. Una situación de unos supuestos socios para gobernar – me temo que va a ser desgobernar – realmente dantesca, incoherente, espeluznante y desde luego – para seguir rimando- irritante para los ciudadanos que asistimos atónitos a este circo.

También está Domenech, que visto el percal… juega sus propias cartas, desconcertando al electorado de su partido que no se encuentra, desde luego, demasiado cercano a la independencia. Pero, eso es pecata minuta. Lo importante, en este caso, como en otros, es ver si Domenech se “coloca”, y luego ya inventaran algo para justificar esa acritud contra los partidos que no abogan por la independencia y apoyar proyectos dignos de haber sido diseñados por un Unicornio.

Iceta, silente. De haber hecho un ruido enorme durante la campaña, ha pasado a estar escondido detrás de la tabaiba, esperando que esto de la investidura no le salpique demasiado, y vea peligrar “su sitio”, ahora puesto en entredicho por sus bases, pues tras sus peticiones de indulto para los golpistas no ha salido demasiado bien parado con los resultados.

Albiol no cuenta, o mejor dicho si cuenta, pues el Partido Popular ha anunciado que no decidirá sobre el cese de este “político de altura” hasta que no esté constituido el Parlament. Cosa que puede suceder nunca al paso que vamos. Así que de momento Albiol también salva su sitio, aunque sea pequeñito.

La Cup a su bola, tampoco cuenta demasiado. Estos juegan por fuera de todo y contra todos, con lo cual si estuviéramos escribiendo una ecuación para resolver todo este galimatías, personalmente, no le asignaría ninguna variable. Tampoco es que estén demasiado interesados por el poder tal y como lo entendemos nosotros. Ellos viven una entelequia política anarquista donde el poder llega por ocupación del no poder. Complicadísimo de explicar porque tampoco tiene mucha explicación, y una ya tiene una edad y no está para perder el tiempo.

¿Y Arrimadas? Curiosa la situación de ciudadanos en este Juego de Tronos. El despegue de Ciudadanos, no solo en Cataluña, sino también a  nivel nacional, está íntimamente ligado a la situación de inestabilidad en Cataluña. Si no se hubiera producido el conato de independencia, probablemente Ciudadanos seguiría estancado, pero Cataluña ha cambiado el panorama. De repente la intención de voto se ha disparado hacia la formación naranja. Y “casualmente” Inés Arrimadas, cuya obligación como líder del partido más votado, es ir a la investidura, se descuelga con que no va a pasar por ese trance porque la perdería. Curioso argumento, el de la Sra. Arrimadas, porque por esa misma regla, y con los resultados que daban las encuestas antes de las elecciones del 21D, no debería haberse presentado tampoco a esos comicios. En cualquier caso Ciudadanos debería valorar que es un deber que han contraído con sus electores, y que cuando se pide el voto, el partido se tiene que jugar hasta el final.

Pero, me temo, que Ciudadanos y Arrimadas han valorado ya lo favorable que es la situación que vive en estos momentos Cataluña para sus intereses personales y partidistas ¿Le conviene a Ciudadanos que se estabilice la situación en Cataluña? ¿Qué sucedería con la intención de voto para ciudadanos si Cataluña fuera una comunidad estable? ¿Un periodo largo de inestabilidad en Cataluña a quien beneficia más? Me temo que las respuestas a estas preguntas son más que evidentes.

Estamos viviendo una vez más un caso típico de Antón Pirulero, que cada cual atienda a su juego, y el que no lo atienda pagará una prenda. Menudo panorama se nos presenta y mientras tanto… la casa por barrer.

Son las once de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 9 grados. Afortunadamente no nieva que esa es otra.

Cataluña y la investidura: Antón Pirulero que cada cual atienda a su juego

#EuroTonto #Puigdemont #21Oct

Hoy he acuñado un hashtag nuevo en Twitter,  #Eurotonto: Dícese de aquel que pide asilo político en la sede de la Unión Europea, y a continuación dice que Europa es una mierda. Eso es lo que hizo ayer Puigdemont.

Se me hace bola hablar del tipo, pero es una realidad insoslayable. Ahí está. El diletante que fotografía rosas, calles, puentes, arco iris,  y sobre todo al él mismo por los barrios de Bruselas. El diletante, que tira contra el rey con pólvora del rey, jugando a Harry Potter entre truco y truco, o a el catalán errante… por supuesto solo por unos días… porque este vuelve, vaya que vuelve antes de las elecciones del #21O.  Al tiempo, y a tiempo de liarla parda, que es su especialidad últimamente.

Aunque hay reconocerle algún mérito, porque desde luego en enredar sí que es un artista. Su estrategia, su  plan,  solamente es eficaz en este mundo de tolerancia infinita e inmaduro en el que vivimos. Las piruetas del pequeño supremacista serían impensables en otros tiempos. Esa declaración de independencia intermitente – ahora sí , ahora parece que sí, ahora no, ahora parece que no – , ese discurso en el que entre párrafo y párrafo dice una cosa y la contraria, esa posición de mártir-presidente de Cataluña en ese exilio de mentirijilla, esos políticos presos por intentar, ni más ni menos que dar un golpe de estado, que él convierte con su magia populista en presos políticos sufrientes y dolientes…, esa tontería, en definitiva, que lleva encima el personaje, solo puede darse en un mundo absurdo que ha perdido las ganas de ser serio, que ha perdido los principios, y él lo sabe. Vaya si lo sabe. El es uno de los que ha contribuido a crear esa sociedad catalana que no ve al rey desnudo, que cree que el mana caerá del cielo, y que por creer, si lo dicen los líderes independentistas, son capaces de creer en los reyes magos. Una sociedad que ha decrecido, que ha pasado de la edad adulta a la adolescencia, a la falta de criterio, a la fantasía frente a lo real, al mundo de los unicornios, y ellos, los independentistas con Puigdemont a la cabeza lo tienen muy claro, porque este es su “muñeco”, su “Frankensteincreado para este fin.

Tal vez deberíamos pensar no tanto en Puigdemont y sus secuaces, sino, cómo hemos llegado hasta aquí y cuáles son las causas. Porque no les quepa duda que habrá gente que les vote de nuevo, algo que nos parece absurdo a los que estamos fuera de los “encantamientos” de estos personajes, y que nos damos cuenta que todo forma parte de una situación irracional que no lleva a ningún lugar posible, salvo a ellos mismos y a sus amigos. Eso sí, ellos van a “salvarse”.

Hay que romper esa siniestra magia del adoctrinamiento en el que vive la sociedad catalana y eso no se hace solo con el artículo 155. Hay que ponerles la lupa encima, la máquina de rayos x, y mostrarle a los catalanes que esta gente son “unos piernas” que solo quieren perpetuarse en el poder a costa de la calidad de vida de los ciudadanos y ciudadanas. Han creado  un río revuelto a su medida,  donde ellos son los pescadores, y los peces que van a ser pescados, son los catalanes y catalanas, que ya están pagando caro estos juegos de manos – juegos de villanos – de esta “pandi” de desaprensivos que duermen caliente, comen caliente, visten caliente, y se divierten también “caliente” (sobre estas diversiones en “caliente” escribiré otro post cuando toque)  del esfuerzo y trabajo de  todos nosotros, pero siempre contra nosotros. Es curioso ¿verdad? … Parece mentira ¿A que si? Pues está pasando delante de nuestras narices, en nuestro país, en nuestra casa y en pleno siglo XXI…

Son las once de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 6 grados #EuroTonto #Puigdemont

Puigdemont: Del Autogobierno al autogolpe de estado #DUI

Ayer por la tarde Puigdemont nos ofreció otro espectáculo que se fue extendiendo hasta bien entrada la madrugada. Si esto verdaderamente, no fuera un drama, en el que pagaremos las consecuencias todos, en menor o mayor medida, daría para hacerse unas risas pues la situación que se fue dibujando a lo largo de todo el día de ayer, podría calificarse de patético-hilarante.

Poco antes de las dos de la tarde, el equipo de Santi Vila ya daba por hecha su salida del govern junto con Meritxell Borras. De hecho, Santi Vila ya había manifestado el martes su intención de abandonar el govern, si no se convocaban elecciones y se pretendía declarar la independencia. En la misma postura estaban también los consejeros Toni Comín (Sanidad) y Carles Mundó (Justicia) que apoyaban unas elecciones constituyentes frente a una declaración de independencia.

Pero la situación de Cataluña es una anomalía desde hace unas semanas, tal vez incluso viene de antes. Escribía en este blog, y también en twitter, que Cataluña se ha convertido en un directorio de opereta, al margen de las reglas democráticas, donde gobiernan también los no electos. Pues bien, desde ayer queda claro que no solamente participan en el gobierno aquellos que no han pasado por las urnas en ningún momento, sino que pilotan el proceso de independencia. Ordenan y mandan, y Puigdemont es ya solo un presidente “de pega”.

La reunión de anoche, que por supuesto, transcurrió mucho más que tensa, entre litros y litros de café, con entradas y salidas de Puigdemont de la sala para “hablar por teléfono”, y por cierto, convocada a instancias de Santi Vila, pues en ella pretendía presentar y hacer pública su dimisión, fue la materialización del poder de Omnium y ANC frente a la debilidad del govern, y la inexistente influencia ya del PdCat.  En ella no se despejaron las dudas, salvo el ejercicio de poder de los no electos. No se llegó a ninguna conclusión sobre si se votará o no la independencia de Cataluña en el Parlament – desde luego esta tarde no – ya que tampoco tienen claro, quién y quién no votaría esa declaración. Tampoco se dilucido una clara unidad de criterio sobre lo que hacer y lo que no hacer. En alguna de las múltiples conversaciones se mencionó la palabra abismo y vértigo. Se habló de los presos políticos, y de que con esa situación no se iba  hacer pública ninguna dimisión que mostrará debilidad del proceso y del propio govern. Oriol Junqueras se mantuvo casi todo el tiempo al margen y en silencio. El ya, sin consultar con nadie, había hecho unas declaraciones en Associated Press donde dejaba claro que era independencia o independencia.

A estas horas Puigdemont, que ha sido capaz de hacer una de las piruetas políticas más espectaculares de la historia reciente: Cambiar el autogobierno por el autogolpe de estado, ha vuelto a convocar a su directorio con Omniun y ANC a la cabeza, por supuesto, faltaría más. Tal vez, anoche no terminó de volar todos los puentes, y le queda alguno más que hacer saltar por los aires, o le queda pegarse algún tiro más en el pie

Son las diez y media de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 15 grados. Puigdemont: Del Autogobierno al autogolpe de estado.

Algo huele a podrido en Cataluña #11Oct

Me temo que lo de ayer en el parlament tiene mucho de postureo, de performance, de puesta en escena. Esa sumisión de la CUP que se conformó con abandonar la sede parlamentaria y hacer un discursito, bastante flojo para lo que nos tienen acostumbrados, esos guiños entre Oriol Junqueras y la bancada de la CUP… No sé, no lo veo… y lo que sí percibo, es que esto estaba pactado de antes, un hoja de ruta donde se pone al gobierno de España en el disparadero, para que suspenda la autonomía, y entonces será cuando ellos echarán toda la carne en el asador, en modo mártir, agobiados por el peso de “un estado opresor”, que es lo que buscan vender a la comunidad internacional.

Mucho me temo que no hay mucha ruptura entre JxSi, ERC y la CUP, todo lo contrario, siguen juntos y en la misma dirección, esperando que el gobierno de España haga lo que tiene que hacer, porque no le queda otra, y entonces es cuando empezará su fiesta, su fiesta… que no la nuestra. Será entonces, cuando acudan a la calle de nuevo, para explicarles a la gente que estaban dispuestos a dialogar, a ser los buenos de la película, y que  “los malos”, el gobierno de España, no ha querido entablar esa conversación.

En un juego continuo de posverdades – antes llamadas mentiras – van envolviendo todo el camino, y en él nos están llevando a todos. Esto no es una tregua para el dialogo, es una trampa, de la que difícilmente puede salir el estado, sin sufrir daños.

Hay muchas señales en el cielo que dicen que no van a dar marcha atrás, para empezar el 1 de Enero de 2018 se levanta el secreto bancario en Andorra, y eso a los “independentistas de salón y billetera” les va a traer consecuencias nefastas, si para entonces, no controlan la situación, ya que detrás de todos estos sentimientos implantados en la gente sobre libertad e independencia, hay un interés espurio y siniestro de salvar sus propios culos apestados por la corrupción de muchos años. Algo huele a podrido en Cataluña, y el hedor ahora está tapado con el perfume barato de la independencia, pero no durará mucho, antes o después nos daremos cuenta. Espero que no sea tarde.

Es la una y media de la tarde. Sigue sin llover en Pozuelo y la temperatura exterior es de 25 grados. Algo huele a podrido en Cataluña

#4Oct No quiero que mi historia y la de mis hijos la escriba un golpista

 

No quiero que mi historia y la de mis hijos la escriba un golpista. Ya estuvo a punto de pasar el 23 de Febrero de 1981, cuando unos militares, también en nombre de instaurar “su supuesta democracia”, intentaron tomar el congreso y darle la vuelta a la historia.

Si eso hubiera sucedido, no les quepa duda que yo no podría estar ahora escribiendo estas líneas, porque todo aquel que intenta revertir el orden democrático establecido y romper con la Constitución de una manera individual, unilateral y por la fuerza, como es el caso que estamos viviendo ahora mismo por los políticos independentistas en Cataluña, es capaz de arrancar de cuajo todas las libertades y todas las voces que van en contra de su voluntad.

No les voy a relatar los hechos que vienen ocurriendo desde el 6 de Septiembre relacionados con este tema, porque ustedes los conocen ya a la perfección, y vamos de delito en delito, de vulneración en vulneración, de intimidación en intimidación, en definitiva un rosario de actos ilegales y no democráticos que nos tienen alterada la vida a todos los españoles y en especial al pueblo de Cataluña.

Pero si que le voy a poner nombre, porque las cosas hasta que no se nombran no existen. Y es este, porque no hay otro: Golpe de Estado, La Revolución de Octubre del 17.

Sí, estamos asistiendo a la primera revolución del siglo XXI en nuestro país, una revolución que a día de hoy aun no ha sido sofocada, a pesar incluso de las palabras de ayer del Rey Felipe VI, que no podían ser más claras y contundentes, que ante la inoperancia y el egoísmo de los que dirigen los partidos políticos, ha tenido que bajar a la arena para dejar negro sobre blanco lo que hay que hacer, y lo que no hay que hacer. El rey no puede ir más allá, pero los partidos políticos que defienden la Constitución que, si no me salen mal las cuentas, en este momento son una gran mayoría, tienen el deber, porque para eso los hemos votado – la primero que hace un representante del pueblo al tomar posesión de su cargo, es jurar defender la Constitución – de sofocar esta revolución y este golpe de Estado cuanto antes.

Creo que la sociedad española está más que convencida de que lo que está sucediendo es gravísimo, pero la sociedad en un régimen democrático tiene el resorte de sus representantes políticos para que hagan el trabajo de salvaguardar sus derechos, y ella por si sola, salvo colgar banderas o salir pacíficamente a la calle, no puede sofocar una rebelión de esta envergadura. Creo que el rey Felipe VI, y a sus palabras de ayer me remito, está también convencido de la situación extrema en la que estamos. Creo que los jueces en la medida de sus atribuciones están haciendo su trabajo. Creo que los medios de comunicación también, son conscientes de la amenaza y del riesgo que supone para la convivencia pacífica y democrática lo que está sucediendo en Cataluña. Solo faltan los que pueden parar el golpe, los que pueden parar esta revolución, los políticos que juraron y prometieron defender la Constitución y la democracia. Y yo como ciudadana les demando que hagan ya su trabajo, porque tal y como he empezado este post, no quiero que la historia y la de mis hijos, y la tuya, y la de tus hijos, la escriba un golpista.

Es la una y diez de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 26 grados. No quiero que mi historia la escriba un golpista.