#8M ¿Vale para algo este despliegue de medios en el Día Internacional de la Mujer?

día de la mujer

El día 8 de Marzo se celebra, como ya viene siendo habitual el Día Internacional de la Mujer, y son muchos los actos que, ya preparan las diferentes administraciones para recordarlo un año más: charlas, conferencias, exposiciones, eventos de todo tipo, hasta marcas comerciales se “implican” en este acontecimiento, aprovechando el tirón que tiene esta fecha.

Pero… ¿Vale para algo este despliegue de medios? O tal vez ¿Estamos ante una puesta en escena que solo sirve para maquillar la dura realidad que vivimos las mujeres en el mundo?

Lo que está claro, es que una vez que pasen estas “celebraciones”, la próxima semana si nos fijamos un poco, veremos que siguen patentes las discriminaciones por sexo, que la mujer sigue permaneciendo en la sombra en otras sociedades menos avanzadas que la nuestra, que una mujer tiene un salario un 17 por ciento menos, como media, que un hombre en el mismo trabajo, que la violencia machista sigue siendo el pan nuestro de cada día, que las mujeres siguen sin avanzar hacia puestos de responsabilidad en las empresas, y que por mucha celebración que haya, los consejos de administración de las grandes empresas continúan decorados por muros de corbatas.

 

Luego tenemos a los políticos, a los que se les llena la boca, con eso de la igualdad de la mujer, obviamente de cara a la galería, porque en lo que llevamos de legislatura, no hay ni una sola proposición de ley por parte de sus señorías, que indique su preocupación por la brecha de género en nuestro país. Si tanto les emociona nuestra causa ¿Por qué nadie propone una iniciativa parlamentaria para que a igual trabajo, el salario sea el mismo para hombres y mujeres?

Ah¡ Eso son palabras mayores… eso ya es mucho decir… No, de eso nada, es mucho más cómodo hacerse la foto de rigor, rodeado de señoras y soltar cuatro o cinco discursos grandilocuentes sobre lo importante que es la mujer en la sociedad y los “grandes avances” que hemos tenido en los últimos tiempos, siempre gracias a “ellos”. Y luego, si te he visto no me acuerdo…

No pasa un día en el que no escuche o lea, algún comentario machista sobre alguna mujer para hacerlas de menos, o simplemente insultarlas. Fijaros en esta lista que a continuación expongo:

Jesús Ferrera, PSOE, Huelva sobre la Ministra Báñez: “estaría mejor haciendo punto de cruz en San Juan del Puerto que al frente de un Ministerio de tanta relevancia para la situación por la que atraviesa España».

Toni Cantó, UpyD: “La mayoría de las denuncias por violencia de género son falsas”

José Manuel Castelao, Presidente del Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior: “las leyes son como las mujeres, están para violarlas”

Alberto Ruiz Gallardón, Ministro de Justicia: “la libertad de la maternidad es la que hace a las mujeres auténticamente mujeres”

Rafael Sánchez-Acera, PSOE Alcobendas sobre una concejala: “Muchas… has tenido que chupar para estar donde estás”

Javier León de la Riva, alcalde de Valladolid sobre la ex ministra Leire Pajín: “una chica preparadísima, hábil y discreta, que reparte condones a diestro y siniestro. Cada vez que veo esa cara y esos morritos pienso lo mismo, pero no lo voy a decir”, “No creo en las paridades, me parecen paridas” o haciendo referencia a la ex ministra de Defensa Carme Chacón “señorita Pepis vestida de soldado”

José María Aznar,ex Presidente del Gobierno de España, cuando Marta Nebot le quiso preguntar en una rueda de prensa, este, por toda respuesta, le colocó un bolígrafo en el escote

Y ya en plan histórico, recuerdo a Manuel Fraga hablando de la que fuera portavoz socialista de Educación en el Congreso, Clementina Díez: “Lo único interesante que esa señora exhibió fue su escote” o Alfonso Guerra cuando “soltó” aquello de “Hay que convivir con la economía sumergida como con algunas mujeres. No se las puede eliminar”

No nos hace falta, ni una semana, ni un día, ni una hora para darnos cuenta de que algo sigue yendo mal en este asunto de la igualdad. No se están tomando verdaderas medidas, y además aquellos que nos representan, desde luego, son los primeros en ponernos palos en las ruedas, y todo lo que veo y siento, en estos días, es puramente decorativo, “engatusante”, maniobras de distracción para mantenernos entretenidas durante estas fechas que algunos aprovechan para “salir en la foto”, y luego, de nuevo, dejarnos de lado, fuera de los círculos de poder del hombre, o a los que solo entran, las que ellos quieren y les conviene, porque, en el fondo de la cuestión está latente el espíritu de esta frase, que escuché hace bien poco: “Habéis llegado hasta donde estáis porque no nos ha quedado más remedio”. Por supuesto quien la dijo es un varón.

Son las diez menos cuarto de la mañana. Llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 13 grados

 

 

 

 

 

La Leal Oposición

La practica parlamentaria inglesa creó, en el siglo XIX, uno de los resortes más importantes para el fortalecimiento de la democracia, es lo que ellos llaman la “leal oposición”, y se constituye como la necesidad de que, alguna fuerza política fuera del ámbito del poder, y  desde un marco de lealtad a las instituciones, ofrezcan distintas opciones políticas para el buen gobierno del país. Un rasgo tremendamente civilizado que hace, sobre todo que, en situaciones extremas, prevalezca el bien común de los ciudadanos, frente a situaciones de interés de los diferentes partidos políticos que conforman el Parlamento. 

La labor de la oposición en marcos extraordinarios como es el que vivimos en nuestro país actualmente, debería estar alejada de la polémica y la controversia, y más que intentar desmontar, todas y cada una de las acciones de gobierno, debería estar encaminada a participar, por supuesto siempre desde su punto de vista, con la discusión que fuera necesaria,  generando desde ese pluralismo, soluciones eficaces. Este tipo de oposición, de leal oposición, si sería útil para los ciudadanos, y sobre todo dejaría medianamente claro, que lo que le interesa al PSOE en estos momentos es el bienestar de todos, y digo todos los ciudadanos de este país, la salida de la crisis y la vuelta a la normalidad, que por cierto a aun parece que queda mucho. 

Los hombres y mujeres que dirigen actualmente el PSOE, deberían leer, por ejemplo a Julián Marías cuando dice: “La oposición automática a todo produce fatiga. Se la da por descontada. Su universalidad la hace peligrosamente igualitaria: se tratan por igual las cosas importantes y las minucias y las anécdotas. Se llama la atención del lector o del oyente, de manera extremada, sobre algo que apenas tiene interés, que es una insignificancia; y esto lleva a resbalar sobre asuntos de enormes consecuencias”. 

Lo cierto es que el PSOE no está haciendo ni oposición, ni leal oposición, está trabajando de una manera mediática,  de espaldas por cierto al Parlamento, y utilizando fundamentalmente medios de comunicación, para generar una política absurda de desgaste del poder, vigilando cualquier mínimo desliz del gobierno, para caer sobre él de una manera agresiva y desde luego poco pensada. 

Me temo mucho que se equivocan, porque la sensación que percibimos los ciudadanos es, que parece que le importamos muy poco, y que lo que verdaderamente les interesa es la recuperación del poder lo antes posible. Creo que han olvidado eso de que el poder reside en el pueblo, solo se afanan por llegar a ese poder, pero sin el pueblo, y maldita la gracia que me hace. 

El PSOE no  debería estar mirándose continuamente en el espejo de sus afiliados más cercanos, con los que por supuesto tiene un compromiso, pero cualquier partido político que aspire a gobernar un país, con un gobierno respetado por todos, y no solo por los suyos, debe tener al menos la ambición de ser el gobierno de todos. Por eso no saben hacer eso tan sencillo, y  la vez tan sacrificado, en ciertos momentos, que es la “leal oposición”. 

Ahora lo único que escuchamos , y de continuo, es lo mal que lo está haciendo el gobierno del Partido Popular, y eso a mi particularmente, desde luego, no me interesa, sino se aporta colaboración y soluciones, pero colaboración y soluciones reales, y no cantos de sirenas. 

Son las dos y media de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 14 grados. 

PostPost: Por supuesto que hay honrosas excepciones entre las filas del socialismo, pero pertenecen, casi todos al pasado, hombres y mujeres que en algún momento gobernaron, y que saben algo más, aunque sea solo por experiencia de gobierno. Ellos se manifiestan de otra manera, pero ya no pertenecen a los núcleos actuales de poder del PSOE, y de poco sirven sus testimonios.