#Mujeres. Ni estamos ni se nos espera

Cada vez escucho a más políticos dirigirse a nosotros, los ciudadanos como si no hubiera mañana, y como si no hubiera pasado. Nos catalogan como votantes carpe diem, para contarnos sus cuitas circunstanciales e implicarnos en ellas. Mensajes que por cierto de tanto repetirlos – no tienen nada mejor que hacer- a la postre, terminan impregnándonos, desviando nuestra atención de lo que verdaderamente nos importa y nos afecta.

Por ejemplo, miles de mujeres en España llegan a la edad de jubilación sin derecho a pensión por haber estado dedicadas al cuidado de la familia. Mujeres mayores que ya no tienen ni  siquiera la capacidad de entrar en el mercado de trabajo, y que han cuidado de la casa, del marido, de los hijos y de los padres, porque tampoco en su momento la sociedad las dejo otra opción que esa, y que de hecho fomentó ese tipo de tareas, dejándolas al margen de cualquier otra posibilidad. ¿Saben lo que significa eso? Que a día de hoy se está incrementando la  pobreza y la dependencia en las mujeres mayores.

Ningún gobierno ha tenido interés por cerrar esa terrible brecha en la que se encuentran esas mujeres con más de 65 años sin derecho pensión. Nadie ha querido hablar de eso, porque hemos vivido y vivimos en una sociedad machista, que de vez en vez maquilla ese machismo con campañas puntuales sobre temas que normalmente afectan poco o muy poco a los presupuestos, para taparnos la boca.

Si miramos con atención los programas de los partidos políticos, no solo los de esta campaña electoral que ahora se libra en Cataluña, sino hacemos, pues, un histórico de esos programas, veremos que este tema, ni se aborda, ni se contempla, ni se prevé, ni se trabaja. Ni siquiera he encontrado una comisión parlamentaria que haya abordado esta situación en algún momento, y que ahora empieza a desbordarse, pero que nadie quiere mirarla de frente.

Hoy, por ejemplo, estamos tremendamente pendientes de unas obras de arte y su ubicación, y no solo eso, sino que hemos hecho portadas  con esa pelea entre Cataluña y el resto del país, por tenerlas colocadas en un sitio u en otro, marcando la noticia, además como si esto fuera vital para los españoles.  Verdaderamente estamos en una sociedad cada vez más enferma que coloca en el oscurantismo los problemas graves, y da luz a lo anecdótico, creando, si una se para a pensar unos minutos – tampoco nos fomentan eso de pensar mucho- un verdadero país esperpéntico y  grotesco.

Asistimos, ya de continuo a campaña electorales, cada año varias, como si fuera una epidemia de políticos corriendo detrás del poder, pero el poder ¿para qué? ¿Para hacer qué? …

Me empiezo a preguntar, y es una cuestión peligrosa, como nos beneficia a las mujeres, que esté uno u otro partido en el poder, si estamos al margen de sus agendas. Si los problemas que tenemos, no solo este, que cito hoy, sino otros muchos no se abordan cuando unos u otros llegan al poder con nuestros votos. Si, esos votos que se afanan a solicitarnos en sus peroratas interminables sobre planteamientos cada vez más alejados de nuestra realidad. Me pregunto si  van a tener utilidad a la hora de cambiar una sociedad machista como esta por una sociedad en la que los hombres y las mujeres tengan igualdad real. La respuesta, de momento, es NO y a los hechos me remito.

Son las diez de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados.

Anuncios

Los Doscientos Mil

Leerse todos los días de continuo cientos de informes y estadísticas sirve para mucho, si una es capaz de digerirlos. Y hoy, viernes, que tengo “un clarito” he terminado de hacer esta digestión más que pesada de un montón de papeles relacionados con las previsiones que tiene, o que se prevé que tiene el gobierno, para los funcionarios públicos y para las empleados públicos, que por cierto no es lo mismo.

El caso es que después de terminar estas lecturas “tan apasionantes” (mejor me vendría leer a Salgarí, que siempre me gusto eso de las aventuras) se me ha puesto un poco el vello de punta, porque el tema no pinta bien.

Cuando empezó la crisis fuimos informados que había un excedente de 400.000 empleados públicos, y poco a poco la administración ha ido “evacuando”. Ahora mismo de esos 400.000 quedan ya “solo” 200.000, que probablemente estén a punto de salir, para poder así cerrar las previsiones del gobierno.

Para llevar a cabo esto de los 200.000, hay que tener en cuenta algunas cosas. La primera es que no van a ser funcionarios públicos, ya que al haber entrado por oposición, no pueden ser despedidos de sus puestos, ahora eso sí, me temo que la intención del gobierno es la de no convocar, por lo menos durante el próximo 2013, ninguna oposición, salvo en cuerpos de seguridad del estado, donde realmente no pueden evitarlo, por la necesidad del servicio. Dice el gobierno que la tasa de reposición será de un 10 por ciento, es decir que por cada 10 funcionarios que se jubilen, solo se convocarán oposiciones para 1 o 2, a lo máximo.

El tema de los empleados públicos es distinto, y me temo que ahí es donde se va a hacer la criba, sobre todo en los que tienen contrato laboral, de hecho la tendencia al despido está claramente en este sector. La Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal, en su informe del mes de noviembre publicaba que el perfil del empleado público que se despide es hombre, de una edad comprendida entre los 25 y 45 años, y con contrato temporal en ayuntamientos y comunidades autónomas. Los más afectados hasta ahora han sido obviamente donde más “sobraban” y donde el presupuesto había que ajustarlo más: Castilla – La Mancha esta a la cabeza de esos despidos. Hay que tener en cuenta que el 25% de las personas que trabajan en esa comunidad autónoma lo hacían para el sector público. Allí el tema de la reducción ya está en marcha, pero sin embargo en otras comunidades aun no ha empezado esa criba, y no les va a quedar más remedio que hacerla, pues los números no cuadran

Además está el colectivo de los interinos, que también van a ser objeto de esta disminución de los empleados del sector público. Sin embargo aquí se da una peculiaridad, ya que el interino está contratado para cubrir el puesto de un funcionario o de un empleado público, a estos solo se les puede despedir, según ley, si el funcionario o el empleado público vuelve a su puesto o bien, si se amortiza ese puesto. En el primer supuesto va a ser muy difícil despedirlos, en el segundo supuesto es tremendamente sencillo, y de hecho ya se está llevando a cabo, salvo en el sector sanitario donde los profesionales escasean.

Lo cierto es que cuando escuchamos que a principios de 2013 habrá en nuestro país ya más de 6 millones de parados tengo que entender, que visto lo visto y leído lo leído, es que esos 200.000 empleados públicos son los que van a incrementar la estadística. Así que si eres empleado público y sobrevives a esta criba que está a punto de llegar de DOSCIENTOS MIL, estás salvado, pero por si acaso vete mirando algo, porque los números de la crisis es lo que dicen, y no es que una tenga una bola de cristal, como he dicho muchas veces, pero si hilas todos los informes, las declaraciones del gobierno, los  números de la crisis, el hecho de que el sector privado no da para más despidos ya, las informaciones que vienen de Bruselas, y demás datos, llegas a la conclusión, que desgraciadamente esto es lo que hay.

Otro día escribiré sobre el tema del incremento de los pensionistas (porque en este asunto tampoco salen las cuentas para la sostenibilidad del país) que están a punto de llegar a los nueve millones, que unidos a los seis millones de desempleados hacen la bonita cifra de 15 millones de personas que no trabajan ( no cuento a los estudiantes… porque si no me iba a empezar a poner aun más nerviosa), supone si no me equivoco el 31 por ciento de la población. Glups¡¡

Es la una y cuarto de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 14 grados.

Postpost: Para aclarar ciertas dudas de algunos compañeros que no dejan de preguntarme ¿Qué va a pasar? … Yo lo veo así, ojalá me equivoque…  Esto lo ajustan en el primer trimestre del 2013, de otra manera no podrán seguir adelante

El futuro será así

Leído en un foro de Internet: 

El otro día me dio un infarto, mi mujer llamó a la ambulancia. Cuando llegaron los camilleros no podían bajarme por la escalera… tenían 65 y 66 años, tenían reuma y unas cuantas cosas más. Por fin pudimos entre los tres llegar a la ambulacia, y el conductor tenía 67 años, le quedaban unos meses para jubilarse, no veía mucho y chocamos con un autobús lleno de niños. El conductor del autobús tenía 67 años y murió en el acto.
Unos obreros de una obra cercana no pudieron rescatar a los niños , tenían 66 años y bastones por tener la espalda “deslomá”. Al final pude llegar  al hospital,  la enfermera se equivocó de archivo, tenía 66 , sólo pensaba en sus nietos y que no podía cuidarlos.

Cuando me fueron a operar el médico, que tenia 67 años , se le cayó la dentadura postiza dentro de mi pecho abierto y desde entonces tengo una pequeña tos carrasposa.

Ya estoy bien, tengo 35 años y podría realizar cualquier trabajo pero estoy en paro y en el inem (Instituto nacional de empleo de españa) no hay nada para mí. 

Son las diez y media de la noche. No llueve en Aravaca y la temperatura exterior es de 4 grados. Esto es lo que nos espera. Ni soy profeta, ni visionaria, pero con lo de hoy sobre las pensiones, podemos dibujar sin equivocarnos este panorama. ¿A que da miedo?

El empleo ni está, ni se le espera

Estoy harta de escuchar en numerosos y diversos círculos que despedir en España es una actividad carísima. Entiendo que, después del dato escalofriante de esta mañana sobre los nuevos 125.000 parados que hay en nuestro pais, y que nos llevan a una cifra de más de cuatro millones de personas sin empleo, una de dos, o los empresarios tienen un montón de pasta para despedir a mansalva, o bien que no es tan caro poner al personal en la calle.

Esto obviamente no es más que una divagación personal, en medio de la desesperanza que me embarga, junto con el desanimo, al ver la inoperancia del gobierno de Zapatero por paliar el asunto del creciente desempleo. Me ha impresionado profundamente, y mira que una tiene ya más conchas que un galápago, y rara vez se me suben ya las cejas, observar con frialdad es capaz de mentir el Ministro de Empleo, (me resisto tanto a nómbralo asi, preferiría que fuera Ministro de desempleo), que sin inmutarse esta mañana, ha tenido la desvergüenza y la osadía de decir que el dato no era tan malo, y que esto estaba a punto de repuntar (valga la rebuznancia). No hace falta tener mucha memoria, que para eso está Internet, para recordar lo que dijo hace unos meses, de lo bien que iban a empezar a ir las cosas en 2010 en cuanto a empleo se refiere.

4000 personas diarias han ido “a la calle” en nuestro país durante el mes de Enero, mientras el gobierno de Zapatero, se empleaba duramente en mantener una imagen de “bonito” frente a Europa, desatendiendo los problemas graves que nos acucian, y que me temo que les importan bien poco. Porque lo de la jubilación a los 67 años ( toma ya política liberal de la dura donde las haya de la mano del socialismo… perplejidad total) no es más que una campaña de imagen frente los chicos de Davos, para que vean que bueno es el Presidente y cuanto se ocupa de todo. Lo mismo digo del recorte en el gasto público, que aun no sabemos de que va, aunque huele bien a podrido, pues por lo que se, que cada vez se menos de todo, va por recortes en infraestructura y empleo público, pero nada se habla de recortes en lo que podíamos llamar gastos de privilegio, véase coches, comidas, viajes, eventos, asesores, convenciones, mobiliario y demás lindezas que conllevan algunos cargos. Eso ni tocarlo, que en eso están todos de acuerdo.

Todavía y cuando me desvelo por las noches, que ahora son muchas, recuerdo a Zapatero ignorando la crisis, y diciendo que eso era un invento de la oposición, recuerdo a la Ministra Salgado llenándosele la boca con eso de los brotes verdes, al Ministro Corbacho, hace apenas un mes negando la mayor sobre las pensiones y sobre el paro, y a Leire Pajín hablando encuentros interplanetarios y galácticos. Como no voy a develarme ¡¡¡

Mientras tengamos lo que tenemos al frente de este barco lleno de parches y que hace aguas hasta por la chimenea, el empleo, el trabajo ni está, ni se le espera. Claro que la tripulación de refresco, tampoco, tiene, precisamente muy buena pinta.

Son las cuatro y media de la tarde. No llueve en Aravaca y la temperatura exterior es de 12 grados. Menudo martes…

El pan nuestro

Lo del proyecto de la jubilación a los 67, que aun no es un hecho, eso conviene dejarlo claro, vuelve a ser un palo de ciego más de Zapatero, que en vez de solucionar los problemas, como siempre parchea y remienda a ver si asi sigue huyendo hacia delante. En mi vida he visto a nadie más empeñado en perder unas elecciones, y poner tanto ahínco, con medidas absurdas y contra natura, como la del retraso en las jubilaciones.

Con más de 4.300.000 parados, una cifra mucho más que alarmante, y que en un mundo normal, como poco hubiera hecho dimitir al Ministro de Trabajo ( ¿Deberiamos llamarle Ministro del Paro?) que por cierto, tiene la cara dura, si la cara dura de decir que no es un mal dato, Zapatero en vez de solucionar, se dedica a meternos miedo con el asunto de las pensiones, a ver si cuando lleguen las elecciones consigue los votos no por su eficacia, sino por puro espanto .

Estamos asistiendo a toda una cadena de errores y dislates que probablemente incrementen nuestra mala situación. Lo primero que necesita el empleo para recuperarse es una situación de confianza, y Zapatero no solo no inspira ya esa confianza, sino que lo que nos genera es un miedo atroz, que combinado con los datos del paro y de la falta de inversión extranjera en nuestro país, hace que cunda la desesperanza y el desanimo.

Si uno está en medio de una catástrofe y planifica para la catástrofe, seguirá en la catástrofe, y eso es lo que está haciendo Zapatero. Hay que planificar para la esperanza y la confianza, y eso o no sabe hacerlo, o lo que es peor no quiere hacerlo, o lo que es peor aun – y que dicen algunos por ahí- el presidente está en tal situación de endiosamiento, que piensa que él solo va a salvarnos de la catástrofe a base de frases grandilocuentes.

Ante eso compañeros lectores de este blog, solo nos queda como Obama elevar una oración al aire y a ver si llega a algún sitio: El pan nuestro de cada día dánosle hoy y libranos del mal…, ( y yo añado) de visionarios, caudillos y salvadores.

Son las once y cuarto de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 7 grados. Insisto yo de Corbacho, el Ministro del Paro, dimitiría,… vergüenza torera cuanto menos…

¿Preguntas o afirmaciones?

Estas han sido las preguntas que le han hecho al Presidente en “Tengo una pregunta para usted”:

Javier Elvira sobre la crisis económica y por qué el presidente no previó estas difícil coyuntura, con sus asesores, y le pregunta tambien si va a despedir a esos asesores.  Javier, de Pamplona y casado con 49 años, le pregunta si es consciente del drama humano que ocasionó por su falta de acierto político o de su transparencia a la hora de comunicarla.

Enrique, de Mijas, pregunta si, de verdad, nadie previó lo que se avecinaba.

María José, la primera de las personas paradas entre el público que toma la palabra, pregunta al presidente que no le tiene que hacer una pregunta, aunque espera que el presidente sí tenga «una respuesta para ella».

Teodoro, de 66 años y jubilado, traslada una «pregunta que está en la calle» sobre el dinero que el Gobierno ha concedido a los bancos y cajas, y se reitera en la pregunta, porque no lo ve claro

Reyes dice una pregunta directa: «¿Hasta cuándo va a durar esto?

Rafael, continúa con la crisis: «¿Si pierdo mi trabajo en tres meses, le vengo a pedir trabajo a usted?.

José, restaurador de Valencia, lanza el primer interrogante con chispa: «¿Si ustedes incitan al consumo de productos nacionales, por qué utilizan los políticos coches como Audis o Mercedes, y no un coche nacional como el Seat Toledo?».

Un ciudadano le pregunta sobre su gesto de quedarse sentado en el desfile de las Fuerzas Armadas al paso de la bandera norteamericana.

Rafael pregunta porque España comercia con armas y exporta armas

¿Cuál ha sido su mayor error en esta legislatura», pregunta Jaime de Getxo, «cansado de escuchar criticas entre Zapatero y Rajoy

Izaskun, soltera de 32 años, de Madrid y con síndrome de Down, pregunta porque no se está cumpliendo la ley de dar un puesto de trabajo a personas con discapacidad.

Nini, madre divorciada, se preocupa por la educación de los niños y el fracaso escolar. ¿No cree que se deberían tomar medidas urgentes sobre todo para resolver la violencia entre escolares?

Ejecutiva de cuentas, Virginia, de Santurce, toca el tema de la violencia de género, con resultados «nada buenos». ¿Qué está fallando.

Begoña, de Portugalete, le pregunta por el motivo que le roba el sueño, con tres millones de parados que no concilian el sueño por su situación.

Agente de viajes, originaria de Angola pregunta si, tras la grave situación económica, se le ha pasado por la cabeza dimitir.

Parada, Logroño Cuando prometió los 400 euros yo estaba cobrando el paro y me enteré que no tenía derecho a cobrar esa medida. Explíqueme por qué

Juan Antonio, delegado comercial también de Portugalete, pregunta por las personas mayores de 55 años que van al paro procedentes de las pymes, con un horizonte de sólo dos años cobrando la prestación. ¿para cuándo la ley aprobada en el Pacto de Toledo que contemple todas las aportaciones del trabajador a la Seguridad Social?

Un pintor, Joaquín, dice cuántos amigos suyos más van a tener dificultades para llegar a fin de mes

Juan, de Málaga, se muestra sorprendido por la contundencia del presidente, pero le recuerda que Rubalcaba dijo, tras el 11-M, que «España no merecía un presidente que nos mintiera» y la vincula a su promesa de pleno empleo.

Un ciudadano le demanda la fecha sobre cuándo va a aprobar el aborto en España

Javier, sacerdote le pregunta por el embrión y si piensa que el feto es un ser humano o no.

Rosa no comprende que existan distintas cartillas de vacunación en la cartera de servicios de las distintas autonomías

Diana pregunta porque critico el Plan de Bolonia y ahora lo apoya

María Alba pregunta porque no se ocupa más el gobierno de que se paguen las pensiones de alimentos de los hijos

Paula, estudiante, le pregunta al presidente que pregunta se haría él mismo y cual sería el consejo que daría los estudiantes

Y como se supone que los protagonistas del programa son los ciudadanos, yo me he fijado más en las preguntas que en las respuestas. El Presidente debería hacer lo mismo y reflexionar, por lo menos.

Son las doce menos cuarto de la noche. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 3 grados. Pensemos… a hay preguntas que encierran afirmaciones, y esta noche ha habido muchas. Basta con leer las etiquetas de este post para saber que nada va bien.