COMUNICADO DE ELENA HERREROS. PERIODISTA  EN IDOMENI- GRECIA

helena
Ayer por la mañana los refugiados comenzaron a caminar, hartos de esperar en la frontera de Idomeni.
 
Todos los periodistas les seguimos, cruzamos con ellos el rio hasta llegar a un punto, ya en  Macedonia donde los militares del pais nos hicieron parar. Tanto a refugiados como a periodistas.
 
A estos ultimos se los llevaron arrestados a comisaria ya que habian entrado en el pais de manera ilegal, sin presentar pasaporte. Yo en ese momento estaba detrás, con un grupo de refugiados. No me entere que se llevaron a mis compañeros. Los militares nos vigilaban constantemente.
 
En un momento dado  busque tabaco en el bolso y un militar me vio que llevaba una cámara de fotos en su interior. Me apartaron a gritos, zarandeándome. Me llevaron detras de una casa abandonada. Me volcaron el bolso y cayo la tarjeta de prensa internacional.
 
Se cabrearon pensando que me queria  quedar de infiltrada. Me tiraron al suelo y me pegaron 4 patadas con las botas de punta de acero en las piernas, costilla y un brazo. Me dovolvieron con los refugiados y me dijeron: “Ahora vas a vivir como una refugiado. Nos retuvieron en medio del campo durante más de 8 horas. Los refugiados me prestaron sacos de dormir e hicieron una hoguera para entrar en calor. Hacia mucho frio.
 
Después pegaron a un refugiado hasta reventarlo delante nuestro al principio, y en una zona oscura, al final. A última hora de la noche llegaron tanques militares, nos subieron e hicieron una devolucion en caliente por la valla con concertina a Grecia., Nos dejaron a 4 km del campo de Idomeni a donde llegamos caminando. 
 
ELENA HERREROS
Anuncios

Cuidado con lo que callas #Silencios

En muchas ocasiones callamos por prudencia  -asi nos convencemos a nosotros mismos-, otras veces, porque no decirlo por miedo, pero todo eso que no escribimos o no pronunciamos, en definitiva no contamos, produce la peor de las consecuencias: el silencio

Esos silencios, sujetos a nuestra voluntad de no hacerlo público, siempre son silencios cómplices, y esa complicidad nos hace peores, nos convierte en sus esclavos, nos atrapa en una trampa muda, en definitiva nos envilece, y aquellos a los que tapamos con esos velos de mutismo, nos miran complacientes y conjugan los versos del poeta con las peores intenciones: Me gustas cuando callas porque estás como ausente.

Casi que me atrevo a decir: Cuidado con lo que callas

Son las seis de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 9 grados

Hoy, #Alvite ha muerto en el #Savoy

savoy

“Tarde o temprano comprendes que la mejor cualidad de un hombre suele ser una mujer”

Nuca conocí personalmente a Jose Luis Alvite. Sólo le escuchaba, o después, le leía. Siempre me produjo ese placer secreto de fumar a escondidas a los 15 años en los baños de la escuela. Su voz tenía, sobre mí, un efecto sedante, y a la vez tremendamente emocionante, y a través de ella iba imaginando ese baile de malditos hechos de pura literatura, donde lo marginal era la marca de agua.

Era su elogio de los perdedores y de los marginales, tal vez, y la mezcla con el toque de que eso, que precisamente desprecian casi todos, era algo sublime, lo que más me llamaba la atención de sus Cronicas del Savoy, tan bien hechas que podías imaginar fácilmente, solo con escuchar su voz, una amalgama de gentes decadentes transpirando tabaco y alcohol en mitad de una niebla que no se disipaba nunca, porque el solo hecho de recibir un haz de luz limpia los hubiera hecho desaparecer para siempre. Era curioso como Alvite te hacía envidiarlos y desearlos hasta tal punto, que alguna noche después de leer soñé que estaba en el Savoy, y que ahora era una de ellos.

¡Cuanto siento que haya muerto José Luis Alvite!  El, dicen, era un tipo que trabajaba en un banco por las mañanas, escribía por las tardes y se emborrachaba por las noches en los antros de Santiago de Compostela…

Cuanto lo siento…era irrepetible …

“Hay cosas que no pueden ser, muchacho. No puede ser que le pongas chaqué rosa a los cuervos. Una madrugada en el Savoy me dijo Ernie: “Muchacho, a menudo la oscuridad te ayuda a ver las cosas claras”. El Capone de los últimos días me dijo: “Amigo mío, uno no es sólo su ropa, sus matones y su contabilidad; uno es también la poca luz que le rodea, la sombra que te hace indescifrable e inexacto, esa penumbra que le añade decimales al ala tu sombrero. A los tipos como yo, el exceso de luz le perjudica su mala reputación”. Y a Capone no le faltaba razón. Hay un equilibrio entre la luz real y la luz del alma. Y ese equilibrio, muchacho, es el que te hace soñar que una madrugada diste con aquella mujer en cuyo rostro al prender tu cigarrillo viste juntas las facciones de Grace Kelly y los labios de Louis Armstrong.

Se fuma mucho en el Savoy. Se fuma tanto en el club de Ernie Loquasto, muchacho, que incluso, es gris el jabón de tocador. En el estrambote del humo se alargan los modales de los matones y las muecas de las faldas de las bailarinas. Una noche que se cayó por el Savoy, me dijo Sinatra: “Dicen que fumo demasiado. No sabría qué decirte al respecto. Sólo sé que el humo de un cigarro es el defecto que mejor le sienta a mis ojos azules”. Eso me dijo Frankie, un tipo que se cepillaba los dientes con un cigarrillo en la boca”

Son las doce y media de la mañana. Demasiada luz para escribir sobre Alvite. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 11 grados…

#EnriqueMeneses

El reportero Enrique Meneses  ha fallecido en la noche del domingo en el hospital La Paz, de Madrid, a la edad de 83 años, informa la edición digital del diario El País. Sus restos han sido trasladados al Tanatorio Madrid Norte.

Fotoperiodista español y primero en dar a conocer las imágenes de la revolución cubana de Sierra Maestra, nació en Madrid el 21 de octubre de 1929 y era hijo del periodista Enrique Meneses Puertas, fundador de Cosmópolis (1927), así como gobernador civil de Segovia con el gobierno de Alejandro Lerroux (1934-36).

Meneses vivió en el exilio francés entre 1936 y 1944, donde sufrió la ocupación alemana, y regresó a España en 1945, después de pasar un año en Portugal. En Salamanca y Madrid cursó los estudios de la licenciatura de Derecho y en 1952 se graduó por la Escuela Oficial de Periodismo.

Se inició muy joven en el mundo del periodismo. Debutó en 1947 con un reportaje sobre la muerte del torero Manolete. Después, entre 1949 y 1950, fue redactor de la agencia francesa Prensa Internacional. En 1951 creó agencia Prensa Universal, pero al año siguiente la perdió por publicar colaboraciones de Jesús Galindez, representante del PNV en Nueva York. Colaboró un año para La Actualidad Española y en 1954 se trasladó a Egipto, desde donde realizó un viaje de ida y vuelta hasta Ciudad del Cabo.

En 1956 inició sus colaboraciones con París Match, que se prolongaron hasta 1960, y con Radio Europa 1 de París, hasta 1964. Para la revista cubrió la guerra del Canal de Suez de 1956 y al año siguiente se trasladó a Cuba, donde fue el primer fotógrafo extranjero infiltrado en la guerrilla de Fidel Castro en Sierra Maestra, con los que convivió cuatro meses. Los negativos de esta última cobertura pudo sacarlos del país cosidos en las enaguas de una joven cubana, pero la publicación de las fotos le costaron la expulsión de la isla.

Luego, entre 1962 y 1963 como free lance y corresponsal de Blanco y Negro cubrió en Estados Unidos la marcha sobre Washington o el asesinato del presidente John F. Kennedy. Entre 1960 y 1962 dirigió en París la agencia cooperativa Delta Press, que él mismo fundó, y entre 1964 y 1976 la agencia Fotopress para el grupo Prensa Española.

Además, entre 1964 y 1965 dirigió el espacio A toda plana en Televisión Española, medio para el que volvió a trabajar entre 1973 y 1976 en  Los reporteros. Anteriormente, entre 1967 y 1968 fue redactor en Málaga de Lookout, dirigió la revista mensual Cosmópolis (1968-73) y en 1972 fue director general de ABC Las Américas.

Durante algunos años, en la segunda mitad de los setenta dirigió las revistas Lui (diciembre de 1976-79) y Cosmopolitan (1976-78) y la agencia Videopress (1978-80). Tras dirigir la edición española de la revista Playboy, en 1982 volvió a trabajar para medios públicos. En 1982 dirigió el espacio Los aventureros, en Radio Nacional de España (RNE), y en 1984 realizó para TVE la serie Robinson en África. También dirigió la revista Los aventureros, que en 1988 tuvo su versión en inglés. Asimismo, fue columnista en el periódico en papel ya desaparecido Público. 

En mayo de 2010 la Asociación de la Prensa de Segovia le entregó el Premio de Honor Cirilo Rodríguez por su trayectoria, y en enero siguiente la Asociación de la Prensa de Madrid le concedió el Premio Rodríguez Santamaría por toda su vida profesional. Lo recogió en el verano de 2011.

Es autor de los libros Fidel Castro: siete años de poder (1966), Nasser, el último faraón (1968), Reo de muerte por ambos campos (1976), La bruja desnuda (1976),Sexo y sexo (1979), Escrito en carne (1981), Una experiencia humana… Robinson en África (1984), Castro empieza la revolución (1995), África, de Cairo a Cabo (1998) y la autobiografía Hasta aquí hemos llegado (2006).

Meneses fue reportero en las guerras de Rodesia, Angola, Bangladesh y Sarajevo(1993), su último trabajo al verse afectado desde entonces por Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).

Tuitero de pro, un periodista que pasados los ochenta años aún tuvo el ánimo y la capacidad de adaptación suficiente para convertirse en una referencia en la red social, donde lo seguían casi 10.000 personas. Descanse en Paz…

Son las nueve y media de la mañana. No llueve en Pozuelo pero la niebla es terriblemente densa y la temperatura exterior es de 0 grados. Enrique Meneses, periodismo en estado puro

Libertad de Prensa

Duele twitter, hoy día de la libertad de prensa, duele porque los hashtag que me encuentro relacionados con la fecha hablan de lo contrario #nodespidos #informacionveraz #gratisnotrabajo #sinpresiones #periodigno #contralaprecariedad, y dentro de cada uno de ellos hay muchos twitts que evidencian lo lejos que estamos de un marco idóneo para que esa libertad de prensa se cultive, se mantenga, se materialice en los medios. La crisis llega a todas partes, pero cuando toca pilares fundamentales sobre los que se sustenta la sociedad democrática como es el periodismo libre y crítico, es mucho más grave. La Sociedad de la Información de la que tanto hablamos en la red parece que ahora no está en sus mejores momentos, y además nos aleja de la sociedad del conocimiento, que debería ser el siguiente paso, porque sin el paso previo de la información, el conocimiento se diluye, y difícilmente se comparte.

No hace falta explicar aquí, ni en ningún otro foro, que las editoriales de los grandes medios de comunicación de este país, están cada vez más pegadas al poder de uno u otro signo, se asocia tal o cual periódico o cadena de televisión o incluso ya algunos medios digitales con la etiqueta de un grupo de poder bien político, bien económico, y desgraciadamente el pensamiento crítico se queda ya en conductas individuales de los periodistas, no todos además, que desaparece a la hora de sentarse frente al teclado de la redacción de turno, del medio de turno, bajo el editor de turno, en el momento de elaborar la noticia.

Ya ni siquiera se puede decir, como hace unos años, que Internet es la última trinchera de la democracia o de la libertad de expresión, aunque si quedan en los mundos digitales, algunos espacios, como el caso de twitter, donde curiosamente son los ciudadanos los que dan la batalla más importante en esto de contar lo que pasa sin intermediarios convenientes, frente a los periodistas que también estamos presente en ese hábitat digital llamado twitter, que muchas veces no somos tan explícitos a la hora de contar la noticia sin servir a ningún amo.

Tal vez la reflexión de hoy es si lo ciudadanos queremos periódicos en vez de boletines, o radios en vez de altavoces, o teles en vez de escaparates, y no vale con mirar para otro lado y pensar que nosotros no somos participes de todo esto. La responsabilidad sobre el rigor y la calidad de lo que escribimos recae directamente sobre nosotros mismos, ya seamos ciudadanos de a pie o periodistas. Claro que podemos seguir por la línea que llevamos y al final, perderemos todos, los ciudadanos porque perderán el derecho a recibir una información veraz, los periodistas porque perderemos la esencia de nuestro trabajo, pero también las grandes empresas de comunicación porque el negocio será tan vano, tan futil y tan zafio, que pocos van a querer comprar ese producto.

Sintiéndolo mucho, me temo que hoy hay poco que celebrar.

Son las cuatro menos cuarto de la tarde. Llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados. No obstante sigamos conversando, porque tal vez podamos vivir sin pan, pero no sin esperanza

Otra radio televisión pública es posible

Un momento de descanso que aprovecho para escribir esta mínima anotación en el blog. No tengo a penas tiempo, así que más adelante desarrollaré, tal vez, la idea.

Nos pasamos la vida los profesionales de la comunicación dándole vueltas a algunos temas, que la verdad tienen una fácil lectura, y es el caso de la radio y televisión pública, bien a nivel nacional como a nivel autonómico. La conclusión a la que hemos llegado,  es realmente perversa, y es bastante plana también por cierto: Las radios y televisiones públicas  nos llevan a la ruina económica, y  este país más que disfrutarlas las está sufriendo. ERROR

El modelo de radiotelevisión pública es algo absolutamente normal y viable, y además necesario en una sociedad plural como la que vivimos, solo hay un pequeño problema, y es que sería de agradecer que estos medios estuvieran bien dirigidos, por profesionales de la información, con perfiles de honradez, rigurosos en la confección de la noticia, sin intereses y obligaciones a empresas de terceros, preocupados por la transparencia en la gestión, desobedientes al político predominante de turno (que eso de la obediencia política en asuntos de información es una cosa muy fea) en fin, para no dar tantas vueltas, como dicen en el Sur: buena gente, y no lo que hemos tenido hasta ahora, que ha llevado a una falta absoluta de credibilidad y confianza en las radio televisiones de titularidad pública.

Y para que nos vamos a engañar, todas y cada una de las cadenas, incluida en la que trabajo (lo mismo me expedientan de esta) han sido usadas por la clase política, cosa que ya está bastante mal, pero lo que es peor, han generado un alto coste a las arcas del estado, pero no volcado en la mejora de la información, sino para mayor gloria del Director o Presidente de la cadena de turno y empresas afines al susodicho (Cuando recuerdo la etapa de Luis Fernández al frente de RTVE, aun me entran escalofríos).

Y desde luego lo que hay que dejar claro es que esos costes y esas manipulaciones no son, ni por asomo, responsabilidad de los trabajadores que estamos en ella. No es nuestra responsabilidad ni dirigir, ni planificar, ni gastar, ni organizar, ni contratar… es de la dirección (la mayor parte de las veces de gentes fuera de la platilla), y ella es la que marca el rumbo que sigue la cadena.

Si Rajoy hiciera eso que se lleva tanto de “una apuesta” por generar radio televisiones públicas independientes, dedicadas al servicio público, con transparencia y control en sus presupuestos estoy segura que pasaría a la historia, no sé si a la historia política, pero si a la de la comunicación, pero albergo mis dudas (razonables por cierto), todos nos miran con ojos golositos, y todos esperan que al tocar poder les llegue la hora también de utilizarnos para su beneficio, así es como ha sido hasta ahora, claro que los tiempos cambian, sino seguiríamos en las cavernas, y todo es posible. Yo sigo albergando la esperanza, aunque ya sabéis los que me leéis, que soy una optimista impenitente, que soy de esas que si alguna vez me da un infarto pensaré que es una corazonada.

Son las cuatro menos cuarto de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados. Lo mismo de esta arreglamos… Por cierto hoy es San Francisco de Sales tal vez tengamos que encomendarnos…