Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí #VOX

Está claro que los dos grandes vencedores en estas elecciones son el PSOE y Ciudadanos. No cabe ninguna duda. Dos partidos que, con opciones ideológicas diferentes han tendido hacia el centro, y ya sabemos que en España el que juega acercándose hacia el centro, gana las elecciones. Ya sucedió antes. Con Felipe, con Zapatero, con Rajoy, según se acercaron más o menos a posiciones de moderación y dialogo, con más pragmatismo que ideología, ganaron o perdieron votos. No somos un país de extremos, aunque haya algunos que se empeñen en llevarnos a esos escenarios, incluidos nosotros los medios de comunicación, porque obviamente “vende” mucho más el sensacionalismo de los radicales, por la derecha y por la izquierda, que las posiciones centradas, pragmáticas y transversales.

También hay mucho perdedor en estos comicios, aunque a estas horas intenten esconderlo. Para empezar el Partido Popular, que en una campaña escorada hacia la derecha y haciéndose eco de propuestas que jamás vimos en la última etapa de gobierno de ese partido, le han llevado al peor resultado de su historia reciente. Con una intención de opacar la etapa de Rajoy, no han sabido encauzar los logros económicos de su etapa de gobierno, y se han acercado peligrosamente hacia posiciones que dejaban a los ciudadanos y a las ciudadanas hacia la duda ¿Para qué votar una opción si hay otra, VOX, que define esa derecha anacrónica y a la que, en el penúltimo día de campaña, ya anuncio Casado, que estaba dispuesto a que entrara en su gobierno si ganaba las elecciones? ¿Cómo votar a un partido que se acerca peligrosamente a opciones xenófobas, machistas y homófobas, en una sociedad que ya tiene superados esas discriminaciones? El error de PP es de manual, y desde luego, o enmiendan esa deriva ideológica o probablemente desaparezcan. Amén de que el recuerdo en el elector de la corrupción aún está muy reciente, por mucho cambio de caras que hayan hecho.

Otro de los perdedores es Unidas Podemos. Insisto, la radicalidad no gusta al elector. A pesar de los vanos intentos de Pablo Iglesias de aparecer como un abad en los debates, con un tufo impostado de pacificador y domador de tormentas, los y las votantes de la izquierda han desconfiado de la opción morada. Su intento de última hora de apuntarse a las tesis feministas, cuando nunca estuvo en su adn, con ese cambio de nombre al femenino: Unidas Podemos, no ha valido para mucho. De hecho, le ha restado votos. No hay nada que guste menos a las feministas, que se las utilice para lavados la cara, y distraer la atención de otros temas de más importancia. Los que seguimos el parlamento de cerca, hemos visto como le ponían palos en las ruedas al PSOE, una y otra vez en temas de políticas de igualdad de género.

Y otro de los perdedores, a pesar de haber conseguido un escaño más, ha sido el PNV. Anoche escuche ya a algún dirigente de esta formación ponerse medallas, pero … – ¡Ay los peros, cuanto cuentan los peros! – han sido incapaces de frenar el crecimiento de Bildu, que duplica sus resultados en los territorios vascos. Mala noticia para el PNV, que no sé si es que no lo ve, o que no quiere verlo.

Tal vez, y solo tal vez, la mejor noticia es que el PSOE puede gobernar en solitario, y si se esmera, hacerlo durante cuatro años, aportando estabilidad a este país, que tanto lo necesita. Claro, eso si saben embridar bien el tema catalán, que tanto distorsiona el panorama. Con estos resultados los independentistas no juegan la partida en el Congreso, pero si la juegan en la calle que es su territorio desde hace unos meses. El acierto o el error en el tema catalán por parte de Pedro Sánchez es un tema decisivo en esta legislatura. Al loro, con esto, porque que como vemos ya no es un tema local, sino que se ha extendido como una mancha de aceite, a todo el territorio nacional, condicionando la opinión de los ciudadanos de cualquier parte de España.

Y la peor noticia, de estas elecciones generales, y que me quita el sueño desde hace algún tiempo, es la irrupción en el congreso de VOX, un partido fascista, y que no lo esconde, en estado puro, lleno de odio, machismo, homofobia y xenofobia. Sus 24 diputados, desde luego no van a ser relevantes para ninguna acción parlamentaria, pero van a tener grupo propio, van a tener presupuesto público y van a ser un altavoz permanente del totalitarismo en la cámara baja. No es una buena noticia que las mujeres de este país tengamos que pagar de nuestros impuestos la “estancia” de los diputados de VOX en el parlamento, y digo las mujeres, porque entre sus principales objetivos de odio, estamos nosotras. Tener un partido con voz y voto en el parlamento, que ha sido capaz de sembrar la duda sobre las acciones encaminadas a la igualdad de derechos que han llevado a cabo las distintas administraciones a lo largo del tiempo, es malo. Tener a un partido que ha puesto en duda la lucha contra la violencia de género y las políticas de protección a las mujeres víctimas de esa violencia, es malo. Tener un partido, en el corazón de la democracia, que es el parlamento, que miente, una y otra vez sobre las denuncias sobre violencia de género, y ha sembrado la duda sobre el tema de las denuncias, es malo. Tener un partido que miente sobre las mujeres – entre otras cosas- que odia a la mujer libre e independiente, que quiere relegar a la mujer a posiciones, que creímos superadas, es francamente malo. Y con eso hay que lidiar en esta legislatura.

Ninguno de los cuatro partidos más fuertes en estos comicios ha sido capaces de cerrarles las puertas del parlamento, y 24 diputados – aunque algunos digan que podía haber sido peor, eso desde luego no es un consuelo- son muchos diputados, son muchas voces, amén de sus seguidores que desde luego son lo peor de cada casa, con unas conversaciones de bar y testosterona que ponen los pelos como escarpias. Tal vez esos cuatro partidos, además de los independentistas, que están todos como Antón Pirulero: “que cada cual atienda a su juego”, deberían hacérselo mirar, y trabajar, para que en esta legislatura el fascismo, encarnado claramente en VOX, desaparezca y deje de crecer en nuestro país, porque de momento como escribió el hondureño Augusto Monterroso: “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”.

Son las once de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 19 grados. Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí

 

Efecto Mariposa: Puigdemont, PNV, Cifuentes y los demás …

Una no puede volver de las vacaciones de Semana Santa y encontrarse con esto. La diletancia propia de las vacaciones no te prepara precisamente para encontrarte con una realidad caótica, y es que la primavera, tan desorganizada ella,  ha irrumpido en la política con todo su esplendor.

Lo de Puigdemont, que desde luego no es estacional, sigue con una explosión nueva cada día. Que si va, que si viene, que si llega o si se queda – ¡Que agitación, por Dios¡-, y sus fieles y  correligionarios, esos de la revolución de las sonrisas, que ahora, a mi modesto juicio han pasado a llamarse la revolución del “pijismo indepe” andan por las calles de Barcelona haciendo como si fueran revolucionarios de verdad, pero eso si solo a ratos, que luego hay que ir a tomar las copas, lucir el bolso y el “modeli”, y bajar a la torre los “findes”.  Mientras el PNV, si el PNV – las conexiones primaverales son infinitas – , no sabe qué hacer con Torrent y sus muchachos para que de una buena vez “confeccionen” un presidente para Cataluña. Así, el Gobierno de España dejaría de aplicar el 155, y ellos podrían apoyar los presupuestos. Una conexión, esta, que demuestra que la teoría del caos, cada día está más de actualidad, porque si por un casual, no se aprobaran los PGE, el PNV perdería un importante trozo de pastel que llevan estos PGE18 para ellos. Pero no acaba ahí la cosa, si además como consecuencia de la no aprobación de los PGE, hubiera que convocar elecciones, tal vez, solo tal vez, pudiera ser, que Ciudadanos ganará esos comicios, y todos sabemos que la formación naranja tiene en su programa acabar con el cupo vasco… ¡Madre mía … qué debacle¡

Y mientras las mariposas primaverales y caóticas aletean en Cataluña, en Madrid, otros lepidópteros también agitan sus alas porque “Lo de Cifuentes” – que así lo ha nombrado twitter- va a traer cola. Mientras escribo este post no se aun si Cristina Cifuentes ha dimitido o no. Verdaderamente es irrelevante ya el hecho de la dimisión, porque los datos aportados por el Diario y el Confidencial, a estas horas, entran dentro de la categoría “blanco y en botella” sobre el trabajo fin de Máster de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, y si dimite malo y si no lo hace malo también, en cualquier caso este caos primaveral tan apasionante traerá alguna consecuencia más, y sino al tiempo. Por lo que se lee entre líneas la situación empieza a ser especialmente preocupante, no sobre la figura de Cristina Cifuentes, que ya es una mera anécdota, sino sobre lo que pasa y ha estado pasando en la URJC con ese “pacto” (vamos a ser finas) entre miembros de Izquierda Unida y miembros del Partido Popular para hacer de su capa un sayo en el campus de la Rey Juan Carlos. ¿Es el supuesto caso del TFM de Cristina Cifuentes un hecho aislado? ¿Existen más casos como este o parecidos? ¿Cuál es la conexión entre Izquierda Unida de la Comunidad de Madrid, el Partido Popular y la Universidad Rey Juan Carlos? ¿A qué pacto llegaron Moral Santin e Ignacio González sobre esa Universidad? Hay muchas preguntas sin respuesta en este momento que van más allá del TFM de Cristina Cifuentes, aunque la cadena de sucesos se puso en marcha el día que Cifuentes “abrió un cajón y envió noseque a la fiscalía”

Cómo ven los aleteos primaverales de Madrid no le van a la zaga de los aleteos presupuestarios y los catalanes, claro que cuando alguien se aventura a abrir la caja de pandora de las mariposas de colores, se arriesga mucho, tanto, que como esto siga así lo mismo el  Tsunami está servido.

Por cierto, muy loables los esfuerzos de algún servicio de inteligencia en filtrar unas imágenes de la Familia Real, en su modo más real, para distraer la atención de todas estas historias. Vano esfuerzo, porque en el efecto mariposa que estamos viviendo en esta primavera – conviene advertirles a estos “chicos tan inteligentes”- va a su libre albedrío y,  que lo de la mariposa adiestrada, teledirigida, a modo de dron, no funciona en la teoría del caos, que tanto me gusta.

La última imagen que me viene a la cabeza antes de terminar este post es de “gente” con cazamariposas corriendo de un lado a otro para intentar guardar de nuevo las mariposas en la cajita… pero eso ya no va a poder ser, me temo, porque el caos tiene una tendencia a ordenarse solo, aunque esa ordenación suele ser brutal.

Son las siete de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 7 grados. Efecto Mariposa: Puigdemont, PNV, Cifuentes y los demás …

 

Urkullu y la soberanía compartida : Campanas, campanas…

Ayer Urkullu se descolgó con un termino, que aun que él crea que es nuevo, ya se barajo en el proceso de reforma de la Constitución de 1837. El termino al que hizo alusión es el de soberanía compartida.

Cuando en mayo de 1844 el general Ramón María Narváez se hizo cargo del gobierno, los moderados estaban divididos respecto a la necesidad de reformar la Constitución de 1837 entonces vigente -incluso el grupo más reaccionario encabezado por el marqués de Viluma abogaba por su derogación y la vuelta a la carta otorgada del Estatuto Real de 1834-. Narváez se inclinó finalmente por la opción de la reforma defendida por el grupo liderado por Alejandro Mon y Pedro José Pidal frente al grupo de moderados “puritanos” que defendían su mantenimiento porque su aprobación había sido fruto del consenso entre los dos grandes partidos liberales, moderados y progresistas, lo que les permitiría alternarse en el gobierno sin tener que cambiar la Constitución cada vez que se cambiaba el gobierno.En realidad lo que defendían Mon y Pidal era elaborar una nueva Constitución pues los cambios que proponían eran muy importantes: sustituir el principio de la soberanía nacional por el de la “soberanía compartida” entre el rey y las Cortes, lo que situaba en un mismo plano a la Corona y a la Nación y reforzaba los poderes de la primera; y la sustitución del Senado electivo por uno designado por la Corona, que además sería vitalicio

Eso fue la razón de ser del termino de  soberanía compartida, quitar poder al pueblo para dárselo al Rey, pero  Urkullu, en su desconocimiento total de la historia, o en una interpretación torticera del termino  y de las bases de la  Constitución Española, pretende vendernos el termino, como si fuese un avance en derechos ciudadanos, cuando lo que se nos está sirviendo es un retroceso . Urkullu debería saber que la soberanía en España ya está compartida ya que nuestra Constitución deja bien claro que la soberanía reside en el pueblo, es decir en los ciudadanos. En nuestra constitución, como clave democrática de la convivencia, son los ciudadanos los que priman y no los territorios, de lo contrario entraríamos en un escenario  de ruptura del equilibrio entre los derechos y libertades fundamentales de los ciudadanos.

En definitiva, ni Urkullu sabe historia, ni sabe de nuestra Constitución, ni la entiende o por lo menos eso parece. Creo que ha oido campanas, pero no sabe donde

Votos por Suspensos

El informe de la Unesco sobre los resultados del sistema educativo español nos dice que algo va mal, pero que muy mal. Nuestro país es el tercero en eso dejar colgados los libros, y los chicos y las chicas abandonan sin terminar ni el bachiller, ni la FP. Eso demuestra claramente que el sistema educativo que tenemos en vigor no funciona y que además, lejos de los sucesivos gobiernos, tanto del Estado como de las Comunidades Autónomas, de haber puesto remedio a este asunto, lo han estado tratando como un asunto puramente político, donde los unos y los otros han puesto, desde luego, todo su interés en ver quien se hacía más daño. La educación, que como otras materias fundamentales, debería haber sido siempre un asunto de consenso, ha sido desde luego todo lo contrario. Y de aquellos barros, estos lodos. Aunque a ellos poco les salpica este lodazal en el que andan nuestros jóvenes metidos, pues me temo que los consideran como eso que suele decir “daños colaterales”.

Tanto el PSOE, como el PP, y como los distintos partidos nacionalistas que han detentado el poder en algún momento determinado de estos últimos 10 años, han dejado de lado, temas tan fundamentales como la reforma de la Formación Profesional, han despreciado claramente las humanidades dentro de los distintos programas educativos que hemos estado contemplando, y han usado a los niños y a las niñas como si fueran de goma, cambiando de sistemas altamente permisivos con las faltas a clase y las malas calificaciones, a sistemas endurecidos y rígidos, que tampoco dan buenos resultados. La inversión en investigación ha sido mínima, recortándose una y otra vez, tanto por el PSOE como por el gobierno actual. Y en este tintero no me dejo tampoco a IU, que a pesar de no haber tenido responsabilidades de gobierno, han fomentado también el clientelismo político a través de propuestas educativas que rayan con lo absurdo.

Un país que no se molesta por generar un buen sistema educativo, al margen de tendencias políticas, y que no fomenta la investigación está condenado al fracaso, al paro, a la emigración y al desastre. Y por ese camino vamos, si la Administración actual no enmienda las cosas, y se pone manos a la obra,  y la oposición deja a un lado sus intenciones aviesas de poner palos a las ruedas a cualquier programa que ponga en marcha este gobierno, por muy razonable que sea

El Ministro Wert, además de preocuparse por los recortes o por la lengua, debería dar un paso al frente y acometer la reforma educativa tan necesaria en estos momentos, porque por eso, desde luego, y si lo hace bien, si pasará a la historia, que lo demás son meras anécdotas, que se quedan en eso, en rifirrafes verbales, que por cierto le dejan en una situación comprometida y complicada.

La educación no sirve ni para españolizar, ni para catalanizar, ni para demás zarandajas. La educación es la vía del desarrollo del talento, de las capacidades, de la excelencia de las personas que conforman un país, y eso me temo, o lo desconocen algunos o lo que es peor, quieren desconocerlo.

El resultado está en el informe: Estamos cambiando votos por suspensos y así nos luce el pelo

Son las dos y cuarto de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 15 grados.

15 años después de Miguel Angel Blanco

Miguel Ángel Blanco Garrido solo tenía 29 años cuando fue asesinado por ETA. Era hijo de Miguel Blanco, albañil y Consuelo, ama de casa, ambos inmigrantes gallegos. Trabajaba en Eman, una consultoría en la que ejercía su profesión de economista y antes de ese trabajo estaba con su padre en la construcción. Tenía novia desde hacía siete años y pensaba casarse en Septiembre de ese año. Pertenecía a las Nuevas Generaciones del Partido Popular desde el año 1955. Era concejal del ayuntamiento de Ermua.

 El asesinato de Miguel Ángel trajo un cambio radical en como percibían los ciudadanos de este país la violencia de ETA, y como consecuencia aparecieron diversas instituciones relacionadas con las víctimas del terrorismo, entre ellas el Espíritu de Ermua, una de las corrientes más fuertes y más sólidas que ha habido en este país contra el terrorismo de ETA. Pero también por desgracia, el hecho del asesinato y secuestro de Miguel Ángel, trajo consigo, por parte de los asesinos, la apertura de un punto de colaboración con el PNV: “Los contactos con el PNV fueron más fáciles que nunca después de la acción contra Miguel Ángel Blanco” (El Pais, 08-07-2007, Zutabe). Domínguez Iribarren en su libro Las Raíces del Miedo. Euskadi una sociedad atemorizada, dice:

“Sorprendentemente aquella movilización fue percibida como una amenaza no desde el mundo etarra, sino desde el nacionalismo institucional, que temía que el rechazo a ETA se tradujera en un rechazo al nacionalismo y ello provocara un cambio de mayoría política en Euskadi. El miedo a perder el poder como consecuencia de una reacción al hartazgo ante el terrorismo fue la causa de un cambio radical en el seno del PNV. Koldo San Sebastián, periodista y militante de PNV en un artículo publicado en ‘Deia’ reveló la angustia con la que amplios sectores de este partido político vivieron los acontecimientos de julio de 1997, no por el crimen de ETA, sino por la reacción popular contra aquel: ‘Días después del asesinato de Miguel Ángel Blanco, centenares de militantes del PNV nos reunimos en asamblea para ver cómo afrontábamos la brutal campaña mediático-política que se había desatado contra nosotros (…) Había quien pensaba que, efectivamente, sin ETA nos convertiríamos en una fuerza vulgar. Para quien conozca un poco la historia del PNV se vivieron los momentos más críticos desde 1936 (incluso más críticos que los de la última escisión)’. Coincide en este punto con Joseba Arregui, ex consejero de Cultura y una de las pocas voces críticas en el seno del PNV, quien en su obra ‘La nación vasca posible’, expresa la existencia de un miedo ‘a que el nacionalismo, en su conjunto, pudiera perder la mayoría de la adhesión de la sociedad vasca, percibido en las manifestaciones por el asesinato de Miguel Angel Blanco”.

El hecho es que para la banda terrorista el asesinato de Miguel Ángel Blanco fue realmente un éxito, y así lo recogieron en los diarios de la banda en 1998 cuando dicen: “esto llevó a los otros partidos nacionalistas que estaban en la tranquilidad autonomista a resurgir y reactivar su pensamiento abertzale”. La conclusión terrible y perversa de todo esto, es que para la banda su fin, el del terror por medio del asesinato, la extorsión y el secuestro, se estaba cumpliendo y de una manera exitosa, y sus objetivos nacionalistas estaban llegando a buen puerto. Basta recordar que aun no había pasado un año cuando los partidos nacionalistas en el País Vasco firmaron el Pacto de Lizarra. Es más duro pensar aun, sobre todo con la perspectiva que da el tiempo, que el asesinato de Miguel Ángel no fue una acción contra el Partido Popular, como algunos han querido entender, sino una llamada de atención de la banda al Partido Nacionalista Vasco, que parecía que andaba “muy relajado” en sus discursos, sobre todo cuando el foro en el que hablaba era Madrid, y fue entonces cuando el PNV, solo y siempre para el mantenimiento de su poder político en el País Vasco, empezó a dar cobertura social y política a la banda y a todo lo que se derivara de ella, como las diferentes formaciones políticas que hemos visto hasta ahora. No me cabe ninguna duda que el PNV sin la acción de ETA no habría llegado demasiado lejos.

ETA no da nunca puntadas sin hilo, el asesinato de Miguel Ángel no fue, como algunos quieren hacernos creer, un error de la banda, sino todo lo contrario, fue un hecho frio, muy pensado y encaminado hacia la consecución de sus fines. Por eso conviene meditar despacio, cada una de las acciones y comunicados que vemos desde la banda, y por supuesto también desde sus brazos políticos, que por cierto, la banda siempre tuvo un brazo político y otro armado, y ahora el político se llama SORTU, aunque haya tenido otros nombres. Porque el asesinato de Miguel Ángel tiene varias lecturas para los que estamos del lado de la paz, de la libertad y de la democracia, y es que, primero y ante todo, detrás de este hecho hay una historia humana que hay que respetar en todo momento y que tiene que estar por encima de cualquier valoración política de los propios hechos, y segunda, que el camino para acabar con ETA es el uso de los instrumentos del estado de derecho, sin ningún tipo de concesiones políticas, porque así lo hemos decidido entre todos, y es el único marco posible para la convivencia, lo demás son entelequias coyunturales poco creíbles, que solo nos pueden llevar a la confusión y al desanimo.

Son las nueve y media de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura actual es de 23 grados. Conviene leer con detenimiento el comunicado emitido por ETA ayer, en el que califica a las asociaciones de víctimas como “asociaciones sedientas de sangre”, acusa al Gobierno de España de “estar contra la paz” ,dicen que no entregan las armas “porque están manteniendo el arsenal en condiciones de seguridad” y añaden que las detenciones de etarras están provocando “situaciones de alto riesgo”.

Propuestas electorales para la radio televisón pública

Las propuestas que presentan los principales partidos con vistas a las elecciones en relación con RTVE y el conjunto del sector audiovisual son, salvo excepciones, más bien genéricas.

El PSOE insiste en la constitución de un consejo audiovisual estatal, con organismos similares en cada comunidad autónoma; propone recortar el número de licencias de la TDT; revisar la financiación de las teles públicas; asegurar alternativas a RTVE en caso de que Bruselas anule la tasa de las telecos; e impulsar un esquema como el de RTVE para los consejos de las autonómicas.

El PP regulará el sector desde una CMT reforzada; fijará techos de gasto y deuda para todas las televisiones públicas; y abrirá la puerta a la gestión privada de autonómicas y locales.

El PNV no propone nada y CiU quiere que Cataluña pueda designar representantes en el consejo de RTVE; promover el catalán en todos los medios audiovisuales públicos; y asegurar la recepción de TV3 en la Comunidad Valenciana.

IU quiere dar licencias a iniciativas sociales y que se reconozcan radios libres y comunitarias; blindar la financiación de RTVE; constituir el consejo audiovisual; y que se apruebe un estatuto del periodista con rango de ley. UPyD quiere el consejo audiovisual; que se puedan cerrar o privatizar las autonómicas; y unos consejos en las teles sin cuotas políticas o sindicales.

Son las dos y media de la tarde. No llueve en Pozuelo pero lloverá y la temperatura exterior es de 12 grados. Ya veremos lo que pasa despues del 20-n