Anna A La Fuga #AnnaGabriel o la revolución de los cobardes

Anna no está, Anna se fue… Si, nuestra queridísima antisistema, que tantos buenos momentos nos ha dado, nos deja. Se fuga, y lo escribo con toda naturalidad porque creo que ya van 6 los fugados de la justicia  por el caso del intento de golpe de estado en Cataluña el #1O. Si, Anna huye a, ni más ni menos, que, a Suiza, no sin haber sopesado antes otros destinos como Venezuela o Cuba, desde luego más acordes con su ideología, pero por supuesto no tan cómodos como el país helvético.

Anna a la fuga está desaparecida desde el 19 de diciembre, aunque el rumor fue más fuerte cuando ni siquiera el 8 de febrero estuvo en la presentación de su libro y, me pregunto, cómo será su vida en Suiza, quien pagará sus facturas, quién pagará a ese abogado carísimo que ha hecho su fortuna defendiendo etarras con delitos de sangre, como será la casa donde va a vivir, si se amoldará a no poder hablar catalán durante tanto tiempo, aunque tal vez si se acerca a algún banco de los que frecuentaban tanto los Pujol, la puedan atender en Catalán, siempre que diga va de parte de ellos.

Anna a la fuga, también, parece que va muy suelta en temas de dineros – a mi no me da la vida ni para ir a Alpedrete –  pero, ya ven, Anna, como otros fugados del “proces” se la ve con posibles, con muchos posibles, tantos como para mover su residencia por el mundo cual miembro destacado de la #MoneyPeople, que no de la #OrdinaryPeople. Va a ser que la política en Cataluña ahora da más de si de lo que pensábamos, o va a ser que la revolución esa, de las sonrisas, de la que tanto nos han hablado es una fuente de ingresos infinitos. Vete tú a saber qué tipo de ingresos son, pónganse en lo peor.

Pero no piensen que el cuento de Anna a la fuga acaba aquí. Anna desde Suiza nos va a seguir regalando los oídos con manifestaciones grandilocuentes sobre  libertad e  independencia. Si, Anna sentada cómodamente en su confortable ático de Suiza -a esta gente les molan mucho los áticos, ya verán – , al igual que el líder máximo de Proces, Puigdemont, desde su residencia de “gran metraje” en el barrio pijo de Waterloo – este es más de chalets – no va a perder un momento para seguir con la matraca, con la posverdad que maneja, como niño un trompo, de una historia que todos sabemos ya, que va más allá de la mentira y del delito, y que está centrada en la codicia y la egolatría más profunda.

¿Saben? Va a ser que la revolución de las sonrisas, resulta, que se ha convertido en la revolución de los cobardes y los codiciosos. Flaco favor, por cierto, hacen a los que emprendieron con ellos ese camino y ahora están en la cárcel, y a los que aún tienen que declarar ante el juez, pero ya saben, también, cómo es esta gente,  que en la selva no hay favores, y que las ratas son las primeras en huir del barco, claro que estás ratas ya lo tenían todo muy medido y en vez de caer a un mar frío, revuelto y peligroso, tenían bajo el palo mayor un yate de 50 metros de eslora esperándolos, pagado con el dinero del contribuyente.

Menuda revolución de las sonrisas.

Por cierto y antes de acabar, conviene que, tal vez, solo tal vez, sin agobiarse, el Ministro de Justicia y la Fiscalía General del Estado se sienten a pensar, que ya van seis fugados/as de la Justicia, sin despeinarse y dando ruedas de prensa para contarlo. Lo mismo es que algo están haciendo mal, pero vamos, con la calma, que mañana o pasado igual, en vez de 6 hay 8, y no pasa nada.

Es la una de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 15 grados. Anna a la Fuga #AnnaGabriel

Anuncios

Ladrones de Democracia #ReferendumCAT 1-O

“A menudo el odio se disfraza con una careta sonriente y la lengua se expresa en tono amistoso, mientras el corazón está lleno de hiel.” Solón

Saben una cosa. Nos están robando. Si,  miren ustedes, hay ladrones de democracia sueltos.

Lo que está sucediendo en Cataluña y proyectado hacia el resto de España en un robo en toda regla.

Un robo perpetrado a través de asaltos a sedes de partidos, a través de señalar y marcar casas y comercios, de cerrar el parlament para que no se escuche ni una sola voz discrepante,  de presiones sibilinas y no tan sibilinas a los directores de las escuelas e institutos, para que el día 1-O pongan a disposición sus centros de eso que llaman “referéndum”, de utilizar a los niños en  las movilizaciones, de utilizar a los medios de comunicación públicos de Cataluña como medios de propaganda, de las listas negras de periodistas, de tomar las calles, de políticos que se saltan las leyes una y otra vez, mientras obligan a los ciudadanos a cumplirlas a raja tabla, de colocar como héroes a miembros de bandas asesinas como ETA, de invitar una y otra vez a los ciudadanos a participar en un referéndum ilegal, sin censo, sin garantías democráticas, de hurtar los datos de los ciudadanos y enviarlos a webs alojadas en lugares remotos y gestionadas por piratas informáticos, de mentir una y otra vez contándonos que los culpables de sus males somos los españoles cuando llevan toda su legislatura desatendiendo los asuntos de sanidad, cultura, educación etc para dedicarse a eso que ellos llaman el proces y que ya hemos visto en qué consiste, de linchar a intelectuales, escritores, artistas, científicos que han manifestado públicamente estar en contra de ese simulacro de referéndum, de utilizar los medios económicos del Estado, es decir de todos, para sus fines espurios, desatendiendo las necesidades de los hombres y mujeres de Cataluña, de dividir la sociedad en malos y buenos catalanes como si ellos fueran el dedo supremo que marca la bondad o la maldad de los individuos, de romper familias y  romper amistades.

Son ladrones de libertad, son ladrones de democracia. Están hay disfrazados de libertadores, con un rictus de sonrisa cosida en el rostro con puntadas de odio, de un odio que jamás en lo que llevo de vida había visto antes. No dejemos que nos roben lo que tanto nos ha costado conseguir: la democracia y la convivencia.

Son las once de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 20 grados. Ladrones de Democracia