Votos y Redes Sociales #KitDeCampaña

redes-sociales (2)

Que las redes sociales van a jugar un papel relevante en las próximas elecciones creo que no hay que discutirlo, aunque probablemente las mayoría de los candidatos que concurran aun no las entiendan, no solo su manejo, sino lo que es más grave, la filosofía de lo que supone una red social.

Actualmente los políticos apoyan su trabajo, casi todos, en los communitys, que desde luego son imprescindibles a la hora de hacer una campaña masiva en las redes. Esto significa, que a base de trabajo y más trabajo de esos profesionales, el político de turno puedo adquirir un buen número de seguidores, publicar bastantes twitts o entradas en Facebook, y de vez en cuando comentar algo genérico. Qué duda cabe, que esto les va a dar visibilidad y algún grado de influencia. Van a ser conocidos por un mayor número de personas, y esos mensajes genéricos que suelen enviar, van a multiplicar su eco.

Sin embargo eso no es suficiente. La filosofía de la red social se basa en círculos de influencia, y son muy pocos los que han terminado de comprender eso. Y otra cosa que se les escapa, y que desde luego no puede cubrir de ninguna manera un community es la interacción personal con los ciudadanos que forman esa red, y a su vez, la influencia que pueden marcar aquellos, que no siendo políticos, que siendo meros ciudadanos que están en las redes sociales, y que no aspiran para nada a obtener puesto político, son capaces de trabajar para que el candidato, para que el político consiga su éxito.

Algunos piensan que con colarse a través de la televisión en el salón de los hogares de los españoles basta para captar ese voto decisivo, basta para ganar unos comicios, pero ahora ya no es así, ahora hay que colarse en el ordenador de cada casa, en el móvil que llevamos en el bolsillo y en la tableta que a muchos nos acompaña, y no basta con hacer acto de presencia en esos dispositivos móviles, hay que interactuar, y lo que es más importante que otros interactúen por ti.

Y tampoco basta con “tener presencia” en twitter o Facebook, hay que trabajar con otras redes como Instagram que cada vez cobra más relevancia o Pinterest, donde por cierto el número de mujeres es cada vez más alto, y un espacio imprescindible que la mayoría no sabe ni que existe, que es Reddit, y combinando todo esto, desde luego con You Tube, o vimeo, porque una imagen vale más que 1000 palabras, y si es corta e impactante mucho mejor.

Para usar las redes sociales en las próximas elecciones hay que entender lo primero de que va este invento, como funciona, cual es el lenguaje a utilizar, y que no son para nada un canal de publicidad, sino un canal de conversación, donde la naturalidad, el lenguaje cotidiano y directo, la cercanía con el otro, la constancia en el dialogo, y la creación de círculos de conversación entre iguales, o por lo menos dando la sensación de iguales son fundamentales. No todo está en manos del candidato o del community, hay mucho más, tanto, que la parte más importante es la recomendación de terceros hacia el candidato, este hecho, estoy convencida que va a jugar un papel decisivo.

La dinámica electoral de campaña ha cambiado ya, es una pena que algunos no se enteren. Tampoco me preocupa en demasía, antes o después se darán cuenta,  porque  ya no es que cada uno de nosotros, cada uno de aquellos  que estamos en la red tengamos un voto en el bolsillo, ahora tenemos muchos, y con un klout de más de 65, y presencia y actividad en un buen número de redes sociales, puedes determinar cómo y a donde van a ir miles de votos, además del tuyo.  El que quiera aprender que aprenda, y el que no que vaya a Salamanca

Son las seis y diez de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 14 grados. Hace buena tarde

#Podemos Pablo Iglesias y los 400

 

Cualquiera que escriba una crítica hacia #Podemos , o hacia cualquiera de sus miembros más destacados, en twitter, se ve materialmente machacado por una infinidad de tweets que aprovechan para atacar personalmente al que hace la crítica, en ocasiones con insultos, aprovechando además para recalcar que Pablo Iglesias, a modo de caudillo o jefe de secta – cada día se parecen más a este tipo de movimientos – es la perfección personificada, el salvador, vamos la panacea, y que nos va a “salvar” de todos los malos que nos rodean, que, por cierto, para #Podemos son todos menos ellos.

Esto por supuesto no es casual, ni nace de una manera natural dentro de las redes sociales. Esto es una operación perfectamente dirigida por un chaval llamado Juan, que manu militari pastorea , siempre según él, a 400 voluntarios, y que enganchados a un móvil o un ordenador,  “trabajan en la tecla” por todo el territorio nacional. Lo cierto es que de esos 400, que supuestamente curran sin cobrar, algo a lo que nos deberemos ir acostumbrando, si nos animamos a votar a #Podemos, pocos tienen cara y ojos, es decir, para que me entiendan bien,  la mayoría de las respuestas insultantes y agresivas que recibimos los que nos animamos a desenmascarar a #Podemos en las redes sociales, provienen de avatares anónimos, no identificados y bajo nombres rocambolescos.

De momento no he visto ninguna respuesta en twitter, que ninguno de los principales líderes de #Podemos hayan hecho a ninguna de esas críticas a su proyecto, a su programa o a la actuación, en algunos casos sospechosa, de sus líderes. Ni Errejon, ni Monedero, ni Pablo Iglesias contestan jamás en twitter a nadie, y solo ponen tweets para “impartir doctrina”. Esto no sucede con otros líderes políticos que también están en las redes. Tanto ellos como sus equipos, responden a la crítica desde sus cuentas y desde luego no insultan.

Los podemitas en la red, desde el anonimato casi siempre, se jactan de conocer las herramientas tecnológicas mejor que nadie, pero no son solo ellos los que conocen el uso de estas herramientas, ya hay muchos que saben y manejan la tecnología, y en su prepotencia, alentada por su líder, que de prepotencia “va sobrao”, no se dan cuenta que esa estrategia “no cuela”. Cualquiera con una red de communitys formada por 10 personas puede hacer exactamente lo mismo, no hacen falta 400, los 400 de los que hablaba Juanito, el “twitero máximo” hace unos días a las puertas de un estudio de televisión.

La estrategia de acosar con cuentan falsas y anónimas puede ser muy efectiva, que no ética,  momentáneamente, pero a la larga, tanto en las redes sociales como en la vida real, el ciudadano demanda información correcta y veraz, respuestas claras sin insultos, educación en el discurso, transparencia, eficacia, soluciones y comportamientos limpios de aquellos que pretenden representarle.

#Podemos no es la respuesta a nada, porque nunca dan respuestas, porque no contestan nunca. Pablo Iglesias no ha contestado a las preguntas en ninguna de las entrevistas que se le han hecho en las televisiones. Ni contesto a Ana Pastor, ni contesto a Sergio Martín. Pablo Iglesias and Friends solo atacan cuando se les hace una pregunta o una crítica, dentro y fuera de las redes sociales. En definitiva Pablo Iglesias no es la solución a ninguno de nuestros problemas. Pablo Iglesias con toda esa tecnología de la que alardea, con “los 400”,  es un problema más que, junto con el paro y la corrupción, tenemos que solucionar entre todos, y por supuesto de buenas maneras y con la verdad. La estrategia de “calentar” a unos contra otros en las redes sociales, aprovechándose del anonimato, es un camino vomitivo que solo una persona o un grupo de personas sin principios puede poner en marcha.

Les invito a que dediquen parte de su tiempo a las redes sociales, especialmente en twitter, y que escriban algún tweet criticando cualquiera de las actuaciones de los Podemitas.  “Pasen y vean” todo este circo siniestro, que estos individuos están montando. El espectáculo está asegurado, ahora no se si les va a gustar.

Son las ocho y media de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 1 grado

Las elecciones se ganan por partes y en equipo

Las cosas cambian, que le vamos a hacer. Y lo que ayer era eficaz y útil, hoy ya no lo es. Esto se lo deberían meter en la cabeza,  aquellos que diseñan las estrategias políticas de los partidos, porque ahora las elecciones se ganan por partes, que van desde partes pequeñitas y locales, hasta otras más grandes, y donde la visibilización y el liderazgo es múltiple. Ni siquiera le está funcionando a Podemos, que a pesar de que arrancaba de una manera colaborativa y cogiendo el todo por las partes, según ha ido pasando el tiempo ha sucumbido al error de aglutinar los esfuerzos en un “líder”.

Al PSOE le sucede lo mismo. Parece que hay un interés desmedido en visibilizar a Pedro Sánchez, siguiendo el viejo modelo de crear un líder “carismático” al que todos van a seguir en un determinado momento, pero lo cierto es que la sociedad actual ya no demanda líderes de ese corte. En la era de la información y del conocimiento compartido, casi que un líder viene a ser un estorbo. Los ciudadanos sobre los que ahora se asienta la sociedad española tienen un nivel cultural y de información bastante aceptable, y también están suficientemente conectado para no tener que buscar a un individuo “único” que la pastoree, y al final cual “Sabrina hermosa” les salve.

La política es un dinosaurio que se mueve tremendamente despacio, y en esa cinética propia, no ha terminado de percibir como han cambiado los entornos, como ha evolucionado la sociedad y las personas que la forman. Los partidos políticos siguen gestionando capital humano conforme a los postulados del pasado siglo. Trabajan como hace 50 años sin apenas percibir que ya nada se mueve así. Hasta las grandes corporaciones empresariales están entrando en el cambio, mientras ellos siguen dándole vueltas a viejas fórmulas que cada vez los distancian más de la realidad de las personas. De hecho si ponemos atención nos daremos cuenta que muchos políticos y sus partidos ponen en funcionamiento eso que llaman innovación acerándose a medios sociales, a redes sociales, a proyectos colaborativos, pero no lo hacen por convencimiento, y desde luego desconocen en la mayoría de los casos que es lo que supone esa innovación. Lo hacen por puro mimetismo, porque alguien les ha dicho que tienen que “estar ahí”, pero la realidad es que van dando palos de ciego, sin saber exactamente cuál es la verdadera razón, y por supuesto lo hacen mal y sin ningún criterio, o aplicando criterios para afianzar ese concepto antiguo de liderazgo, usando nuevas herramientas que desde luego poco casan con el fin de ellas, y no terminan sirviéndoles para nada.

A todo esto además hay que añadir que al no entender los entornos colaborativos, el liderazgo compartido y repartido, y las herramientas tecnologías con las que se debe trabajar, aparece un factor determinante que lo suele frenar todo, que es el miedo. Les aterroriza que las redes sociales amplifiquen sus errores. Miedo a la pérdida de control sobre los ciudadanos. Miedo a que tanta información repartida deje al descubierto sus más íntimos secretos. Miedo a no saber cómo reaccionar en un momento determinado usando las redes sociales. Miedo en definitiva a que otros conozcan tanto como ellos. La información es poder, y antes esa información estaba precisamente concentrada en el líder, ahora ya no sucede eso, ahora la información está muy repartida, y por tanto ese poder también se reparte.

El caso es que se avecina año electoral, el primer año electoral en el que todo esto que os cuento se va a materializar en gran medida por parte de los ciudadanos, y en menor medida por parte de los políticos. Esa falta de sintonía puede dar más de un susto a algunos, y generar resultados insospechados. El proceso de este cambio político se ha materializado entre los ciudadanos, a los hechos de Catalunya me remito, donde Artur Mas ha experimentado en carnes propias lo poco que significa un líder a la vieja usanza, que a pesar de un insistente mensaje durante muchísimo tiempo, sobre la independencia de Catalunya, no ha logrado convencer ni siquiera al 30 por ciento de la población. Este experimento realizado por Artur Mas ahora, probablemente hace 50 años habría triunfado sin mayores problemas, pero ahora hay otra realidad, y sobre esa es la que todos tienen que trabajar.

Desde luego no es tarea fácil porque para empezar hay que cuestionar las estructuras, los procesos, a las personas que generan esos procesos y sus capacidades para convencer, y por supuesto la estrategia de las organizaciones políticas de este país. El cambio está ahí, y aunque todos los políticos se empeñen en posponerlo, antes o después se va a materializar, y me temo que algunos no van a sobrevivir. Más en cuanto los mileniards, que cada vez tienen un papel más relevante en la sociedad, vayan creciendo, tomando las riendas y convirtiéndose en generación dominante.

Los seres humanos no cambiamos mucho, lo que si cambian son los procesos que generamos. El proceso de la tecnología ha hecho que los ciudadanos ya no se sientan aislados, y que el espacio y la distancia no sean barreras insoslayables para acercarnos entre nosotros. “Están hablando entre ellos “escuché decir una vez a un tipo que esto de la comunicación colectiva le ponía los pelos de punta. Efectivamente ahora todo se comenta, y mis conclusiones, pueden ser tus conclusiones, o las conclusiones del otro, pueden ser las mías. Se llama información compartida e inteligencia colectiva. Mal asunto para aquellos que piensan que con cuatro frases, con unos cuantos tweets, y con algunas fotos en las redes sociales, van a convertirse en los grandes líderes del siglo XXI. Tal vez deberían dedicar sus esfuerzos a coleccionar sellos o mariposas porque como vulgarmente se dice “no cuela”. Mejor que se pongan a trabajar, que se aprendan el “catón” de la tecnología y para qué sirve, y dejen de intentar lo imposible. Ahora las elecciones se ganan por equipo, por partes y entendiendo que el ciudadano no es un artífice para sus propósitos personales, sino que forma parte del proceso, y por cierto el ciudadano ya no pasa ni una.

Son las nueve y cuarto de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 3 grados…

Bárcenas y el Postureo

Seguro que muchos de ustedes, si frecuentan las redes sociales, han escuchado o leído, últimamente el término “postureo”, y es probable que se hayan preguntado, eso… ¿Qué es lo que es? Pues, es algo tan sencillo, como tomar actitudes de cara a la galería para que los demás vean lo listos, lo “cool”, lo “fashion”, o lo importantes que somos, y lo bien que hacemos las cosas. (Sigue leyendo…)

@martapastor

Otra cosa que se acaba, lo del carisma

Hace un rato me ha venido a la cabeza la palabra carisma. Hacía tiempo que no la usaba ni la pensaba. Y me pregunto ¿Es necesario el carisma en la política? Pues no lo sé… o hay que ver las cosas de otra manera.

Desde luego en el mundo occidental somos cada vez más iguales. La educación está generalizada, es decir la mayor parte de la población de occidente son gentes instruidas, cultas, conocen bastante los resortes de la administración pública, entienden el concepto de empresa, practican y defienden sus derechos, en definitiva las cotas de libertad de elección son mucho más grandes que hace unos años, a pesar de que, por ejemplo la barrera del dinero, que eso es lo que aun nos hace desiguales, este presente de continuo. Pero en el pasado existían muchas más barreras, muchos más distingos, muchas más diferencias. Así que ahora no basta para ser carismático con  un conocimiento de la cultura, la educación, la administración, el don de la palabra o de la escritura. El líder político lo tiene crudo para generar ese poder de encantamiento de los lideres de hace un siglo.

Además la comunicación ha evolucionado rompiendo el liderazgo del emisor frente al receptor, y aunque aun los políticos utilizan los medios como una de sus herramientas principales, el hecho de que esta sea inmediata y manejada por todos, hace que tampoco les valga como instrumento carismático, es más, ya en muchas ocasiones se les vuelve en contra, perturbándoles ese posible estado de liderazgo que pretenden. Ni siquiera el hecho de repetir y repetir los discursos y los argumentos, para que a base de repetición “parezcan” ciertos, funciona. Ya que a mayor reiteración, mayor contestación se produce, véase el caso de las redes sociales, donde andan bastante perdidos, y donde estas redes están generando lideres y grupos carismáticos que nada tienen que ver con los políticos profesionales.

Tal vez por eso está apareciendo un nuevo concepto de carisma o de liderazgo, llamarlo como queráis, que funciona de una manera colectiva, donde el grupo trabaja en conjunto, sin perder la identidad de cada uno, pero en la misma dirección y con apoyos mutuos entre ellos, y entre otros grupos afines a ese liderazgo.

Cada vez nos alejamos más de posiciones individuales de poder. De hecho los liderazgos individuales están siendo en todo el mundo tremendamente contestados. La gente desconfía de aquellos que no se conectan con otros, de aquellos que no se comunican con otros, de aquellos que no se relacionan y van por su cuenta. O los tildan de dinosaurios o de oscurantistas. La sociedad del siglo XXI no entiende ya proyectos individuales, paternalistas e invertebrados, y el nuevo concepto de carisma pasa por una dinámica de cooperación y coparticipación muy alta, donde el todos sustituye al yo, donde el político más que dirigir, gestiona y administra, donde la comunicación es total y donde el poder, pese que a algunos les duela, les moleste o se resistan, también debe ser compartido. Al fin y al cabo un político es un representante de la ciudadanía, eso un representante, que no ya un dirigente. No hay sitio ya para directorios carismáticos. Esto está cambiando y sino al tiempo.

Son las dos menos cuarto de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 7 grados. Otra cosa que se acaba, lo del carisma

 

UGR Divulga: Redes Sociales para todo

El nuevo proyecto UGRdivulga, puesto en marcha por el Gabinete de Comunicación, pretende convertir Facebook y Twitter en un punto de encuentro para científicos, periodistas y personas interesadas en la Ciencia 

La UGR se ha convertido en un referente internacional en el ámbito de la divulgación científica   

Difundir las investigaciones que se realizan en la Universidad de Granada a través de las redes sociales. Con esta premisa, el Gabinete de Comunicación de la UGR ha puesto en marcha un nuevo proyecto, denominado UGRdivulga, que pretende convertirse en un nuevo puente entre la institución y la sociedad.

Mediante su página en Facebook (www.facebook.com/UGRdivulga), un perfil en Twitter (@UGRdivulga), un blog y un canal en Youtube, este proyecto nace para complementar la labor de divulgación de la Ciencia que la Universidad de Granada viene realizando desde hace más de dos décadas, y que la han llevado a convertirse en un referente a nivel internacional en este ámbito.

El objetivo de UGRdivulga es convertirse en un punto de encuentro entre científicos y periodistas y, en general, todas aquellas personas interesadas por la divulgación científica. Cada día, a través de entradas en Facebook y de la publicación de tweets, el servicio recogerá las noticias más destacadas relacionadas con la investigación que se generan desde el Gabinete de Comunicación de la UGR.

Artículos científicos, tesis doctorales, proyectos de investigación, conferencias, seminarios y un largo etcétera de contenidos tendrán cabida en este innovador formato, que gracias al extendido uso de las redes sociales y a las nuevas tecnologías permitirá a los usuarios recibir las noticias en sus smartphones y tabletas. 

En apenas 10 días, el proyecto ha conseguido centenares de seguidores tanto en Facebook como en Twitter, lo que demuestra el enorme interés por la Ciencia que existe en la sociedad. Las redes sociales ofrecen la oportunidad, además, de compartir contenidos en formatos muy variados, como vídeos ilustrativos en Youtube, fotografías en alta resolución, enlaces o cortes de voz y sonido.

Además, semanalmente UGRdivulga publica un boletín digital en el que se recoge la repercusión que han tenido las notas de prensa publicadas por la Universidad de Granada sobre temas científicos. Centenares de medios de comunicación de prácticamente todos los países del mundo se hacen eco de las investigaciones más punteras desarrolladas en la UGR, todo un logro que este boletín recopila cada viernes para poner en conocimiento de la comunidad universitaria y de toda la sociedad.

Son las seis de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 22 grados¡¡¡