Ellas Pueden: Caso de Éxito en Diversidad de Género PwC2013

ellaspuedenPwc

Hoy se ha presentado en Madrid el Segundo Informe Women as Leader: Inspirando. Casos de Éxito en diversidad de Género, que realiza la consultora PwC y el programa ELLAS PUEDEN – Radio 5 – RNE , que dirijo y presento  ha sido elegido, junto al programa CONVIVE de La 2 TVE como casos de Éxito en Diversidad de Género en el sector de Medios de Comunicación. El acto ha sido clausurado por la Secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Dña Susana Camarero y ha contado con la presencia de D. Carlos Mas, Presidente de PwC España.

Esta distinción ha sido otorgada a ELLAS PUEDEN por su labor proactiva en la tarea de comunicación en temas de igualdad para la mujer, y por visibilizar durante el pasado 2013 a mujeres con perfiles profesionales en el campo de la dirección, reflejando adecuadamente la presencia de los colectivos femeninos en los diversos ámbitos de la vida social y profesional de nuestro país, y además encauzar sus contenidos en la dirección de proyectar en la audiencia, la realidad de los intereses de las mujeres de nuestro país

http://www.pwc.es/es/sala-prensa/notas-prensa/2014/assets/informe-pwc-women-leaders-inspirando2.pdf

Ellas Pueden

Comenzar un proyecto nuevo es siempre ilusionante y desde luego, aunque supone un reto, es una experiencia llena de entusiasmo que poco se puede comparar con otras. Ahora mismo me encuentro en esa situación, y desde luego, a pesar de los problemas que tiene el “arranque”, tengo que confesar que la tarea me emociona.

Ellas Pueden, comienza esta noche, a la una de la madrugada en Radio Nacional de España – Radio 5, y también se emitirá los sábados a las cuatro de la tarde. Es un programa pensado para dar visibilidad a la mujer que quieren poder, que quiere llegar, que quiere estar, que quieren que se cuente con ellas, y a través de las ondas de Radio Nacional de España vamos a intentar trasmitir esos deseos, porque son ya muchas las mujeres de nuestro país que se levantan todo los días con el lema de querer es poder, y lo intentan poner en marcha.

Hablaremos con mujeres empresarias, periodistas, directivas, emprendedoras, científicas, ingenieras, actrices, escritoras, artesanas, mineras, agricultoras, en fin con todas, para que ellas nos cuenten su experiencia y nos sirvan de ejemplo para poder alcanzar lo que muchas veces vemos inalcanzable, pero que ellas han podido hacerlo o están en vías de conseguirlo.

También daremos una mirada a la historia para ver como otras mujeres en circunstancias mucho más difíciles que las actuales quisieron y pudieron, o por lo menos se ocuparon de allanarnos de alguna manera el camino. De esto se ocupará Roberto Mendés, compañero de RNE, historiador y periodista, que también estará en la coordinación del programa.

Y como no tendremos un tiempo para el debate, para la tertulia, con Concha Canoyra, CUNEF, Directora General Corporativa del Grupo SEK, Universidad Camilo José Cela; Nieves Alarcón, profesora de Economía de la Universidad Villanueva y directora del primer máster en conciliación en nuestro país, y María José Pérez Cejuela, Consejera en Norman Broadbent y ex Directora General de la Mujer y de Relaciones con la Justicia de la Comunidad de Madrid. Ellas nos van a ayudar a poner sobre la mesa los distintos puntos de vista con que la mujer actual ve nuestra sociedad

No puedo deciros más que agradeceros de antemano vuestra escucha,  que espero que el programa sea útil, que os guste y que cuento con tod@s para que el proyecto salga adelante, creo que merece la pena intentarlo.

Son las cuatro y media de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 22 grados. Mujeres hablando de mujeres porque ELLAS PUEDEN.

Ellas pueden, los miércoles a la 1 de la madrugada y los sábados a las 4 de la tarde en Radio 5 – Radio Nacional de España. Nuestra cuenta en twitter @Ellaspuedenrne

RTVE: Ya tenemos candidato

Que se haya tardado más de seis meses en presentar a un candidato al puesto de Presidente de RTVE, no es desde luego ninguna casualidad, y a pesar de que algunas voces, que curioso, de propios compañeros de otros medios, clamen día y noche, diciendo que esto de la radio y la televisión pública es prácticamente un desecho de tienta, algunos incluido Mariano Rajoy y desde luego Rubalcaba, son conscientes que RTVE somos el mejor medio de comunicación de este país (más que les pese a algunos) y como consecuencia somos una buena herramienta para no dejar de lado en ningún instante.

Basta ver el empeño que ha mostrado el PSOE, y especialmente Rubalcaba (siempre consideró esta, su finca particular) en que no hubiera cambio, o se retrasara lo más posible, porque mientras controlara la tele y la radio, había horizonte, aunque no estuvieran ya en el poder.

En cualquier caso González-Echenique, tiene un perfil en cuanto gestor, que  parece impecable, aunque desconocemos sus conocimientos en cuanto en lo que al mundo audiovisual en medios  de comunicación públicos del Estado se refiere. Por supuesto que hay que poner orden en el asunto de los dineros, porque aquí llevamos muchos años tirando con pólvora del rey, y mirando solo como gastar y no como ganar, cosa que no entendido nunca, ya que producimos todos los días miles, millones de contenidos, que son desde luego vendibles. Nadie, de momento se ha molestado en rentabilizar el producto, la marca RTVE, y es algo en lo que se debería empezar a pensar, sobre todo teniendo en cuenta el inmenso mercado que tienen los contenidos en habla hispana.

No obstante, esperemos que traiga “un plan bajo el brazo”, y que se rompa esta continuidad absurda donde se ha estado trabajando como altavoz del gobierno de turno, un error persistente que probablemente nos ha llevado a la situación en la que nos encontramos. Esto lo vamos a saber en seguida, nada más ver los nombramientos de los directores de las distintas cadenas que conforman esta sociedad y de sus servicios informativos, porque el Consejo y su presidente controlarán el dinero y el modelo de negocio, pero desde luego la información que se reparte, la manejan las distintas direcciones de esta casa.

Si lo que pretende el PP es poner en RTVE a profesionales con eso que llaman “lealtades inquebrantables” en los puestos de más responsabilidad, que por cierto es lo mismo que ha estado haciendo el PSOE en sus años de gobierno, van por mal camino, primero porque el PSOE no les va a dejar ni respirar, y segundo porque aquel que sea capaz de montar una radiotelevisión pública independiente, aunque sea desde el poder, es el que se va a llevar el gato al agua. El secreto es una buena gestión, rentabilizar el producto y la marca, y la independencia en los contenidos con calidad, que por cierto no es nada nuevo, ni me lo estoy inventando, se llama BBC, hace mucho tiempo que está funcionando y con unos grados de excelencia bien altos.

Son las diez y media de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 20 grados. Aquí si nos dejan, sabemos hacer las cosas bien…

Postpost: Por cierto las productoras estaban muy desesperadas con que no hubiera Presidente de RTVE, y el Consejo estuviera inoperante, y desde la propuesta del candidato de ayer, tampoco parecen que estén demasiado entusiasmadas. Tal vez piensan que se les está acabando “el alpiste”. Últimamente entre las líneas de twitter ( o los piopios, como dicen algunos) se descubren muchas cosas.

Bajo el síndrome de Oliver Twist

Esta mañana el primer pensamiento que me ha venido a la cabeza –lo cierto es que me ronda desde ayer- es que me parece que los trabajadores del RTVE, estamos viviendo el síndrome de Oliver Twist. Es decir que la orfandad más absoluta nos circunda día a día, y me veo con un balde de hojalata caminando por las calles de un Londres decimonónico a la merced de una suerte incierta. Últimamente es la peor de mis pesadillas.

Desde el pasado viernes las cosas están aun peor, pues el Partido Popular ha puesto en marcha el cronometro de la cuenta atrás, dejando claro que la ley permite el uso de “la transitoria” para la elección de presidente en RTVE, es decir que tendríamos un candidato sin la aprobación de los 2/3 de la cámara. Este mecanismo, aunque algunos anden rasgándose las vestiduras y clamando al cielo, es legal, aunque desde luego no es una buena noticia para los que trabajamos en la radiotelevisión pública de este país.

Supongo, porque de momento tengo que suponer y pensar en positivo, que esta maniobra por parte del Partido Popular es una llamada de atención al Partido Socialista para que entren en razón y, se sienten de una buena vez, para cerrar no solo el nombre del presidente, sino lo que es más importante, que se concrete un plan definitivo y viable para que la esencia de la radiotelevisión pública no se desvirtúe más de lo que está ya en estos momentos. Claro que la reacción del PSOE, ha sido cuanto menos, llamativa – hoy estoy suave, no quiero exabruptar-, poniendo la cuestión al nivel del escándalo más absoluto.

Personalmente, estoy harta de escandaleras, de frases demoledoras y grandilocuentes, y de esa actitud tan sumamente infantil del PSOE, de me opongo a todo, y o todo blanco o todo negro, pero si tanto parece que le interesa al Partido Socialista que la tele como dicen ellos (la palabra radio siempre olvidan pronunciarla) sea un espacio de libertad de opinión y de información tienen hasta junio para consensuar el nombramiento, y lo que es más importante las líneas de actuación y, por lo menos si son “tan limpios” como pretenden ahora, por lo menos deberían dar un mínimo de transparencia a esas negociaciones que “haberlas hailas”, pero que hasta día de hoy todos desconocemos, o que conocemos por filtraciones o rumores, pero que  han tenido mucho cuidado de no comunicarnos.

Lo que más me preocupa es que hablan de nosotros como si fuéramos un abstracto, pero la radiotelevisión está compuesta por personas, por profesionales, que hacemos cada día nuestro trabajo como mejor sabemos, y sobre todo como mejor podemos, porque a veces, y tengo que ser sincera, querer no es poder. Y estoy hablando de los profesionales, y no de las estrellas, o de los amigos de las estrellas, o de los directivos o de los amigos de los directivos, que por cierto son los que se proyectan más hacia fuera, dando una visión muy distorsionada de la plantilla. Sobre estos temporeros priman los intereses de partido, o de poder, o lo que es peor de dinero, porque desde hace ya mucho tiempo, aquí hay mucha gente que viene de fuera, a pasar una temporada, a utilizar los recursos que tenemos, a catalpultarles cuando sus cotas de popularidad rozan el abismo, y lo que es peor a hacer caja, que poco o nada les interesa el servicio público, la información veraz y equilibrada, y los intereses de los ciudadanos. Frente a estos, la plantilla sigue trabajando, en muchos casos para mayor gloria de ellos, y haciendo de tripas corazón observamos cómo hacen “maniobras orquestales en la oscuridad” para recolocarse o para salir lo menor dañados posibles, caiga quien caiga, gasten lo que gasten, o sufra quien sufra.

Mientras ahí fuera hay gente que sigue negociando con nuestras vidas, con nuestras carreras profesionales, sin impórtales nada más que ver si es suyo o del otro el que se sienta en el sillón de la presidencia.

El Gobierno tiene su responsabilidad en este asunto, la de dotar cuanto antes de un presidente y de un plan de acción, y desde luego hacer todo lo posible para que no se produzca el escenario de una mayoría simple, pero la oposición tiene también su parte en este asunto, y es su deber hacer todos los esfuerzos posibles para que haya un consenso y se camine dentro de la vía institucional hacia una radiotelevisión de todos, porque esa política continua del PSOE, o tal vez solo de Rubalcaba (solo escucho su voz últimamente, hay demasiado silencio a su alrededor) de acoso y derribo contra el gobierno no termina de gustarme, y entiendo que hay otros intereses mucho más cercanos a la consecución del poder, que a las necesidades de la ciudadanía.

Trabajo en la RTVE porque creo en ella, porque entiendo que es un sustento imprescindible para el sistema democrático, porque debe ser (aunque aún no lo hayamos conseguido) un garante de la pluralidad de los españoles, porque creo que la calidad a veces está muy lejos de los grandes números de las audiencias pero que es necesaria, porque creo en se debe mantener la independencia en el ejercicio de la profesión al margen de otros grupos mediáticos donde lo comercial o lo político priman, porque debe haber un medio público donde se mantenga el espíritu crítico gobierne quien gobierne, porque la información no debe tener color ni dueño, en fin, porque aunque haya pasado por muchos desengaños profesionales aun creo en el purismo de la profesión del periodismo, que es la que ejerzo.

Por eso, quiero dejar de levantarme cada mañana sin pensar que cada día que pasa me mimetizo más con personajes de Dickens, y venir a trabajar sin ese peso de la angustia que produce saberse una ficha blanca o negra, de esta partida de ajedrez maquiavélica, que andan jugando, ahora ya a toda prisa.

Es la una menos cuarto de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados. Espero fervientemente que no se cumpla la frase que circula por los pasillos de RTVE: “No podemos estropear una gran temporada de fracasos, con un gran éxito” Por Dios, que no se cumpla

Para gestionar hace falta un gestor

La alusión que ha hecho hoy la Vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, en el Senado a la necesidad de que la Radio Televisión Publica, RTVE, este bien gestionada, como un ejercicio de responsabilidad me parece muy acertada. Solamente, me gustaría hacer una pequeña matización. Parece ser que la Vicepresidenta ha olvidado que para  que la RTVE este bien gestionada hace falta un adminiculo esencial e indispensable llamado Gestor, del que como todos saben carecemos, desde el mes de Noviembre. Y haciéndome eco de sus palabras sería un muy buen, pero que un  muy buen ejercicio de responsabilidad por parte del gobierno y de la oposición que llegaran a un acuerdo para nombrar a ese gestor lo antes posible. Y me atrevo más, esa responsabilidad hay que predicarla con el ejemplo, y lo que estamos viendo hasta hoy mismo, es que por intereses de los unos y de los otros, primando sobre esa responsabilidad, aun no tenemos Presidente de la Corporación RTVE, con lo cual la gestión se esta resintiendo gravemente.

Son las once de la noche. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 8 grados. Gracias a Marcos por la inspiración de este pequeño post mientras me traía hasta casa

RTVE, más allá de un nombramiento

Las quinielas se han disparado esta semana sobre quien va a ser el próximo presidente del Consejo de Administración de RTVE. Andan por la red circulando unos cuantos nombres de gentes cercanas al Partido Popular que me han hecho, como poco sonreír, y no reír, no llego a tanto, ya que esa persona que ocupe el cargo de Presidente de RTVE, va a ser el que va a tener que poner en marcha, eso que llaman el nuevo modelo que tiene pensado el Partido Popular para la RTVE, que aun desconocemos, y del que solo sabemos que su presupuesto será de 1000 millones de euros, 200 menos de lo que hasta ahora se había asignado para el funcionamiento de la Corporación.

Se barajan los nombres de Zaplana o Elvira Rodríguez, el primero no se exactamente porqué, pues por mucho que he leído en la red sobre el rumor, no logro discernir a que obedece exactamente. Desde luego me temo mucho que el PSOE, y más ahora con Rubalcaba al mando, desecharía de inmediato, seguramente, aportando los motivos de su digamos “extraña” dirección al frente de la televisión valenciana, y su desafortunada gestión en el caso de Terra Mítica. Para no llegar a un acuerdo sobre este candidato ni siquiera tendrían que aportar razones de independencia.

En el caso del otro nombre que anda circulando por ahí, el de Elvira Rodríguez, el rumor debe venir de eso que dicen que dijo Rajoy: “mujer, que sepa de cuentas y que salga mucho en los medios”, pero creo que tampoco el PSOE, aceptaría, ya ha sido ex ministra de Aznar, y además colaboradora de Esperanza Aguirre, con lo cual el PSOE, en este caso, pondría encima de la mesa el asunto de la independencia.

Lo cierto es que bajo el tema frívolo de quien va a ser o no ser el Presidente de RTVE o los miembros del Consejo de Administración, subyace un verdadero problema, que es que no hay demasiado tiempo para sacar adelante la corporación con ese presupuesto de 1000 millones de euros.

Seguramente, estaréis pensando que 1000 millones de euros es mucho dinero, y que como no se va a poder hacer radio y televisión pública con esa cantidad. Por supuesto que se puede, pero no de golpe, bajo el lema de ya y ahora. RTVE, como ya he contado en un post anterior, tiene un funcionamiento como cualquier otra empresa, en este caso pública, y como cualquiera tiene unos presupuestos que se ajustan a unas previsiones y a unos gastos comprometidos con anterioridad, eso supongo que todo el mundo lo sabe, y un recorte como ese drástico e inmediato, solo puede llevar a generar una situación caótica y de destrucción, que supongo que no será esa la intención del Partido Popular, porque si lo es, me parecería una argucia terrible, más propia de desaprensivos que de servidores públicos.

Así, que tal vez, no lo han pensado bien del todo, probablemente acuciados por otros problemas que tiene el país, y que hacen que esto de la tele y la radio pública se diluya, pero el caso es que para que ese presupuesto de 1000 millones de euros pueda convertirse en una realidad y en un verdadero ahorro para el estado, tiene que venir acompañado de un modelo, o del que existe porque también puede se valido, pero con una ejecución marcando tiempos y desarrollos paulatinos para la adaptación a la nueva situación económica. El recorte de 200 millones no puede ser de hoy para mañana, eso no lleva a ningún lado, y si en cambio generan un calendario de adaptación a esos recortes, que pueden ser menores este año, e ir subiendo paulatinamente, según se vaya encauzando la situación, incluso es posible que aun se pueda ahorrar más.

Lo importante no es el nombre del que se va a sentar en la presidencia, lo importante es saber cual es el plan, si ese plan que proponen es viable, y de que manera se va a llevar a cabo, lo demás son noticias de vanidades, que no nos llevan a ninguna parte. Y además, lo siguiente de mayor importancia es saber si el Partido Popular y el PSOE son capaces de llegar a un acuerdo sobre el candidato en cuestión, pues el tiempo pasa, y la situación sin plan de ejecución cada vez se deteriora más.

Lo que más me preocupa es que he escuchado y leído algunas opiniones de lo muy conveniente y ahorrador que sería la desaparición de la radio televisión pública, algo que realmente me admira, pues no daré nombres, pero parten de personas que se supone que tienen conocimiento de la política y la sociedad españolas. Les recordaría que, por si no la han leído aun ( a veces me temo que es así) tomen un librito, que debería estar en todos los hogares españoles, llamado Constitución Española, y allá por sus artículos 20 y 128, en los puntos 1 y 2, los lean con atención dilecta. Allí está el principio de todo, claro que es posible que ni siquiera entiendan lo que leen, pero pueden preguntarle a algún constitucionalista y ya verán que fácil es de entender lo que allí está escrito.

Son las nueve de la noche. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 2 grados. Los que trabajamos en esto de informar deberíamos ser más serios en este tipo de cuestiones y no andar contando que si este, que si el otro, que si el de más allá, y centrarnos más en explicar cuales es la problemática que acontece. Aunque esto, a lo mejor, forma parte de lo que se llama Infoentretenimiento (acabo de leer el libro Periodismo en televisión. Nuevos horizontes, nuevas tendencias, publicado por Editorial Comunicación Social), pero otro día escribiré de ello.