El #PSOE de momento ni es uno, ni es trino

 

 

 

 

 

 

El poder nunca es uno, es siempre trino, que de eso saben mucho las religiones, de poder digo, y convine aprender de quien tiene experiencia.

Y ¿a qué viene esto? Pues viene y va, a que esta mañana he asistido al desayuno informativo que Javier Fernández, presidente del Principado de Asturias y miembro del PSOE – de momento- ha llevado a cabo en el Foro de Nueva Economía, presentado por Alfredo Pérez Rubalcaba.

Allí había, aun, mucho socialista: Simancas, Gabilondo, Franco, Ángeles Álvarez, Soraya Rodríguez, entre otros, y estaban todos sonrientes. Ya saben que ese rictus sonriente es algo que aparece en el rostro de un político o una política desde el primer momento en que adquieren tal condición. Por la sonrisa los conoceréis, pero por la sonrisa tampoco vamos a saber cuál es su estado de ánimo. Y allí entre ruido de tazas y otros “ruidos” imperceptibles para el oído humano, pero ampliamente sonoros para la oreja del periodista, había aun, también, mucho poder.

Decir Rubalcaba es decir poder. Poder real, factico, poder en la sombra, poder al sol, poder encubierto y al descubierto. Alfredo aun lleva pegado a su piel de político esa capacidad que se adquiere, desde luego, tras muchos años de entrenamiento. Los que piensen que Rubalcaba se retiró de la arena hace unos años están muy equivocados. De hecho, como bien saben, ha pilotado varias acciones en el seno del PSOE en los últimos meses, y hoy desde luego no estaba presentado a Javier Fernández por casualidad, o porque no tuviera nada mejor que hacer. Detrás de cada acción de este hombre siempre hay una intención más que manifiesta, aunque algunos que aun están en modo avestruz, dentro del PSOE, no quieran verlo. Rubalcaba es uno de esos tres poderes del PSOE.

El otro poder, que hoy circulaba por el Ritz, era el del propio Javier Fernández, que para sorpresa de muchos lo ha ido adquiriendo a fuerza de bregar en la gestora de ese partido. Nadie esperaba a Javier Fernández hace unos meses, pero apareció de pronto, y adquirió tal fuerza en el PSOE, que creo que hasta él mismo se ha sentido extrañado. El poder de Fernández es un poder silente, sigiloso, tranquilo, disimulado, sinuoso y diplomático, pero, no se equivoquen, poder al fin y al cabo. Le ha faltado tiempo para dejar claro que estaba altamente sorprendido de que hoy, precisamente Pedro Sánchez haya manifestado su intención de apoyar al gobierno en cualquier iniciativa que se tome para sujetar la situación en Cataluña. Por supuesto la frase de “es sorprendente que Sánchez negocie con Rajoy después de su no es no” tiene tal carga de sarcasmo, que constituye un verdadero cañonazo en toda regla en la línea de flotación de Pedro Sánchez, suficiente como para dejarlo, de momento bien tocado.

Pedro Sánchez, es el hombre del tercer poder en el PSOE. Por supuesto hoy no estaba allí, aunque tal vez si su poder fuera suficiente, debería haber estado y no enviar como emisario a Simancas, el hombre en la sombra de Sánchez. El poder de Sánchez en el PSOE tiene un carácter intermitente, es impetuoso, volátil, dictatorial en algunos casos, vehemente y arrebatado, exaltado e inconcreto, pero poder al fin y al cabo, y al poder, aunque sea coyuntural como en este caso, me temo, nunca conviene perderle la cara, como a los toros.

El problema es, que estos tres poderes del PSOE, a pesar de ser tres, no es un poder trino, porque los vectores que determinan cada uno van en una dirección diferente y en muchos casos opuesta. Esa es la debilidad del PSOE, ese es su problema, ese es su dilema y esa es su contradicción. Nada mejorará en las filas socialistas mientras se mantenga ese escenario. Es más, la falta de trinidad a pesar del triplete puede hacer que en cualquier momento, surja de nuevo una crisis.

Y mientras, los socialistas de a pie, siguen huérfanos sin saber claramente a quién de ellos tienen que ponerle la vela o si se la tienen que poner a los tres, o a uno, o a ninguno. Una situación demasiado complicada para los mortales, que lo mismo al final buscan otros dioses que les pidan menos sacrificios y les ofrezcan más satisfacciones. Es lo que hay amigos. El PSOE de momento no es uno, ni es trino

Son las dos de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados. El PSOE de momento no es uno, ni es trino

Anuncios

La enigmática sentencia del Faisan

La sentencia sobre el caso Faisán está servida, y dice que, queda probado que tanto el inspector José María Ballesteros como el Jefe Superior de Policía en el País Vasco, Enrique Pamies, acordaron avisar a miembros de la banda terrorista ETA, que iban a ser detenidos por pertenecer a la estructura de extorsión de esta banda. Hasta ahí íbamos bien, sin embargo me llama poderosamente la atención, que los jueces no se pregunten como Pamies y Ballesteros, deciden solos, y por ellos mismos, dar el chivatazo, y también me crea tremenda suspicacia, el delito por el que se les condena: revelación de secretos, obviando colaboración con banda armada.

Cualquier sentencia judicial, como todos sabemos, define y concreta un determinado comportamiento delictivo, y solo hasta ahí puede llegar la sentencia, y nunca más allá. En ciertos casos, puede entender el juez, que haya determinados hechos que atenúen o incrementen el hecho delictivo, pero desde luego no que desaparezca. Por ejemplo en el caso de un homicidio siempre hay factores que pueden llegar a convertirlo en asesinato, pero el hecho del homicidio por eso no desaparece, aunque el fin fuese salvar la vida del homicida.

El caso es que la Audiencia Nacional declara claramente probados los hechos, sin embargo no considera el delito de colaboración con banda armada, y si dice que hay revelación de secretos, dando así a estos policías la categoría de ciudadanos digamos con privilegio, porque si ese chivatazo por ejemplo lo hubiera hecho yo, que por remotísima casualidad hubiera tenido acceso a la información previa de esas detenciones, no me cabe la menor duda, que el Juez, me hubiera condenado por colaboración con ETA, amén de interrogarme, porqué, como y cuando había recibido yo esa información, y quien me había indicado que lo hiciera.

La verdad es que analizar los hechos es tremendamente sencillo. No entiendo como no “lo quieren ver los  Jueces”:

1. Los policías pasan información a los terroristas, una información que la banda armada no tiene desde luego acceso a ella.

2. Lo hacen de una manera voluntaria y consciente,  ya que alegan que han actuado por ellos mismos, y nunca a las órdenes de nadie.

3. Conocen perfectamente la actividad terrorista de la banda, aunque no compartan sus fines.

4. Como consecuencia del chivatazo se evitan detenciones de terroristas y una incautación de dinero de la banda.

5. Y después de esto la banda aun comente 12 asesinatos más en las personas de Carlos Sáenz de Tejada García, Diego Salva Lezaun, Eduardo Puelles García, Ignacio Uria Mendizabal, Juan Manuel Piñuel Villalón , Isaias Carrasco Miguel, Fernando Trapero , Raúl Centeno Bayón , Ambrosio Fernández Rico,  Carlos Alonso Palate Sailema, Diego Armando Estacio, Jean Serge Nerin

El caso además es que esto no es la primera vez que ocurre, hay bastante jurisprudencia sobre personas que han suministrado información a la banda terrorista ETA, y que han sido condenados por colaboración con  banda armada, y estoy segura de que los jueces de la Audiencia Nacional conocen esta documentación. Faltaría más, son magistrados de la Audiencia… y claro que la conocen, por eso la sentencia, que ustedes sabrán perdonarme, pero no puede ser más torticera y retorcida, dice que la conducta de los acusados “debe enmarcarse en un contexto distinto o diferente de favorecer la actividad de la banda terrorista ETA; o en términos estrictos del artículo 576 del Código Penal, de cooperar o ayudar a la actividad del citado grupo terrorista”. Está claro que el contexto puede ser distinto, pero también está claro que la conducta de ambos policías suponía una ayuda, y como consecuencia una colaboración con la banda, fueran cuales fuesen los fines, que “supuestamente” esos policías “presuponen por su cuenta y riesgo”. Si no es colaborar con banda armada dar un soplo, pasándole el teléfono a un tío en un bar,  para que se impidan detenciones y se requisen, creo que 54.000 euros, que venga Dios y lo vea.

Por último, hay un tema mucho más grave en la sentencia, y es que concluye, con una aseveración, que deja la puerta abierta a que hechos como este se vuelvan a producir, con una filosofía que emana de ella, altamente peligrosa, cuando dice: “en los delitos de terrorismo el bien jurídico que se quiere proteger es la convivencia pacífica entre los ciudadanos, o dicho de otro modo el alcanzar la paz social, así como preservar el orden constitucional, alterados por la irrupción violenta de un determinado grupo armado, que por la fuerza o violencia, intenta imponer su voluntad; si la acción realizada por los acusados tendente a favorecer el proceso dirigido a hacer cesar la actividad de una organización armada (ETA) no podemos considerar que lesionó o puso en peligro el bien jurídico protegido”. Es decir, que es lo que yo entiendo, esta sentencia permite que acciones delictivas, cuyo fin sea acabar con un grupo terrorista están fuera de considerarse colaboración con banda armada, así que mientras los fines se consideren moralmente adecuados, las acciones que se produzcan para la consecución de esos fines, sea cuales fueran, y sin tener en cuenta las posibles consecuencias, no serán punibles, pudiéndose llegar al extremo, de que si cualquier organización o personas deciden, por ellos mismos y además siempre bajo su propio criterio, ayudar a ETA o cualquier otro grupo terrorista desde fuera de la legalidad,  con el fin del cese de su actividad armada, este hecho no se considerará nunca delito de colaboración con banda armada. Tremendamente peligrosa la conclusión, pues lo que nos dice es que el Estado de Derecho es intermitente, y está o no está, a consideración del criterio de cualquier ciudadano, sea policía o cura párroco… o lo que es peor juez…

También lo que se puede leer entre líneas es que en la Audiencia Nacional “pasan cosas”. Que las manifestaciones inexistentes de Rubalcaba, que casualmente  alega que no se ha leído la sentencia, son altamente sospechosas. Que la reacción del Ministro del Interior actual, defendiendo lo indefendible, con eso de que no se aplicara la sentencia hasta que no sea firme y comunicada, da que  pensar que en este tema hay digamos como poco cohabitación… o tal vez debería decir complicidad. Que ser político en este país tiene bula para muchas cosas, pues parece ser que el tema también iba encaminado a evitar la detención del dirigente del PNV Gorka Aguirre (leer sumario). Que hay un tufo político en toda esta historia,  los propios policías lo admiten,  por muchos esfuerzos de la Audiencia Nacional, con esa sentencia tan “sui generis”, de que hay alguien por encima de ellos, que da las ordenes, y que los ciudadanos no conocemos su nombre, y nos “escama” porqué no se ha hecho más hincapié en esa línea de investigación.

Ahora queda esperar la actuación del Tribunal Supremo, pero también habrá que seguir, cosa que pienso hacer a partir de hoy, la trayectoria de ambos policías: cuáles van a ser sus futuros trabajos y cuáles van a ser sus futuros destinos. No me sorprendería que se les haya prometido una salida airosa, y por supuesto bien remunerada, en alguna entidad privada, que, digamos, esté dispuesta a “colaborar con la causa”, porque lo que está claro que con ese “silencio”, del que han hecho gala durante todo el proceso, acaban de tirar por la borda toda su carrera profesional, y supongo, y solo supongo, que habrá que compensarles, porque además hay otros policías y miembros de las fuerzas de seguridad del Estado, mirando con atención, lo que les espera a Pamies y Ballesteros, no fuera a ser que a ellos, les suceda lo mismo, o algo parecido, como me decía uno de ellos ayer “off de record”, y  les “dejen tirados con el marrón”. Así que atenderemos a donde van y que hacen, que eso seguro, seguro que nos da una buena pista de este “gran enigma” del Faisán… aunque lo que se dice enigma… ya no lo es, diga lo que diga la justicia…

Son las diez de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 14 grados. La enigmática sentencia del Faisan

Rubalcaba: de la frivolidad al desatino

alfredo-perez-rubalcaba

Lo que me faltaba por ver de Pérez Rubalcaba era su faceta frívola, y a ella hemos asistido esta semana, con un nuevo “toque de distinción” sobre eso de la reforma de la Constitución.

En el fondo de esta nueva huida hacia delante, dando por válido ese eslogan de publicidad engañosa, que ha creado Artur Más sobre “el derecho a decidir”, reside el desaguisado que organizo su antiguo jefe Rodríguez Zapatero con el tema de la reforma del  Estatuto, y que como vemos ha dado sus frutos, generando una situación insostenible para el propio PSOE, y desde luego lamentable para el futuro de Cataluña.

Esa frase de Rubalcaba sobre que hay que “escuchar a los ciudadanos”, es una frase, como poco, incompleta. Efectivamente hay que escuchar a los ciudadanos, a todos los ciudadanos, no solo a los que le conviene, y cuando le conviene, para ver si así recompone el partido con las múltiples piezas que le faltan, entre ellas la del PSC, y de paso organiza una estructura federal estatal, que no responde a los deseos de la mayoría de los españoles, pero que a él le daría la oportunidad de la convocatoria de unas nuevas elecciones, y así tal vez, adelantando los relojes, le daría tiempo a llegar a La Moncloa, antes que de que se pare su propio reloj de la actividad política, que está a punto de no volver andar, ni dándole cuerda.

 

En un escenario de crisis económica como el que nos encontramos, el PSOE de Rubalcaba ha elegido el peor camino. Las palabras de Corcuera ayer son una gravísima llamada de atención a los manejos del líder socialista que desconcierta al electorado de ese partido, incluido a los del PSC, y además no hay que olvidar que Pere Navarro ya ha probado las mieles de la independencia, por lo menos las de su partido, y perfectamente alineado con Mas y  Oriol Junqueras no está dispuesto a dar un paso atrás, aunque con eso dinamite la estructura actual del Partido Socialista. La “solución Rubalcaba” es una frivolidad más, una irresponsabilidad como líder la oposición, un reflejo puro y duro de sus ambiciones personales, una solución torticera y maquiavélica, donde precisamente deja a los pies de los caballos no solo la Constitución, sino eso del derecho a decidir de todos.

Hay una hemorragia de votos socialistas que se derrama por el país sin saber bien a donde irá esa “sangre” y el responsable tiene nombre y apellidos: Alfredo Pérez Rubalcaba.

Son las doce y media. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 22 grados. Rubalcaba, de la frivolidad al desatino

Y a mi que me importa lo que gana Rajoy o Rubalcaba

¿Y a mí que me importa lo que gana Rajoy o Rubalcaba, si lo hacen honradamente en su actividad política? Vaya espectáculo al que estamos asistiendo. Vaya Circo.

Parece que ni Rajoy, ni Rubalcaba hayan entendido nada. O tal vez, que no quieran entender que es lo que nos preocupa a los ciudadanos, y con este destape de sueldos y patrimonios, nos vayan a “conformar” para que asi, nos parezca que todo va bien, y que ambos están haciendo lo correcto.

El tema es, que lo que nos quita el sueño a muchos, los que trabajamos y más aun los que están sufriendo los rigores del paro, son los 22 millones de euros de Bárcenas o de vete tú a saber en Suiza; o el enriquecimiento, algo más que sospechoso de Bono; o las evidencias más que explicitas, de esa historia oscura protagonizada por Pepiño Blanco; o la indolencia y soberbia de Sepulveda, mirándonos por encima del hombro, cuando todos los indicios claramente apuntan a que la trama Gurtel le está tocando de lleno; o ese ático misterioso de Ignacio González, alquilado durante mucho tiempo a 2000 euros al mes, cuando su precio real de renta era de 6500 euros, y con una supuesta compra un tanto, digamos, sospechosa; o las cuentas de los Pujol y todo lo que van arrastrando, incluidas escuchas y viajes con sacos de dineros a Suiza; o esas cuentas en Suiza del padre de Artur Mas, que no sabe ya cómo justificarlas; o esos EREs ciertamente extraños y mal olientes repartidos en Andalucía; o ese supuesto, y digamos también supuesto, para no complicarme la vida, tráfico de influencias del alcalde de Santiago; o que, algunos, aprovechen su paso por la política para luego colocarse en las eléctricas, con sueldos astronómicos, que no se corresponden ni con su valía o ni con sus conocimientos.

Todo esto y mucho más, es lo que nos  perturba, lo que nos angustia, lo que nos cabrea… Así que por mucho que se molesten Rubalcaba y Rajoy en enseñarnos la paga, y de paso en ensañarse el uno contra el otro, o por mucho que Floriano, esa voz en off del Partido Popular, que ahora escuchamos de continuo, empeñada en explicárnoslos, a su manera, con unas formas bastante heterodoxas por cierto, y dando razonamientos que dejan a los ciudadanos como si fueran tontos,  no sirve nada más que para deteriorar la imagen del político, la esencia de la política y la sustancia de la democracia.

¡Qué ejercicio de estupidez tan grande!, ¡que lamentable! La conclusión que sacamos, es que  tanto el uno como el otro, deben pensar que con esa cortina de humo sobre los sueldos de ambos, vamos a olvidar cual es el verdadero trasfondo de este asunto, y vamos a distraernos del tema principal, que es la corrupción generalizada que a día de hoy habita en los principales partidos de este país.

Ya pueden publicar lo que les dé la gana, ya pueden publicar hasta la paga que le daban  sus padres cuando eran un par de mocosos, que no van a conseguir nada de nada. Lo que nos está dando asco, es ver como cubren a cada uno de los suyos,  esos que tienen las manos como garfios, y que mientras los ciudadanos estamos sufriendo la crisis más brutal de nuestra historia reciente, algunos “se lo están llevabando muerto”, en nuestras narices, y con una impunidad, y con una cobertura, que realmente da miedo. Eso difícilmente se perdona o se olvida o se consiente. De verdad ¿Se han creído que eso es transparencia?

Son las doce menos cuarto de la noche. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 10 grados. De la corrupción a la estupidez pasando por la chulería. Vamos “un completo”¡¡¡

Pero… ¿Cuál es el modelo?

Rubalcaba cree que ‘la Constitución no es inmutable’ y aboga por un modelo federal. Pero… ¿Cómo es ese modelo? ¿Tienen entidad las distintas comunidades autónomas que conforman el Estado Español para ser estados miembros de una federación? Esa es la gran pregunta. No basta con usar palabras, y aprovechar la coyuntura. Si el PSOE , entiende que hay que ir hacia un modelo federal, tendrá que poner un proyecto viable sobre la mesa, y no precisamente en los micrófonos de una radio. Deberá ir al Parlamento, que es el sitio donde se deben plantear estos temas y allí hacer el trabajo.

Lo demás es pura palabrería, y solo lleva a crear más confusión entre los ciudadanos, que bastante tienen ya con salir adelante día a día en medio de esta crisis. Como siempre Rubalcaba, siguiendo la política de comunicación, que comenzó durante la era Zapatero, de tan infausto recuerdo en nuestra historia reciente, juega muy bien con las palabras y con su mensaje, pero a la hora de los hechos no hay nada en concreto, y siguen usando los medios de comunicación para contar cosas que luego no materializan en el parlamento.

Son las doce del mediodía. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 22 grados. Parole, parole…

Sorprendente Rubalcaba

Rubalcaba está que se sale. ¡Qué bárbaro! – que decía mi abuela refiriéndose a situaciones como esta-. En un par de días ha vuelto a sorprenderme el hombre de las manitas frotadoras y entrelazadas, y mira que pensaba que ya había tocado techo en eso de dar la nota. Pues no, ha vuelto a darla, vamos a dado un pentagrama.

“No puedo sentirme responsable de la situación en la que estamos” o “no voy a apoyar un rescate que suponga esfuerzos adicionales” son sus dos últimas perlitas, que estoy segura que han llamado mucho la atención incluso en el seno del PSOE. ¿Pensará de verdad esto que ha dicho? ¿Realmente cree que la crisis empezó hace nueve meses? ¿Estará convencido de que cualquier rescate o lo que sea, se va a poder hacer sin el más mínimo sacrificio?

No sé si se da cuenta Rubalcaba de algo tan fundamental como, que él, como jefe del principal partido de la oposición está pujando para tener la responsabilidad de gobernar, vamos supongo que es lo que pretende, aunque dado sus discursos, lo mismo se descuelga cualquier día con que no quiere ganar las elecciones. Y la responsabilidad de gobernar conlleva entre otras cosas algo que parece una obviedad pero que es muy real: R-E-S-P-O-N-S-A-B-I-L-I-D-A-D ( lo separo con guiones para que quede más claro si cabe) . Pero además Rubalcaba ha formado parte de todos los gobiernos de Zapatero, incluso como Vicepresidente, supongo que entonces sería responsable de todos sus actos y decisiones, y no hay que ser muy avezado para entender que cualquier decisión sobre la crisis que (no sé si recuerda, hay que ver lo olvidadizos que se vuelven algunos políticos cuando dejan el poder) se tomo entonces ha tenido sus consecuencias, por cierto tremendamente negativas, e incluso las decisiones que no se tomaron, forman parte de la “música incidental” del escenario de los últimos años en España. ¿Era entonces responsable? ¿No lo era? ¿Era irresponsable? Por Dios a que galimatías nos lleva este hombre.

Por otra parte afirma que no va a apoyar nada referente al rescate. ¡Qué heavy! –Como dicen mis hijos- aun no sabe qué medidas se tomarían en esa situación y ya se aventura con esa ¿amenaza? ¿Advertencia? …

En conclusión, todo esto me lleva a pensar que Rubalcaba cree que los españoles, todos incluidos los de su propio partido (que tal vez callen por vergüenza ajena) somos tontos o tenemos memoria de mosquito. Tanta soberbia, tanta petulancia, tanto fariseísmo de verdad me conmueve, me asombra, me perpleja… El verá, porque por esos derroteros ( que ya no son pacíficos caminos) el PSOE lleva todas las de perder, aunque mientras lo lideren gentes como D. Alfredo, casi mejor que no ganen nada, N-A-D-A. Son las cuatro y media de la tarde.

No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 28 grados. Estoy completamente segura que esta no será la última vez que me sorprenda… vamos me apuesto una cena cara.