La Muerte Párvula #YoSoyRefugiado

bebesiria

Te angustia verla… ¿Verdad? Así tan de cerca, tan real. Y en seguida empiezas con las excusas en tu cabeza… que si no deberían haberla publicado, que si no es necesario, que vaya cosas que ponen en el telediario a la hora de la cena, que ya no se puede abrir un periódico sin llevarse un sobresalto, que si estos periodistas trabajan el morbo y el sensacionalismo… y sigues así por un tiempo, intentando esquivarla, pero la vuelves a mirar y te revuelves en el sofá.

Tiras a un lado el móvil, y al rato vuelves a cogerlo, y la foto está ahí, y de pronto te das cuenta que no es la foto lo que está ahí, que lo que está ahí es un bebe de 3 años ahogado en una playa, si, igual de pequeño e indefenso como eran tus hijos cuando los tenías entre tus brazos, solo que este bebe está muerto, y que no ha fallecido de muerte natural, ha muerto de guerra, que es de lo que más se mueren los niños en este mundo.

Es una muerte párvula y minúscula, una muerte que ira pegada ya de por vida a nuestras conciencias, a los que la tenemos, porque algunos, algunas, ya no les queda ni eso.

Te resulta insoportable ¿Verdad? Pues no tienes derecho a olvidarle, a dejar de pensar en él, anda y mírale hasta que grabes en tu mente de por vida su imagen, la imagen del dolor empapado y ahogado, de la ola fría bañando esos pies pequeños, muy pequeños, casi diminutos. Te ruego que no la dejes pasar por alto, que la tengas presente y la multipliques por los millones de niños y niñas que gracias a una guerra no pasan de los tres años. Tal vez, así, lo mismo, y solo tal vez,  las cosas en algún momento cambien.

Son las doce de la noche. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 18 grados. La Muerte Párvula

 

Anuncios

El Escalofriante Manual de ISIS sobre las #mujeres

Se ha publicado en Internet un documento del Estado Islámico ISIS sobre cuál debe ser el papel de las buenas mujeres musulmanas , que es lo que le está permitido hacer y cuáles son sus obligaciones, bajo el titulo “La Mujer en el Estado Islámico”

El manifiesto destaca el papel de las mujeres como amas de casa, esposas y madres y critica duramente a las mujeres occidentales y los conceptos de igualdad de género y derechos humanos. La parte más alarmante es la que señala que “es legítimo que una niña se case a la edad de nueve años”. “Las chicas más puras deben casarse a los 16 o 17 años, cuando aún son jóvenes y activas y los hombres no tienen que casarse con más de 20 años en estas gloriosas generaciones”, subraya el documento.

Tras casarse, el papel reservado a la mujer es “permanecer escondida y con el velo y mantener a la sociedad desde atrás”, dice el manifiesto, que sugiere que los combatientes del Estado Islámico son “hombres de verdad”.

Esta especie de guía para las mujeres ha sido presuntamente distribuida por la sección de medios de comunicación de la Brigada Al-Jansaa, formada por mujeres de ISIS.

El documento indica qué es lo que se espera de ellas en el califato que el Estado Islámico declaró en el territorio que controla en Irak y Siria , y está especialmente dirigido a reclutar mujeres de otros países, principalmente de Arabia Saudí y otros estados del Golfo.

En el manifiesto, se anima a las mujeres árabes a instalarse en Siria e Irak, donde pueden vivir una vida “sedentaria” concentrada en las tareas del hogar, que son “su derecho asignado de forma divina”, según la sharía” y la metodología de vida ordenada por Dios”.

Según ISIS, la educación de las niñas tiene que empezar a los siete años y no seguir más allá de los 15 y sus estudios deben de centrarse en la religión, el árabe coránico y en aprender cocina, a tejer y otras labores que las preparen para su cometido en la vida que es encargarse de su hogar.

El texto advierte que no es necesario que las chicas “vayan de aquí para allá con el fin de obtener diplomas simplemente para demostrar que su inteligencia es mayor que la de un hombre”.

En algunos casos excepcionales, la mujer puede dejar a su familia para trabajar como médico o maestra o para hacer la yihad (guerra santa) “si se la designa” para eso porque no hay suficientes hombres para derrotar al enemigo en un ataque.

No obstante, cualquier trabajo que desempeñe una mujer solo puede realizarse tres días a la semana y “tiene que ser apropiado para ella y de acuerdo con sus habilidades y no exceder lo que ella sea capaz de resistir ni ser difícil de realizar para ella”.

La guía prohíbe a las mujeres la cirugía plástica, los piercings o “las cosas que cuelgan de las orejas”, así como afeitarse el pelo. Las tiendas de moda y los salones de belleza están descritos como “obra de Iblis (el diablo)”.

El Estado Islámico difundió el pasado octubre otro documento mucho menos extenso en el que ofrecía consejos a las mujeres sobre cómo ser buenas esposas de la yihad y ayudar a los combatientes, y proponía que aprendieran a cocinar y a aplicar los primeros auxilios.

El documento fue publicado originalmente por la brigada Al Jansa en diciembre, pero como estaba escrito en árabe, no tuvo un impacto rápido entre los yihadistas occidentales. Ahora ha sido traducido completamente al inglés y se conoce con mayor detalle lo que se recomienda.

Este manifiesto también explica puntillosamente lo que hacen los combatientes con sus esclavas sexuales: cuándo una mujer puede ser golpeada y bajo qué circunstancias se justifica violar a niñas.

Alrededor de 5.000 mujeres y niños fueron secuestrados por el grupo terrorista y son sometidos a abusos sexuales de todo tipo en distintas zonas de Siria e Irak controladas por ISIS

Son las once de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 3 grados.

Damasco se vacía. Siria (I)

damasco

Damasco se vacía. El jueves está cada vez más cerca, y las posibilidades de que se materialice el ataque, anunciado, a medias, por Obama, son cada vez más altas.

Dicen que los habitantes de Damasco, que aun se encuentran en la ciudad, están encerrados en sus casas, y que gran parte de los edificios militares han sido evacuados. Por primera vez desde hace muchos meses, las calles de la ciudad están anormalmente tranquilas. Muchos ya han pasado la frontera del Líbano, la amenaza de ataques inminentes ha sido el último empujón para salir del país. El número de personas que cruzan legalmente de Siria a  Líbano  son, más o menos de Sigue leyendo

Hula

Llego a casa. Hoy estoy cansada, y tal vez debería irme a dormir sin pensar demasiado, pero los hechos suceden, pasan, se acumulan y una de vez en cuando tienes que vomitar, aunque sea en forma de letras, todo eso que se vive cada día, que se escribe cada día, que se cuenta cada día. Es el horror que desde el viernes pasado llega desde Siria en forma de vídeos distribuidos por los grupos opositores. Las investigaciones preliminares del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU indican que la gran mayoría de los 108 sirios muertos en Hula, al oeste del país, el pasado viernes fueron ejecutados, asesinados,  por milicias progubernamentales. Cerca de la mitad eran niños. El Gobierno sirio niega cualquier implicación en la matanza, que atribuye a “grupos terroristas”, términos con los que Damasco acostumbra a referirse a los opositores.

A primera hora de la tarde del pasado viernes, un grupo de habitantes de Hula salió a manifestarse en contra del régimen después de la oración. La represión gubernamental que siguió a la protesta y a un ataque de los grupos rebeldes a un control militar dejó más de un centenar de muertos, decenas de ellos niños, a los que se puede ver con aparentes disparos efectuados desde cerca, disparos certeros en la cabeza, en las imágenes procedentes de Hula. Algunos habitantes relataron a varios medios de comunicación que sobrevivieron haciéndose los muertos.

Es la barbarie, nada nuevo bajo el sol, algo que se repite y repite a lo largo de la historia, mientras nosotros, yo, escribimos, escribo, sobre la prima, sobre Rubalcaba, sobre Rajoy, sobre Bankia, sobre tecnología, Rasha, una mujer Siria, ajena a mis pequeñas y ruines cuitas locales, seguramente ni hoy, ni en muchos días logrará conciliar el sueño, porque ha visto como mataban a sus tres hijos de un tiro en la cabeza.

La Comunidad Internacional (ese termino  para no hacer recaer responsabilidades concretas) en un acto de “valentía” se rasga las vestiduras, y como gran medida, expulsa a los embajadores Sirios. Que gran gesto… si, miremos hacia otro lado, no vaya a ser que nos salpique, no vaya a ser China y Rusia, los dos grandes cómplices de esta matanza, tuerzan el gesto y se nos rompa ese castillo de naipes marcados, que es la trama económica en la que llevamos viviendo desde hace unos meses. No hay que levantar mucho la voz… no vaya a ser…

Se me hace tarde esta noche, mañana tengo cosas que hacer, y no puedo parar la rueda en la que andamos metidos, ni siquiera me atrevo a conminar a la reflexión, porque cuando uno habla de matanzas, no debería siquiera tener la necesidad de reflexionar ni un minuto, para saber donde se debe estar posicionado.

Me decía mi compañera Dori esta tarde desde Washington, a través de un twitt, con motivo de la expulsión del embajador Sirio de España, que era el destino de los miserables, parafraseando a Victor Hugo… me parece poco, me parece nimio, me parece realmente que si lo único que puede hacer, eso que llaman la comunidad internacional, es darle puerta a unos cuantos embajadores, es que el endurecimiento de nuestros corazones está tocando cotas máximas.

Yo me voy a dormir con un amarguísimo sabor de boca, el sabor de la más profunda derrota. Hoy amigos, lo de la prima, realmente me parece una chorrada, una estupidez inmensa porque la muerte y lo que es peor, la impasividad frente a un asesinato frio y despiadado hace pequeño cualquiera de esos a los que nosotros le llamamos “problemas”.

Son las doce y media de la noche. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 18 grados. Por cierto en las Naciones Unidas, que muchas veces me pregunto para que sirve, deberían saber que no basta con condenar hechos como los de Hula, hay que marcar bien claro con el dedo a los responsables y sus cómplices,  y eso, me temo que son palabras mayores, y demasiado riesgo para la “comunidad internacional”, que anda muy implicada en eso  de nadar y guardar la ropa…