Vox y la violencia institucional contra las mujeres

La dimensión institucional de las violencias contra las mujeres es una de las novedades que las feministas han incorporado al análisis de la violencia de genero. Desde sus inicios el movimiento feminista fue consciente del papel ambiguo del Estado y los cargos públicos en las violencias contra las mujeres. Pero parece que de un tiempo a esta parte en este país se va mas allá de la pura ambigüedad para pasar directamente a la embestida.

Esta semana asistíamos a una de estos episodios de violencia institucional, sin que nadie, hasta ahora, se haya fijado en ello. Me refiero al acto del minuto de silencio por una de las últimas víctimas por violencia de género que organizó el ayuntamiento de Madrid. Allí el grupo político VOX se presentó con el único fin de reventar el acto, aun siendo conscientes y sabiendo que las hijas de la víctima estaban allí presentes.

Pues bien, ese es uno más de los múltiples episodios de violencia institucional que estamos viviendo últimamente en este país de la mano de este grupo político.

El Convenio de Estambul y la Convención de Belem definen claramente la violencia institucional contra la mujer y lo hacen de una manera muy clara dejando patente que la violencia institucional no sólo incluye aquellas manifestaciones de violencia contra las mujeres en las que el estado o representantes del estado son directamente responsables por su acción u omisión, sino también aquellos actos que muestran una pauta de discriminación o de obstáculo en el ejercicio y goce de los derechos.

El Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica, especialmente en sus artículos 5 y 30 deja bien claro este delito contra las mujeres:

El artículo 5 indica las obligaciones de los estados y dice así: “1. Las Partes se abstendrán de cometer cualquier acto de violencia contra las mujeres y se asegurarán de que las autoridades, los funcionarios, los agentes y las instituciones estatales, así como los demás actores que actúan en nombre del Estado se comporten de acuerdo con esta obligación”.

Como ven estos actos, como al que antes me refería, de cargos públicos, como el caso del concejal del ayuntamiento de Madrid del grupo VOX, Ortega Smith, constituyen no solo una mentira, no solo un escándalo, no solo una tergiversación de la verdad, no solo un atentado contra los derechos más esenciales de las mujeres de este país, que es el derecho a una vida libre de violencia, sino que es violencia institucional pura y dura. Sorprendentemente, en el Estado español ni Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, ni las legislaciones autonómicas han incluido definiciones de la violencia institucional. Lo mismo es hora de empezar a hacerlo.

Son las once y media de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 22 grados. Vox y la violencia institucional contra las mujeres

 

#Iceta : Lost In Translation

Cuando un político empieza a decir cosas etéreas y evanescentes, tales como estas palabras de Iceta en La Vanguardia: “Acercarme a la felicidad es mi gran meta”, es que se le ha acabado el discurso, no sabe dónde está y lo peor, no sabe a dónde va.

Iceta está haciendo una campaña electoral dando palos de ciego. Más o menos vamos a uno diario. Y además parece que está muy solo, porque en esos restos mortales del llamado Partido Socialista Obrero Español, que efectivamente no es el suyo, que él es del PSC – otro resto de un naufragio-, apenas hay nombres que se impliquen en esta campaña  con rima fácil y escatológica.

Y es que la tropa política de este país, salvo alguna excepción que otra, tiene la costumbre de lanzarse a las campañas electorales a pecho descubierto, confiando en su verborrea amigable, pero eso sí, sin consultar un solo dato.  No se han enterado -Iceta es un claro ejemplo-, que vivimos en la era de los datos. Si, eso que llaman big data, y que, por supuesto, ellos, a pesar de que probablemente sean capaces de citar esos dos términos juntos, no tienen ni idea de para qué sirve, como usarlo y rentabilizarlo. Si en vez de estar dedicados a colocar “gente de confianza”, pensaran en buscar gente que supiera de que va toda esta historia, no estaríamos escuchando a Iceta pedir indultos, guiñarle el ojo a ERC, hablar de independencia sin mencionar la palabra independencia – que mira que es barroco- o contarnos no sé qué milongas sobre felicidad etc.

Los datos dicen que el votante de Iceta no es independentista, y también nos cuentan que esos ciudadanos que podrían votar PSC pertenecen a lo que los catalanes del ADN puro, llaman charnegos o descendientes de charnegos. Datos que insisten en que, Iceta tiene más votantes potenciales entre hombres que entre mujeres, que ese potencial electorado está en la franja de edad entre 40 y 50 años, que están situados en los cinturones industriales de las ciudades grandes y fuera del entorno rural, que son de clase media y que están poco politizados y poco movilizados.

Pretender entrar en el electorado de ERC o de los comunes o de Podemos es prácticamente ciencia ficción, y es a lo que juega en esta campaña este político bailón. Iceta en su ignorancia de la nueva realidad social sigue pensando en izquierda y derecha.  No se da cuenta que, en Cataluña, y probablemente en el resto de España, ya no se juega en las elecciones por la izquierda o por la derecha.

Vivimos en un mundo conectado, donde la información, que a su vez se convierte en formación mientras sucede, hace que el elector, el ciudadano abandone eso de “soy de izquierdas y voto partido de izquierdas” o “soy de derechas y voto partidos de derechas” sin pensar en nada más, como si de una religión fuera. Ahora el ciudadano hace otros encajes y mezcla, y no se atiene a etiquetas preconcebidas y empaquetadas. Hemos pasado a valorar conceptos, propuestas o modelos diversos que dejan de tener ese color político uniforme al que estábamos acostumbrados, más en este caso, donde el foco de atención principal sigue estando en los términos independencia y no independencia, conceptos que no se pueden ubicar ni en la derecha, ni en la izquierda, y que a su vez se alimentan de votantes de ambas corrientes.

En la era de la semántica pesa mucho el significado de las palabras, que ahora ya no se pueden decir a la ligera, pues el ciudadano entiende, y si no entiende comparte con otros que entienden y explican. Eso desde luego tampoco lo sabe Iceta que anda perdido como Bill Murray en  “Lost In Translation” y pretende que su Charlotte sea Oriol Junqueras. Pero esto no es una película, ni estamos en Tokio, ni Sofia Coppola está sentada en la silla de la directora, ni Junqueras es Scarlett Johansson, ni Iceta es Bill Murray, esto es la vida real, y no te puedes perder en la traducción,   amigo Iceta, que no te veo yo el día #21D cuando tengamos el desenlace de estas elecciones del 155,  susurrándole al oído a Junqueras lo que le dijo Bill Murray a Scarlett al final de la película: Tengo que irme, pero no voy a dejar que esto se interponga entre nosotros, ¿vale? 

Son las cinco y media de la tarde. Llueve ligeramente en Madrid y la temperatura exterior es de 10 grados. #Iceta : Lost In Translation

Puigdemont no busca asilo político… de momento

Ya podéis armaros de paciencia porque Puigdemont, de momento no necesita pedir asilo. Toda esta historia del viaje a Bruselas obedece a una estrategia de su abogado para dilatar al máximo el proceso, y desde luego para impedir su detención. Esta estrategia se haría extensible al resto de los ex consejeros que están en Bruselas.

El abogado de Puigemont busca forzar a la audiencia nacional a cursar una orden europea de detención contra el ex presidente.  Uno de los delitos que se le imputan a Puigdemont es el delito de rebelión. Este delito no se encuentra en la lista europea de delitos de doble incriminación. La doble incriminación, son delitos que existen en los dos países afectados, en este caso en España y Bélgica, de forma similar, y por lo tanto una vez cursada la orden no habría que analizarlo por parte de la justicia belga.

Pero no estamos ahora en ese supuesto, y por lo tanto la justicia belga tendrá entonces que tomarse su tiempo, para hacer un análisis a fondo de la querella, antes de entregar a Puigdemont a las autoridades españolas.

Asi se evitaría la entrada en prisión de los ex consejeros y Puigdemont, sin necesidad de pedir asilo, y se dilataría bastante el proceso, mientras su abogado interpone los recursos.  Ya ha avisado  esta tarde que no está de acuerddo con la acusación por rebelion de su cliente, y tambien cree que el tribal competente para investigar a Puigdemont y los consellers cesados tendría que ser el TSJC porque eran aforados.

Los Consejeros que supuestamente se encuentran en Bruselas junto con Puigdemont son : Meritxell Borràs, del PDeCAT ; Antoni Comín, de ERC ; Joaquim Forn, del PDeCAT; Dolors Bassa, de ERC  y Meritxell Serret, de ERC.

Son las ocho de la tarde. No llueve en Madrid y la temperatura exterior es de 17 grados. Puigdemont no busca asilo político… de momento.

Nota:

PRINCIPIO DE DOBLE INCRIMINACIÓN

“…para conceder la extradición, es requisito esencial que el delito atribuido sea ilícito tanto en la legislación del Estado requirente como del requerido, según el principio de doble incriminación contemplado en el artículo 3 de la Ley de Extradición. Este requisito se cumple cuando la extradición es solicitada por un hecho o hechos que considerados abstractamente son punibles por ambos ordenamientos, aún cuando cada uno de ellos lo prevea bajo un diferente tipo delictivo…” Sentencia 456-90

“…El Estado requirente cumplió con los requisitos que señala la Ley de Extradición, y la autoridad recurrida puso a disposición del defensor del extraditable la documentación sobre la causa. Por otro lado, para conceder la extradición es requisito esencial que el delito atribuido sea ilícito tanto en la legislación del Estado requirente como del requerido, según el principio de doble incriminación. Este principio se cumple cuando la extradición es solicitada por un hecho o hechos que considerados abstractamente son punibles por ambos ordenamientos. En el presente caso, aunque la calificación de los hechos narrados tienen calificación distinta en los Estados Unidos, son también constitutivos de delito en Costa Rica…” Sentencia 3451-92

“…Que para conceder la extradición es requisito esencial que el delito atribuido sea ilícito tanto en la legislación del Estado requirente como del requerido, según el principio de doble incriminación contemplado en el artículo 3 de la Ley de Extradición. Este requisito se cumple cuando la extradición es solicitada por un hecho o hechos que considerados abstractamente son punibles por ambos ordenamientos, aún cuando cada uno de ellos lo prevea bajo un diferente tipo delictivo…” Sentencia 926-94

Fin de Curso en Hogwarts #Puigdemont #DUI

La magia de truco nunca ha funcionado. Claro que la magia existe, pero nunca hay que confundir magia con prestidigitación. Puigdemont lo hizo. Jugó a aprendiz de brujo, pero con trucos baratos, de conejo y chistera, que desde luego no le han llevado a progresar en el arte de la nigromancia. Pretendió convertir el Parlament en un remedo barato de Hogwarts, donde su gente ni siquiera ha sabido jugar bien al Quidditch,  y con Junqueras en una copia grotesca de Albus Dumbledore.

Pero lo que no sabía este pequeño pseudo hechicero con flequillo, es que la magia es poderosa y actúa por su cuenta cuando se la invoca, y como Mickey, en el aprendiz de brujo de Disney, se le dislocaron los cubos y las escobas, en un torbellino imparable, empantanándole la política en menos de 48 horas. Sus más fervientes aliados se convirtieron en sus más acérrimos enemigos. Las desconfianzas de los unos hacia los otros se hacían cada vez más patentes. Le dimitían hasta los bedeles y comenzaron los engaños mutuos.

Apenas si ha podido salvar los muebles con el último truco, el que perpetró Carme Forcadell, intentando interpretar el papel de Hermione, sin gran éxito por supuesto,  con su ayudante – ya saben que todos los prestidigitadores tienen ayudante, es fundamental – Torrent haciendo las veces, pero sin llegarle ni a la suela de los zapatos, de Ron Weasley,  cuando simularon poner a votación la declaración de independencia en un ejercicio de distracción barato, de esos de “mira la bolita, mira la bolita” para que el público atendiera a ese “juego de manos” de poca monta.

Fue entonces, cuando Torrent especifico, que solo se iba a votar la parte declarativa de la proposición de la resolución, aclarando los párrafos que se votaban,  y para nada la exposición de motivos, que leyó, pero no se votó. Un pequeño truco, que durante unas horas pasó desapercibido, no para todo el mundo ya que algunos vimos lo que llevaba la Forcadell en la manga. Les recuerdo que fue  también Torrent el que pidió la urna y la votación secreta. Tal vez este artificio haga que el fiscal no pueda materializar en toda su dimensión la querella. Aunque dolo, y ganas de engañar había un rato.

No quedan más trucos ya en el pack de ilusionismo de mercadillo del pequeño Puigdemont en este intento de emular a Harry Potter, y el fin de curso en su Hogwarts particular ha llegado antes de lo previsto. Me temo que le cierran su remedo de colegio de Magia y hechicería. Es lo que tiene jugar con los encantamientos cuando ni siquiera se sabe controlar la varita. Fin de Curso en Hogwarts.

Son las dos y media de la tarde. No llueve en Madrid y la temperatura exterior es de 20 grados. Fin de Curso en Hogwarts.

Puigdemont: Del Autogobierno al autogolpe de estado #DUI

Ayer por la tarde Puigdemont nos ofreció otro espectáculo que se fue extendiendo hasta bien entrada la madrugada. Si esto verdaderamente, no fuera un drama, en el que pagaremos las consecuencias todos, en menor o mayor medida, daría para hacerse unas risas pues la situación que se fue dibujando a lo largo de todo el día de ayer, podría calificarse de patético-hilarante.

Poco antes de las dos de la tarde, el equipo de Santi Vila ya daba por hecha su salida del govern junto con Meritxell Borras. De hecho, Santi Vila ya había manifestado el martes su intención de abandonar el govern, si no se convocaban elecciones y se pretendía declarar la independencia. En la misma postura estaban también los consejeros Toni Comín (Sanidad) y Carles Mundó (Justicia) que apoyaban unas elecciones constituyentes frente a una declaración de independencia.

Pero la situación de Cataluña es una anomalía desde hace unas semanas, tal vez incluso viene de antes. Escribía en este blog, y también en twitter, que Cataluña se ha convertido en un directorio de opereta, al margen de las reglas democráticas, donde gobiernan también los no electos. Pues bien, desde ayer queda claro que no solamente participan en el gobierno aquellos que no han pasado por las urnas en ningún momento, sino que pilotan el proceso de independencia. Ordenan y mandan, y Puigdemont es ya solo un presidente “de pega”.

La reunión de anoche, que por supuesto, transcurrió mucho más que tensa, entre litros y litros de café, con entradas y salidas de Puigdemont de la sala para “hablar por teléfono”, y por cierto, convocada a instancias de Santi Vila, pues en ella pretendía presentar y hacer pública su dimisión, fue la materialización del poder de Omnium y ANC frente a la debilidad del govern, y la inexistente influencia ya del PdCat.  En ella no se despejaron las dudas, salvo el ejercicio de poder de los no electos. No se llegó a ninguna conclusión sobre si se votará o no la independencia de Cataluña en el Parlament – desde luego esta tarde no – ya que tampoco tienen claro, quién y quién no votaría esa declaración. Tampoco se dilucido una clara unidad de criterio sobre lo que hacer y lo que no hacer. En alguna de las múltiples conversaciones se mencionó la palabra abismo y vértigo. Se habló de los presos políticos, y de que con esa situación no se iba  hacer pública ninguna dimisión que mostrará debilidad del proceso y del propio govern. Oriol Junqueras se mantuvo casi todo el tiempo al margen y en silencio. El ya, sin consultar con nadie, había hecho unas declaraciones en Associated Press donde dejaba claro que era independencia o independencia.

A estas horas Puigdemont, que ha sido capaz de hacer una de las piruetas políticas más espectaculares de la historia reciente: Cambiar el autogobierno por el autogolpe de estado, ha vuelto a convocar a su directorio con Omniun y ANC a la cabeza, por supuesto, faltaría más. Tal vez, anoche no terminó de volar todos los puentes, y le queda alguno más que hacer saltar por los aires, o le queda pegarse algún tiro más en el pie

Son las diez y media de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 15 grados. Puigdemont: Del Autogobierno al autogolpe de estado.

Los Presos Políticos los pondrán ellos #Independencia #Cataluña

Y se levanta una cansada. Si, cansada de lo mismo, de la historia virtual de Cataluña, manejada por unos cuantos que han hecho de la poltrona su way of life, con un golpe de mano, dejando a la democracia hecha unos zorros. Una historia que va por el manual de los dictadores de directorio, rancios y trasnochados,  y que nos han interrumpido la vida.

No hay nada que más me moleste que me interrumpan, y más, para nada de verdadera importancia. Porque lo peor de todo esto, no es que España se vaya a hacer pedazos, no lo creo, porque el sistema ya tiene callo y difícilmente un grupo, que lo que busca es  perpetuarse en el poder for ever, va a dar la vuelta a la tortilla en el resto del país. Lo peor, si lo peor, es que no se hace nada de verdadera importancia para nosotros, los ciudadanos, la ordinary people, que somos los que al final, como siempre pagaremos las consecuencias. Estos tipos han focalizado la actividad política sobre sus “asuntos particulares” ahora llamados “Independencia”, y está todo el país parado y pendiente, sin que se haga otra cosa que hilar en esta rueca que da vueltas y vueltas, pero que no da una sola puntada derecha.

Una situación extraña la de Cataluña, donde Demócratas Cristianos se mezclan con radicales, con troskistas, con agitadores asalta coches policiales que se duelen de que una jueza les haya puesto en orden. ¿Que esperaban después de patear un coche de las fuerzas de seguridad del estado, robar las armas del vehículo, acosar a la guardia civil, jalear al transeúnte para que fuera contra ellos, mientras una secretaria judicial tenía que escalar teja a teja para saltar por los tejados de Barcelona huyendo de la turba?. Que le queda a la jueza más que decretar prisión, más cuando Los Jordis, artífices de toda esta película de miedo, están dispuestos a repetir la performance subversiva una y otra vez.

No cuela lo de presos políticos, no cuela, porque todos hemos visto y leído lo que está sucediendo. Lo recibimos en directo gracias a las redes sociales, y difícilmente por muchos videos lacrimógenos hechos en la factoría del siniestro Roures, vete tú a saber con qué dinero, que esa es otra, y que nos repitan y repitan hasta la saciedad en las teles publicas de Cataluña y en sus cuentas en internet, lo de la “represión”, no nos van a convencer de que “el rey no está desnudo”. Aquí no hay presos políticos, ni va a haberlos, salvo los que hagan ellos, si consuman la fechoría de la republica catalana y la independencia, porque no les quepa duda que esos compañeros de viaje que lleva Puigdemont, no van a respetar, ni por asomo el sistema de libertades y la democracia. ¿Cuánto creen que tardara en cambiar el nombre de Republica Catalana por el de Republica Popular Catalana si se perpetra la independencia? ¿Cuánto creen que durará Puigdemont y su partido al frente de ese proyecto? Piensen en ello, a mí, personalmente, me aterra imaginar ese escenario.

Son las ocho de la mañana. Diluvia y truena en Pozuelo y la temperatura exterior es de 13 grados. Hacia la República Popular Catalana