#Mujeres y Transformación Digital

mujeres-trans

Desde un tiempo a esta parte escucho desde mi oreja atenta de periodista palabras tales como gestión del cambio, innovación o transformación digital siempre relacionadas con el mundo de la empresa.

La realidad es que el mercado, y porque no  decirlo, sobre todo la sociedad ha cambiado, la tecnología que antes estaba en la puerta de nuestras casas, de nuestros comercios, de nuestras escuelas ahora esta dentro, ha entrado hasta la cocina, y nunca mejor dicho, así que las empresas si quieren vender y con buenos resultados – ese es el fin primordial de la empresa – tendrán que, o mejor dicho tienen, ya no vale el futuro, tienen que adaptarse a este cambio.

Y como todo proceso de cambio, para hacerlo bien hay que trabajar sin prisa, pero también sin pausa, de una manera paulatina y ordenada, en la que las empresas vayan entrando por el carrilito de la nueva era digital.

Por supuesto esto también necesita de hombres y mujeres que lideren estos cambios. Y desde luego las mujeres tienen un buen encaje en este tema, que como en otras áreas de dirección empresarial, seguramente van a encontrarse con barreras, cosa que como ya saben no sucede en el caso del varón. No les voy a relatar ahora cual es la realidad en porcentajes de las mujeres directivas y consejeras en España, de sobra lo conocen, pero dadas las características de este negocio, la transformación digital, deberíamos recapacitar para que no suceda lo mismo.

¿Porque?

Por varios motivos, el primero es que en el ámbito digital, la mujer de momento ha desarrollado un papel más relevante que en otras áreas. Ya hay estudios que demuestran que, algunas habilidades y rasgos de la manera de trabajar las mujeres, de la manera de vivir las mujeres, las colocan como esenciales agentes de cambio para esa transformación digital. Las mujeres se han adaptado mucho más fácilmente al mundo online, y son muy receptivas a recibir formación continua. La tasa de emprendimiento femenina, además,  es más elevada que la de los hombres, es decir que bien por necesidad o por lo que sea, en eso no voy a entrar ahora, se han lanzado a emprender, y eso conlleva transformación, formación, curiosidad, en definitiva ganas de cambiar el mundo, tal vez porque el mundo tal y como lo conciben los hombres, de momento les es demasiado hostil.

Estas características hacen a las mujeres idóneas en las empresas para alcanzar cuanto antes esa transformación digital que las va a hacer más productivas y más competitivas. Así que vamos a ver si ya que conducimos bien el modelo digital, en este caso no nos quedamos en la puerta de salida y las empresas tienen en cuenta estos valores, que tal y como está el patio, no convendría desperdiciar ni un ápice, ni una micra de talento. Creo que este tren no lo vamos a perder.

Son las once y media de la mañana. Llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 10 grados. Mujeres y Transformación Digital

#Podemos Pablo Iglesias y los 400

 

Cualquiera que escriba una crítica hacia #Podemos , o hacia cualquiera de sus miembros más destacados, en twitter, se ve materialmente machacado por una infinidad de tweets que aprovechan para atacar personalmente al que hace la crítica, en ocasiones con insultos, aprovechando además para recalcar que Pablo Iglesias, a modo de caudillo o jefe de secta – cada día se parecen más a este tipo de movimientos – es la perfección personificada, el salvador, vamos la panacea, y que nos va a “salvar” de todos los malos que nos rodean, que, por cierto, para #Podemos son todos menos ellos.

Esto por supuesto no es casual, ni nace de una manera natural dentro de las redes sociales. Esto es una operación perfectamente dirigida por un chaval llamado Juan, que manu militari pastorea , siempre según él, a 400 voluntarios, y que enganchados a un móvil o un ordenador,  “trabajan en la tecla” por todo el territorio nacional. Lo cierto es que de esos 400, que supuestamente curran sin cobrar, algo a lo que nos deberemos ir acostumbrando, si nos animamos a votar a #Podemos, pocos tienen cara y ojos, es decir, para que me entiendan bien,  la mayoría de las respuestas insultantes y agresivas que recibimos los que nos animamos a desenmascarar a #Podemos en las redes sociales, provienen de avatares anónimos, no identificados y bajo nombres rocambolescos.

De momento no he visto ninguna respuesta en twitter, que ninguno de los principales líderes de #Podemos hayan hecho a ninguna de esas críticas a su proyecto, a su programa o a la actuación, en algunos casos sospechosa, de sus líderes. Ni Errejon, ni Monedero, ni Pablo Iglesias contestan jamás en twitter a nadie, y solo ponen tweets para “impartir doctrina”. Esto no sucede con otros líderes políticos que también están en las redes. Tanto ellos como sus equipos, responden a la crítica desde sus cuentas y desde luego no insultan.

Los podemitas en la red, desde el anonimato casi siempre, se jactan de conocer las herramientas tecnológicas mejor que nadie, pero no son solo ellos los que conocen el uso de estas herramientas, ya hay muchos que saben y manejan la tecnología, y en su prepotencia, alentada por su líder, que de prepotencia “va sobrao”, no se dan cuenta que esa estrategia “no cuela”. Cualquiera con una red de communitys formada por 10 personas puede hacer exactamente lo mismo, no hacen falta 400, los 400 de los que hablaba Juanito, el “twitero máximo” hace unos días a las puertas de un estudio de televisión.

La estrategia de acosar con cuentan falsas y anónimas puede ser muy efectiva, que no ética,  momentáneamente, pero a la larga, tanto en las redes sociales como en la vida real, el ciudadano demanda información correcta y veraz, respuestas claras sin insultos, educación en el discurso, transparencia, eficacia, soluciones y comportamientos limpios de aquellos que pretenden representarle.

#Podemos no es la respuesta a nada, porque nunca dan respuestas, porque no contestan nunca. Pablo Iglesias no ha contestado a las preguntas en ninguna de las entrevistas que se le han hecho en las televisiones. Ni contesto a Ana Pastor, ni contesto a Sergio Martín. Pablo Iglesias and Friends solo atacan cuando se les hace una pregunta o una crítica, dentro y fuera de las redes sociales. En definitiva Pablo Iglesias no es la solución a ninguno de nuestros problemas. Pablo Iglesias con toda esa tecnología de la que alardea, con “los 400”,  es un problema más que, junto con el paro y la corrupción, tenemos que solucionar entre todos, y por supuesto de buenas maneras y con la verdad. La estrategia de “calentar” a unos contra otros en las redes sociales, aprovechándose del anonimato, es un camino vomitivo que solo una persona o un grupo de personas sin principios puede poner en marcha.

Les invito a que dediquen parte de su tiempo a las redes sociales, especialmente en twitter, y que escriban algún tweet criticando cualquiera de las actuaciones de los Podemitas.  “Pasen y vean” todo este circo siniestro, que estos individuos están montando. El espectáculo está asegurado, ahora no se si les va a gustar.

Son las ocho y media de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 1 grado

Las elecciones se ganan por partes y en equipo

Las cosas cambian, que le vamos a hacer. Y lo que ayer era eficaz y útil, hoy ya no lo es. Esto se lo deberían meter en la cabeza,  aquellos que diseñan las estrategias políticas de los partidos, porque ahora las elecciones se ganan por partes, que van desde partes pequeñitas y locales, hasta otras más grandes, y donde la visibilización y el liderazgo es múltiple. Ni siquiera le está funcionando a Podemos, que a pesar de que arrancaba de una manera colaborativa y cogiendo el todo por las partes, según ha ido pasando el tiempo ha sucumbido al error de aglutinar los esfuerzos en un “líder”.

Al PSOE le sucede lo mismo. Parece que hay un interés desmedido en visibilizar a Pedro Sánchez, siguiendo el viejo modelo de crear un líder “carismático” al que todos van a seguir en un determinado momento, pero lo cierto es que la sociedad actual ya no demanda líderes de ese corte. En la era de la información y del conocimiento compartido, casi que un líder viene a ser un estorbo. Los ciudadanos sobre los que ahora se asienta la sociedad española tienen un nivel cultural y de información bastante aceptable, y también están suficientemente conectado para no tener que buscar a un individuo “único” que la pastoree, y al final cual “Sabrina hermosa” les salve.

La política es un dinosaurio que se mueve tremendamente despacio, y en esa cinética propia, no ha terminado de percibir como han cambiado los entornos, como ha evolucionado la sociedad y las personas que la forman. Los partidos políticos siguen gestionando capital humano conforme a los postulados del pasado siglo. Trabajan como hace 50 años sin apenas percibir que ya nada se mueve así. Hasta las grandes corporaciones empresariales están entrando en el cambio, mientras ellos siguen dándole vueltas a viejas fórmulas que cada vez los distancian más de la realidad de las personas. De hecho si ponemos atención nos daremos cuenta que muchos políticos y sus partidos ponen en funcionamiento eso que llaman innovación acerándose a medios sociales, a redes sociales, a proyectos colaborativos, pero no lo hacen por convencimiento, y desde luego desconocen en la mayoría de los casos que es lo que supone esa innovación. Lo hacen por puro mimetismo, porque alguien les ha dicho que tienen que “estar ahí”, pero la realidad es que van dando palos de ciego, sin saber exactamente cuál es la verdadera razón, y por supuesto lo hacen mal y sin ningún criterio, o aplicando criterios para afianzar ese concepto antiguo de liderazgo, usando nuevas herramientas que desde luego poco casan con el fin de ellas, y no terminan sirviéndoles para nada.

A todo esto además hay que añadir que al no entender los entornos colaborativos, el liderazgo compartido y repartido, y las herramientas tecnologías con las que se debe trabajar, aparece un factor determinante que lo suele frenar todo, que es el miedo. Les aterroriza que las redes sociales amplifiquen sus errores. Miedo a la pérdida de control sobre los ciudadanos. Miedo a que tanta información repartida deje al descubierto sus más íntimos secretos. Miedo a no saber cómo reaccionar en un momento determinado usando las redes sociales. Miedo en definitiva a que otros conozcan tanto como ellos. La información es poder, y antes esa información estaba precisamente concentrada en el líder, ahora ya no sucede eso, ahora la información está muy repartida, y por tanto ese poder también se reparte.

El caso es que se avecina año electoral, el primer año electoral en el que todo esto que os cuento se va a materializar en gran medida por parte de los ciudadanos, y en menor medida por parte de los políticos. Esa falta de sintonía puede dar más de un susto a algunos, y generar resultados insospechados. El proceso de este cambio político se ha materializado entre los ciudadanos, a los hechos de Catalunya me remito, donde Artur Mas ha experimentado en carnes propias lo poco que significa un líder a la vieja usanza, que a pesar de un insistente mensaje durante muchísimo tiempo, sobre la independencia de Catalunya, no ha logrado convencer ni siquiera al 30 por ciento de la población. Este experimento realizado por Artur Mas ahora, probablemente hace 50 años habría triunfado sin mayores problemas, pero ahora hay otra realidad, y sobre esa es la que todos tienen que trabajar.

Desde luego no es tarea fácil porque para empezar hay que cuestionar las estructuras, los procesos, a las personas que generan esos procesos y sus capacidades para convencer, y por supuesto la estrategia de las organizaciones políticas de este país. El cambio está ahí, y aunque todos los políticos se empeñen en posponerlo, antes o después se va a materializar, y me temo que algunos no van a sobrevivir. Más en cuanto los mileniards, que cada vez tienen un papel más relevante en la sociedad, vayan creciendo, tomando las riendas y convirtiéndose en generación dominante.

Los seres humanos no cambiamos mucho, lo que si cambian son los procesos que generamos. El proceso de la tecnología ha hecho que los ciudadanos ya no se sientan aislados, y que el espacio y la distancia no sean barreras insoslayables para acercarnos entre nosotros. “Están hablando entre ellos “escuché decir una vez a un tipo que esto de la comunicación colectiva le ponía los pelos de punta. Efectivamente ahora todo se comenta, y mis conclusiones, pueden ser tus conclusiones, o las conclusiones del otro, pueden ser las mías. Se llama información compartida e inteligencia colectiva. Mal asunto para aquellos que piensan que con cuatro frases, con unos cuantos tweets, y con algunas fotos en las redes sociales, van a convertirse en los grandes líderes del siglo XXI. Tal vez deberían dedicar sus esfuerzos a coleccionar sellos o mariposas porque como vulgarmente se dice “no cuela”. Mejor que se pongan a trabajar, que se aprendan el “catón” de la tecnología y para qué sirve, y dejen de intentar lo imposible. Ahora las elecciones se ganan por equipo, por partes y entendiendo que el ciudadano no es un artífice para sus propósitos personales, sino que forma parte del proceso, y por cierto el ciudadano ya no pasa ni una.

Son las nueve y cuarto de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 3 grados…

Juan Otero, mucho más que un emprendedor

Vuelvo de Asturias de pasar un fin de semana realmente completo en todos los aspectos. Podría escribir mucho sobre el Principado y de sus gentes, pero voy a fijar la atención de este post en un grupo de personas que lidera Juan Otero, un emprendedor asturiano, que ha hecho del turismo el “leivmotiv” de su vida y de su trabajo.

Si os contará que Juan es una gran persona tal vez me quedaría corta porque engloba tantas facetas, que solo escribiendo eso sobre él sería poca cosa, pero para que lo conozcáis un poco más os diré, por ejemplo, que Otero representa el paradigma del empresario moderno, del emprendedor en toda su esencia, y que combina a la perfección esa idea de empresa como aventura y reto, con una tarea continua de relaciones públicas para promocionar ese “sueño personal” y a la vez, el uso en toda su extensión de las nuevas tecnologías.

El emprendimiento de Juan está centrado, no solo en la promoción del turismo en Asturias, a través del foro turismo.as, donde cada año reúne a líderes del sector turístico para descubrir futuras tendencias de la industria apoyadas en las nuevas tecnologías que están cambiando la forma en la que las empresas comunican sus activos a los potenciales consumidores, sino que además posee dos enclaves de turismo rural Huerta San Benito y Campón de Antrialgo, con casas de una calidad mucho más que superior, y donde está presente de continuo el concepto de excelencia. Además ha sido capaz de crear la primera franquicia española de alojamientos rurales, Rural Value, y otra empresa de desarrollo tecnológico, Ideas al Cubo, que junto con su equipo ofrecen cada día soluciones tecnológicas a medida para empresarios y emprendedores.

Pero tal vez, lo que diferencia a Juan Otero, de otros emprendedores, es su concepto, casi romántico de la empresa y del emprendimiento, y aunque suene algo cursi, podría decir que Juan y su equipo ponen tanto entusiasmo y cariño, en cada una de las cosas que emprenden, que a veces realmente, resulta conmovedor. Claro está que todo ese sentimiento que proyectan en sus ideas, hacen que la calidad de cada una de ellas, cuando se materializan, se conviertan en productos exclusivos y de muy alto nivel, como podréis comprobar si en algún momento os acercáis a Antrialgo y pasáis un tiempo (como yo he hecho en este fin de semana) en alguna de sus casas, cosa que desde luego os recomiendo vivamente, pues la experiencia es altamente satisfactoria.

Pero además Juan ha entendido que eso del mundo 2.0 y de las tecnologías de la información es algo que tiene que ir ya pegado a la piel del empresario, y maneja las herramientas social media con una gran soltura, proyectando su identidad empresarial a través de las redes sociales, pero no como un mero hecho de apoyo publicitario, sino explotando  estas herramientas para hacer empresa cada día. El concepto de innovación es para Juan algo tremendamente importante, y en él se mueve como pez en el agua, algo de lo que muchos empresarios debería tomar nota, pues no basta con usar twitter o facebook y tener un blog o  una web, sino que hay que usar la filosofía de la conversación y la inteligencia compartida cada día, y Juan, qué duda cabe, que ha entendido perfectamente eso de la identidad digital y proyecta día a día su actividad y la de sus empresas, conformando un perfil en la red, muy, pero que muy encomiable.

Por supuesto que a Juan también le afecta la crisis, en las charlas que hemos mantenido en estos días, es realmente una de sus grandes preocupaciones, pero frente a otros, que durante tiempos tan duros como estos, tiran la toalla a la primera, o bajan su actividad amedrentándose, Juan ha tomado la que yo creo que es la postura más inteligente, de seguir creciendo, de acelerar su actividad, de buscar fuera lo que no se encuentra dentro, de apostar por más calidad aunque eso suponga ganar menos dinero, porque entiende, que la empresa es un camino de largo recorrido, donde como en todo hay altibajos, y que eso de ganar dinero rápido y fácil, es una estupidez propia de una tendencia yupista de hace unos años, y que lo importante es el viaje y no el destino.

Realmente os recomiendo que vayáis cuando tengáis tiempo a pasar unos días en las casas de Juan Otero, no solo porque el confort y la calidad son excepcionales, sino porque vais a tener la oportunidad de sentaros con Juan y su equipo,  y vais a descubrir personas a las que desde luego merece la pena conocer y tener en la categoría de buenos amigos.

Son las once menos cuarto. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 23 grados. Yo de vosotros viviría Asturias de la mano de Juan Otero.

Empleados 2.0: Llegan los nativos digitales

Si es que conseguimos que sigan existiendo, pues con esto del paro nunca se sabe, el empleado 2.0 se perfila como el modelo que va a triunfar en las empresas, un trabajador activo con las redes sociales en la oficina se va a implantar en muy pocos años, ya que la entrada de nativos digitales en el mundo laboral está a punto de ocurrir.

Las empresas de Recursos Humanos  piensan que aun están poco consolidadas  las experiencias  en las empresas para incentivar  la presencia de este perfil de trabajadores, pero algunas ya están siendo especialmente activas en la puesta en marcha de proyectos innovadores para impulsar este perfil, como es el caso de Indra, Acciona, Telefónica o BBVA, aunque aún hay otras que siguen ancladas en el pasado  con sistemas poco productivos y desde luego obsoletos.

Elena Méndez Díaz profesora del Instituto de Empresa y directora de enEvolución, una red de expertos en Recursos Humanos que promueve un ambiente de colaboración 2.0 entre sus profesionales, dice que se aprecia una gran brecha entre las empresas reacias a subirse al tren de las tecnologías, frente a las que lo están haciendo a velocidad de crucero. Añade además que el tema económico no puede ser excusa para quedarse atrás, dado que las herramientas para la interconectividad son perfectamente accesibles: blogs, foros, wikis, entornos para compartir documentos, videos, redes sociales, etc.

Está claro además que estas tecnologías aumentan el protagonismo, la participación y la creatividad del empleado, aunque también si no está bien dirigido y programado el uso, pueden dispérsalos y distraerlos . Pero pese a las ventajas e inconvenientes del uso de las tecnologías en los puestos de trabajo, el relevo generacional se va a consolidar de una manera u otra. Ellos lo nativos digitales ya están ahí, justo a las puertas del mercado de trabajo.

Está  claro que las nuevas generaciones de trabajadores van a imponer una nueva mentalidad dentro de las empresas, una mentalidad más democrática a la hora de comunicarse, que va a animar a implantar estructuras de mando menos piramidales y mucho más cooperativas, y donde va a primar el conocimiento, y no tanto la categoría profesional.

Una de las empresas, por ejemplo, comprometidas con esa filosofía del empleado 2.0, en España, ha sido INDRA, a través de su plataforma “Compartiendo Conocimiento”, un espacio dedicado a intercambiar habilidades y experiencias entre los empleados, una plataforma que permite publicar información y recursos, comentar y compartir datos, participar en debates, proponer temas, etc. Además tiene un repositorio de recursos de formación en aquellas habilidades o conocimientos que más interesan a cada empleado. Además INDRA está utilizando ya las redes sociales para reclutar personal y potenciarse como marca.

Otro ejemplo es Telefónica que cuenta con la red YAMMER, en la que están unos 16.000 empleados y que forman comunidades para compartir experiencias, conocimiento y buenas prácticas, viene a ser como un canal de microblogging interno.

Lo cierto es que el empleado 2.0 ha venido para quedarse, asi que es mejor ir dándole paso, porque su realidad es inevitable.

Son las dos menos veinte de la tarde. No llueve en Pozuelo y no se si lloverá alguna vez y la temperatura exterior es de 17 grados. El mundo está cambiando, y eso me gusta

No somos pájaros en un jaula virtual

Como una es mujer y puede hacer varias cosas a la vez – que no se moleste ningún varon ¡Por Dios!- mientras estaba escribiendo unos guiones he escuchado una estupidez, de esa que se te graba a fuego en el corazón digital, también llamado kernell, cariñosamente. Cito textual: “Lo de Valencia y twitter?… Bah… son solo pajarillos piando dentro de una jaula virtual… de ahí no van a salir…”

He terminado mi guión, como mandan los cánones, y “dopo” – que dicen los italianos- he afilado mi lápiz virtual para comentar sobre la frasecita de autos.

Como se puede estar tan “herrado de las cuatro patas”. Hay gente que aun no ha entendido nada. Precisamente ayer, mientras tomaba unas cañas con mi buena amiga Mari Luz Congosto – una de las mujeres que llevan más tiempo estudiando el comportamiento en redes sociales y microblogs de España, y que más sabe de ellas – comentábamos que eso de que ser un internauta iba mucho más allá de entrar en facebook y twitter de vez en cuando, o darle clicks a páginas de internet. Pero algunos como el autor del comentario citado líneas arriba, se han quedado en la mera anécdota del sistema.

La condición de Internauta va dentro de uno mismo, y conlleva una filosofía de vida de hiperconexion, de conversación  y, lo que es más importante, una filosofía  de compartir, que muy pocos están dispuestos a llevar a cabo. Compartir esa es la palabra clave, compartir información, compartir conocimiento, y desde luego esto lleva consigo un cambio de mentalidad absolutamente radical y que dista mucho de lo que había hasta ahora.

La Comunicación total y en tiempo real permitida por la tecnología hace que el escenario de la vida real cambie radicalmente, y esto el internauta de verdad lo sabe. Además esta comunicación y esta manera de compartir hace que se produzca una ausencia de líderes a la manera tradicional, y las personas de referencia, obviamente también pierden su preponderancia. De poco sirve que alguien que detenta el poder en la vida real haga públicas unas declaraciones para poder paliar alguna situación comprometida, cuando miles de voces virtuales – caso de twitter- están compartiendo en ese momento información, están hiperconectados, y además están conversando y opinando sobre el mismo tema, en un sentido totalmente contrario. Afortunadamente el líder de la vida real se diluye, para dar paso al liderazgo colectivo, que además usan eso de la inteligencia colectiva – que tanto le cuesta entender a alguno- y que es también uno de los rasgos característicos del internauta.

La clase política española, y también muchos compañeros periodistas,  salvo honrosas excepciones, está aún muy lejos de tener la condición de internautas, y por eso se admiran, se sorprenden, se asustan, algunos verdaderamente se “pavorizan”, y se mofan de asuntos tan serios como twitter y demás vías de hiperconexión. Así les va, mientras los ciudadanos, que como siempre van al ritmo que marcan los tiempos, llegan siempre antes que ellos.

Llevo mucho tiempo viviendo en red, de ahí el título de este blog y del anterior, y me va bien, incluso para temas personales,  y ahora más que nunca estoy viendo los resultados,  porque eso de la vida en red forma parte, casi la más importante de la idiosincrasia de un internauta, aunque algunos, crean que la red solo sirve para “pescar” y que solo hay que echarla cuando les arde el culo, o cuando están en periodo electoral.

Afortunadamente seguiremos piando, pero no estamos dentro de la jaula, estamos volando fuera, volando alto, en un sitio cuasi inalcanzable, que no se ve, que no se toca, pero que existe y está ahí todos los días. Vaya que si está ahí, y de qué manera…

Son las dos y cuarto de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados. Siempre me ha gustado el canto de los pájaros…