Libertad de Prensa

Duele twitter, hoy día de la libertad de prensa, duele porque los hashtag que me encuentro relacionados con la fecha hablan de lo contrario #nodespidos #informacionveraz #gratisnotrabajo #sinpresiones #periodigno #contralaprecariedad, y dentro de cada uno de ellos hay muchos twitts que evidencian lo lejos que estamos de un marco idóneo para que esa libertad de prensa se cultive, se mantenga, se materialice en los medios. La crisis llega a todas partes, pero cuando toca pilares fundamentales sobre los que se sustenta la sociedad democrática como es el periodismo libre y crítico, es mucho más grave. La Sociedad de la Información de la que tanto hablamos en la red parece que ahora no está en sus mejores momentos, y además nos aleja de la sociedad del conocimiento, que debería ser el siguiente paso, porque sin el paso previo de la información, el conocimiento se diluye, y difícilmente se comparte.

No hace falta explicar aquí, ni en ningún otro foro, que las editoriales de los grandes medios de comunicación de este país, están cada vez más pegadas al poder de uno u otro signo, se asocia tal o cual periódico o cadena de televisión o incluso ya algunos medios digitales con la etiqueta de un grupo de poder bien político, bien económico, y desgraciadamente el pensamiento crítico se queda ya en conductas individuales de los periodistas, no todos además, que desaparece a la hora de sentarse frente al teclado de la redacción de turno, del medio de turno, bajo el editor de turno, en el momento de elaborar la noticia.

Ya ni siquiera se puede decir, como hace unos años, que Internet es la última trinchera de la democracia o de la libertad de expresión, aunque si quedan en los mundos digitales, algunos espacios, como el caso de twitter, donde curiosamente son los ciudadanos los que dan la batalla más importante en esto de contar lo que pasa sin intermediarios convenientes, frente a los periodistas que también estamos presente en ese hábitat digital llamado twitter, que muchas veces no somos tan explícitos a la hora de contar la noticia sin servir a ningún amo.

Tal vez la reflexión de hoy es si lo ciudadanos queremos periódicos en vez de boletines, o radios en vez de altavoces, o teles en vez de escaparates, y no vale con mirar para otro lado y pensar que nosotros no somos participes de todo esto. La responsabilidad sobre el rigor y la calidad de lo que escribimos recae directamente sobre nosotros mismos, ya seamos ciudadanos de a pie o periodistas. Claro que podemos seguir por la línea que llevamos y al final, perderemos todos, los ciudadanos porque perderán el derecho a recibir una información veraz, los periodistas porque perderemos la esencia de nuestro trabajo, pero también las grandes empresas de comunicación porque el negocio será tan vano, tan futil y tan zafio, que pocos van a querer comprar ese producto.

Sintiéndolo mucho, me temo que hoy hay poco que celebrar.

Son las cuatro menos cuarto de la tarde. Llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados. No obstante sigamos conversando, porque tal vez podamos vivir sin pan, pero no sin esperanza

Anuncios

Bajo el síndrome de Oliver Twist

Esta mañana el primer pensamiento que me ha venido a la cabeza –lo cierto es que me ronda desde ayer- es que me parece que los trabajadores del RTVE, estamos viviendo el síndrome de Oliver Twist. Es decir que la orfandad más absoluta nos circunda día a día, y me veo con un balde de hojalata caminando por las calles de un Londres decimonónico a la merced de una suerte incierta. Últimamente es la peor de mis pesadillas.

Desde el pasado viernes las cosas están aun peor, pues el Partido Popular ha puesto en marcha el cronometro de la cuenta atrás, dejando claro que la ley permite el uso de “la transitoria” para la elección de presidente en RTVE, es decir que tendríamos un candidato sin la aprobación de los 2/3 de la cámara. Este mecanismo, aunque algunos anden rasgándose las vestiduras y clamando al cielo, es legal, aunque desde luego no es una buena noticia para los que trabajamos en la radiotelevisión pública de este país.

Supongo, porque de momento tengo que suponer y pensar en positivo, que esta maniobra por parte del Partido Popular es una llamada de atención al Partido Socialista para que entren en razón y, se sienten de una buena vez, para cerrar no solo el nombre del presidente, sino lo que es más importante, que se concrete un plan definitivo y viable para que la esencia de la radiotelevisión pública no se desvirtúe más de lo que está ya en estos momentos. Claro que la reacción del PSOE, ha sido cuanto menos, llamativa – hoy estoy suave, no quiero exabruptar-, poniendo la cuestión al nivel del escándalo más absoluto.

Personalmente, estoy harta de escandaleras, de frases demoledoras y grandilocuentes, y de esa actitud tan sumamente infantil del PSOE, de me opongo a todo, y o todo blanco o todo negro, pero si tanto parece que le interesa al Partido Socialista que la tele como dicen ellos (la palabra radio siempre olvidan pronunciarla) sea un espacio de libertad de opinión y de información tienen hasta junio para consensuar el nombramiento, y lo que es más importante las líneas de actuación y, por lo menos si son “tan limpios” como pretenden ahora, por lo menos deberían dar un mínimo de transparencia a esas negociaciones que “haberlas hailas”, pero que hasta día de hoy todos desconocemos, o que conocemos por filtraciones o rumores, pero que  han tenido mucho cuidado de no comunicarnos.

Lo que más me preocupa es que hablan de nosotros como si fuéramos un abstracto, pero la radiotelevisión está compuesta por personas, por profesionales, que hacemos cada día nuestro trabajo como mejor sabemos, y sobre todo como mejor podemos, porque a veces, y tengo que ser sincera, querer no es poder. Y estoy hablando de los profesionales, y no de las estrellas, o de los amigos de las estrellas, o de los directivos o de los amigos de los directivos, que por cierto son los que se proyectan más hacia fuera, dando una visión muy distorsionada de la plantilla. Sobre estos temporeros priman los intereses de partido, o de poder, o lo que es peor de dinero, porque desde hace ya mucho tiempo, aquí hay mucha gente que viene de fuera, a pasar una temporada, a utilizar los recursos que tenemos, a catalpultarles cuando sus cotas de popularidad rozan el abismo, y lo que es peor a hacer caja, que poco o nada les interesa el servicio público, la información veraz y equilibrada, y los intereses de los ciudadanos. Frente a estos, la plantilla sigue trabajando, en muchos casos para mayor gloria de ellos, y haciendo de tripas corazón observamos cómo hacen “maniobras orquestales en la oscuridad” para recolocarse o para salir lo menor dañados posibles, caiga quien caiga, gasten lo que gasten, o sufra quien sufra.

Mientras ahí fuera hay gente que sigue negociando con nuestras vidas, con nuestras carreras profesionales, sin impórtales nada más que ver si es suyo o del otro el que se sienta en el sillón de la presidencia.

El Gobierno tiene su responsabilidad en este asunto, la de dotar cuanto antes de un presidente y de un plan de acción, y desde luego hacer todo lo posible para que no se produzca el escenario de una mayoría simple, pero la oposición tiene también su parte en este asunto, y es su deber hacer todos los esfuerzos posibles para que haya un consenso y se camine dentro de la vía institucional hacia una radiotelevisión de todos, porque esa política continua del PSOE, o tal vez solo de Rubalcaba (solo escucho su voz últimamente, hay demasiado silencio a su alrededor) de acoso y derribo contra el gobierno no termina de gustarme, y entiendo que hay otros intereses mucho más cercanos a la consecución del poder, que a las necesidades de la ciudadanía.

Trabajo en la RTVE porque creo en ella, porque entiendo que es un sustento imprescindible para el sistema democrático, porque debe ser (aunque aún no lo hayamos conseguido) un garante de la pluralidad de los españoles, porque creo que la calidad a veces está muy lejos de los grandes números de las audiencias pero que es necesaria, porque creo en se debe mantener la independencia en el ejercicio de la profesión al margen de otros grupos mediáticos donde lo comercial o lo político priman, porque debe haber un medio público donde se mantenga el espíritu crítico gobierne quien gobierne, porque la información no debe tener color ni dueño, en fin, porque aunque haya pasado por muchos desengaños profesionales aun creo en el purismo de la profesión del periodismo, que es la que ejerzo.

Por eso, quiero dejar de levantarme cada mañana sin pensar que cada día que pasa me mimetizo más con personajes de Dickens, y venir a trabajar sin ese peso de la angustia que produce saberse una ficha blanca o negra, de esta partida de ajedrez maquiavélica, que andan jugando, ahora ya a toda prisa.

Es la una menos cuarto de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados. Espero fervientemente que no se cumpla la frase que circula por los pasillos de RTVE: “No podemos estropear una gran temporada de fracasos, con un gran éxito” Por Dios, que no se cumpla

RTVE, más allá de un nombramiento

Las quinielas se han disparado esta semana sobre quien va a ser el próximo presidente del Consejo de Administración de RTVE. Andan por la red circulando unos cuantos nombres de gentes cercanas al Partido Popular que me han hecho, como poco sonreír, y no reír, no llego a tanto, ya que esa persona que ocupe el cargo de Presidente de RTVE, va a ser el que va a tener que poner en marcha, eso que llaman el nuevo modelo que tiene pensado el Partido Popular para la RTVE, que aun desconocemos, y del que solo sabemos que su presupuesto será de 1000 millones de euros, 200 menos de lo que hasta ahora se había asignado para el funcionamiento de la Corporación.

Se barajan los nombres de Zaplana o Elvira Rodríguez, el primero no se exactamente porqué, pues por mucho que he leído en la red sobre el rumor, no logro discernir a que obedece exactamente. Desde luego me temo mucho que el PSOE, y más ahora con Rubalcaba al mando, desecharía de inmediato, seguramente, aportando los motivos de su digamos “extraña” dirección al frente de la televisión valenciana, y su desafortunada gestión en el caso de Terra Mítica. Para no llegar a un acuerdo sobre este candidato ni siquiera tendrían que aportar razones de independencia.

En el caso del otro nombre que anda circulando por ahí, el de Elvira Rodríguez, el rumor debe venir de eso que dicen que dijo Rajoy: “mujer, que sepa de cuentas y que salga mucho en los medios”, pero creo que tampoco el PSOE, aceptaría, ya ha sido ex ministra de Aznar, y además colaboradora de Esperanza Aguirre, con lo cual el PSOE, en este caso, pondría encima de la mesa el asunto de la independencia.

Lo cierto es que bajo el tema frívolo de quien va a ser o no ser el Presidente de RTVE o los miembros del Consejo de Administración, subyace un verdadero problema, que es que no hay demasiado tiempo para sacar adelante la corporación con ese presupuesto de 1000 millones de euros.

Seguramente, estaréis pensando que 1000 millones de euros es mucho dinero, y que como no se va a poder hacer radio y televisión pública con esa cantidad. Por supuesto que se puede, pero no de golpe, bajo el lema de ya y ahora. RTVE, como ya he contado en un post anterior, tiene un funcionamiento como cualquier otra empresa, en este caso pública, y como cualquiera tiene unos presupuestos que se ajustan a unas previsiones y a unos gastos comprometidos con anterioridad, eso supongo que todo el mundo lo sabe, y un recorte como ese drástico e inmediato, solo puede llevar a generar una situación caótica y de destrucción, que supongo que no será esa la intención del Partido Popular, porque si lo es, me parecería una argucia terrible, más propia de desaprensivos que de servidores públicos.

Así, que tal vez, no lo han pensado bien del todo, probablemente acuciados por otros problemas que tiene el país, y que hacen que esto de la tele y la radio pública se diluya, pero el caso es que para que ese presupuesto de 1000 millones de euros pueda convertirse en una realidad y en un verdadero ahorro para el estado, tiene que venir acompañado de un modelo, o del que existe porque también puede se valido, pero con una ejecución marcando tiempos y desarrollos paulatinos para la adaptación a la nueva situación económica. El recorte de 200 millones no puede ser de hoy para mañana, eso no lleva a ningún lado, y si en cambio generan un calendario de adaptación a esos recortes, que pueden ser menores este año, e ir subiendo paulatinamente, según se vaya encauzando la situación, incluso es posible que aun se pueda ahorrar más.

Lo importante no es el nombre del que se va a sentar en la presidencia, lo importante es saber cual es el plan, si ese plan que proponen es viable, y de que manera se va a llevar a cabo, lo demás son noticias de vanidades, que no nos llevan a ninguna parte. Y además, lo siguiente de mayor importancia es saber si el Partido Popular y el PSOE son capaces de llegar a un acuerdo sobre el candidato en cuestión, pues el tiempo pasa, y la situación sin plan de ejecución cada vez se deteriora más.

Lo que más me preocupa es que he escuchado y leído algunas opiniones de lo muy conveniente y ahorrador que sería la desaparición de la radio televisión pública, algo que realmente me admira, pues no daré nombres, pero parten de personas que se supone que tienen conocimiento de la política y la sociedad españolas. Les recordaría que, por si no la han leído aun ( a veces me temo que es así) tomen un librito, que debería estar en todos los hogares españoles, llamado Constitución Española, y allá por sus artículos 20 y 128, en los puntos 1 y 2, los lean con atención dilecta. Allí está el principio de todo, claro que es posible que ni siquiera entiendan lo que leen, pero pueden preguntarle a algún constitucionalista y ya verán que fácil es de entender lo que allí está escrito.

Son las nueve de la noche. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 2 grados. Los que trabajamos en esto de informar deberíamos ser más serios en este tipo de cuestiones y no andar contando que si este, que si el otro, que si el de más allá, y centrarnos más en explicar cuales es la problemática que acontece. Aunque esto, a lo mejor, forma parte de lo que se llama Infoentretenimiento (acabo de leer el libro Periodismo en televisión. Nuevos horizontes, nuevas tendencias, publicado por Editorial Comunicación Social), pero otro día escribiré de ello.

Otra radio televisión pública es posible

Un momento de descanso que aprovecho para escribir esta mínima anotación en el blog. No tengo a penas tiempo, así que más adelante desarrollaré, tal vez, la idea.

Nos pasamos la vida los profesionales de la comunicación dándole vueltas a algunos temas, que la verdad tienen una fácil lectura, y es el caso de la radio y televisión pública, bien a nivel nacional como a nivel autonómico. La conclusión a la que hemos llegado,  es realmente perversa, y es bastante plana también por cierto: Las radios y televisiones públicas  nos llevan a la ruina económica, y  este país más que disfrutarlas las está sufriendo. ERROR

El modelo de radiotelevisión pública es algo absolutamente normal y viable, y además necesario en una sociedad plural como la que vivimos, solo hay un pequeño problema, y es que sería de agradecer que estos medios estuvieran bien dirigidos, por profesionales de la información, con perfiles de honradez, rigurosos en la confección de la noticia, sin intereses y obligaciones a empresas de terceros, preocupados por la transparencia en la gestión, desobedientes al político predominante de turno (que eso de la obediencia política en asuntos de información es una cosa muy fea) en fin, para no dar tantas vueltas, como dicen en el Sur: buena gente, y no lo que hemos tenido hasta ahora, que ha llevado a una falta absoluta de credibilidad y confianza en las radio televisiones de titularidad pública.

Y para que nos vamos a engañar, todas y cada una de las cadenas, incluida en la que trabajo (lo mismo me expedientan de esta) han sido usadas por la clase política, cosa que ya está bastante mal, pero lo que es peor, han generado un alto coste a las arcas del estado, pero no volcado en la mejora de la información, sino para mayor gloria del Director o Presidente de la cadena de turno y empresas afines al susodicho (Cuando recuerdo la etapa de Luis Fernández al frente de RTVE, aun me entran escalofríos).

Y desde luego lo que hay que dejar claro es que esos costes y esas manipulaciones no son, ni por asomo, responsabilidad de los trabajadores que estamos en ella. No es nuestra responsabilidad ni dirigir, ni planificar, ni gastar, ni organizar, ni contratar… es de la dirección (la mayor parte de las veces de gentes fuera de la platilla), y ella es la que marca el rumbo que sigue la cadena.

Si Rajoy hiciera eso que se lleva tanto de “una apuesta” por generar radio televisiones públicas independientes, dedicadas al servicio público, con transparencia y control en sus presupuestos estoy segura que pasaría a la historia, no sé si a la historia política, pero si a la de la comunicación, pero albergo mis dudas (razonables por cierto), todos nos miran con ojos golositos, y todos esperan que al tocar poder les llegue la hora también de utilizarnos para su beneficio, así es como ha sido hasta ahora, claro que los tiempos cambian, sino seguiríamos en las cavernas, y todo es posible. Yo sigo albergando la esperanza, aunque ya sabéis los que me leéis, que soy una optimista impenitente, que soy de esas que si alguna vez me da un infarto pensaré que es una corazonada.

Son las cuatro menos cuarto de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados. Lo mismo de esta arreglamos… Por cierto hoy es San Francisco de Sales tal vez tengamos que encomendarnos…

Por qué hicimos la huelga en RTVE

Esto es la trascripción de un correo electrónico.  Lo ha enviado un compañero de RTVE que pide guardar su identidad. Es decir: no es un reenvío de otras fuentes, es un mensaje directo de la fuente original. 

Llevo varios días pensando en escribir un post, que deje bien claro a los ciudadanos porque hemos hecho la huelga del 3 de Marzo en RTVE, ya no me hace falta pensar más, porque este compañero lo explica perfectamente. 

“La mayor parte de los que recibís este mensaje, sabéis que trabajo en RTVE. No son buenos tiempos para nadie y en nuestro caso, las cosas tampoco están muy bien. Me permito enviaros un escrito realizado por compañeros de la casa, para que sepáis, exactamente, lo que pasa con la televisión que pagamos entre todos. Gracias

Frente a la campaña interesada que se está haciendo desde el gobierno de cara a la opinión pública sobre las bondades de la retirada de la publicidad de TVE y a la creencia popular -también interesada desde el gobierno- de que los trabajadores estamos muy bien pagados y trabajamos más bien poco, algunos compañeros hemos decidido exponer a la luz pública la realidad de lo que está pasando aquí dentro y el futuro incierto que ahora mismo tenemos todos los trabajadores y trabajadoras de la Corporación RTVE.
Idealmente recurriríamos a los medios de comunicación para denunciar la situación del personal de CRTVE, pero experiencias anteriores demuestran que las distintas empresas de medios de este país han establecido pactos de silencio a la hora de informar sobre malestar de trabajadores, movilizaciones o huelgas en medios de comunicación por aquello de qué pasará cuando me toque a mí. Por si esto fuese poco, nunca antes desde la llegada de la democracia se había dado en este país tal concentración de medios de comunicación progubernamentales (SER, La Sexta, Cuatro, El País, etc.).

Somos conscientes de las dificultades económicas que están atravesando muchos ciudadanos y de los índices de paro. También nos consta que el hecho de quejarnos en la coyuntura actual podría resultar para algunos, cuando menos, poco ético: al menos tenemos trabajo. No obstante, precisamente porque queremos conservar nuestros trabajos y porque nos negamos a que se engañe a la ciudadanía respecto de lo que pasa en una empresa que financian parcialmente con sus impuestos, nos gustaría hacer
llegar este escrito a cuanta más gente mejor.

Vaya por delante la aclaración de que el personal de CRTVE no tiene categoría de funcionarios públicos. Se trata de personal laboral de una empresa pública. No tenemos ninguna plaza en propiedad y podemos perder nuestros puestos por ejemplo mediante un Expediente de Regulación de Empleo con las indemnizaciones que fija la ley o que en su caso se pactasen. Nada de esto sucede en el caso de los funcionarios.

Una vez aclarado este punto, pasamos a enumerar los problemas que se están viviendo en la empresa.

Desde hace algún tiempo, la mayor parte de los programas de RTVE están en manos de productoras aunque se le venden al público como programas de producción propia de RTVE cuando en realidad no hay trabajadores de la casa implicados en ellos pese a contar con personal y medios suficientes. Esto, que venía siendo lo normal en series y programas de ficción (“La señora”, “Águila roja”, “Cuéntame”,…), se ha hecho extensivo ahora a la mayor parte de las retransmisiones  deportivas y a las de la Lotería Nacional, adjudicadas a la empresa Mediapro, una de las principales accionistas de La Sexta a través del grupo Imagina. Mientras tanto en el parking de unidades móviles de Prado del Rey hay paradas 25 unidades móviles de televisión y su correspondiente personal sin hacer nada pero pagadas con dinero público.

El argumento esgrimido desde la dirección de la empresa es que el personal propio resulta más caro que la subcontratación a una productora para hacer el mismo trabajo. Para justificarlo ante el Consejo de Administración de CRTVE y el Parlamento se ha ideado una contabilidad perversa que funciona de la siguiente manera: se deja a los trabajadores parados asignándoles únicamente unas pocas horas de programas a la semana y entonces se dividen sus sueldos mensuales por el número de horas de programa que han hecho durante el mes –NO POR EL NÚMERO DE HORAS DE JORNADA LABORAL COMPLETA-. El resultado son unas cantidades desorbitadas por hora de trabajo. Como ejemplo particular el de la categoría de Técnico Superior de Imagen (cámaras, controles de cámara, gruistas, fotógrafos). Su sueldo base es de 1.224 euros mensuales. Según la empresa cada uno de estos profesionales le cuesta 76 euros por hora. De acuerdo a este cálculo para nuestra jornada de 35 horas semanales deberíamos estar ganando ¡10.640 euros al mes! A renglón seguido se alega que como somos tan caros hay que darle el trabajo a una productora porque sale más barato. Es decir, nos dejan sin trabajo para poder justificar a posteriori la externalización.

La mayor parte de la subcontratación de servicios y programas se está dando a Mediapro o a empresas de su mismo grupo. No es ningún secreto que la empresa Mediapro, además de formar parte del grupo Imagina, accionista de La Sexta, está vinculada al PSOE habiéndose encargado de la campaña de este partido en las últimas elecciones generales. También se están externalizando programas y servicios que van a parar a la productora que dirige el marido de la ministra Carme Chacón.

Se invirtió dinero público en la compra de varias furgonetas equipadas con equipos de transmisión en directo vía satélite, denominadas Unidades Terrenas para hacer reportajes en directo en programas como “España Directo” y para informativos. Se firmó un acuerdo con los representantes de los trabajadores para aceptar unas condiciones especiales para operar estas unidades terrenas –por cierto poco justas para los trabajadores ya que se saltaban el convenio- y se dieron los cursos correspondientes para su manejo. Pues bien, estas unidades llevan más de un año paradas en los parkings de los centros de TVE y mientras se siguen subcontratando estos servicios a Overón, empresa participada por Mediapro.

La grabación del último discurso de Navidad del rey se realizó con una unidad móvil de Alta Definición subcontratada a otra empresa mientras que la de TVE se quedaba en el garaje con la excusa de que era demasiado grande para instalarla en el Palacio de la Zarzuela cuando lo cierto es que si algo sobra allí es espacio.

Se reconvierte a trabajadores de edición de vídeo con años de experiencia a otras áreas, se dejan las cabinas de edición de vídeo sin utilizar y luego se subcontrata la edición de los programas adivinad a qué empresa…. Efectivamente, a Mediapro. La excusa esta vez es que no tenemos editores de vídeo. Naturalmente, previamente se los han quitado de encima. Por otro lado, en RNE se ha externalizado mediante la contratación carísima de “colaboradores” ajenos a la empresa en la mayor parte de la programación, y en los principales programas, incluso en la dirección y subdirección de los servicios informativos.

Con la llegada hace tres años del ex presidente de la Corporación RTVE Luis Fernández, se introdujo también un equipo de nuevos directivos que se trajeron de otras televisiones y productoras –hasta un total de 97- y se apartó a los profesionales que llevaban toda la vida en la empresa de los mismos puestos de dirección. Incluso se crearon puestos de dirección que no existían previamente. Todo este equipo se contrató a golpe de talonario con sueldos astronómicos.

El recientemente cesado Javier Pons, ex director de TVE, se ha marchado con una indemnización de 200.000 euros, su salario anual mientras estuvo en el cargo. Pons venía del entorno de La Sexta.

– Mientras tanto, la mayoría de los estudios de TVE se mantienen vacíos o  con un programa al día en el mejor de los casos y a los trabajadores se les recortan los pluses y las dietas en los viajes cuando se les requiere para hacer retransmisiones o programas fuera de sus centros de trabajo, enviándoles, por ejemplo, a Sevilla para retransmitir una carrera de caballos, haciéndoles ir y volver el mismo día y dándoles un bocadillo para comer.

Esta es la realidad de RTVE. Al espectador solo le llega el hecho de que ahora tiene una televisión pública sin publicidad pero no se le dice por donde se está yendo el dinero ni que –a pesar de lo que difunden algunos medios- el presupuesto de CRTVE es de los más bajos de una radiotelevisión pública europea: mil setenta y cinco millones de euros frente a los más de cuatro mil millones de la BBC o a los tres mil de la televisión pública francesa, por citar a dos. Pero además la decisión tomada el año pasado por el gobierno de Zapatero y tramitada por la vía de urgencia mediante decreto ley -¿qué prisa habría?-, no se limitaba a quitar una de las fuentes de financiación de RTVE mediante la supresión de la publicidad, sino que se limitaba la programación en favor de las cadenas privadas. La propuesta es que el Estado financie la mitad del presupuesto y la otra mitad provenga de una tasa que se cobrará a las televisiones privadas y a las empresas de telecomunicaciones sobre sus ingresos. El resultado ha sido que no solo algunas de estas empresas se han negado a pagar esta tasa y la han recurrido en los tribunales, sino que además la Unión Europea la considera ilegal.

A fecha de hoy sigue sin estar claro de donde saldrá el dinero para cubrir la mitad que no financia el Estado de un presupuesto ya de por sí escaso. Sin embargo sigue habiendo productoras vinculadas a televisiones privadas aumentando su facturación a costa de la televisión pública mientras ésta mantiene a su personal sin trabajo y sus instalaciones y equipamiento parados.

Os pido que difundáis este mensaje en vuestro entorno, ya que es la única manera de que la verdadera situación de la radiotelevisión pública, llegue a la gente ajena a los medios y de que, entre todos, contribuyamos a salvar puestos de trabajo y a detener un sangrado del dinero de todos, logrando una RTVE que realmente nos merezcamos y de la que podamos sentirnos orgullosos.”

Son las nueve de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 2 grados.  Durante la jornada de huelga la empresa vulnero en multitud de ocasiones el derecho a la huelga y hoy despues de una semana de la jornada de huelga lo único que ha hecho la dirección de RTVE es poner de vuelta y media a los representantes a los trabajadores y mirar para otro lado. Sigue sin sentarse a negociar NADA. Esto es lo que hay.

En RTVE vamos a la huelga

 

Desde esta noche a las 00:00 horas hasta mañana a las 00:00 los trabajadores de RTVE iremos a la huelga. Los motivos siguen siendo los mismos que los que os comentaba en el post de hace unos días https://martanauta.wordpress.com/2010/02/17/una-huelga-de-conciencia/. Practicamente nada ha variado. Miento, vamos a peor, ayer en el Consejo de Administración de RTVE se propuso por parte del Director de TVE cerrar definitivamente la 2. Afortunadamente, los consejeros votaron en contra de la propuesta.

La radio y televisión pública no puede ser un colocadero de amigos y productoras, es y debe ser un servicio público para todos y hecha por todos, por eso nosotros haremos la huelga, pero si tu que lees esto ahora, no eres trabajador de RTVE, también puedes ayudar contándolo en tu blog, si lo tienes o haciendo comentarios sobre esto, en otros blogs y medios de comunicación interactivos. También puedes contribuir apagando la tele y la radio. “No la enciendas” sobre todo a la hora del partido de ESPAÑA, porque lo único que les preocupa es que mañana la gente no vea el futbol. Asi de crudas son las cosas.

Son las ocho y cuarto de la noche. No llueve en Aravaca y la temperatura exterior es de 10 grados. Los que somos de la radio y de la tele nos vemos en Prado, en Torre y en los centros de trabajo, y los que están al otro lado de la pantalla o del receptor, que no se te olvide: NO LA ENCIENDAS. Y si tienes ganas acude a las puertas de Prado del Rey y de Torreespaña para solidarizarte con nosotros. BASTA YA