#ConciliarEsUnDerecho

padre-e-hijo-PESCANDO-300x200

El 13 de Julio del año pasado José, un cocinero del Centro de Referencia Estatal de Atención al Daño Cerebral de Madrid pidió a la dirección del centro retrasar en una hora su entrada al puesto de trabajo ya que, con su horario no tenía posibilidad alguna de llevar a su pequeño a la guardería, un centro de la red pública de la Comunidad de Madrid.

José entraba a trabajar a la misma hora en la que abría la guardería, la escuela infantil: a las 8.00 de la mañana, con lo cual era materialmente imposible estar en los dos sitios a la vez.  La dirección de su empresa se negó a aceptar la modificación y José decidió llevar el asunto a los tribunales.

Esta semana  el juzgado Número 18 de lo Social de Madrid, acaba de dictar una sentencia que obliga a la empresa a permitir que José retrase una hora su entrada al trabajo para que le dé tiempo a llevar a su hijo a la escuela infantil.

Que José pueda llevar a su hijo a la guardería sin perder su puesto trabajo es ya importante, pero hay algo más, la magistrada de este Juzgado sienta bases fundamentales para la conciliación, como por ejemplo en último párrafo de la sentencia, cuando  afirma que  “No pueden prevalecer las dificultades organizativas sobre la protección jurídica de la familia que deben garantizar los poderes públicos”.

Tomen nota y piensen antes de denegar un permiso a un padre o una madre para llevar a su hijo a la escuela o a la guardería,  piensen que sin los niños y las niñas no habrá futuro, no habrá nada, no habrá vida… y por supuesto no habrá negocio.

Son las 9 de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 8 grados. #ConciliarEsUnDerecho

 

Anuncios

8 de Marzo: Nadie hablará de nosotros cuando estemos … vivas, ni muertas

 

desigualdad
La ansiedad con que algunos en esa semana se entregan a defender “supuestamente” algunos derechos de la mujer me escama sobremanera. Que los temas de igualdad son un instrumento político y en algunos casos económico -no hay que quitar la vista de algunas empresas que quieren hacer del tema “Mujer” un negocio- , no es un secreto.

Ahora el tema del aborto, por ejemplo, es piedra de discusión entre la derecha y la izquierda, y lo que no se dan cuenta algunas y algunos es que en todo este zafarrancho, la mujer, las mujeres no somos más que el campo de batalla.

Desde luego, salvo en esta semana, o como mucho la que viene, no veo a estos defensores, que ahora están tan entusiasmados con el tema del aborto, pues que duda cabe, que son votos fáciles para la contienda europea, ni minimamente preocupados por lo que de verdad nos sucede, como por ejemplo la tremenda desigualdad salarial a la que estamos sometidas, la desigualdad en el acceso a los puestos de dirección, la ausencia casi completa de los centros de mando de las empresas públicas o privadas, los horarios leoninos, unos horarios que nos impiden ya ejercer el derecho a la maternidad, un tema que está haciendo que las españolas dejemos de tener hijos, o por lo menos los hijos que queremos o la publicidad sexista con la que las televisiones nos bombardean cada día…

Son muchos los ejemplos, muchísimos, y no encuentro que estos defensores circunstanciales de la causa “mujer” levanten excesivamente la voz, bueno salvo en el tema del aborto, que parece que vende mucho eso del el derecho a decidir sobre nuestro propio cuerpo. Por supuesto que quiero decidir sobre mi propio cuerpo, pero antes, mucho antes, lo primero que quiero decidir es sobre mi propia vida. Quiero ganar igual que los hombres con los que me siento a trabajar cada día, quiero tener la posibilidad de llegar a la dirección de la empresa sin ser una mera consejera decorativa para acallar las conciencias y dar mejor imagen, que es lo que hasta ahora sucede; y llegar a las direcciones que tienen poder de decisión, y no a aquellas que le llaman “marías”, el único hueco que hasta ahora nos dejan los hombres. No quiero lo que sobra, quiero lo mismo, quiero una corresponsabilidad con el varón, y un horario que me permita desarrollarme profesionalmente, tener tiempo de ocio y atender a mis hijos y a mis mayores, quiero poder tener hijos sin tener que abandonar mi carrera por la maternidad o la crianza, o que se vea frenada por ese hecho, porque ser madre, además de un derecho, es una función social de las mas importantes para perpetuar la sociedad y hacerla sostenible.

No escucho en esos discursos reivindicativos de esos que esta semana se aprestan a hablar de nosotras y por nosotras, nada de eso. El sábado se conmemorará el día de la Mujer, y probablemente, vamos estoy segura, que todo lo que llegue a mis oídos girara sobre el proyecto de ley del aborto, y todos estos temas, que os he enumerado antes ,que son los que verdaderamente importan, porque son los que determinan la desigualdad en la que vivimos sumidas, quedaran opacados por cuatro eslóganes y muchos gritos, y eso si mucha palabra, mucha palabra pero pocos hechos.

El día 9 todo volverá a ser igual, igual para ellos, y desigual para mi y para todas las mujeres de este país, pero algunos habrán hecho caja para las elecciones europeas o caja para sus propios bolsillos, que de todo hay. ¿Sabéis a costa de que? De el derecho a decidir sobre nuestras propias vidas. Sin igualdad no hay derecho a nada, los desiguales, las desiguales, van en inferioridad siempre de condiciones, así que cuando vea a esos adalides convenientes y coyunturales batirse el cobre por lo que de verdad nos sucede a las mujeres, por la desigualdad patente y manifiesta que cada día se materializa en el trabajo y la vida de cada una de nosotras, entonces creeré que piensan en nosotras, en las mujeres, y no en su propio mantenimiento en el poder o en la manera de alcanzarlo a costa de cualquier cosa, incluido este tema sagrado para mi, para las mujeres, pero banal, superfluo y sustituible para ellos.

Que nada nos distraiga, que nada nos desuna, porque mientras no tengamos claro eso, el año que viene por estas fechas, tal vez tengamos una ley del aborto de plazos o supuestos, tal vez, pero lo que es seguro es que seguiremos siendo desiguales, y que salvo el derecho al voto, y alguna que otra minucia más, todo seguirá en la misma linea, una linea quebrada y descendente donde en la parte más baja del gráfico están las mujeres y en la más alta, seguirán estando los hombres.

Son las 7 de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 16 grados. Nadie hablará de nosotras cuando estemos vivas… aunque tampoco muertas... a los hechos de violencia de género me remito, con ese informe tan “bonito” de la Unión Europea, del que algunos diarios se han apresurado a sacar titulares, y en el que dice que España es uno de los países con menor porcentaje de mujeres que sufren violencia de género… lo que no dice el informe es que aquí, en España, aun muchos de estos hechos de violencia no se denuncian… o se silencian… o se esconden… porque aun hay muy pocas garantías, porque cuanto mayor es la desigualdad menos se denuncia, o no os habéis preguntado alguna vez que pasa con una mujer que vive en un pueblo de 1500 habitantes cuando después de recibir una paliza o ser insultada por su pareja se atreve a ir a ver al municipal o al guardia civil a contárselo y poner una denuncia… Pues haceros esa pregunta y ya veréis la respuesta que os pasa por la cabeza: Angustiosa…

Algo debe cambiar para que todo siga igual

“Si en el siglo pasado la tecnología remplazó a los músculos, en este siglo remplazará al cerebro”.

Ese es el futuro próximo que vislumbra Rohan Silva, experto en tecnología que hasta hace poco asesoró al gobierno británico. A la BBC le explicó, que todo está cambiando para profesiones que hasta hace poco no se veían amenazadas por las máquinas.

Mientras que millones de empleos del sector de la manufactura desaparecieron durante el siglo XX, las expectativas de la clase media seguían siendo el poder comprar una casa, tener trabajo y un nivel de vida que suele mejorar gradualmente con el tiempo. Sin embargo, en Reino Unido por ejemplo, los salarios de la clase media -que ha sido la base de la vida británica durante cientos de años- en los últimos cinco se han reducido en 10%.

La opinión ortodoxa es que el declive del nivel de vida de la clase media se debe a la crisis financiera y que apenas se recupere la economía, todo volverá a la normalidad. Pero, ¿qué pasa si esa creencia generalizada es un error? ¿Si la verdad es que los empleos de la clase media están desapareciendo para siempre?

Lo cierto es que la economía se está expandiendo pero la clase media no lo siente.  Vuelve a haber generación de riqueza pero se queda en manos de quienes ya percibían los mayores ingresos. En el medio, la creación de empleo está paralizada y los ingresos están estancados. Algunos piensan que la clase media se está muriendo, precisamente por esto por la falta de empleo, que suele ser su principal patrimonio

Nos hemos acostumbrado ya  a la idea de que la tecnología va reemplazando a los trabajos manuales, como los de las fábricas. Ahora, hay quienes creen que estamos en la cúspide de una revolución tecnológica, y que esto va a implicar que programas de ordenador van a hacer “trabajos de cuello blanco”, en campos como la administración, finanzas, medicina y el derecho.

El economista Tyler Cowan ha llamado la atención sobre ese desvanecimiento de las profesiones de la clase media. Cowan es, probablemente, el economista más relevante del momento, pues ha analizado el impacto económico que la tecnología está teniendo en los puestos de trabajo y en los salarios. En su opinión, la automatización de los empleos hasta su extinción está beneficiando a la clase alta pero empobreciendo a la clase media. “Lo que hemos observado en las economías occidentales durante los últimos 40 años es que la automatización ha remplazado más y más empleos en las fabricas. Y eso continuará. Cada año, las computadoras son más rápidas y la calidad del software mejora, con lo que más tareas pueden ser hechas mejor y más barato por ellas”.

Pero, ¿cuáles profesiones se ven más amenazadas por la avanzada de la tecnología?

“Los abogados, profesores o periodistas… su trabajo se puede automatizar en cierta medida, y esa medida crece cada vez más. Por ejemplo, ya es posible calificar exámenes en prosa con computadores y lo hacen bastante bien”, señala el economista.”No es que el cargo vaya a desaparecer completamente sino que el trabajo cambiará y posiblemente se necesitarán menos seres humanos en el proceso”.

“Así, incluso en los servicios legales, uno pensaría que un robot no puede ser un abogado, y eso es cierto, pero las búsquedas computarizadas están haciendo el trabajo que solían hacer los abogados asistentes. Incluso en diagnóstico médico. Estamos a 2 o 3 años de tener el programa de inteligencia artificial llamado Watson que lo hará mejor que virtualmente todos los doctores”, le cuenta Cowan a la BBC.

La economía está creando nuevos cargos con altos salarios en los sectores comercial, de informática y financiero, pero no muchos. En términos de creación de empleos, la mayoría -4 de cada 5- son de los que pagan poco y no ofrecen contrato fijo. Según Cowan, el aumento de oferta de empleo en la parte inferior de la escala de ingresos se debe a que hay ciertas tareas que la tecnología sencillamente no puede remplazar… todavía.

“Piense en el sector de servicios, la persona que lo recibe cuando llega a un restaurante, aquellas que le asisten con cosas pequeñas, en las grandes tiendas de departamentos, en los supermercados. Quizás su teléfono inteligente puede ayudarle pero esos empleos seguirán proliferando”. El economista vaticina que la desigualdad aumentará, que “habrá más gente de clase media baja a la que le quedará difícil pagar algunas de las necesidades básicas y eso es un problema. Creo que tendremos un gran boom tecnológico pero la ganancia no será distribuida equitativamente”.

Cowan añade que “No es que no habrá empleo para los seres humanos, sino que los nuevos empleos del futuro girarán alrededor de una cuestión: ¿puede trabajar bien con estas máquinas? Cowan aconseja que si ahora el trabajador no maneja bien el tema de la tecnología, ahora es el momento de entrenarse, pues no queda mucho tiempo “Si uno estudia inteligencia artificial y aprendizaje automático, y se involucra con el proceso de hacer más productivas a las computadoras y hacer que las computadoras lo hagan a uno más productivo, en el futuro probablemente ganará mucho dinero y estará en gran demanda”. Si la tecnología está haciendo desaparecer los empleos de la clase media y conduciendo a la desigualdad generalizada de ingresos, este es el principal reto principal de esta generación. La manera en la que respondamos potencialmente marcará a la política económica global en las próximas décadas.

Países como Singapur ya rediseñaron su sistema educativo para crear más puestos de trabajo de alto valor en campos lucrativos como software, ciencias de la vida y la robótica. Si hacemos las cosas bien, podemos terminar con más riqueza y oportunidades. Si no lo hacemos, no es sólo la clase media la que va a sufrir… sufriremos todos.

Son las dos menos cuarto de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 20 grados. El mundo cambia porque nosotros lo cambiamos, pero si nosotros no nos adaptamos al cambio que hemos hecho posible, probablemente el cambio acabe con nosotros.

Fuente BBCMundo.com

#8M ¿Vale para algo este despliegue de medios en el Día Internacional de la Mujer?

día de la mujer

El día 8 de Marzo se celebra, como ya viene siendo habitual el Día Internacional de la Mujer, y son muchos los actos que, ya preparan las diferentes administraciones para recordarlo un año más: charlas, conferencias, exposiciones, eventos de todo tipo, hasta marcas comerciales se “implican” en este acontecimiento, aprovechando el tirón que tiene esta fecha.

Pero… ¿Vale para algo este despliegue de medios? O tal vez ¿Estamos ante una puesta en escena que solo sirve para maquillar la dura realidad que vivimos las mujeres en el mundo?

Lo que está claro, es que una vez que pasen estas “celebraciones”, la próxima semana si nos fijamos un poco, veremos que siguen patentes las discriminaciones por sexo, que la mujer sigue permaneciendo en la sombra en otras sociedades menos avanzadas que la nuestra, que una mujer tiene un salario un 17 por ciento menos, como media, que un hombre en el mismo trabajo, que la violencia machista sigue siendo el pan nuestro de cada día, que las mujeres siguen sin avanzar hacia puestos de responsabilidad en las empresas, y que por mucha celebración que haya, los consejos de administración de las grandes empresas continúan decorados por muros de corbatas.

 

Luego tenemos a los políticos, a los que se les llena la boca, con eso de la igualdad de la mujer, obviamente de cara a la galería, porque en lo que llevamos de legislatura, no hay ni una sola proposición de ley por parte de sus señorías, que indique su preocupación por la brecha de género en nuestro país. Si tanto les emociona nuestra causa ¿Por qué nadie propone una iniciativa parlamentaria para que a igual trabajo, el salario sea el mismo para hombres y mujeres?

Ah¡ Eso son palabras mayores… eso ya es mucho decir… No, de eso nada, es mucho más cómodo hacerse la foto de rigor, rodeado de señoras y soltar cuatro o cinco discursos grandilocuentes sobre lo importante que es la mujer en la sociedad y los “grandes avances” que hemos tenido en los últimos tiempos, siempre gracias a “ellos”. Y luego, si te he visto no me acuerdo…

No pasa un día en el que no escuche o lea, algún comentario machista sobre alguna mujer para hacerlas de menos, o simplemente insultarlas. Fijaros en esta lista que a continuación expongo:

Jesús Ferrera, PSOE, Huelva sobre la Ministra Báñez: “estaría mejor haciendo punto de cruz en San Juan del Puerto que al frente de un Ministerio de tanta relevancia para la situación por la que atraviesa España».

Toni Cantó, UpyD: “La mayoría de las denuncias por violencia de género son falsas”

José Manuel Castelao, Presidente del Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior: “las leyes son como las mujeres, están para violarlas”

Alberto Ruiz Gallardón, Ministro de Justicia: “la libertad de la maternidad es la que hace a las mujeres auténticamente mujeres”

Rafael Sánchez-Acera, PSOE Alcobendas sobre una concejala: “Muchas… has tenido que chupar para estar donde estás”

Javier León de la Riva, alcalde de Valladolid sobre la ex ministra Leire Pajín: “una chica preparadísima, hábil y discreta, que reparte condones a diestro y siniestro. Cada vez que veo esa cara y esos morritos pienso lo mismo, pero no lo voy a decir”, “No creo en las paridades, me parecen paridas” o haciendo referencia a la ex ministra de Defensa Carme Chacón “señorita Pepis vestida de soldado”

José María Aznar,ex Presidente del Gobierno de España, cuando Marta Nebot le quiso preguntar en una rueda de prensa, este, por toda respuesta, le colocó un bolígrafo en el escote

Y ya en plan histórico, recuerdo a Manuel Fraga hablando de la que fuera portavoz socialista de Educación en el Congreso, Clementina Díez: “Lo único interesante que esa señora exhibió fue su escote” o Alfonso Guerra cuando “soltó” aquello de “Hay que convivir con la economía sumergida como con algunas mujeres. No se las puede eliminar”

No nos hace falta, ni una semana, ni un día, ni una hora para darnos cuenta de que algo sigue yendo mal en este asunto de la igualdad. No se están tomando verdaderas medidas, y además aquellos que nos representan, desde luego, son los primeros en ponernos palos en las ruedas, y todo lo que veo y siento, en estos días, es puramente decorativo, “engatusante”, maniobras de distracción para mantenernos entretenidas durante estas fechas que algunos aprovechan para “salir en la foto”, y luego, de nuevo, dejarnos de lado, fuera de los círculos de poder del hombre, o a los que solo entran, las que ellos quieren y les conviene, porque, en el fondo de la cuestión está latente el espíritu de esta frase, que escuché hace bien poco: “Habéis llegado hasta donde estáis porque no nos ha quedado más remedio”. Por supuesto quien la dijo es un varón.

Son las diez menos cuarto de la mañana. Llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 13 grados

 

 

 

 

 

Ellas Pueden

Comenzar un proyecto nuevo es siempre ilusionante y desde luego, aunque supone un reto, es una experiencia llena de entusiasmo que poco se puede comparar con otras. Ahora mismo me encuentro en esa situación, y desde luego, a pesar de los problemas que tiene el “arranque”, tengo que confesar que la tarea me emociona.

Ellas Pueden, comienza esta noche, a la una de la madrugada en Radio Nacional de España – Radio 5, y también se emitirá los sábados a las cuatro de la tarde. Es un programa pensado para dar visibilidad a la mujer que quieren poder, que quiere llegar, que quiere estar, que quieren que se cuente con ellas, y a través de las ondas de Radio Nacional de España vamos a intentar trasmitir esos deseos, porque son ya muchas las mujeres de nuestro país que se levantan todo los días con el lema de querer es poder, y lo intentan poner en marcha.

Hablaremos con mujeres empresarias, periodistas, directivas, emprendedoras, científicas, ingenieras, actrices, escritoras, artesanas, mineras, agricultoras, en fin con todas, para que ellas nos cuenten su experiencia y nos sirvan de ejemplo para poder alcanzar lo que muchas veces vemos inalcanzable, pero que ellas han podido hacerlo o están en vías de conseguirlo.

También daremos una mirada a la historia para ver como otras mujeres en circunstancias mucho más difíciles que las actuales quisieron y pudieron, o por lo menos se ocuparon de allanarnos de alguna manera el camino. De esto se ocupará Roberto Mendés, compañero de RNE, historiador y periodista, que también estará en la coordinación del programa.

Y como no tendremos un tiempo para el debate, para la tertulia, con Concha Canoyra, CUNEF, Directora General Corporativa del Grupo SEK, Universidad Camilo José Cela; Nieves Alarcón, profesora de Economía de la Universidad Villanueva y directora del primer máster en conciliación en nuestro país, y María José Pérez Cejuela, Consejera en Norman Broadbent y ex Directora General de la Mujer y de Relaciones con la Justicia de la Comunidad de Madrid. Ellas nos van a ayudar a poner sobre la mesa los distintos puntos de vista con que la mujer actual ve nuestra sociedad

No puedo deciros más que agradeceros de antemano vuestra escucha,  que espero que el programa sea útil, que os guste y que cuento con tod@s para que el proyecto salga adelante, creo que merece la pena intentarlo.

Son las cuatro y media de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 22 grados. Mujeres hablando de mujeres porque ELLAS PUEDEN.

Ellas pueden, los miércoles a la 1 de la madrugada y los sábados a las 4 de la tarde en Radio 5 – Radio Nacional de España. Nuestra cuenta en twitter @Ellaspuedenrne

Empleados 2.0: Llegan los nativos digitales

Si es que conseguimos que sigan existiendo, pues con esto del paro nunca se sabe, el empleado 2.0 se perfila como el modelo que va a triunfar en las empresas, un trabajador activo con las redes sociales en la oficina se va a implantar en muy pocos años, ya que la entrada de nativos digitales en el mundo laboral está a punto de ocurrir.

Las empresas de Recursos Humanos  piensan que aun están poco consolidadas  las experiencias  en las empresas para incentivar  la presencia de este perfil de trabajadores, pero algunas ya están siendo especialmente activas en la puesta en marcha de proyectos innovadores para impulsar este perfil, como es el caso de Indra, Acciona, Telefónica o BBVA, aunque aún hay otras que siguen ancladas en el pasado  con sistemas poco productivos y desde luego obsoletos.

Elena Méndez Díaz profesora del Instituto de Empresa y directora de enEvolución, una red de expertos en Recursos Humanos que promueve un ambiente de colaboración 2.0 entre sus profesionales, dice que se aprecia una gran brecha entre las empresas reacias a subirse al tren de las tecnologías, frente a las que lo están haciendo a velocidad de crucero. Añade además que el tema económico no puede ser excusa para quedarse atrás, dado que las herramientas para la interconectividad son perfectamente accesibles: blogs, foros, wikis, entornos para compartir documentos, videos, redes sociales, etc.

Está claro además que estas tecnologías aumentan el protagonismo, la participación y la creatividad del empleado, aunque también si no está bien dirigido y programado el uso, pueden dispérsalos y distraerlos . Pero pese a las ventajas e inconvenientes del uso de las tecnologías en los puestos de trabajo, el relevo generacional se va a consolidar de una manera u otra. Ellos lo nativos digitales ya están ahí, justo a las puertas del mercado de trabajo.

Está  claro que las nuevas generaciones de trabajadores van a imponer una nueva mentalidad dentro de las empresas, una mentalidad más democrática a la hora de comunicarse, que va a animar a implantar estructuras de mando menos piramidales y mucho más cooperativas, y donde va a primar el conocimiento, y no tanto la categoría profesional.

Una de las empresas, por ejemplo, comprometidas con esa filosofía del empleado 2.0, en España, ha sido INDRA, a través de su plataforma “Compartiendo Conocimiento”, un espacio dedicado a intercambiar habilidades y experiencias entre los empleados, una plataforma que permite publicar información y recursos, comentar y compartir datos, participar en debates, proponer temas, etc. Además tiene un repositorio de recursos de formación en aquellas habilidades o conocimientos que más interesan a cada empleado. Además INDRA está utilizando ya las redes sociales para reclutar personal y potenciarse como marca.

Otro ejemplo es Telefónica que cuenta con la red YAMMER, en la que están unos 16.000 empleados y que forman comunidades para compartir experiencias, conocimiento y buenas prácticas, viene a ser como un canal de microblogging interno.

Lo cierto es que el empleado 2.0 ha venido para quedarse, asi que es mejor ir dándole paso, porque su realidad es inevitable.

Son las dos menos veinte de la tarde. No llueve en Pozuelo y no se si lloverá alguna vez y la temperatura exterior es de 17 grados. El mundo está cambiando, y eso me gusta