La política: el arte de lo posible

Vuelvo de vacaciones y me encuentro que estamos a un paso del rescate. Otra vez con lo mismo, por Dios que aburrimiento, antes por lo menos me emocionaba esta historia, pero esto del rescate está empezando a formar parte de los grandes temas del “cansinismo español”.

Pero esta es la realidad, que parece que la tarea que nos habían puesto para casa, no la hemos hecho bien, y que en el “cuaderno de vacaciones Santillana” ponía que teníamos que subir el IVA y los impuestos, y cumplir con eso tan complicado del déficit, y que nosotros hemos hecho otra cosa relacionada con algo así, como un asunto de amnistía fiscal, que parece ser que no tocaba, y que además tampoco está bien hecho.

Y mientras el Ministro de Guindos, ese ministro que ocupa virtualmente todos los ministerios de este gobierno, o por lo menos lo parece, avisa que ahora lo que parece que toca es la reforma de la sanidad, y de la educación, vamos los recortes, porque no es lo mismo reformar que recortar, y aunque entiendo que son necesarios, no hay nada que más me moleste, que se maquillen los temas desagradables usando palabras indoloras. Esperemos que esos sean los deberes que hay que hacer, fuera a  ser que otra vez hayamos tomado mal los apuntes, y volvamos a presentarnos a la “seño” con cosas que no tocaban para hoy.

Pero hay otro tema, que hoy a la vuelta de mis vacaciones (que me han sabido a poco) me preocupa sobremanera, y ahora sí que voy a ponerme seria (alguien me definió una vez como una chica muy seria, muy seria, con mucho, mucho sentido del humor) y es la actitud del PSOE, en todo este drama de la crisis y su posicionamiento en contra de cualquier ajuste o recorte que haga el gobierno.

Supongo que el PSOE es consciente, de que lo más probable es que antes o después acabemos intervenidos o rescatados, cosa que va a hipotecar aun más a las nuevas generaciones de este país, y frente a eso todos tenemos una responsabilidad, ellos y el gobierno, más que nadie, y en situaciones límite, como esta que #estapasando , “lo primero es antes”, y no hay nada más importante que hacer “piña” entre todos para sacar adelante lo que se pueda, y no dejar el país hecho unos zorros, con enfrentamientos absurdos, para que las generaciones venideras, recojan solo escombros y maleta al hombro. Suena jodido  molesto -ya lo sé- renunciar a las propias ideas, a las propias convicciones de cada uno, pero es lo que toca, eso sí que son los deberes que tiene que hacer el PSOE, y no dedicarse a convocar ¡¡¡50 ruedas de prensa¡¡¡ contra los presupuestos, sin aportar ni una sola solución ( ya lo dije hace unos días en facebook, hay que ver como suelta la lengua pasar a la oposición, con lo callitos que estuvieron en su última etapa de poder) o las declaraciones de Trinidad Jiménez, diciendo que no va a apoyar ningún pacto con el Partido Popular, en temas de sanidad, que recorte el estado del bienestar… Pero ¿Qué estado del bienestar? ¿De qué demonios está hablando Trini, a las puertas de un rescate, de que bienestar, del suyo tal vez?

La pelota está en el tejado del PSOE, y  si no es capaz de llegar a un pacto con el partido del gobierno para hacer frente a la situación en la que estamos inmersos, el peso del desastre va a caer directamente sobre sus hombros, hombros por cierto ya muy maltrechos, pues su nivel de credibilidad, por su última etapa de gobierno, está muy, pero que muy a la baja, aunque eso a mí, personalmente me importa un comino, porque lo que realmente me interesa es que salgamos de esta, entre todos, cuanto antes y con el menor número de daños posible, cosa que si las cosas siguen por estos derroteros, parece que no va a suceder.

Son las diez menos cuarto de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 14 grados.  La política es el arte de hacer posible lo necesario

Anuncios

Aun queda gente honrada

El ex concejal del Ayuntamiento de Madrid Alejandro Inurrieta ha decidido abandonar el PSOE, partido en el que militaba desde hace más de 20 años, por el “proceso de abandono progresivo de valores esenciales por parte del conjunto de la organización, y que en Madrid se han amplificado desde la llegada a la Secretaría General de Tomás Gómez”, a lo que suma la “persecución” a los que discrepan y la “purga de los ‘trinitarios'”.

 

En una carta remitida a la Secretaria de Organización, Trinidad Rollán, , Inurrieta dice que se va del PSOE sin saber si su expediente de expulsión sigue vivo jurídicamente, lo que no es más que “una flagrante violación de derechos fundamentales”.

En la misiva afirma que son varias las razones de su marcha pero “todas se relacionan con el proceso de abandono progresivo de valores esenciales por parte del conjunto de la organización, y que en Madrid se han amplificado desde la llegada a la Secretaría General de Tomás Gómez”.

“La persecución sistemática de aquellas personas que discrepan, la purga de la mayor parte de las personas que apoyaron en su día a Trinidad Jiménez, la pérdida de la realidad social, la ausencia absoluta de capacidad de liderazgo social y político, así como la elevación a categoría universal de la mediocridad como seña de identidad de los dirigentes que hoy están en las instituciones son algunas de las razones objetivas que chocan con mi ideario”, ha señalado.

Asimismo, el exedil critica la “mínima o nula capacidad de autocrítica”, lo que “hace peligrar la propia supervivencia del partido en Madrid”. A eso suma que nadie “se haya dignado a agradecer el trabajo” a todos los que han abandonado el Ayuntamiento “en lo que se ha llamado la purga de los ‘trinitarios'”.

A partir de ahora Alejandro Inurrieta seguirá trabajando en la sociedad civil, luchando en lo que cree “y sin ninguna mordaza” que trate de invitarle al “silencio cómplice con actitudes, comportamientos o pensamientos que violan claramente el ideario de este partido”.

“Ya he podido comprobar en primera persona el desprecio que hay al talento, a la formación o al trabajo bien hecho, lo cual me hace ser muy pesimista sobre una posible regeneración o refundación, para poder relanzar lo que siempre ha sido el PSOE, un partido abierto, tolerante, democrático, amante de la excelencia y precursor de una sociedad libre, formada, equitativa y libertaria”, ha opinado.

Inurrieta se despide “con mucha pena y dolor” y espera que la “luz llegue a brillar en las mentes que hoy dirigen la organización en Madrid, pero no sólo en Madrid, y retomen la senda de hacer del PSOE una herramienta útil al servicio de la sociedad y no al servicio de un grupo de dirigentes sectarios que quieren apropiarse de una parte de la historia de España para su usufructo personal y de su séquito”. 

 Es la una de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 28 grados

La Mariposa Autómata

 

Vivimos aun bajo el letargo y la resaca de la sociedad del bienestar, pero la realidad nos dice que ya no estamos allí. Sin embargo el somnífero fue tal vez demasiado fuerte, tanto que los hechos cada vez más alarmantes acontecen día a día, y el ciudadano no despierta.

La crisis, que convulsiona a algunos países árabes, no puede ser una casualidad, cualquiera que le dedique algún tiempo a pensar sobre el tema, puede pensar que está sujeta a la teoría del caos. Tal vez en este caso una mariposa aleteo en Estados Unidos y los hechos se desataron al otro lado del planeta. Pero lo cierto es que la mariposa en este caso no era un ser de la naturaleza, sino una mera marioneta, atada fuertemente a unos hilos, para que a base de fuerza agitara y agitara tanto las alas, que los vientos se desataran fuertemente en algunos países del norte de África. Eso si, de un modo selectivo, pues Marruecos, por ejemplo, por no citar otros, está pasando por el trance sin pena ni gloria, o más bien con poca pena, mucho silencio, y mucha gloria.

 ¿Y nosotros? ¿Qué pintamos en todo esto?… Pues también formamos parte del juego siniestro de la mariposa autómata. Escucho anonadada las palabras de Trinidad Jiménez, animando a Estados Unidos a la invasión inmediata, cuando hace bien poco, desde las filas socialistas, con Zapatero a la cabeza – aun en la oposición- se estigmatizaba duramente la intervención de los Estados Unidos en Irak, y la cohabitación de España y el Reino Unido en ese asunto. No se si tendréis en la memoria, al presidente Zapatero, sentado en la grada, durante el desfile de las Fuerzas Armadas, mientras desfilaban las tropas americanas bajo su bandera, como signo de disconformidad y desagrado por su actuación en Irak. Claro que lo recordáis, y el que diga que no es que miente o padece ya la enfermedad del olvido.

Parece que hemos olvidado las consecuencias que tuvieron, concretamente para el pueblo de Madrid, el atentado del 11-M, esa complicidad con los Estados Unidos en la guerra del Irak, y como se hablo desde PSOE, hasta la saciedad, de la factura mortal que habíamos tenido que pagar por alinearnos en ese conflicto. Trinidad Jiménez está muy olvidadiza, porque hay que ver con que saña, con que vehemencia, con que rotundidad, vamos que hasta la propia Condolezza Rice tendría que envidiarla, ha pedido que se procese y se detenga a Gadafi por crimines de lesa humanidad, una vez que Libia pase bajo el control de Washington. Pero me temo que Trini, también forma parte de la mariposa autómata que mueve todo esto, y le habrá bastado una llamada de teléfono, para ponerse en posición de firme y a la orden, y soltar por esa boca, esto y mucho más que nos queda por escuchar, en todo este nuevo teatrito sangriento que nos están montado.

Luego vendrán los lodos, y será cuando la desesperación cunda entre los ciudadanos de Libia y otros países en conflicto, cuando la pobreza y la miseria se extiendan como una pandemia, entonces estará el campo bien abonado para que alguno se inmole, con una bomba atada a la cintura, y la deje caer en un metro, en un aeropuerto o en cualquier otro lugar propicio para una masacre.

No me quiero extender más pero el mecanismo de supervivencia de los Estados Unidos dice que cuando la economía no “tira palante” por las buenas, se hace por las malas, y la receta de una guerra lejana, da mucho de si en cuanto a ventas de armas – para ambos bandos como pude comprobar personalmente en El Salvador- y otras componendas siniestras que ayuden a reflotar su economía. No os equivoquéis Obama no es mejor que Bush, ni Zapatero que Aznar, a los hechos me remito, por eso cada vez soy más escéptica en cuanto a los acontecimientos fortuitos que suceden en este planeta. Mira que me gusta la teoría del caos, y mira que la he estudiado en profundidad, pero esta vez como otras la mariposa no extiende y mueve sus alitas al azar, alguien maneja los hilos, o los cables, o las redes, o las wifis, alguien al que los ciudadanos les importamos bien poco.

Son las nueve menos cuarto de la noche. No llueve en Madrid y la temperatura exterior es de 6 grados. Hacer memoria… todo empezó igual la otra vez… que si el petroleo… que si esto… que si lo otro… esperemos no terminar igual.

Esto es un agobio

Escuchar la frase “Otoño Caliente”, me enerva, me electriza, me incomoda, y hablando en plata cada vez que la escucho me pongo de más “mala leche”. Será posible que una vuelva “super-relajada” ( licencia pija) de las vacaciones y en menos de tres días, tres – que no digo ni quince, ni veinte, ni tres- tan solo tres, vuelva a una estar con los nervios afilados como uñas, y con el estado de animo con tal agitación, que me tiemblan hasta las pestaña.

Si es que esto es un sinvivir, un dislate, un puro agobio, y una ya no sabe si vive dentro de un país o más bien dentro de un acelerador de partículas. El verano ya ha sido harto mosqueante, pero como las vacaciones, por lo menos las de una de momento se llevan a rajatabla, me han permitido marcar ciertas distancias con la realidad que nos circunda, los daños no han ido a mayores. Pero una vez reincorporada al maravillosos y mágico mundo laboral, y digo esto porque tener hoy en día un empleo es una maravilla y necesita cierto componente de sortilegios y recetas de magia, las cosas de lo cotidiano no pueden ser más agresivas.

Que si la situación del gobierno es desastrosa, que si vamos a tener elecciones anticipadas, que si la ETA negocia o no negocia, que eso de que “siempre nos quedará Rodiezmo” ha perdido fuerza, que si la Trini versus Gómez, que si a su vez Gómez haciendo el papel de Zapatero en sus comienzos, que si “el de trabajo” huye “por la manigua”, que si “el de exteriores” se abre “pa Cordoba”, que si el PNV es ahora quien manda en la sombra en el País Vasco y negocia con Zapatero, mientras Patxi López patalea y grita eso de “quien se ha sentado en mi sillita y quien se está comiendo mi sopita”, que si la huelga general del 29 ( porque para que no falte de nada tenemos hasta una huelga general) no va a salir bien, o ni siquiera va a salir, y todo esto sin hablar de la crisis económica y del aumento del paro. ¡¡¡ BASTA¡¡¡ Ya está bien que una no puede más, que esto es un too much para la ciudadanía, que no se puede digerir tanto de golpe.

Si mañana por la mañana me levanto y además de todo esto ha caído una gota fría, creo que es posible que me tenga que poner en tratamiento. Dice mi médico que tengo bastante stress y que por eso estornudo, me duelen las muelas y me salen granos en la espalada, así que le rogaría a la concurrencia que bastante tiene una ya con lo que tiene en su vida personal, que todos tenemos lo nuestro, como para que lo demás nos produzca este agobio, porque me voy a apuntar a la propuesta de Brasil, que anda debatiendo si la felicidad debe ser un derecho constitucional, y el Estado debería ser responsable de nuestro estado de bienestar, que no he dicho nada de lo de venga y venga “de pagar impuestos” y más que van a venir como dice Pepino Blanco, pero yo a cambio solo quiero tranquilidad, que no viene de tranca como decía algún ex ministro de Franco, gallego a más señas y con un verbo ininteligible, si no que viene de paz, aunque no concuerde, ni tenga la misma raíz, ni nada parecido.

Son las tres de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 22 grados. Así no se puede vivir, que no, y eso que no he mencionado a Belén Esteban, porque una de dos, o son desastres políticos y económicos o es La Esteban, y no se yo que es peor.

POST POST:  A todo esto, una cae en la cuenta que las vacaciones me han costado una “pasta”, y no hay derecho que todo ese dineral – que decía mi abuela- quede diluido, por causas ajenas, en menos de tres días. Que no hay derecho, que no…