Merkel: No basta con predicar, también hay que dar trigo

No se la cara que se le habrá puesto a Angela Merkel cuando haya escuchado a Rajoy en la pasada cumbre iberoamericana. Me temo, que lo se le habrá puesto, es lo que vulgarmente se suele llamar “cara de pocos amigos”, porque parece ser, por lo “suelto” que estaba el Presidente de Gobierno, ya, no son tan amigos como antes.

Lejos quedan las fotos en aquella barca surcando plácidamente las aguas del rio. Rajoy, por fin ha hablado, y ha dejado claro, que las reformas y los recortes ya están hechos, y que ahora estamos en otro capítulo, vamos que como decía alguno por ahí, lo de los ajustes ya no toca.

Incluso ha sido capaz de ir más allá, y le ha sugerido a la Señora Merkel, que Alemania debe promover medidas expansivas encaminadas a que la economía europea se ponga de una vez en movimiento y empecemos a salir de esta, sobre todo teniendo en cuenta que la situación de Alemania es de lo más favorable.

Parece ser que esa eterna paciencia del Presidente ha tocado a su fin, porque llevamos un año durísimo, donde todo ha sido puro sacrificio, sin apenas recibir nada a cambio salvo palmaditas simbólicas en la espalda, que como todos sabemos, de eso no se come.

Un buen gesto por parte de Rajoy, aunque esperemos que no se quede en eso, en solo un gesto, porque si la paciencia del presidente está agotada, excuso deciros como está la de los ciudadanos españoles hartos de ver como suben los impuestos, de ver como sube el paro, y de ver como bajan los salarios, y de tanto y tanto sacrificio. Europa es cosa de todos, y nosotros ya hemos hecho los deberes, ahora veremos que sabe hacer Alemania, que para liderar el proyecto europeo, algo que tanto le gusta, no solo basta con predicar, también hay que dar trigo.

Son las dos de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados

Los Doscientos Mil

Leerse todos los días de continuo cientos de informes y estadísticas sirve para mucho, si una es capaz de digerirlos. Y hoy, viernes, que tengo “un clarito” he terminado de hacer esta digestión más que pesada de un montón de papeles relacionados con las previsiones que tiene, o que se prevé que tiene el gobierno, para los funcionarios públicos y para las empleados públicos, que por cierto no es lo mismo.

El caso es que después de terminar estas lecturas “tan apasionantes” (mejor me vendría leer a Salgarí, que siempre me gusto eso de las aventuras) se me ha puesto un poco el vello de punta, porque el tema no pinta bien.

Cuando empezó la crisis fuimos informados que había un excedente de 400.000 empleados públicos, y poco a poco la administración ha ido “evacuando”. Ahora mismo de esos 400.000 quedan ya “solo” 200.000, que probablemente estén a punto de salir, para poder así cerrar las previsiones del gobierno.

Para llevar a cabo esto de los 200.000, hay que tener en cuenta algunas cosas. La primera es que no van a ser funcionarios públicos, ya que al haber entrado por oposición, no pueden ser despedidos de sus puestos, ahora eso sí, me temo que la intención del gobierno es la de no convocar, por lo menos durante el próximo 2013, ninguna oposición, salvo en cuerpos de seguridad del estado, donde realmente no pueden evitarlo, por la necesidad del servicio. Dice el gobierno que la tasa de reposición será de un 10 por ciento, es decir que por cada 10 funcionarios que se jubilen, solo se convocarán oposiciones para 1 o 2, a lo máximo.

El tema de los empleados públicos es distinto, y me temo que ahí es donde se va a hacer la criba, sobre todo en los que tienen contrato laboral, de hecho la tendencia al despido está claramente en este sector. La Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal, en su informe del mes de noviembre publicaba que el perfil del empleado público que se despide es hombre, de una edad comprendida entre los 25 y 45 años, y con contrato temporal en ayuntamientos y comunidades autónomas. Los más afectados hasta ahora han sido obviamente donde más “sobraban” y donde el presupuesto había que ajustarlo más: Castilla – La Mancha esta a la cabeza de esos despidos. Hay que tener en cuenta que el 25% de las personas que trabajan en esa comunidad autónoma lo hacían para el sector público. Allí el tema de la reducción ya está en marcha, pero sin embargo en otras comunidades aun no ha empezado esa criba, y no les va a quedar más remedio que hacerla, pues los números no cuadran

Además está el colectivo de los interinos, que también van a ser objeto de esta disminución de los empleados del sector público. Sin embargo aquí se da una peculiaridad, ya que el interino está contratado para cubrir el puesto de un funcionario o de un empleado público, a estos solo se les puede despedir, según ley, si el funcionario o el empleado público vuelve a su puesto o bien, si se amortiza ese puesto. En el primer supuesto va a ser muy difícil despedirlos, en el segundo supuesto es tremendamente sencillo, y de hecho ya se está llevando a cabo, salvo en el sector sanitario donde los profesionales escasean.

Lo cierto es que cuando escuchamos que a principios de 2013 habrá en nuestro país ya más de 6 millones de parados tengo que entender, que visto lo visto y leído lo leído, es que esos 200.000 empleados públicos son los que van a incrementar la estadística. Así que si eres empleado público y sobrevives a esta criba que está a punto de llegar de DOSCIENTOS MIL, estás salvado, pero por si acaso vete mirando algo, porque los números de la crisis es lo que dicen, y no es que una tenga una bola de cristal, como he dicho muchas veces, pero si hilas todos los informes, las declaraciones del gobierno, los  números de la crisis, el hecho de que el sector privado no da para más despidos ya, las informaciones que vienen de Bruselas, y demás datos, llegas a la conclusión, que desgraciadamente esto es lo que hay.

Otro día escribiré sobre el tema del incremento de los pensionistas (porque en este asunto tampoco salen las cuentas para la sostenibilidad del país) que están a punto de llegar a los nueve millones, que unidos a los seis millones de desempleados hacen la bonita cifra de 15 millones de personas que no trabajan ( no cuento a los estudiantes… porque si no me iba a empezar a poner aun más nerviosa), supone si no me equivoco el 31 por ciento de la población. Glups¡¡

Es la una y cuarto de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 14 grados.

Postpost: Para aclarar ciertas dudas de algunos compañeros que no dejan de preguntarme ¿Qué va a pasar? … Yo lo veo así, ojalá me equivoque…  Esto lo ajustan en el primer trimestre del 2013, de otra manera no podrán seguir adelante

Sorprendente Rubalcaba

Rubalcaba está que se sale. ¡Qué bárbaro! – que decía mi abuela refiriéndose a situaciones como esta-. En un par de días ha vuelto a sorprenderme el hombre de las manitas frotadoras y entrelazadas, y mira que pensaba que ya había tocado techo en eso de dar la nota. Pues no, ha vuelto a darla, vamos a dado un pentagrama.

“No puedo sentirme responsable de la situación en la que estamos” o “no voy a apoyar un rescate que suponga esfuerzos adicionales” son sus dos últimas perlitas, que estoy segura que han llamado mucho la atención incluso en el seno del PSOE. ¿Pensará de verdad esto que ha dicho? ¿Realmente cree que la crisis empezó hace nueve meses? ¿Estará convencido de que cualquier rescate o lo que sea, se va a poder hacer sin el más mínimo sacrificio?

No sé si se da cuenta Rubalcaba de algo tan fundamental como, que él, como jefe del principal partido de la oposición está pujando para tener la responsabilidad de gobernar, vamos supongo que es lo que pretende, aunque dado sus discursos, lo mismo se descuelga cualquier día con que no quiere ganar las elecciones. Y la responsabilidad de gobernar conlleva entre otras cosas algo que parece una obviedad pero que es muy real: R-E-S-P-O-N-S-A-B-I-L-I-D-A-D ( lo separo con guiones para que quede más claro si cabe) . Pero además Rubalcaba ha formado parte de todos los gobiernos de Zapatero, incluso como Vicepresidente, supongo que entonces sería responsable de todos sus actos y decisiones, y no hay que ser muy avezado para entender que cualquier decisión sobre la crisis que (no sé si recuerda, hay que ver lo olvidadizos que se vuelven algunos políticos cuando dejan el poder) se tomo entonces ha tenido sus consecuencias, por cierto tremendamente negativas, e incluso las decisiones que no se tomaron, forman parte de la “música incidental” del escenario de los últimos años en España. ¿Era entonces responsable? ¿No lo era? ¿Era irresponsable? Por Dios a que galimatías nos lleva este hombre.

Por otra parte afirma que no va a apoyar nada referente al rescate. ¡Qué heavy! –Como dicen mis hijos- aun no sabe qué medidas se tomarían en esa situación y ya se aventura con esa ¿amenaza? ¿Advertencia? …

En conclusión, todo esto me lleva a pensar que Rubalcaba cree que los españoles, todos incluidos los de su propio partido (que tal vez callen por vergüenza ajena) somos tontos o tenemos memoria de mosquito. Tanta soberbia, tanta petulancia, tanto fariseísmo de verdad me conmueve, me asombra, me perpleja… El verá, porque por esos derroteros ( que ya no son pacíficos caminos) el PSOE lleva todas las de perder, aunque mientras lo lideren gentes como D. Alfredo, casi mejor que no ganen nada, N-A-D-A. Son las cuatro y media de la tarde.

No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 28 grados. Estoy completamente segura que esta no será la última vez que me sorprenda… vamos me apuesto una cena cara.

El cambio es la salida

Estamos sin aliento y Europa (Alemania) lo sabe. El modelo de estado que tenemos está fuera de lugar, fuera de presupuesto y fuera de futuro, y lo que es peor, o tal vez mejor, es que el panorama se clarifica por días.

El ciudadano medio empieza a entender por momentos, que es lo que ha sucedido, que es lo que está sucediendo, y porqué de aquellos barros vienen estos lodos, en los periódicos (a través de cartas al director y comentarios a las noticias), en los teléfonos de las emisoras de radio, en las redes sociales, hasta el bar de la esquina todo el mundo está empezando a hablar de los mismo, con verdadera acritud, y con un tinte de mala leche y cabreo generalizado, por las consecuencias que nos ha traído.

Me refiero que el ciudadano medio ahora ya sabe que la mayor parte de nuestros males vienen de la mano del modelo de estado autonómico, y sobre todo de cómo han usado los políticos ese modelo de estado para su propio beneficio.

Ahora nos vemos sometidos a drásticos recortes con una durísima marcha atrás del estado del bienestar, encaminándonos peligrosamente hacia el del malestar, pero sin embargo, el modelo de estado no se mueve. Ni el gobierno ni la oposición están trabajando, a día de hoy y que se sepa en ese cambio, con lo que por muchos recortes y sacrificios que los ciudadanos hagan, no habremos variado un ápice la posición peligrosísima en la que nos encontramos.

Por supuesto eso también lo sabe Europa y obviamente los mercados, por eso los primeros dudan y ven con recelo el modelo actual, y los segundos, los mercados, el dinero, entienden que con este modelo no vamos a poder pagar nuestras deudas, ni ahora ni en cien años, porque esa estructura en sí, hace que sea imposible en el nuevo marco mundial.

Algunas voces, que no saben bien por donde se andan, claman y claman contra la banca, pero el hecho es que a pesar de que la banca en España se vio también afectada por el problema de la burbuja, y desde luego salió algo dañada, el verdadero agujero a cubrir no es de la banca, es el de las cajas, que son fruto de una organización autonómica, basada en el descontrol del gasto, la influencia de los distintos partidos políticos, y la colocación de activos tanto de partidos como de sindicatos para que fueran utilizados en intereses muy que muy alejados de la obra social de una caja de ahorros que para eso fueron fundadas, o para el fomento y la salvaguarda de los ahorros de los depositantes. Las Cajas en manos de entidades autonómicas y locales, entraron de lleno en la burbuja inmobiliaria, convirtiéndose en verdaderas herramientas especulativas y sirviendo para sentar en sus consejos de administración a personas que distaban mucho de conocer de ese asunto tan dificultoso llamado finanzas. Mientras el Banco de España, participe de toda esta operación con el gran cómplice, silbaba el Puente sobre el Rio Kwai, mirando en unos casos para otro lado, y en otros generando unos manuales SIP, en los que más que pensar en los ahorros de los depositantes y en la viabilidad de las entidades, lo mayor preocupación era que en cada fusión se conservase la identidad de cada fusionado, para que así nadie perdiera el sillón. Realmente espectacular y desde luego deleznable.

Por eso, las cajas, que no la banca, generaron un agujero inmenso en nuestra economía, que ahora tenemos que pagar todos, pero que no va a bastar con pagarlo pues las cosas siguen tal cual, y mientras no cambien volveremos a generar nuevas ruinas fruto de esta organización del estado que permite estos desmanes.

Además, a través de las administraciones autonómicas y locales se ha creado la mayor clase política de Europa. España tiene a día de hoy, el mayor número de políticos por metro cuadrado de la Unión Europea, que a su vez han fomentado un crecimiento espectacular de la contratación “conveniente” dentro del empleo público, que además han hecho crecer de una manera muy numerosa las empresas publicas ineficaces, innecesarias y donde las pérdidas continuas son patentes. Y por si fuera poco, se han embarcado en un incremento desmesurado e innecesario también, de obra pública, mucha de la cual aun debemos, y que no sirven absolutamente para nada, claro que en su momento si cumplieron la función de dejar por el camino alguno que otra comisión para mayor gloria de algunos de la clase política española.

El Estado de las Autonomías fue un parche momentáneo que sirvió por un lado para diluir la fuerza de los territorios históricos véase Galicia, Cataluña y el País Vasco, y para eso se incrustaron con calzador el resto de los territorios en el engranaje autonómico, y por otro para generar una transición pacífica, donde esos cromos autonómicos se canjearon por otros que parecían mucho más peligrosos para el proceso de cambio llevado a cabo en España después de la muerte del General Franco.

Pero todo esto sucedió hace mucho tiempo, y ese parche fue creciendo y creciendo, convirtiéndose en un gran problema, pues cada vez había más parche y menos cubierta, hasta que por fin la rueda termino explotando y ahora nos encontramos como nos encontramos, en dos palabras que decía un pseudotorero: muy mal.

Esa austeridad de la que tanto habla Soraya Sáenz de Santamaría en todas las ruedas de prensa de los viernes (por cierto muy sola el viernes pasado) no va a servir para mucho, si el Gobierno actual no ataja el problema de raíz, que es la conversión del modelo de estado. De nada sirve recortar, si el gasto público sigue incrementándose, y no hay que ser premio nobel en economía para saber, que la inversión para recuperar un estado donde los ingresos fueran los de antes de 2008 es prácticamente un pensamiento de ciencia ficción o un hecho milagroso. La realidad es esta, tenemos cinco millones y medio de parados, el tejido empresarial está muy deteriorado, y la inversión extranjera está precisamente ahí, en el extranjero y no en nuestro territorio, que con estos mimbres el cesto que no sale es una canastilla muy pequeña y con muy pocos adornos, así que o cambiamos el modelo o nos caemos definitivamente.

Efectivamente Rajoy tiene razón cuando mira hacia al pasado gobierno, clamando por la situación de déficit en la que han dejado el país, muy loable ese clamor, pero Rajoy es ahora quien gobierna, con un marco de mayoría absoluta, que le permite hacer cambios que otros no han podido llevar a cabo por sus resultados electorales, y es quien tiene la responsabilidad de sacarnos del desastre, para eso le votamos los españoles, y pasado ya un tiempo prudencial, en el que los ciudadanos le hemos permitido la queja y el derecho al pataleo y a los lamentos por la mala gestión de Zapatero, ahora le toca hacer, gobernar, y una de las primeras cosas que tiene que ir poniendo en marcha es la reforma la Constitución, y cambiar el modelo de Estado, esa si sería una tarea digna e indiscutiblemente histórica, pues marcaría un hito, y probablemente sacaría del atolladero a este país. Tiene las herramientas, tiene las personas, ahora solo tiene que tener la valentía de hacerlo, porque a los hombres de estado, a los estadistas que es lo que nos está haciendo mucha falta, el valor no basta suponérselo, como a los militares, hay que demostrarlo y demostrarlo con creces.

Son las doce menos cuarto. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 25 grados. Mariano Rajoy lleva muchos años queriendo ser presidente de gobierno, pues bien ahora le toca serlo…el cambio es la salida

Anotaciones: ¿Por qué esperar?

“I don’t like quotas but I like what quotas do” (“no me gustan las cuotas pero sí lo que consiguen”), afirmó Viviane Reding, la comisaria de Justicia de la Unión Europa. Su frase resume lo que muchos piensan desde hace tiempo y no encontraban la forma de expresarlo. A nadie le gustan las cuotas, pero el problema es que “esto no se mueve”. Hace un año Reding invitó a las empresas cotizadas a suscribir un compromiso voluntario para aumentar la presencia de las mujeres en los consejos de administración hasta un 20% en el 2015 y un 40% para el 2020.

Hasta la fecha solo han suscrito la propuesta 24 compañías. La realidad confirma que las empresas siguen nombrando a los miembros de sus consejos mediante un sistema de cooptación y esos sistemas no son fáciles de romper voluntariamente.

Noruega impuso las cuotas hace una década y el sistema parece haber dado resultado, dando un salto del 9% en 2003 al 40% de representación femenina en la actualidad. Francia, Italia y Bélgica han seguido la senda marcada por Noruega. Holanda y España, sin embargo, se han decantado por la recomendación sin imponer está exigencia. Lo cierto es que los resultados de esa recomendación han sido prácticamente nulos. Algunos afirman que se trata de un problema cultural que el paso del tiempo terminará de arreglar. Pero, el argumento de que hay que esperar a que las cosas vayan cambiando gradualmente no resulta muy convincente para otros. ¿Por qué esperar?

Son las doce y media. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 30 grados.

La simbiosis crisis-miedo

¿Dónde empezó el miedo o donde empezó la crisis?… He ahí el dilema. Me “temo” mucho que la constante conversación, bien en las redes sociales como fuera de ellas, sobre la crisis, no nos acerca a la solución de la crisis, es más nos aleja cada vez más de ella. Creo que nos estamos estancando en el miedo, es más creo que estamos empezando a sentirnos cómodos en medio del miedo, un miedo que de tanto mencionarlo se ha convertido en rutina, y lejos de protegernos, de alertarnos, fin ultimo de esa sensación, nos esta amordazando, inmovilizando, hasta tal punto de que forma parte de nuestras vidas.

Además no hay nada más contagioso que el miedo, dicen que si vas por un bosque, en mitad de la noche, acompañado, y esa persona te dice que siente miedo, inmediatamente empiezas tu a sentirlo, sin ni siquiera saber porque. Tal vez es lo que este sucediendo, tal vez…

Así que o llega pronto la hora de los valientes, o no salimos de esta. Todo el día estamos mencionando la palabra confianza, pero confiar es estar ausente de miedo, y eso con esa capa de temor de la que ya hemos hecho ya prácticamente nuestro atuendo, no vamos a poder llegar a ella, porque además el siguiente paso es el miedo al miedo, también llamado pánico, y entonces ¿que?

Son las doce y media de la noche. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 19 grados. Dicen las brujas irlandesas que todo aquello que temes te sucederá, no se si es una simple maldición, pero por si acaso…