La estrategia Trump contra los derechos de las mujeres #LeyAntiabortoAlabama

El Senado de Alabama aprobaba esta semana una ley anti aborto, que prohíbe practicarlo incluso en casos de violación o incesto. Algo que resulta realmente inaudito pero que desde luego tiene todo un rosario de intenciones ocultas.

Lo más probable es que esta ley no se puede poner en marcha tras su aprobación, ya que el Tribunal Supremo de los Estados Unidos ha legislado previamente en contra, y es de orden superior. Pero este ataque a los derechos de las mujeres pretende modificar las leyes en los Estados Unidos en materia de interrupción del embarazo a través de una sibilina estrategia.

Curiosamente y de una manera casi simultánea, los estados más conservadores de Estados Unidos están aprobando leyes antiaborto, con el fin de que estas sean recurridas y llevadas al Supremo, obligando así, a que este tribunal se pronuncie, con la esperanza de cambiar y revertir su decisión de 1973 por la cual el aborto fue legal en todo el país.

En el caso de Alabama han sido los representantes republicanos, todos hombres y blancos, los que han aprobado esta ley, con penas de hasta un siglo de prisión para los médicos que lleven a cabo prácticas abortivas y sin considerar siquiera los casos de abortos por incesto o violación.

Pero no ha sido solo en Alabama donde se ha dado un hecho como este. En Georgia, otro estado del sur, ya se ha firmado la ley de latido del corazón con un contenido similar al de Alabama. Y otros cinco estados más han legislado medidas que también prohíben el aborto: Kentucky, Dakota del Norte, Iowa, Ohio y Missisipi, a los que se suman los estados conservadores de Florida y Texas, con leyes similares.

Ninguna de estas leyes va a poder ser implementadas, todas han sido recurridas y llevadas a los tribunales, pero eso exactamente es lo que esperan los conservadores. Su deseo es que lleguen a la corte suprema de los Estados Unidos, y lo haga justo en la campaña electoral de 2020 en la que Trump ira a la reelección. Además, con los cambios que Trump ha ido haciendo en el Tribunal Supremo, designando dos jueces conservadores, ahora la mayoría conservadora en el Supremo está asegurada.

Como ven este ataque a los derechos de las mujeres esta tremendamente orquestado y diseñado, y deja no solo el mensaje de que los cuerpos de las mujeres no les pertenecen, que están al servicio del hombre, que incluso, como en los casos de violación, deja claro que la culpa de la violación siempre es de la mujer que la sufre y no del agresor.

Que un país democrático como los Estados Unidos este legislando en pleno siglo XXI contra los derechos de las mujeres y restringiendo, o pretendiendo restringir, su libertad de elección es muy delator de la situación machista que se extiende como mancha de aceite por el planeta.

Desde luego si se materializa el retroceso en los derechos reproductivos de las mujeres en los Estados Unidos no les quepa duda que habremos dado un paso atrás, y estaremos empezando a descender hacia el pozo de la desigualdad y la discriminación, del que estábamos empezando a salir.

Son las diez de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 14 grados. La estrategia Trump contra los derechos de las mujeres  #LeyAntiabortoAlabama

 

¿Saben ustedes que es un tour de violación?

¿Saben ustedes que es un tour de violación?

Pues miren se lo voy a explicar, y me voy a centrar en la ciudad de Cartagena de Indias, Colombia, donde este tipo de viajes es uno de sus productos más demandados.

Este año, y después de mucho tiempo, por fin una mujer, que se mantiene en el anonimato, se atrevió a denunciar lo que estaba sucediendo en esa ciudad con mujeres y niñas sometidas a la prostitución.

Este tour de violación, que se ofrece a los turistas, es una práctica en la que ellos pueden, a cambio de dinero, someter a niñas entre 12 y 15 años. Primero las drogan, luego las llevan engañadas a fincas cercanas a la ciudad y después las violan y las someten a todo tipo de vejaciones. Es una autentica caza.

La mujer que denuncio este horror, contó en la radio de ese país que llevan a las niñas a zonas abiertas, las “sueltan”, así lo explicaba ella, en medio del campo y luego tras una persecución y una cacería, las violan colectivamente en medio de la oscuridad. Muchas de estas niñas nunca vuelven a aparecer.

Además de esta práctica de los tours de violación, la prostitución infantil en esa ciudad ha estado presente de continuo, y sigue. La operación Vesta, realizada por la policía colombiana, hace unos meses, puso de manifiesto que, durante mucho tiempo el centro histórico de Cartagena, como la Torre del Reloj y la Plaza de los Coches, estaban llenas de chicas entre 14 y 17 años de edad, que pertenecían a redes de proxenetas y eran obligadas a ofrecer servicios sexuales. Verdaderas esclavas del Siglo XXI.

No hay cifras oficiales de este drama que perpetramos entre todos y todas, unos como actores y participantes en estas prácticas y otros y otras poniéndose de perfil o mirando para otro lado cuando ven lo que sucede sin denunciarlo.

Se encubre a los explotadores, se encubre a los proxenetas dejando miles de niñas y niños absolutamente desvalidos ante una realidad que les aterra, les marca, no entienden y que les destroza la vida, no solo de una manera simbólica, sino también de una manera real ¿saben? muchas niñas y niños terminan asesinadas por sus proxenetas o por los clientes, y nadie, nadie pregunta. Sobre la prostitución y sus consecuencias sigue habiendo un velo de silencio consentido.

Es la una de la tarde. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 12 grados ¿Saben ustedes que es un tour de violación?

 

Pablo Neruda … los pies de barro

A veces cuando se trata de una persona famosa o de un icono de la cultura, de la música o de la ciencia, preferimos no saber más de él que lo que encontramos en su propia obra. No queremos estar al corriente de sus defectos, no queremos conocer su lado oscuro, pero por mucho que queramos mirar para otro lado, me temo que algunos lo tienen. Y en el caso de la relación de estos hombres icónicos con las mujeres hay mucha oscuridad. Parece que ya solo con su obra estén por encima del bien y del mal, que nadie se va a atrever a juzgarlos, que nadie se va aventurar a ponerlos en su lugar.

Hace unos días escribía sobre la memoria histórica de las mujeres, y hoy vuelvo sobre ello desde otra faceta, la de los grandes salvados por su aureola de éxito, que han dejado mujeres dañadas de las que nadie habla.

Les voy a contar brevemente por ejemplo el caso de Pablo Neruda, escritor y premio nobel. Si leen ustedes con detalles su libro de memorias CONFIESO QUE HE VIVIDO, encontraran que él mismo, y sin ningún pudor, nos cuenta como violo a una mujer. Sin embargo, a día de hoy la crítica y los hombres y mujeres que leen su obra, siguen prefiriendo seguir ignorando este abuso, y enmarcarlo dentro del estilo literario, como si estuviesen leyendo la descripción de un paisaje o de un sentimiento. Ya saben, un hombre que escribe bien y con estilo, puede contar las cosas de una manera tan sutil que hasta nos puede pasar desapercibido cuando lo leemos.

Les transcribo el fragmento de CONFIESO QUE HE VIVIDO donde Pablo Neruda confiesa como llevo a cabo una violación:

“Una mañana, decidido a todo, la tomé fuertemente de la muñeca y la miré cara a cara. No había idioma alguno en que pudiera hablarle. Se dejó conducir por mí sin una sonrisa y pronto estuvo desnuda sobre mi cama. Su delgadísima cintura, sus plenas caderas, las desbordantes copas de sus senos, la hacían igual a las milenarias esculturas del sur de la India. El encuentro fue el de un hombre con una estatua. Permaneció todo el tiempo con sus ojos abiertos, impasible. Hacía bien en despreciarme. No se repitió la experiencia.”

El, entonces era cónsul el Sri Lanka, allá por el año 1922 del pasado siglo. La mujer a la que violó quedo en el anonimato. Solo sabemos que era una limpiadora que llevaba a cabo los quehaceres domésticos en su habitación y que él observaba a diario. En el relato Neruda explica que después de intentar varias veces mantener una relación con ella y dada sus negativas, opto por violarla.

No piensen ustedes que está en mi ánimo desmontar el trabajo literario de Pablo Neruda. Nada más lejos, pero la historia hay que dejarla clara de una vez por todas, para que la memoria histórica universal de las mujeres quede en su lugar y no olvidar que la desigualdad, el machismo, la violencia y el abuso ha estado presente a lo largo de todos los tiempos generando una cultura del machismo y la violación, de la que, si no sabemos nada, difícilmente podremos combatirla.

Eso de que la historia hace justicia es algo que de momento no vale para las mujeres.

Son las nueve de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 20 grados

El sexo sin consentimiento es violación. #NoEsNo

Hoy he soñado que entraba en una panadería. El sueño estaba un poco difuso, pero recuerdo bien algunas cosas. Saludaba al panadero y le pedía un croissants para llevar. El panadero me miraba fijamente y me decía: Se va a llevar usted una barra de pan … Y yo volvía a insistir: NO quiero Pan.

Le he dicho – repetía el panadero-  que se va a llevar una barra de pan. Y yo que NO. En ese momento el panadero me cogió de los hombros, y a la fuerza, metió una barra de pan en mi bolsa. Y ahora fuera de aquí, y me echo a la calle.

La verdad es que después de ese sueño me he despertado de muy mal rollo. Ustedes entenderán que si yo no quiero una barra de pan tengo derecho a decir NO quiero una barra de pan y que nadie me obligue a llevarla. El Panadero siempre pregunta eso de “que desea”. Y yo tengo el derecho a decir lo que deseo o no deseo en cualquier situación.

Así que no entiendo todo ese escándalo por la petición de consentimiento en una relación sexual, a propósito del sueño del panadero. El consentimiento es necesario en todas las actividades de nuestra vida. Nadie puede ser obligado a nada que no quiera hacer, ni en la panadería, ni en las relaciones sexuales, sin que ese acto se convierta en un delito. El delito se llama violación, aunque el código penal lo endulce con el nombre de “agresión sexual”. Y se llama violación, porque lo primero que se viola no es el cuerpo de la víctima sino su voluntad, sus derechos, su condición de persona, en definitiva, su vida, que será distinta a partir de ese momento, y con graves secuelas.

En España se contabiliza una violación cada ocho horas. Esto es, más de mil violaciones al año, a las que hay que añadir las violaciones no denunciadas, que suponen nada menos que cinco de cada seis.

¿Y saben? La mayor parte de las violaciones que se denuncian se convierten en el mejor de los casos en delitos de abuso sexual, otro vocablo difuso para amortiguar la realidad.

La realidad es que la normalización de estas conductas de delitos contra la mujer es fruto de un modelo de sociedad que ha permitido una y otra vez el menosprecio de la mujer como persona y ser humano completo. Desmontar este modelo no es fácil, desgraciadamente, porque está anclado en nuestros modos de vida y sobre todo en las relaciones entre hombre y mujer. Frases, tremendamente pegadas al estereotipo, que hemos escuchado muchas veces como: “Cuando una mujer dice no, puede ser si o tal vez” reflejan claramente como esta sociedad absurda y patriarcal justifica hechos tan deleznables como la violación en el lenguaje coloquial.

No se equivoquen, o se toman medidas contundentes, como la anunciada por la Ministra de Igualdad en estos días, donde además del expreso consentimiento en cualquier relación sexual, se contempla también la reeducación de los que van a juzgar esos delitos, sacando de sus cabezas los mitos que marca el estereotipo: los hombres son fuertes y buenos, y las mujeres son débiles, malas y mentirosas, o no acabaremos con el tema de las violaciones. El Código Penal ha de ser más claro y concreto, la sociedad ha de ser más contundente y no eximir de culpabilidad al violador, y dejar de culpar y dudar de la víctima.

Por cierto, para aquellos que se rasgan las vestiduras hablando de “no sé qué” sobre la presunción de inocencia, he de decirles, que, a día de hoy, en los casos por delitos de abusos y agresiones sexuales, así como en los de violencia de género, lo que no se respeta es la presunción de inocencia de las víctimas, que siempre se pone en duda si dice o no dice la verdad, cosa que no pasa cuando se juzga otros delitos.

Son las once de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 30 grados.

 

La Manada: Una sentencia contra las mujeres

Dicen que no hay que escribir en caliente, por eso yo he esperado unos cuantos días para escribir y hablar de la manada. Si no recuerdo mal cuando sucedió el juicio hace bastantes meses, porque miren que han tardado en dictar sentencia, otro suplicio más para la víctima, ya apunté que esto no pintaba bien, y desde luego los peores augurios se han confirmado.

No sé si se dan cuenta ustedes de que estamos hablando de una cría, que cuando se produjo la violación, porque yo sigo reiterando en que hubo violación, tenía apenas 18 años… Visualicen por favor, si tienen cerca a una chica de 18 años, mírenla y verán que apenas si es una niña recién salida de la infancia. Es muy importante tener en cuenta esto, sería igual de terrible el hecho con una mujer de cualquier edad, pero el tiempo hace que las personas tengamos más resortes para poder salir de una situación como esta, y C, que así vamos a nombrar a la víctima, es, como les decía antes, apenas una niña sin herramientas vitales para poder afrontar dos años terribles ,que no me quiero ni imaginar por lo que ha pasado, más toda una vida con una injusticia y un trauma de enormes proporciones.

Pero no les voy a hablar de la víctima sino de sus agresores. Ya saben que he escrito muchas veces que hay que visibilizar al agresor, y que la sociedad ha de tener claro, cómo son esas malas bestias con nombre, apellidos, profesión y por supuesto sus fotografías. Y también les voy a hablar de los jueces que han dictado una de las sentencias más injustas y crueles de la historia reciente de España, y en especial del juez Ricardo González, que desde luego a mi modesto entender ha cometido lo que en derecho se llama infracción de ley. No sé hacia donde está mirando el Consejo del Poder Judicial.

Respecto a los agresores, cuyos nombres son, no los olviden, por si alguna vez alguno o alguna de ustedes se cruzan con ellos en  sus vidas: Jesús Escudero Domínguez 27 años. Peluquero,  José Ángel Prenda Martínez 27 años. Miembro de la peña ultra del Sevilla y con antecedentes por riña tumultuaria. Ángel Boza Florido 26 años, fichado por delitos de robo con fuerza y contra la seguridad vial. Alfonso Jesús Cabezuelo Entrena 28 años. Militar de la UME y con antecedentes por lesiones, riña tumultuaria y desorden público y ANTONIO MANUEL GUERRERO, Guardia civil. Del móvil de Antonio Manuel Guerrero se extrajeron cinco de los seis vídeos grabados, y fue el autor del robo del móvil de la chica.

Queda poco que contarles de estos tipos,  supongo que ya han leído y escuchado como son, cuáles han sido sus actos, no solo en la violación de esta chica, sino también de otras anteriormente, y cuál es el peligro que supone que individuos de esta calaña anden sueltos por las calles de nuestras ciudades y nuestros pueblos. Pero saben? en unos meses los cinco andarán ya fuera de prisión, y no les quepa duda que lo que han hecho volverán a hacerlo, porque entienden, dentro de la bestialidad que los caracteriza, que una mujer no es mucho que una muñeca destinada para el juego o la crueldad. Y tal vez crean ustedes que están enfermos, pero no lo están, son el producto de una sociedad machista que anima y jalea a actuaciones como esta, incluso en sus círculos más cercanos, como ya hemos podido escuchar, se les considera muy machos. Que asco… que asco… que asco y que pena me da todo esto,  pero, … esta es la realidad.

Les voy a transcribir el fragmento de la sentencia donde están los hechos probados que cometieron esta panda de bellacos:

“En concreto y al menos “la denunciante” fue penetrada bucalmente por todos los procesados; vaginalmente por Alfonso Jesús Cabezuelo y José Ángel Prenda, éste último en dos ocasiones, al igual que Jesús Escudero Domínguez quien la penetró una tercera vez por vía anal, llegando a eyacular los dos últimos y sin que ninguno utilizara preservativo. Durante el desarrollo de los hechos Antonio Manuel Guerrero, grabó con su teléfono móvil seis vídeos con una duración total de 59 segundos y tomó dos fotos; Alfonso Jesús Cabezuelo Entrena, grabó del mismo modo un vídeo, con una duración de 39 segundos” Así fueron los hechos mientras la víctima quedó paralizado y en shock sin poder hacer otra cosa que aguantar hasta que todo acabara.

En la sentencia queda probado claramente – pueden leerla entera, está en todos los medios de comunicación-  y se fundamenta, claramente, que fue una agresión sexual, una violación. Sin embargo, los jueces dictan sentencia como si fuera un abuso y en concreto, con esos hechos probados el juez Ricardo González pide la absolución, y con un voto particular hecho expresamente, no piensen que ha sido al azar pues hay mucha intención en este voto particular,  para que el recurso que presente el abogado de la chica sea casi inútil, y además este juez se permite con la argumentación insultar a la chica cuando dice que ahí solo había jolgorio y sexo.

Efectivamente la ley española en este supuesto, en el de la violación,  no está adaptada al convenio de Estambul, cosa curiosa también, que si lo estuviera desde luego no habria habido ninguna duda en la sentencia, pero incluso con la ley en la mano, la actual, el juez Ricardo González está cometiendo una infracción de ley gravísima, porque no se puede dictar sentencia contra hechos probados, y los tres jueces admiten la prueba. Insisto una vez mas que no se hacia donde está mirando el Consejo General del Poder Judicial.

Me extendería bastante más sobre toda esta historia, pero creo que hay mucho ya dicho, pero  lo que si les digo es que la sentencia de la audiencia de Navarra deja a las mujeres de este país en una situación de indefensión ante una violación, porque deja claro que o te arriesgas a que te maten, presentando resistencia,  como en caso de Diana Quer, o no hay delito. Nunca pensé que en mi país iba a ver algo como esto, jamás, pero he sido una ilusa, el machismo más cruel ha hecho acto de presencia en la sociedad española, y, o cambiamos rápidamente, sin perder un minuto todo esto, o estaremos viviendo en una sociedad que protege a los salvajes y desprotege a las víctimas.

Son las diez y media de la mañana. No llueve en Pozuelo y la temperatura exterior es de 18 grados. La Manada: Una sentencia contra las mujeres

El Machismo crea monstruos: El Chicle #DianaQuer

El ensañamiento de algunos medios sobre el caso de Diana Quer y su familia ha sido vomitivo. ¿Saben por qué? Porque era mujer. Toda esa basura mediática sobre Diana gira al rededor del estereotipo machista. No hubiera sucedido igual si hubiese sido un hombre la victima.  

Estamos en una sociedad enferma de machismo. Enferma grave con muchísimos síntomas y de momento con poca cura. Es un cáncer que avanza día a día impregnándolo todo. El asesinato de Diana Quer es una de las muestras de esos síntomas. Durante meses muchos medios se han ensañado, de una manera tremendamente machista, sobre la figura esta chica de 18 años y su familia. Se ha puesto en entredicho las relaciones de Diana, su forma de vestir, sus amigos, su educación, sus rasgos físicos, y por si fuera poco ese machismo atávico que nos envuelve ha trabajado sobre las otras dos figuras femeninas que también estaban relacionadas con Diana, su madre y su hermana. Si se dan una vuelta por la hemeroteca verán cómo se ha ido escupiendo machismo sobre las tres, unas veces de una manera explícita y otras de un modo sutil.  

La realidad es otra bien distinta como hemos podido darnos cuenta en estos días. Diana fue asesinada y probablemente violada por un depredador, El Chicle, un varón, acostumbrado a salir indemne de situaciones de acoso a mujeres, porque vivimos en una sociedad tolerante con estos temas, salvo, que, como en este caso, llegue a mayores, al asesinato. Es entonces cuando nos rasgamos las vestiduras, señalándole como a un monstruo. Claro que es un monstruo, pero un monstruo que hasta que asesino a Diana ha ido por ahí acosando., y vete tú a saber si violando y abusando de mujeres, que no se han atrevido a denunciar porque la sociedad no las escucha, y cuando digo la sociedad me refiero a todos, incluidas sus propias familias. Porque nos hemos acostumbrado a que un tío baboso te intimide por la calle, te diga cuatro burradas y en algunos casos hasta te toque o intente tocarte y a callar.  

¿Saben una cosa? Si no viviéramos en una sociedad machista y permisiva con el machismo es posible que Diana Quer estuviera viva a estas horas, porque tipos como El Chicle estarían controlados y rechazados por la sociedad.  

Decía la madre de El Chicle que ha criado a un monstruo, pero ella no sabe que no lo ha criado sola. Al Chicle lo hemos criado entre todos. 

Son las diez de la mañana. No llueve en Madrid y la temperatura exterior es de 6 grados. El Machismo crea monstruos: El Chicle